Top Menu

Lunes, Tarea 2: Leer el pasaje repetidas veces

exposito-1-exegesis-50pxEsencia de la tarea

Con esta tarea uno comienza a empaparse de la porción que irá a predicar el domingo. El propósito es conseguir una idea básica clara (pero revisable) del pasaje como un conjunto. Saber qué temas toca, qué argumentos encara, qué aportación hace. El fruto de esta lectura te servirá para varias de las otras tareas en el trabajo contextual del lunes.

Descripción detallada

Siempre habrá una cierta tentación de meterse demasiado pronto en los detalles de un pasaje bíblico. Ya que nos hemos puesto a estudiar, ¡a estudiar, ¿no?!

Sin embargo, dos reflexiones nos pueden ayudar a comprender mejor el valor verdadero que hay en un estudio un tanto menos detallado para empezar.

  • Primero, muchos de los libros de la Biblia fueron escritos sabiendo que la mayor parte de las personas las oirían. Es decir, en muchos casos, el mensaje fue recibido originalmente a velocidad de una lectura en voz alta.
  • Segundo, el estudio minucioso tendrá mas sentido y, por lo tanto, más valor y acierto si primero tengo una noción coherente de la perícopa entera.

Gordon Fee, cuando habla de leer un pasaje repetidas veces enfatiza lo importante que es intentar llegar a estar lo suficientemente familiarizado con el pasaje como para poder mantener la esencia del pasaje en tu mente mientras realizas los pasos siguientes de tu trabajo exegético (New Testament Exegesis, 120). Esto es más importante de lo que puede parecer en un principio.

De hecho, si nos apoyamos en una observación que viene del campo del estudio de idiomas, uno no consigue entender una oración completa si no es capaz de hacerse con todos los componentes de la oración juntas en menos de 10 segundos. Es decir, parte del problema al aprender un idioma nuevo es que antes de terminar de de-le-tre-ar ¡y traducir! cada palabra una por una ya se ha olvidado de cómo empezó la oración y tiene que volver para atrás para ver si lo consigue recuperar y tenerlo en memoria junto con lo más reciente. La fluidez con un idioma nuevo se consigue una vez que uno pueda mantener todas las palabras en su memoria activa hasta entender la idea completa (Daniel Streett, “Are Aural-Oral Methods Worthwhile for Teaching Greek?” SBL – Applied Linguistics for Biblical Languages Section – 11/20/2010).

Lo que señala Fee es parecido. En tareas venideras estarás trabajando sobre una gran cantidad de unidades pequeñas: palabras, frases, oraciones y versículos. Para interpretar el conjunto correctamente, necesitas conseguir una idea completa básica del pasaje que se quede en tu memoria funcional y te pueda acompañar a lo largo de tu trabajo en los detalles. Es vital para darte un marco conceptual coherente y para delimitar posibles significados.

Para hacer

Para esta tarea, procura saborear el pasaje como una unidad. Es la porción, cómo porción, que quieres degustar. Léela varias veces. Si te ayuda, léela de diferentes maneras.

  • Prueba leyendo rápido y lento.
  • Prueba leyendo en voz alta, tal como lo harás para la congregación el domingo. ¿Cambia en algo el matiz si enfatizas una palabra u otra de diferentes maneras?
  • Prueba leyendo en versiones diferentes (especialmente en aquellas que usan los miembros de tu congregación). Observa dónde distintas versiones usan palabras diferentes. A lo mejor vendría bien apuntar algunas de estas diferencias – sobre todo si señalan un entendimiento diferente de una frase.
  • Si te manejas en más de un idioma, prueba en esos otros idiomas.
  • Escucha a otro leerlo. Si tienes acceso a una o más grabaciones, a lo mejor puede ser interesante hacer un “loop” del texto y oír la porción del domingo una y otra vez. O escucharla una y otra vez junto con la porción que la precede y la sigue. Total, como sólo estás escuchando una grabación, tampoco es demasiado trabajo hacerte con una porción un poco más amplia. Además, ¡nunca ofenderás al Altísimo por exceso de contexto!

A tener en cuenta

No te olvides de recoger algún fruto de tu lectura. A estas alturas no es preciso ser demasiado meticuloso. Con anotar algunas de tus observaciones más básicas será suficiente.

  • Una breve lista de observaciones iniciales…
  • Una lista de palabras importantes…
  • Un inicio de resumen (revisable) en tus propias palabras de las ideas principales que el texto quiere transmitir a su oyente / lector.

La idea principal es hacerte con una idea acertada, global del pasaje en su conjunto. No te obsesiones con dejar todos los cabos atados en este momento. Son ideas preliminares. Seguirás estudiando el pasaje y profundizando en tu entendimiento.

No ignores posibilidades informatizadas para tu lectura. Por ejemplo, entre posibles opciones:

  • Software “Repetidor” tipo A-B. Hay varios programas de este tipo que te lo ponen muy fácil. Valdría la pena investigar algunas de estas opciones para poder hacer uso de ellas de manera casi automática cada semana.
  • Un software bíblico como Logos te permite ver versiones diferentes en paralelo y hasta te indica diferencias que pueden haber entre versiones.

Ver Tutorial 2 Leer Tarea 3