Top Menu

2. Anotar observaciones y preguntas iniciales

exposito-1-exegesis-50pxEsencia de la tarea

Esta tarea plantea empezar a anotar, con un sistema adecuadamente estructurado, las observaciones y preguntas que puedas tener al comenzar y continuar con tu lectura panorámica repetida.

Descripción detallada

Es importante sacar todo el beneficio posible de la lectura panorámica repetida que has comenzado. De hecho, uno de los hábitos que sería sumamente importante perfeccionar – al trabajar sobre cualquier aspecto de la preparación de tus sermones –  es el de “dar un solo golpe.” En este caso, el asunto es desarrollar un sistema de almacenamiento de notas que te haga más fácil el acceso posterior a esa reflexión cuando lo necesites.

Y ¿qué componentes podría tener un sistema útil?

  • Recoge todas tus reflexiones.
  • Las organiza de una manera lógica.
  • Permite fácil acceso y uso posterior.

El gran peligro que uno corre al ir anotando pensamientos mientras lee es que al final esas notas no le vayan a ser de utilidad. O que no le sean de utilidad sin cierto esfuerzo posterior al volver sobre todo eso para recoger lo que pueda ser de valor para una predicación determinada.

¿Cómo se puede evitar esto?

Desde luego, casi cualquier sistema informatizado puede ayudar al ofrecer la posibilidad de búsqueda posterior. Pero esto tampoco es una solución ideal, dado que uno luego tiene que recordar hacer la búsqueda, saber qué era lo que quería buscar, y tomarse el tiempo de incorporar lo encontrado a la predicación que está preparando.

Mejor sería que todo esto estuviera más o menos hecho desde el principio.

De ahí que sugiero que establezcas – de antemano – un sistema sencillo que posteriormente  irás “auto-completando” con contenido útil y rápidamente aprovechable. (Puede que la primera vez requiera algo más de esfuerzo inicial, pero con cada serie llegará a ser más fácil.)

  1. Haz una carpeta para el libro a estudiar. (Veremos los pormenores para sistemas digitales y analógicos en otros lugares de nuestra web.)
  2. Crea un documento para cada apartado importante. Para una serie, estos apartados generalmente son de dos clases. (A) Temática – para el libro en su conjunto. (B) Canónica – para cada perícopa que vayas a predicar.
  3. En la carpeta temática crea documentos para los siguientes apartados.
  • Autoría. Fecha. Origen. Audiencia. Situación. Teología. Estructura. Temas principales. Dificultades. (Esencialmente, “los asuntos básicos del contexto original del que surgió el escrito” – Blomberg & Kamell)
  • Para cada documento / apartado temático importante deja un espacio en la zona más visible / superior del documento para el “borrador” de tu Resumen del Apartado. Aquí irás puliendo un párrafo o dos que representan tu “conclusión” funcional para este asunto. Esto servirá como tu material de “uso posterior repetido” para este asunto en concreto.
  • Luego, debajo de esa primera zona deja un espacio para tus preguntas y observaciones. Esta sección será menos estructurada – pero acabará sirviendo de área de desarrollo y transición para cualquier pensamiento que tengas al leer y, en adelante, notas que quieras hacer sobre tus investigaciones en diccionarios y enciclopedias bíblicas, introducciones y comentarios.

Periódicamente, a medida que avanzas en tu estudio inicial, vuelve sobre lo que tienes provisionalmente redactado en la primera zona – la de “Borrador” y actualiza lo que tienes allí escrito como resumen para incorporar tus últimas conclusiones o investigaciones.

Llegaremos a la carpeta “Canónica” cuando hagamos la Tarea 6 de la Preparación previa. En ese momento habremos realizado nuestra distribución de perícopas y son esas las que irán a formar los documentos de esta carpeta.

Para hacer hoy

Igual que ayer, la tarea de hoy también consta de dos partes. (1) Desarrollar un sistema de almacenamiento de notas y (2) Empezar a recoger observaciones y preguntas en ese sistema.

  • Dedica unos minutos a crear las carpetas y documentos que usarás. Si tu sistema va a ser principalmente digital, toma en cuenta las ideas que aparecen en el tutorial sobre esta tarea.” Si tu sistema va a ser principalmente tradicional, toma en cuenta las ideas que aparecen en “Ejemplo tradicional.”
  • Lo mejor que puedes hacer para que tu nuevo sistema te sirva es empezar a usarlo. Ponte a tu lectura (según lo visto en la Tarea anterior), y procura anotar por lo menos algunas observaciones y preguntas en uno de los documentos que has creado.

A tener en cuenta

Es mejor un sistema “grado B” que usas a uno “grado A” que no usas o que todavía necesitas diseñar. Sé por experiencia propia que algunos de nosotros podemos invertir una cantidad de tiempo exagerada probando primero un sistema y luego otro. Si el que sugiero aquí no te convence del todo y no tienes otro en mente, antes de no hacer nada, ¡prueba éste! Ya habrá tiempo para mejorarlo o sustituirlo si te viene inspiración para tu plan ideal. Hasta ese momento, “más vale pájaro en mano…”

No te olvides de dejar constancia de tus fuentes. Siempre que recojas algo de otra persona procura anotarlo. Luego, si aparece en tu sermón, tendrás la referencia para poder mencionarlo o por lo menos para dejar un paréntesis con la fuente en tus notas. Es algo más de trabajo, pero esta es una cuestión de integridad. (Tenemos un par de artículos sobre estas cuestiones para que puedas profundizar en ello: Tomando notas en Logos y Tomando notas: lo esencial.)

Ver Tutorial 2 Leer Tarea 3