Top Menu

Orientación previa a Éxodo

Versículos clave

Éxodo 1:7 Pero los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, llegaron a ser numerosos y fuertes en extremo, y se llenó de ellos la tierra. Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José….

Éxodo 6:6-7 …“Yo soy Jehová. Yo os sacaré de debajo de las pesadas tareas de Egipto, os libraré de su servidumbre y os redimiré con brazo extendido y con gran justicia. Os tomaré como mi pueblo y seré vuestro Dios. Así sabréis que yo soy Jehová, vuestro Dios, que os sacó de debajo de las pesadas tareas de Egipto. Os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, A Isaac y a Jacob. Yo os la daré por heredad. Yo soy Jehová.”

Éxodo 9:1 Entonces Jehová dijo a Moisés: —Entra a la presencia del faraón, y dile: “Jehová, el Dios de los hebreos, dice así: Deja ir a mi pueblo para que me sirva….”

Éxodo 19:5-6 “…Ahora, pues, si dais oído a mi voz y guardáis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra. Vosotros me seréis un reino de sacerdotes y gente santa”.

Éxodo 34:6-7 Jehová pasó por delante de él y exclamó: —¡Jehová! ¡Jehová! Dios fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira y grande en misericordia y verdad, que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, pero que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que castiga la maldad de los padres en los hijos y en los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Moisés
  • 1-Fecha: Despues del Éxodo (1440 a.C.)
  • 1-Lugar: En el desierto, durante el peregrinaje de Israel allí

Reseñas

Aunque el libro no dice quién lo escribió, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento y la tradición indican que Moisés fue el autor de los primeros cinco libros de la Biblia. Esta atribución data desde el tiempo de Josué (Josué 8:31–35) y Jesucristo también lo confirmó (Marcos 12:26; Lucas 24:44)…. Algunas evidencias en el libro nos llevan a pensar que el autor era una persona culta y educada que vivió durante mucho tiempo en Egipto; seguramente un testigo ocular de los hechos ahí descritos. El mismo libro demuestra que Moisés llenaba estos requisitos.

– Rafael Porter, Estudios Bíblicos ELA: Comprados por Dios (Éxodo). (Ediciones Las Américas, 1986), p.6.

Los relatos de Éxodo no aportan elementos suficientes para fijar con absoluta precisión la fecha en que acontecieron los hechos narrados en el libro. Sin embargo, el pasaje de Ex 1.11 hace notar expresamente que los descendientes de Jacob emigrados a Egipto fueron forzados a trabajar en la construcción de las ciudades de Pitón y Ramsés. Este dato nos lleva con cierta probabilidad al siglo XIII a.C., cuando el faraón egipcio Ramsés II hizo erigir en el delta oriental del Nilo una nueva capital llamada Casa de Ramsés.

La Bibla de estudio: Dios habla hoy. (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998).

Moisés pertenecía a la tribu de Leví, al clan de Coat, y a la casa o familia de Amram (Ex. 6:16ss).

…Como conductor de su pueblo, Moisés no sólo estaba habilitado técnicamente en razón de su educación y formación egipcias (Hch. 7:22), sino que también, en un nivel mucho más fundamental, fue un líder supremo por el hecho de ser fiel seguidor de su Dios dada la fe que tenía (He. 11:23–29; cf. Hch. 7:23–37).

…Como persona especialmente destacada por su función de declarar y enseñar la voluntad, los mandamientos, y la naturaleza de Dios, Moisés sirvió característicamente de modelo para todos los verdaderos profetas posteriores hasta la venida de Aquel de quien era precursor (Dt. 18:18; Hch. 3:22s), de quien todos los profetas dan testimonio (Hch. 10:43).

– J.D. Douglas, Nuevo Diccionario Biblico. (Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

Con bastante frecuencia se destaca la intervención personal de Moisés al comunicar las disposiciones divinas (Éx 24:3; 34:27; Dt 31:9), ya se tratara de escribir las leyes (Éx 24:4–7), de datos históricos, como la batalla contra los amalecitas (Éx 17:14) o de referencias a las jornadas (Nm 33:2). Con razón se le atribuye en el Nuevo Testamento una posición singular como mediador del antiguo pacto. Cristo y los apóstoles lo consideran el autor del → PENTATEUCO (Mc 12:26; Lc 24:44), o el mediador de la Ley, pero también se presenta junto con los profetas como dador de la Ley, especialmente junto con Elías (Mt 17:3). A los profetas correspondía inculcar de nuevo la Ley recibida en tiempos anteriores. En este sentido el Nuevo Testamento concluye que «la ley fue dada por Moisés, pero la gracia y la verdad llegaron por Jesucristo» (Jn 1:17).

– Nelson y Mayo. Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia. (Editorial Caribe, 1998).

Deuteronomio 34:10 Nunca más se levantó profeta en Israel como Moisés, a quien haya conocido Jehová cara a cara. 

Números 12:3 Aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.

Éxodo 33:11 Jehová hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su compañero.

Hechos 7:23-38 Moisés fue instruido en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras. …A este Moisés, a quien habían rechazado diciendo: “¿Quién te ha puesto por gobernante y juez?”, a este envió Dios como gobernante y libertador por mano del ángel que se le apareció en la zarza. Este los sacó, habiendo hecho prodigios y señales en tierra de Egipto, en el Mar Rojo y en el desierto por cuarenta años. Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel: “Profeta os levantará el Señor vuestro Dios de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis”. Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida para darnos.

– Reina Valera Revisada (1995). (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998).

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: El pueblo de Israel y el pueblo de Dios a través de la historia
  • 2-Localidad: En el desierto, al entrar en la Tierra prometida y dondequiera que estuviese

Reseñas

El Libro del Éxodo narra la formación de los hijos de Israel en iglesia y nación. Hasta aquí hemos visto la religión verdadera en la vida doméstica; ahora, empezamos a ver sus efectos en los asuntos de reinos y naciones. Éxodo significa “la salida” siendo el hecho principal aquí registrado la salida de Israel de Egipto y de la esclavitud egipcia. Señala claramente el cumplimiento de diversas promesas y profecías hechas a Abraham respecto de su simiente y establece proféticamente la situación de la iglesia en el desierto de este mundo hasta su llegada a la Canaán celestial, el reposo eterno.

– Matthew Henry. Comentario de la Biblia Matthew Henry. (Editorial Unilit, 2003), p.72.

Los Diez Mandamientos y los estatutos que allí [en el Pentateuco] aparecen, dados en Sinaí, son la constitución del Estado teocrático. …Este conjunto de ordenanzas, que regulaban el culto, que salvaguardaban los derechos de los hombres, que inspiraban la conducta individual, prescribiendo los sacrificios y las fiestas, fue dado en el mismo momento que los Diez Mandamientos, pero comunicado por medio de Moisés. …La legislación que reglamentaba de manera detallada la manera de acercarse a Dios fue promulgada en la época de la erección del Tabernáculo. Treinta y ocho años más tarde, Moisés proclamó públicamente la Ley a la nueva generación, introduciendo las modificaciones necesarias que demandaba el paso de vivir en una comunidad en un solo campamento a vivir en la Tierra Prometida, con la consiguiente dispersión.

–  Vila Ventura, Samuel. Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado. (Editorial CLIE, 1985), p.671.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: El libro de Éxodo continúa la historia del libro de Génesis, sirviendo sobre todo para recordar al pueblo de Dios de la redención de Dios y el establecimiento de su pacto con él.
  • 3-Propósito: Establecer al pueblo de Israel como el pueblo de Dios, escogido y redimido por él, para ser “un reino de sacerdotes y gente santa.”

Reseñas

Según 1 Co. 10:1–6, 11 y Ro. 15:4, las experiencias de Israel son ejemplos escritos ya con el propósito de nuestra instrucción. El Éxodo es por excelencia el libro de la redención. El pueblo de Dios se halla cautivo, caído, esclavizado e impotente. Dios interviene, y suscita a Moisés como liberador; arranca al pueblo de la tiranía de Faraón, salvándolo del destructor mediante el sacrificio del cordero pascual, le revela su ley y le otorga su presencia permanente en el tabernáculo. De la misma manera, nosotros somos seres caídos, cautivos, lejos del paraíso, sometidos a la esclavitud del príncipe de este mundo. Dios nos envía al Salvador, cuya muerte nos libera y nos saca del mundo; nos lleva a Sí, y por su Espíritu pone su ley y presencia en nuestros corazones.

– Ventura, Samuel Vila. Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado. (Editorial CLIE, 1985), p.358.

El libro fue escrito para que Israel, al darse cuenta de tanta providencia divina hacia Su pueblo, comprendiera su deuda para con Dios, así como su necesidad de depender de Él. Tal reconocimiento habría de motivarles a confiar en El, a servirle, adorarle y obedecerle. Al someterse voluntariamente a este Dios que tanto había hecho por ellos, glorificarían a Dios y atraerían a las demás naciones hacia El.

– Porter, Rafael. Estudios Bíblicos ELA: Comprados por Dios (Exodo). (Ediciones Las Américas, A. C., 1986), p.9.

La ocasión del libro de Éxodo fue la necesidad de tener un relato de aquel período importantísimo de la historia de Israel: el período de su liberación de la cautividad, y de su éxodo de Egipto. El propósito del libro de Éxodo es señalar cómo llegó la crisis que terminó con la partida de la nación de Israel de Egipto, donde había morado durante 430 años. En armonía con este propósito viene el deseo del autor, de mostrar cómo Dios preparó la vida de su libertador, Moisés, y cómo lo indujo a emprender su tarea de liberación. El autor quiere relatar también la historia de la dádiva de la ley, y la historia de aquello que había de ser el punto céntrico de la religión: el tabernáculo, la manifestación visible de la presencia de Dios, y el sitio donde se le había de ofrecer culto. p. 247

– Gillis, Carroll. El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Vol. 1.
(Casa Bautista de Publicaciones, 1991), p.247.

4. Características

  • 4-Género: Narrativa y discurso
  • 4-Estilo: Una historia épica que relata la fundación del pueblo de Dios seguido por la entrega y el establecimiento de la ley y las normas del culto que gobernaría ese pueblo
  • 4-Guía literaria: Véase también Narrativa como género literario

oReseñas

El libro de Éxodo forma una digna continuación del Génesis. Sigue en el estilo inimitable de su escritor, haciendo énfasis en el elemento personal e individual. Así como el primer libro de esta serie ha sido biográfico, y se señalan ciertos individuos para atención especial, también lo es este segundo libro. …

Las partes del libro de Exodo en que hay narración están escritas en el mismo estilo que el Génesis, y que las narraciones de Números y Deuteronomio. Hay el mismo interés en la providencia de Dios que opera a través de las vidas de los hombres. Es marcada también la atención prestada en este libro a las vidas de aquéllos por quienes Dios hace su obra, en este caso, Moisés y Aarón.

– Gillis, Carroll. El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Vol. 1.
(Casa Bautista de Publicaciones, 1991), p.246-247.

Si bien Éxodo puede parecer a primera vista como una colección de incidentes separados, sin embargo ha sido cuidadosamente compuesto. La narrativa es una mezcla magistral de diferentes tipos de material (p. ej. prosa, poesía, genealogía, discursos, reglamentos, leyes) los que han sido combinados para producir un trabajo unificado. El narrador no intenta dar un cuadro completo de todo lo que ocurre en el período que abarca el libro; por el contrario su narrativa es completamente selectiva. En consecuencia, el texto con frecuencia omite información que el narrador consideró que no era importante en su propósito de escribir (p. ej. un detallado registro del tiempo que Moisés pasó en Madián).

– Carson, France, Motyer, y Wenham. Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno. (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Éxodo, Libro de. Libro que los judíos llaman we elle shemot (y estos son los nombres) según sus primeras palabras, y que la Septuaginta llama Exodos (salida), de acuerdo con el tema principal. Relata la historia del pueblo de Israel desde su salida de Egipto, donde habían sido esclavos, hasta la construcción del tabernáculo al principio del segundo año. La palabra inicial «y» (en el original) lo hacer ver como continuación del Génesis.

– Nelson y Mayo. Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia. (Editorial Caribe, 1998).

El nombre del libro es una forma latinizada de la palabra griega exodos, que significa salida o partida. Ha llegado hasta nosotros por medio de la Versión de los Setenta y la Vulgata. Por otra parte, los judíos lo designaban por las primeras palabras del libro, “Y estos son los nombres”. El hecho de que los hebreos no dieron a Génesis y Éxodo un nombre descriptivo indica que consideraron todo el Pentateuco o Torá como una unidad. Las cinco divisiones se hicieron sólo para mayor conveniencia en el manejo. El libro del Éxodo continúa la historia de Génesis. El hecho de que en el hebreo empiece con “Y” muestra claramente su relación con el primer libro de la Ley.

– Francisco y Lacue. Introduccion al Antiguo Testamento. (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), p.53.

5. Contenido

  • 5-Temas: Descendencia, esclavitud, rescate, pacto, santidad, presencia de Dios, tabernáculo
  • 5-Doctrinas: Soberanía, revelación, salvación, pacto, santidad, ley, obediencia, juicio, expiación, culto

Reseñas

El Éxodo es una continuación del Génesis. Éste describe las vidas de los patriarcas del pueblo de Israel, aquél refiere los comienzos del pueblo como tal: Su esclavitud en Égipto, su liberación por la mano poderosa de Dios, la institución de la Pascua, la promulgación de la Ley en el Sinaí, y la organización del culto público. Casi todos los fundamentos de la vida judía se encuentran en este libro: Los Diez Mandamientos, las fiestas religiosas, los principios morales de la vida privada, familiar, civil y social del pueblo.

– Henry y Lacueva. Comentario Bíblico de Matthew Henry. (Editorial CLIE, 1999), p.75.

Pocos libros del AT son más cristocéntricos que el Éxodo. Está repleto de tipos y de imágenes que preanuncian la persona y la obra de Cristo. Moisés prefigura al Hijo que sería puesto sobre toda la casa de Dios (He. 3:1–6). Cristo mismo es «nuestra Pascua», el cordero inmolado por nuestra salvación (1 Co. 5:6–8; Jn. 1:29). El paso del mar Rojo representa la liberación del cristiano del poder de Satanás mediante la muerte y resurrección del Señor Jesús (He. 2:14). El maná es el tipo del Pan viviente que bajó del cielo (Éx. 16; Jn. 6:31–34ss.). La roca golpeada de la que brotó agua «era Cristo» (Éx. 17:1–7; 1 Co. 10:4). El culto mosaico, los sacrificios y las diversas partes del tabernáculo, todo ello, era «figura y sombra de las cosas celestiales» (He. 8:4–5; 9:23–24, etc.). Finalmente, Aarón prefigura a nuestro único y perfecto sumo sacerdote (He. 7:11–28), del que Melquisedec parece haber sido una aparición anticipada (7:1–11). Recapitulando, se pueden citar los temas de extrema importancia que conocemos esencialmente gracias al libro del Éxodo: preparación, intervención e intercesión de Moisés; las 10 plagas; la Pascua; el paso del mar Rojo; el maná; la roca de Horeb; el Sinaí; las dos primeras tablas de la ley; el becerro de oro; el tabernáculo. Estos temas son retomados una y otra vez y confirmados por el resto de las Escrituras.

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), p. 358–359.

El libro del Éxodo trata acerca de la redención. Describe cómo Dios libró a Su pueblo Israel de la esclavitud en Egipto. Además de hablar de su liberación, Éxodo señala los derechos que Dios tiene sobre Su nuevo pueblo por haberles redimido de su esclavitud. La última parte del libro describe las normas que su nuevo Señor exige de ellos. Deben servirle de todo corazón porque Él ha pagado el precio de su libertad.

Tal como Israel fue librado de la esclavitud en Egipto, nosotros también éramos esclavos; no de una nación, sino del pecado. Dios nos ha comprado con la sangre de Su Hijo. Por lo tanto, somos libres de la esclavitud. También a nosotros nos toca aprender las normas de vida que Dios nos pide. Si Israel tenía una gran deuda con Dios por lo que Él había hecho por ellos, ¿cuánto más le debemos nosotros? Nuestra deuda para con Dios nos compromete a servirle de todo corazón.

– Porter, Rafael. Estudios Bíblicos ELA: Comprados por Dios (Exodo). (Ediciones Las Américas, A. C., 1986), p.5.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: Es la continuación de la historia del pueblo de Dios que comenzó en el libro de Génesis. Encontramos a un pueblo de Israel bastante más numeroso, pero esclavizado. Dios lo rescata y lo establece cómo nación, impartiendo su ley y sus normas de culto.
  • 6-Estructura: Se divide, principalmente, en dos partes: (1) La salida de Egipto y (2) La revelación de Dios.
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Éxodo.

Diagrama

Diagrama-Éxodo-Ryken

Reseñas

Como segundo libro en la Biblia, Exo. forma parte de una larga narrativa que comienza en Gén. y se extiende por lo menos hasta el libro de Deut. Este material se ha considerado tradicionalmente como una unidad, el Pentateuco (véase artículo sobre el Pentateuco). Exo. es una parte integral de este trabajo mayor, dependiendo del libro de Gén. como su importante material de trasfondo (p. ej. el pacto de Dios con los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob; la garantía divina de que sus descendientes poseerían la tierra de Canaán; y una explicación de cómo la familia de Jacob llegó a Egipto), y anticipando eventos que están registrados en el libro de Lev.

– Carson, France, Motyer y Wenham. Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno. (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

[El libro de Éxodo] relata la historia del pueblo de Israel desde su salida de Egipto, donde habían sido esclavos, hasta la construcción del tabernáculo al principio del segundo año. La palabra inicial «y» (en el original) lo hacer ver como continuación del Génesis. …Éxodo se divide simétricamente en dos partes principales: la salida de Egipto (1–19) y la revelación de Dios (20–40). Comienza donde termina Génesis.

– Nelson y Mayo. Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia. (Editorial Caribe, 1998).

El libro de Éxodo se divide en dos secciones. La primera (caps. 1–18) trata de la aflicción y liberación de los descendientes de Jacob de las políticas esclavizantes de Tutmosis III y Amenhotep II; la segunda (caps. 19–40), habla de la adoración de la nación redimida. La primera describe la poderosa liberación de Dios; la segunda, la preparación del pueblo para adorar en sumisión reverente.

– Walvoord y Zuck. El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 1.
(Ediciones Las Américas, A.C., 1996), p.125.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Éxodo

Lee Éxodo en conexión con los otro cuatro libros de Moisés. Mirando hacia atrás, ¿de qué maneras las promesas en Génesis de tierra y simiente (o de un pueblo y un lugar) establecen la agenda para los conflictos de Éxodo? ¿Cuál es la conexión entre la historia de José al final de Génesis y la situación de los israelitas al principio de Éxodo? Mirando hacia adelante, ¿de qué maneras nos prepara el final de Éxodo para lo que Levítico nos dirá sobre el ministerio de los sacerdotes y el uso correcto del Tabernáculo? ¿Cómo nos prepara para el viaje por el desierto, que reanuda en el libro de Números?

Las descripciones detalladas del Tabernáculo y su mobiliario tienden a ponerse tedioso. Esto no es de sorprender: se pretendía que el Tabernáculo se viera, no leyera. Así que este es un lugar en el que una imagen vale más que mil palabras. [Puede encontrar dibujos y diagrama del Tabernáculo en Logos y en muchas Biblias de estudio y Diccionarios bíblicos.] Recursos como el libro de David M. Levy The Tabernacle: Shadows of the Messiah (El tabernáculo: sombras del mesías) proporcionan dibujos detallados de cada aspecto del Tabernáculo. Mejor todavía, estudia los planos de Éxodo y construye tu propio modelo a escala. 

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, pp. 51-52.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.