Top Menu

Prefiero una hermenéutica en minúsculas

icono-2-hermEl término “hermenéutica” tiene más de un uso en la literatura, así que consideramos oportuno dejar constancia de ese hecho, y delimitar un poco el marco de trabajo que recoge nuestro uso habitual de la palabra en exegetica.net. Además, pensar en la hermenéutica principalmente de una manera u otra puede tener su importancia en cómo la palabra de Dios le llega a tu congregación cada semana.

A efectos prácticos de la distribución del trabajo contemplado en la preparación de un sermón, queremos hacer una distinción bastante específica. Así podremos resaltar muy bien los aspectos esenciales que hay que cubrir para desempeñar la labor con la mayor fidelidad posible. De ahí nuestras 3 disciplinas con sus tres preguntas: 1. Exégesis – ¿Qué dice?, 2. Hermenéutica – ¿Qué significa?, 3. Homilética – ¿Cómo lo presento?. Son maneras fáciles de destacar campos de actuación importantes y diferentes. Pero hay maneras algo más académicas de describir los mismos asuntos.

¿En qué se diferencia la hermenéutica de la exégesis?

Por ejemplo, para empezar – y dejando de lado de momento la disciplina homilética – Richard J. Erickson, profesor de exégesis y autor del libro A Beginner’s Guide to New Testament Exegesis (Una guía a la exégesis del Nuevo Testamento para principiantes) hace la siguiente distinción.

Pensar en la hermenéutica principalmente de una manera u otra puede tener su importancia en cómo la palabra de Dios le llega a tu congregación cada semana.

La interpretación es “el proceso de descubrir el significado de un texto, incluyendo tanto el análisis exegético como el hermenéutico.” (p. 222)

Como se puede ver en esta definición, la interpretación bíblica, vista como una actividad completa, tiene dos aspectos importantes: el análisis exegético y el análisis hermenéutico. Entender el significado original y entender el significado para el día de hoy. En el glosario de su libro, Erickson explica esto con mayor detalle.

Exégesis: la “ciencia” de descubrir lo que una comunicación, como un texto bíblico, significaba para su autor y lectores originales.

Hermenéutica: La “ciencia” de entender el significado que tiene para una audiencia nueva un texto originalmente dirigido a una audiencia diferente (p. 222).

Estas definiciones se corresponden a los usos con los que trabajamos en este sitio web. La exégesis trabaja más el significado en su contexto original. La hermenéutica se dedica a discernir el significado para una audiencia contemporánea.

¿En qué se diferencia la hermenéutica de la hermenéutica?

Sin embargo, también hay que entender que muchas veces se hace un uso más genérico de estos términos. Sobre todo con “hermenéutica,” que con frecuencia se usa de una manera intercambiable con la palabra “interpretación” para incluir ambos componentes del proceso. De hecho, esta realidad la comentan Gordon Fee y Douglas Stuart en su libro, La lectura eficaz de la Biblia:

La exégesis es el estudio cuidadoso y sistemático de la Escritura para descubrir el significado original propuesto. Es fundamentalmente una tarea histórica. Es el intento de oír la Palabra como debieran haberla oído los destinatarios originales, para hallar la intención original de las palabras de la Biblia (p. 17).

Aunque la palabra “hermenéutica” de ordinario cubre todo el campo de la interpretación, incluso la exégesis, también se usa en el sentido más restringido de la búsqueda de la relevancia contemporánea de los textos antiguos. En este libro la usaremos exclusivamente de ese modo, para hacer las preguntas acerca del significado de la Biblia para los tiempos modernos (p. 22).

Trabajar con categorías más amplias y ambiguas puede llevar a perder de vista ciertos enfoques importantes.

Como se puede ver, Fee y Stuart son conscientes de este uso general de la palabra “hermenéutica”, pero por motivos estratégicos prefieren limitar su uso en su libro al ámbito más restringido de la relevancia contemporánea, para así no perder de vista la necesidad de “hacer las preguntas acerca del significado de la Biblia para los tiempos modernos.” Este mismo interés es el que nos mueve a nosotros a enfatizar tres disciplinas en vez de dos. Es verdad que uno puede llevar a cabo exactamente las mismas tareas trabaje con un patrón de 3 disciplinas más limitadas o 2 disciplinas menos limitadas. Pero también es verdad que trabajar con categorías más amplias y ambiguas puede llevar a perder de vista ciertos enfoques importantes. De ahí que trabajamos con 3.

Queremos recalcar – y cada semana – que hay que:

  1. Descubrir el sentido original del pasaje. (exégesis)
  2. Contextualizar y aplicar ese sentido a la realidad contemporánea. (hermenéutica)
  3. Presentar ese sentido original, contextualizado y aplicado, de una manera que llegue a la gente ¡y les ponga los pelos de punta! (homilética)

Si se quiere, en cuanto al uso de la palabra “hermenéutica”, podríamos decir que hay HERMENÉUTICA y hermenéutica. Hermenéutica “con mayúsculas” es simplemente otra manera de hablar de todo el proceso de la interpretación o incluso de la teoría de la interpretación. Hermenéutica “en minúsculas” es una manera de resaltar de forma especial la necesidad de preguntar por la relevancia que el texto bíblico tiene para esas tres personas que el domingo estarán sentadas en el cuarto banco de la izquierda.

Es para esas tres personas que me parece importante trabajar semanalmente con una hermenéutica en minúsculas.

Se ruega no reproducir o distribuir este artículo sin permiso.

, , ,