Top Menu

Hermanos, tenemos un mensaje definido que predicar

Hermanos, tenemos una fe fija que predicar, y hemos sido enviados con un mensaje definido de Dios. No tenemos que fabricar un mensaje sobre la marcha. Nuestro Señor no nos ha enviado con una misión general del tipo: “Predicad lo que sienta vuestro corazón e invente vuestra mente. . .”

Ciertamente, eso no es así. Hay algo definido en la Biblia. No es trozo de cera que podamos modelar a nuestro antojo, o un trozo de tela que podamos cortar según los dictados de la moda…

Por tanto, si creemos que existe algo como la verdad, y algo como la falsedad, que hay verdades en la Biblia, y que el evangelio es algo definido que debe ser creído por los hombres, en nosotros está decidir qué tenemos que enseñar, y enseñarlo de forma decidida. Tenemos que tratar con hombres que se perderán o se salvarán, y desde luego no se salvarán con una doctrina errónea. Tenemos que tratar con Dios, del cual somos siervos, y no le honraremos exponiendo falsedades. . .

Hemos sido llamados a declarar la Palabra de Dios, nada más y nada menos, pero debemos declarar esa Palabra de manera que convenza a los hijos de los hombres, piensen lo que piensen de ella,  que creemos en Dios, y que nuestra confianza en él no vacilará.

Charles Spurgeon, Lectures to My Students, 1875-94, (Carlisle, PA: Banner of Truth Trust, 2008), 265, dividido en párrafos por Jonathan Parnell, desiringgod.org,

 

 

 

, , ,