Top Menu

5. Trazar las líneas maestras del libro

exposito-1-exegesis-50pxEsencia de la tarea

Trazar (en bosquejo o dibujo) las líneas maestras del libro junto con sus argumentos principales.

Descripción detallada

Si en la tarea anterior se llegó a realizar un resumen de ciertos elementos clave para el entendimiento del libro en su conjunto, esta tarea es – en cierto sentido – la culminación lógica de ese trabajo. Esta tarea pide que hagas una especie de “mapa” del recorrido del libro.

Si piensas en los mapas, sabes que pueden ser de diferente tipo y escala. Lo mismo puede decirse de las líneas maestras de un libro bíblico. Dependiendo del tiempo del que dispongas, las características del mismo libro, y el grado de información que quieras captar, tu mapa puede ser más o menos detallado.

Lo esencial, sin embargo, es recoger el fruto de tu estudio hasta aquí sobre el libro bíblico – como un todo – para poder describir los contornos del argumento de una manera que te sirva como ubicador y orientador para cada sermón que prediques.

Para hacer

Piensa un momento. ¿Qué clase de “mapa” te ayudaría más para poder – por un lado – desarrollar cada sermón de la serie con mayor efectividad y, – por otro lado – mantener siempre a tus oyentes informados de dónde se encuentran en el argumento del libro, y cómo la porción a transitar en el sermón de este domingo contribuye a completar el recorrido.

Puedes probar con diferentes estilos de mapa. Para empezar prueba a desarrollar una de las siguientes ideas para el libro bíblico que estás trabajando ahora mismo. Para series futuras podrías probar alguna de las otras ideas.

  • Meta-Bosquejo. Este quizás sea el más fácil, debido a que los bosquejos ya forman parte natural de muchísimos recursos. Cualquier comentario, enciclopedia, o Biblia de Estudio vendrá con un bosquejo como parte de su introducción. Por esta razón, ésta podría ser la forma más amena de “trazar las líneas maestras del libro”. Sería simplemente cuestión, no de ampliar los bosquejos de los que ya dispones, sino de resumir y simplificar. Es decir, de poder ver el conjunto del argumento entero. Acabarás con un bosquejo del tipo que podrías usar para resumir en 1 minuto a cualquiera que te pregunte – o en la misma introducción a cada sermón – cómo el autor bíblico desarrolla su mensaje.
  • “Mapa mental”. Otra manera de transmitir las líneas maestras podría ser usando las “burbujas” de lo que se viene llamando un “mapa mental”. En contraste con un bosquejo clásico organizado por párrafos, un “mapa” mental viene estructurado más informalmente según conceptos. Visualizar las líneas maestras del argumento de esta manera podría ofrecer una óptica muy interesante para captar – casi de manera instantánea – la relación de conceptos entre sí.
  • Dibujo. Finalmente, podría ser interesante dibujar las líneas maestras de alguna manera. La forma de hacer esto dependerá del contenido de un libro determinado y de las ideas y habilidades que puedas tener como artista. A alguno le puede servir muy directamente la idea del mapa. A otros les podría ser interesante presentar el argumento en forma de un comic. En el caso de algunos libros bíblicos, un diagrama cronológico o incluso geográfico podría venir a cuento.

Pero sea de una manera u otra, la idea de fondo es la misma: desarrollar una herramienta que te permita recordar y transmitir las líneas maestras del libro bíblico que estás estudiando para la presente serie de sermones.

Esta no es una bonita idea que tiene poca utilidad práctica. Es, más bien, una herramienta que te puede situar casi “automáticamente” cada semana en el contexto global del libro. Por esa razón, puede ahorrarte mucho tiempo a la larga y, cosa que es más importante todavía, ayudar a que ninguna predicación particular se desvincule del contexto más amplio del libro; ni para ti a la hora de preparar, ni tampoco para tus oyentes a la hora de enmarcar la predicación dentro de la serie.

A tener en cuenta

Dado que estás trazando las líneas maestras del libro hacia el principio de tu estudio y no hacia el final, puede ser interesante mantenerte abierto a la posibilidad de revisar tu bosquejo o mapa a medida que avances en tu estudio. En realidad, todo estudio bíblico debe entenderse como una especie de diálogo en “espiral,” donde nuestro entendimiento vuelve una y otra vez a refinarse y superarse ante nuevos contactos con el texto bíblico. Por consiguiente, aunque un mapa puede ser de un valor inestimable al inicio del recorrido, siempre se apreciará mejor y se podrá matizar con mayor precisión una vez recorrido (al preparar un sermón determinado) el tramo en cuestión.

Ver Tutorial 5 Leer Tarea 6

Usamos WordPress. Diseño: Woo Themes