Top Menu

Orientación previa a Números

Versículos clave

Números 1:1-2 Habló Jehová a Moisés en el desierto de Sinaí, en el Tabernáculo de reunión, el primer día del segundo mes, el año segundo de su salida de la tierra de Egipto, y le dijo: «Haced el censo de toda la congregación de los hijos de Israel, por sus familias y por las casas de sus padres, registrando uno por uno los nombres de todos los hombres.

Números 6:22-26 Jehová habló a Moisés y le dijo: «Habla a Aarón y a sus hijos, y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel. Les diréis: “Jehová te bendiga y te guarde. Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz”.

Números 14:18 “Jehová es tardo para la ira y grande en misericordia, perdona la maldad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable, pues castiga el pecado de los padres sobre los hijos hasta la tercera y la cuarta generación”.

Números 14:21-23 Pero tan ciertamente como vivo yo y mi gloria llena toda la tierra, que ninguno de los que vieron mi gloria y las señales que he hecho en Egipto y en el desierto, los que me han tentado ya diez veces y no han oído mi voz, verá la tierra que juré dar a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. 

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Moisés
  • 1-Fecha: Despues del Éxodo (1440 a.C.)
  • 1-Lugar: En el desierto, durante el peregrinaje de Israel

Reseñas

Durante los últimos siglos, la crítica liberal del AT ha negado toda participación de Moisés en la formación del Pentateuco. Los eruditos consideran el Pentateuco como una compilación de varias fuentes diferentes. Intentan distinguir las distintas fuentes en base al uso de diferentes nombres divinos, diferentes estilos literarios, y supuestos relatos dobles y discrepancias en el texto. …

Por supuesto, rechazamos muchas de las presuposiciones y las conclusiones de la crítica liberal. Hay que tomar en cuenta la larga y fuerte tradición que asocia “el libro de la ley” con Moisés, y el testimonio de varios libros del AT (ver Jos. 1:7, 8; 8:30–35; 23:6; 1 Rey. 2:3; 2 Rey. 14:6d; 2 Crón. 23:18; 25:4; 35:12; Esd. 3:2; 6:18; Neh. 8:1; 13:1). También es importante notar que el Pentateuco mismo menciona que Moisés escribió algo por lo menos de todos los tipos de literatura que encontramos en la obra: pasajes históricos (Exo. 17:14; Núm. 33:2); leyes (Exo. 24:4; Deut. 31:9, 24–26); y poesía (Deut. 31:22). Además, una y otra vez en los libros de Levítico y Números encontramos una frase como “Jehovah habló a Moisés” (Lev. 1:1; 4:1; 5:14; 6:1, 8, 19, 24; 7:22, 28; 8:1; etc.; Núm. 2:1; 3:5, 11, 44; 4:1, 17; 5:1, 5; 6:1; 8:1; etc.). En algunos pasajes, hay una indicación del lugar donde Dios habló a Moisés y a veces una fecha también (Lev. 25:1; 27:34; Núm. 1:1; 3:14; 9:1; 33:50; 35:1; 36:13). Entendemos que debemos tomar en serio estas afirmaciones que indican que Dios en verdad reveló las leyes e instituciones a Moisés en el desierto.

Puede ser que Moisés mismo puso estas leyes en forma escrita, o que las dictó a otros, o aun que algunas de las leyes se transmitieron en forma oral por años o siglos antes de escribirse. Pero afirmamos que las leyes, en su esencia por lo menos, se dieron al pueblo a través de Moisés en el desierto. No son la invención de una edad posterior….

– Carro, Poe, Zorzoli, et al., Comentario bíblico mundo hispano: Levitico, Numeros y Deuteronomio.
(Editorial Mundo Hispano, 1993), 140.

En Nm. Moisés es nuevamente la figura dominante, y se lo muestra en toda su grandeza y debilidad, y guiando a su pueblo en todo sentido. Por su mediación Dios da a Israel una variedad de leyes y reglamentaciones, y habla a su siervo “cara a cara” (12:6–8). Una y otra vez Moisés intercede por el pueblo (11:2; 12:13; 14:13ss; 16:22; 21:7). Era “muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” (12:3; cf. 14:5; 16:4ss), y sin embargo, tenía su porción de falencias humanas. Contrariamente a lo que el Señor le había ordenado, golpea la roca (20:10s), y en una ocasión se queja en forma vehemente (11:10ss; cf. 16:15).

– J.D. Douglas, Nuevo diccionario Biblico. (Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: El pueblo de Dios a través de toda la historia
  • 2-Localidad: De peregrinaje por el desierto

Reseñas

No quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube, y todos pasaron el mar; que todos, en unión con Moisés, fueron bautizados en la nube y en el mar, todos comieron el mismo alimento espiritual y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía. Esa roca era Cristo. Pero de la mayoría de ellos no se agradó Dios, por lo cual quedaron tendidos en el desierto.

Estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: «Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar». Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos lo tentaron, y perecieron por las serpientes. Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por mano del destructor.

Todas estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, que vivimos en estos tiempos finales. Así que el que piensa estar firme, mire que no caiga. No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla.

Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo. La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo, pues todos participamos de aquel mismo pan.

Mirad a Israel según la carne: los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar? ¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que es algo lo que se sacrifica a los ídolos? Antes digo que aquello que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios. ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos acaso más fuertes que él?

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 1 Co 10.1–22.

Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús, el cual es fiel al que lo constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios. Porque de tanta mayor gloria que Moisés es estimado digno este, cuanto mayor honra que la casa tiene el que la hizo. Toda casa es hecha por alguien; pero el que hizo todas las cosas es Dios. Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; 6 pero Cristo, como hijo, sobre su casa. Y esa casa somos nosotros, con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.

Por eso, como dice el Espíritu Santo: «Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, donde me tentaron vuestros padres; me pusieron a prueba y vieron mis obras cuarenta años. Por eso me disgusté contra aquella generación y dije: “Siempre andan vagando en su corazón y no han conocido mis caminos”. Por tanto, juré en mi ira: “No entrarán en mi reposo”».

Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón tan malo e incrédulo que se aparte del Dios vivo. Antes bien, exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: «Hoy», para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado, porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio. Por lo cual dice: «Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación».

¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, lo provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de su incredulidad.

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), He 3.1–19.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: Habiéndolo guiado a través del desierto, Dios está preparando su pueblo para recibir su herencia – la tierra prometida. Sin embargo, a causa de su obstinación y falta de fe, el pueblo pasará los siguientes 38 años vagando por desierto hasta que todos los que han salido de Egipto hayan muerto y haya una nueva generación.
  • 3-Propósito: Este libro fue escrito para revelar las consecuencias severas que traen al pueblo redimido de Dios la falta de fe y el desacato.” (Rafael Porter, Estudios Bíblicos ELA: Fracaso en el desierto – Numeros.)

Reseñas

“Relatar la historia de cómo Israel se preparó para entrar en la tierra prometida, cómo pecaron y fueron castigados, y cómo se prepararon para intentarlo de nuevo.”

– Biblia del diario vivir. (Editorial Caribe, 2000).

En lo que respecta al contenido, el libro de Números continúa la historia de Éxodo, ya que narra la marcha de los israelitas por el desierto desde los últimos meses en el Sinaí hasta las vísperas de la entrada en la Tierra prometida.

– La Bibla de estudio: Dios habla hoy. (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998).

En su viaje por el desierto, los israelitas experimentarían por un lado, el cuidado y la misericordiosa liberación de su Dios en toda ocasión de angustia y peligro, del mismo modo que la férrea severidad de los juicios divinos sobre aquellos que despreciaran a su Dios, para que aprendieran, con ello, a confiar enteramente en el Señor, y a esforzarse únicamente por su reino; y por otro lado, durante el viaje recibirían las leyes y ordenanzas relacionadas con su constitución política y civil, y con ello serían situados en una condición para formar y mantenerse como una nación consolidada al lado de y en oposición a los reinos terrenales formados por las naciones del mundo, y cumplir la tarea asignada por su Dios en medio de las naciones de la tierra.

– Keil y Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento. (Editorial CLIE, 2008), 375.

4. Características

  • 4-Género: Narrativa, datos numéricos y listas de leyes
  • 4-Estilo: “…Números se basa sobre un ritmo predecible que alterna entre secciones de listas, instrucciones y regulaciones por un lado, y material narrativo por otro lado…” (The ESV Study Bible – Numbers); Repetición y Paralelismo
  • 4-Guía literaria: Véase también Narrativa como género literario.

Reseñas

El libro de Números tiene un estilo redundante que lo hace algo pesado para el lector moderno. A veces dentro de un pasaje se repiten las mismas ideas (ver por ejemplo 5:16, 18a; 18b, 21a; 21b 22; 24, 26; otro ejemplo 8:12, 19; 15b, 19; 16b, 18). Otras veces temas tratados en un capítulo aparecen de vuelta en otro capítulo más adelante (comp. 1:50 con 4:3, 23, 30, 35, 38, 43 y 8:15, 19; comparar 3:11–13, 41 con 8:16–18….

…Aunque puede resultar algo aburrida para el lector moderno, [la repetición] debe advertirnos de que estamos tratando con algo que el escritor bíblico considera importante. Debemos meditar en las ideas y buscar el significado de los detalles que se repiten.

– Carro, Poe, Zorzoli, et al., Comentario bíblico mundo hispano Levitico, Numeros, y Deuteronomio.
(Editorial Mundo Hispano, 1993), 139.

El género global del libro de Números es la crónica histórica. La mayor parte del material es narrativa, y estas partes requieren la usual atención a trama, carácter, y escenario. …Números usa especialmente el relato de viaje, con temas destacados de conflicto, peligro, aventura, suspense, y prueba. El relato de viaje en Números comienza como una historia de búsqueda y termina como una historia de un vagar por el desierto debido a la pecaminosidad de la nación. La presencia de Moisés como un líder heroico hace que la historia sea un relato de héroe también.

…Números se basa sobre un ritmo predecible que alterna entre secciones de listas, instrucciones y regulaciones por un lado, y material narrativo por otro lado (ver diagrama bajo el apartado “Desarrollo”). Las unidades no-narrativas no deben leerse como interrupciones a la narrativa, sino como material complementario en una crónica histórica.

The ESV Study Bible. (Crossway Bibles, 2008), 260.

La versión griega de los Setenta (LXX) le dio el título de Números (=Nm) porque los datos numéricos confieren al texto una fisonomía particular. En él se hace referencia, efectivamente, a dos censos de los israelitas en el desierto…. Además, hay muchas otras precisiones numéricas a lo largo del libro, relacionadas especialmente con las ofrendas para los sacrificios (caps. 7; 15; 28–29) y con el reparto del botín después de la victoria de Israel sobre Madián (cap. 31).

La Bibla de estudio: Dios habla hoy. (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Nm.

5. Contenido

  • 5-Temas: Censo, rebelión, fe, disciplina, obediencia, peregrinaje, tierra prometida
  • 5-Doctrinas: El pacto, la naturaleza de Dios (santidad, presencia, providencia, soberanía, gracia y fidelidad), el pecado, la santificación

Reseñas

Números…no es una sección más de historia, sino otro relato de los actos de Yahvéh. Es una historia compleja de infidelidad, rebelión, apostasía y frustración, en contraste con la constante fidelidad y paciencia de Dios.

– LaSor, Sanford, Hubbard y Bush. Panorama del Antiguo Testamento. (Libros Desafío, 2004), 163.

Esta obra contiene una serie de narraciones de eventos acontecidos a los israelitas al peregrinar por el desierto. Mientras que en Éxodo encontramos los detalles para la construcción del tabernáculo, y en Levítico para la consagración de los que trabajarían en él, el énfasis de N. es el tabernáculo en movimiento y su interrelación del pueblo con él.

– Alfonso Lockward, Nuevo diccionario de la Biblia (Editorial Unilit, 1999), 759.

Números gira alrededor de la disciplina que Dios aplicó al pueblo en el desierto. Cuando concluye, no han terminado su peregrinaje y prácticamente no han adelantado nada en el camino. Se han convertido en un pueblo más triste, aunque más sabio.

– Rafael Porter, Estudios Bíblicos ELA: Fracaso en el desierto (Numeros). (México: Ediciones Las Américas, A. C., 1989), 7.

En cuanto a Dios mismo, Números presenta tres conceptos principales que su pueblo debe aprender. Primero, su soberanía, que se manifiesta por medio de su control de la historia, aun de las naciones paganas más poderosas. Segundo, su fidelidad se hace evidente, porque cumple sus promesas. Finalmente, su paciencia se observa por cuanto soporta al pueblo rebelde.

– Rafael Porter, Estudios Bílicos ELA: Fracaso en el desierto (Numeros). (Ediciones Las Américas, A. C., 1989), 9.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: Dios está preparando su pueblo para recibir su herencia. Comienza con algunas instrucciones y un censo. Continúa con la historia del avance del pueblo hacia las puertas de la tierra prometida. El pueblo es obstinado. Dios les castiga. Y el peregrinaje en el desierto continúa hasta que la generación que ha salido de Egipto muere. Termina a las puertas de la tierra prometida con un nuevo censo de una nueva generación y algunas instrucciones sobre la división de la tierra.
  • 6-Estructura: “Los tres libros centrales del Pentateuco se organizan en varios ciclos de revelación, cada ciclo asociado con un lugar.” (Carro, Poe, Zorzoli, et al., Comentario bíblico mundo hispano)
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Números.
     

Diagrama

Diagrama-Números-ESVStudy

Reseñas

El libro de Números deja la impresión de ser una yuxtaposición de elementos diferentes, sin una estricta conexión lógica. Las secciones narrativas se alternan constantemente con prescripciones legislativas, de manera que al lado de hermosas narraciones se encuentran áridas disposiciones jurídicas o rituales. …

A pesar de todo, el conjunto del libro presenta cierta unidad, basada particularmente en la geografía y en la cronología. Estas características permiten dividir la obra en tres secciones correspondientes a tres regiones y a otros tantos periodos:

I.Los diecinueve días en el Sinaí (1.1–10.10)
II.Los treinta y ocho años de marcha y la permanencia en el desierto de Cadés (10.11–21.35)
III.Los once meses en las llanuras de Moab, al nordeste del Mar Muerto (22.1–36.13).

La Bibla de estudio: Dios habla hoy. (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Nm.

Además de ocuparse de la historia, este libro contiene toda clase de reglamentos y leyes. A veces no podemos ver con claridad la relación entre leyes e historia, y entre una ley y otra. No obstante, el autor habrá tratado de establecer un nexo, al menos en muchos casos. La solución más simple sería suponer que hay una relación cronológica. A veces hay también una relación material….

– J.D. Douglas, Nuevo diccionario Biblico. (Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

La estructura básica del libro se presenta geográfica y temáticamente, ya que los dos aspectos están relacionados. Se divide en tres partes principales. Primero, se presenta el viaje de Egipto hacia Sinaí (1–14) y cómo Dios estaba preparando al pueblo para entrar en la tierra que él les había concedido….

La segunda sección describe los cuarenta años de retraso, al tiempo que daban vueltas por el desierto (15–19)….

Al terminar el texto, se relata cómo Dios ordenó la movilización de la gente nuevamente (20–36), la restauración del pueblo y los pasos previos que tuvieron que dar para poder tomar posesión de la nueva tierra. El paralelismo entre la primera y la última sección del libro es evidente, si comparamos el primer censo con el que se hizo al final.

– Rafael Porter, Estudios Bílicos ELA: Fracaso en el desierto (Numeros). (Ediciones Las Américas, A. C., 1989), 9.

G. J. Wenham ha sugerido un principio importante para entender la estructura del libro de Números. Mantiene que los libros de Exodo, Levítico y Números tienen una relación estrecha entre ellos (con Génesis como prólogo y Deuteronomio como epílogo). Los tres libros centrales del Pentateuco se organizan en varios ciclos de revelación, cada ciclo asociado con un lugar. Entre estos ciclos, encontramos relatos de los viajes entre los centros importantes….

Cada ciclo—Sinaí, Cades y Moab—incluye leyes y reglas. Además, cada ciclo relata promesas divinas (Exo. 19:5, 6; 23:23–33 en Sinaí; Núm. 13:2, 25–27, 30; 14:6–9 en Cades; y Núm. 23, 24 en Moab). Lamentablemente, cada ciclo relata también la apostasía y falta de fe del pueblo (el becerro de oro en Exo. 32; el fracaso del pueblo en tomar posesión de la tierra en Núm. 24; y la apostasía con Baal de Peor en Núm. 25). El pecado del pueblo trae como resultado el juicio divino en cada ciclo (Exo. 32:34, 35; Núm. 14:20–38; 25:4, 5, 8, 9).

– Carro, Poe, Zorzoli, et al., Comentario bíblico mundo hispano Levitico, Numeros, y Deuteronomio.
(Editorial Mundo Hispano, 1993–), 138.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Números

No esperes que todo el libro narre una historia. Sólo mitad del libro es narrativa.

Necesitarás cambiar de marchas al pasar de los pasajes de reglas y regulaciones a los pasajes narrativos, y viceversa. Las actividades clave que requieren los pasajes didácticos son (1) llegar a tener presente los detalles literales y (2) extraer principios morales y espirituales generales de ellos. Los pasajes narrativos requieren que apliques aquello que sabes sobre la manera de funcionar de las historias.

Mantén a la vista la historia completa: Este es el relato de cómo Dios formó una comunidad de pacto y reveló como él quería que los miembros de tal comunidad se comportaran con él y los unos con los otros.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 79.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.