Top Menu

Orientación previa a Deuteronomio

Versículos clave

Deuteronomio 4:5-9 Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová, mi Dios, me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la que vais a entrar para tomar posesión de ella. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra, porque ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: “Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta”. Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová, nuestro Dios, en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta Ley que yo pongo hoy delante de vosotros? Por tanto, guárdate y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos y a los hijos de tus hijos.

Deuteronomio 6:4-5 Oye, Israel: Jehová, nuestro Dios, Jehová uno es. Amarás a Jehová, tu Dios, de todo tu corazón, de toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Deuteronomio 14:2 Porque eres pueblo santo a Jehová, tu Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo único entre todos los pueblos que están sobre la tierra.

Deuteronomio 30:19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, de que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia,…

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Moisés
  • 1-Fecha: La época de Moisés, el segundo milenio a.C.
  • 1-Lugar: En Moab, frente a la Tierra prometida

Reseñas

En la mayor parte, Deuteronomio ya había sido escrito en 1406 a.C., pero algo del material, igualmente inspirado, pudo haber sido añadido después de la muerte de Moisés….

– MacDonald, Comentario Bíblico de William MacDonald. (Editorial CLIE, 2004), 93.

Debido a que las palabras de Moisés conforman la mayor parte del libro, tradicionalmente se le ha considerado a él como el autor. Sin embargo, es obvio que alguien más debe haber sido responsable por la última parte del libro, ya que Moisés se menciona como “él” (en lugar de “yo”) en varios lugares (p. ej., 1:1), incluyendo el relato de su muerte (Deut. 34). Es mejor ver este libro como un fiel registro de sus palabras, puestas por escrito en algún tiempo después de su muerte.

– D.A. Carson, et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno. (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

…La tradición judía y cristiana señala: a) que el gran énfasis del libro contra la idolatría sólo parece lógico en tiempos de Moisés, cuando comenzaba la religión israelita, especialmente después del incidente de Baal-peor; b) la insistencia sobre la necesidad de un santuario central prueba la antigüedad de la obra, especialmente por el hecho de que no se menciona a Jerusalén; c) la similitud de las leyes de D. con las de otros pueblos antiguos; d) que el ambiente religioso, social y político se asemeja más a los tiempos de Moisés que a cualquier otra época; e) que las instrucciones en contra de los pueblos cananeos y la omisión del nombre de los filisteos entre éstos señala a una época muy lejana; f) que la ausencia de toda mención sobre la división del reino también apunta a una época muy antigua; g) la ausencia de rey en Israel es clara; h) D. guarda un paralelismo asombroso con la estructura de los tratados o acuerdos firmados entre los pueblos de la época mosaica; i) que lingüísticamente no hay razón para colocarlo en una fecha diferente a la de Moisés.

– Alfonso Lockward, Nuevo diccionario de la Biblia. (Editorial Unilit, 1999), 285.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: La nueva generación de israelitas y todos sus descendientes
  • 2-Localidad: En la tierra de Moab

Reseñas

El libro de Deuteronomio es también un resumen de la religión de Israel organizado en forma de tres sermones que Moisés predicó antes de su muerte, en el contexto de la renovación del pacto en los campos de Moab. Estos sermones fueron predicados en el año 40 después de la salida del pueblo de Egipto, cuando la nueva generación de israelitas se preparaban para cruzar el río Jordán y poseer la tierra que Jehovah había dado a Israel como su herencia eterna.

– Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano: Levítico, Números y Deuteronomio (Editorial Mundo Hispano, 1993), 318–319.

La llegada de los israelitas a tierras de Moab es el hecho que prácticamente señaló el final del recorrido iniciado en Egipto cuarenta años atrás (1.3). Las llanuras de Moab, al este del Jordán, fueron la última etapa de aquel larguísimo recorrido, en el curso del cual fueron cayendo, uno tras otro, los miembros del pueblo que habían vivido los tiempos de esclavitud y que luego, colectivamente, habían protagonizado el drama de la liberación (1.34–39; cf. Nm 14.21–38).

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Dt.

Según el libro de Deuteronomio, Moisés aprovechó esta ocasión para pronunciar tres discursos al pueblo de Israel,…El primero fue pronunciado «De este lado del Jordán, en tierra de Moab» (1:5). El segundo…se ofreció «a este lado del Jordán, en el valle delante de Bet-peor, en la tierra de Sehón rey de los amorreos» (v. 46). El tercero tuvo lugar simplemente «en la tierra de Moab» (29:1). Es muy posible que la localización de los tres mensajes sea la misma.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento. (Libros Desafío, 2004), 174.

Nuestro Señor Jesucristo fue tentado por Satanás por cuarenta días y cuarenta noches en el desierto. Tres de estas tentaciones están relatadas específicamente en los evangelios para nuestro beneficio espiritual. No sólo usó Cristo la «espada del Espíritu» del Antiguo Testamento tres veces, sino que cada vez empleó el mismo «filo»: ¡Deuteronomio!

– MacDonald, Comentario Bíblico de William MacDonald. (Editorial CLIE, 2004), 93.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: La nueva generación de Israel se encuentra en Moab, frente a la Tierra Prometida, preparándose para entrar y poseerla según la promesa de Yahvé.
  • 3-Propósito: Recordar la mano de Dios y el pacto entre Dios y su pueblo para que fuesen una nación apartada para Dios en la tierra donde iban a morar.

Reseñas

Deuteronomio es una nueva declaración (no simplemente una repetición) de la ley para una generación nueva que había madurado durante la peregrinación en el desierto. Estaba por entrar a la Tierra Prometida. Para gozar de la bendición de Dios allí, necesitaba conocer la ley y obedecerla.

– MacDonald, Comentario Bíblico de William MacDonald (Editorial CLIE, 2004), 93.

Estando frente a la Tierra Prometida, en territorio de Moab, Moisés anima al pueblo a entrar y poseer la tierra (Dt. 1:5–8). Le recuerda que “Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb”. Ahora, se reconfirma el pacto, se repite lo esencial de éste, que son los llamados “diez mandamientos” y se establecen “los estatutos y decretos” que el pueblo debía guardar (Dt. 5:1–22).

– Alfonso Lockward, Nuevo diccionario de la Biblia (Editorial Unilit, 1999), 285.

Al principio de Deut., Moisés, quien tampoco entraría a la tierra prometida, se dirige a la nueva generación. Les recuerda todos los eventos que los han traído hasta este punto, y los prepara para que sean fieles al pacto con el Señor cuando crucen el río Jordán y reciban la “herencia” que les daba.

– D.A. Carson, et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

El libro de Deuteronomio proclama las leyes del Dios que había rescatado al pueblo de la esclavitud de Egipto para hacer de ellos un pueblo especial con una misión universal. Israel sería una comunidad religiosa unida a Jehovah por medio del pacto establecido en Sinaí, una nación donde la justicia de Dios se manifestaría al mundo entero.

– Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano Levítico, Números, y Deuteronomio (Editorial Mundo Hispano, 1993), 320.

 

4. Características

  • 4-Género: Discurso y código legal
  • 4-Estilo: Instrucciones y amonestaciones al estilo de un sermón con el afecto de un pastor hacia su pueblo
  • 4-Guía literaria: Véase también Narrativa como género literario.

Reseñas

El Deuteronomio es un libro principalmente de oratoria. Contiene una serie de discursos pronunciados por Moisés a los israelitas en las llanuras de Moab durante el corto intervalo (unos cuarenta días como máximo) entre el fin de la peregrinación en el desierto y la entrada en la tierra de Canaán.

– Francisco y Lacue, Introducción al Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), 62.

Deut. es el libro para un pueblo que ha sido sacado de Egipto, porque Dios deseaba un pueblo que fuera diferente (o “santo”; 7:6); diferente de los cananeos en la tierra a la cual irían (12:31), así como de los egipcios (29:16, 17). Es un libro de instrucción y con la intención de que fuera preservado con este propósito. Como tal, el libro muestra un estilo peculiar, cuya principal característica es la repetición de ciertos términos y frases clave. Deut., al igual que los sermones, ¡suena a sermón! El asunto es que Israel siempre debía recordar que era diferente a otros pueblos, y por qué.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Estas palabras son la médula espinal de todo el discurso mosaico, que ahora asume un carácter más personal que cuando el pueblo lo escuchaba en el Sinaí (llamado «Horeb» en Dt, salvo en 33.2), porque allí Moisés se limitó a transmitir lo que recibía de Dios, mientras que en Moab se expresa en primera persona, para, en su calidad de profeta (18.15–18), revelarle al pueblo la voluntad del Señor (4.40; 5.1–5, 22–27; 28.1).

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Dt.

5. Contenido

  • 5-Temas: El pacto, elección, misión, maldición y bendición
  • 5-Doctrinas: El pacto, la elección, Dios es “uno”, Dios es espíritu, el conocimiento a Dios; la soberanía, providencia y misericordia de Dios

Reseñas

El tema de la fidelidad de Dios está presente en todo el libro de Deuteronomio. Moisés mueve a los israelitas a pensar sobre su historia de los últimos 40 años, recordándoles el constante cuidado de Dios. Hasta las pruebas padecidas han sido parte del plan amoroso de Dios (Dt. 8:2-3).

– Mary Batchelor, Abramos la Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

En la revelación del pacto de Dios se captan con claridad las ideas básicas de Deut. en cuanto a Dios. Primera, Dios es “uno” (6:4). …Existían buenas razones para que Israel comprendiera con todo su corazón (6:5) que el Señor “uno es”. La primera es, obviamente, porque era la verdad. Pero además de esto, significaba que ningún otro dios tenía derecho alguno sobre el pueblo. No había ninguna rivalidad entre dioses para ver quién les serviría como pueblo. ¡Qué bueno poder saber esto!, hay libertad en servir al único y todopoderoso Dios.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

La teología de Deut. es pertinente para los cristianos modernos, pero debe leerse cuidadosamente y a la luz de la venida de Jesucristo. Los cristianos se consideran a sí mismos como el pueblo escogido por Dios (1 Ped. 2:9), aunque de una manera algo diferente a la del antiguo Israel. No constituyen una nación política, viviendo entre otras naciones, ni tampoco necesitan un territorio dónde vivir, leyes penales, ni tampoco de líderes propios para tiempos de paz o guerra. Tampoco buscan un lugar de adoración en particular sobre la tierra en donde Dios esté más presente que en otros lugares. Ya pasó el tiempo cuando estas cosas eran importantes en relación con la manera en que Dios trataba con los seres humanos. Desde que Jesús vino el pueblo de Dios es internacional, viviendo bajo diferentes sistemas políticos y buscando activamente extender el reino de Dios en todo el mundo. Y, por su puesto, ya no se hacen sacrificios con el fin de expiar el pecado.

Aun así, las principales perspectivas de la teología de Deut. mantienen su pertinencia. El libro enseña en cuanto a la gracia de Dios al hacernos suyos, así como de la necesidad que tenemos de responder a él con todo el corazón, en amor y obediencia. Para nosotros Dios también se ha dado a conocer, aunque ahora es en Cristo, quien en sí mismo constituye el “lugar” donde nos encontramos con él. El nuestro es un nuevo pacto en Cristo, en el cual, aunque moralmente débiles como Israel siempre lo fue, somos capacitados para permanecer fieles. Y ya no se piensa de las bendiciones de Dios en términos de prosperidad material, sino se aplican tanto a la edad presente como a la edad venidera.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: Deuteronomio es una repetición de la ley con una énfasis particular y personal sobre el pacto entre Dios y el pueblo de Israel.
  • 6-Estructura:  Tres discursos seguidos por tres apéndices
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Deuteronomio.

Reseñas

Hay tres principales discursos con tres cortos apéndices. El primer discurso (1:1 a 4:43) es principalmente histórico y exhortatorio. …El segundo discurso (4:44 a 26:19) es principalmente exhortatorio y legislativo. …El tercer discurso (27:1 a 31:30) es profético y amenazador. Trata de las bendiciones que trae consigo la obediencia y las maldiciones de la desobediencia. A estos tres discursos le siguen tres apéndices: El canto de Moisés (capítulo 32), la bendición de Moisés (capítulo 33), y el relato de la muerte y entierro de éste (capítulo 34).

– Francisco y Lacue, Introducción al Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), 62–63.

La forma del pacto establecido con Israel en el monte Sinaí tiene su paralelo con los pactos de soberanía. Estos pactos, muy conocidos en el Antiguo Oriente, fueron muy comunes en el segundo milenio a. de J.C. Estos pactos eran establecidos por el rey de una nación victoriosa con el rey de una nación conquistada….

El pacto de soberanía incluye un preámbulo donde el gran rey se identifica a sí mismo. En el pacto con Israel, el gran rey es Jehovah: “Yo soy Jehovah tu Dios” (Deut. 5:6). El pacto contiene un prólogo histórico en el cual se mencionan los actos de benevolencia que el gran rey ha hecho para con su vasallo. Jehovah dijo: “[Yo] te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud” (Deut. 5:6). El pacto de soberanía incluye las estipulaciones del pacto. Esta sección contiene las obligaciones a las que el vasallo se comprometía a sí mismo al aceptar el pacto, como había sido estipulado por el gran rey. Hay dos tipos de estipulaciones que el vasallo tenía que obedecer: el primer tipo eran las estipulaciones hacia el gran rey… El segundo tipo eran las estipulaciones hacia los miembros de la comunidad. Esta sección del pacto provee varias leyes y estipulaciones designadas para mantener la paz y la armonía en la comunidad…

En el Oriente Antiguo, la tradición exigía que los pactos fueran preservados en forma escrita. Una copia del pacto debía ser depositada en el santuario del vasallo y otra copia en el santuario del gran rey. …El Decálogo fue escrito en dos tablas de piedra…[y] fue puesto en el arca del pacto, el santuario portátil de Jehovah.

Los pactos antiguos incluían el requisito de que el vasallo tenía que leer el pacto públicamente en intervalos estipulados, de una a cuatro veces por año. …Está establecido que cada israelita debía presentarse ante Jehovah tres veces al año…[y] se estipula que cada siete años el pacto debía ser leído al pueblo….

Los pactos también tenían un valor jurídico. Por esta razón el pacto era ratificado en la presencia de testigos. En el AT los cielos y la tierra son llamados como testigos de Dios (Deut. 32:1; Isa. 1:2; Miq. 1:2; 6:1–2). El pueblo mismo servía también como testigo de su declaración de obediencia (Jos. 24:22). El pacto terminaba con una lista de bendiciones y maldiciones. Esta sección del pacto consistía en una lista de bienes y calamidades que Jehovah prometía traer sobre Israel por su obediencia o desobediencia.

– Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano: Levítico, Números, y Deuteronomio (Editorial Mundo Hispano, 1993), 323–324.

 

Consejos para la lectura y la enseñanza de Deuteronomio

Aunque el libro de Deuteronomio sea uno de los libros más importantes de la Biblia, el lector o maestro todavía debe ser intencionado a la hora de descubrir la relevancia del libro para hoy.

Los autores vetero-testamentarios posteriores miran hacia atrás a Deuteronomio como una vara de medición con el cual medir la condición moral y espiritual de su cultura. Nosotros necesitamos hacer lo mismo con nuestra propia cultura.

El libro de Deuteronomio parece estar principalmente preocupado con reglas y leyes, pero en realidad el enfoque recae sobre los corazones, las almas y las actitudes de las personas.

Otra perspectiva que evitará que el libro se convierta en meramente un código para el comportamiento es recordar que el contexto es la relación de pacto entre Dios y su pueblo.

A pesar de todo su énfasis sobre la ley, el libro también enfatiza la gracia de Dios. Busca las evidencias de este tema como se entrelaza con el tema más obvio de las demandas de Dios para el comportamiento.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 91.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.