Top Menu

Orientación previa a 2 Crónicas

Versículos clave

 2 Crónicas 7:14 Si se humilla mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oran, y buscan mi rostro, y se convierten de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.

2 Crónicas 7:17-18 Y si tú andas delante de mí como anduvo tu padre David, haces todas las cosas que yo te he mandado, y guardas mis estatutos y mis decretos, yo confirmaré el trono de tu reino, como pacté con David, tu padre, diciendo: “No te faltará uno de los tuyos para que gobierne en Israel”.

2 Crónicas 13:5 ¿No sabéis vosotros que Jehová, Dios de Israel, dio el reino a David sobre Israel para siempre, a él y a sus hijos, bajo pacto de sal?

2 Crónicas 15:2 … «Oídme, Asa, todo Judá y Benjamín: Jehová estará con vosotros si vosotros estáis con él; y si lo buscáis vosotros lo hallaréis; pero si lo dejáis, él también os dejará.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Desconocido, posiblemente Esdras o un contemporáneo suyo
  • 1-Fecha: Después del exilio, cuando el remanente regresaba a Jerusalén
  • 1-Lugar: Desconocido

Reseñas

La tradición asigna la autoría de los dos libros a Esdras. El argumento que prevalece para esta conclusión se apoya en la evidencia interna al terminar 2 Crónicas y al empezar el libro de Esdras: en ambos el autor usa el mismo estilo. Por esta razón, tanto judíos como cristianos en general asignan a Esdras la paternidad literaria de estos libros. Se supone que sus colaboradores fueron los profetas Hageo, Zacarías y Malaquías.

– Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano 1 Reyes, 2 Reyes, y 2 Crónicas. (Editorial Mundo Hispano, 1993–), 334.

El llevar registros debió haber sido un arte altamente desarrollado en Israel en el tiempo de Salomón. Los líderes de cada nivel de la vida nacional compilaban diarios de gente y eventos importantes. Bajo la directa supervisión de Dios, el escritor de 2 Crónicas recoge material de esos registros, inclusive anales que parecen ser documentos oficiales del estado (2 Cr. 16:11; 25:26; 28:26; 32:32; 33:18; 35:27; 36:8). El cronista también usa varias obras proféticas (2 Cr. 9:29; 12:15; 13:22; 26:22; 32:32; 33:18; 33:19).

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), 2 Cr.

Aunque los eruditos no están de acuerdo en cuanto a esta fecha, parece bastante seguro que el cronista no pudo haber compilado su obra mucho antes del 400 a.C., especialmente si además es responsable de los libros de Esdras y Nehemías. Entonces, a una distancia de más de un siglo de los eventos más tardíos registrados, el autor puede seleccionar aquellos episodios cuyo significado cree tienen un valor perdurable, particularmente en relación con sus propias circunstancias.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 619.

El primer dato que tenemos acerca de la fecha de las Crónicas se halla en las genealogías. La descendencia de David queda indicada hasta una fecha más reciente que cualquier otra genealogía. Al mencionarse los nietos de Zorobabel (1 Cr. 3:19–21), esta obra no puede haber sido mencionada mucho tiempo antes de la época de Esdras….Los otros datos indican asimismo la época de Esdras. La suma ofrecida para el templo se da en moneda persa y no griega; 1 Cr. 29:7 habla de dáricos, lo que revela que el imperio griego no había todavía suplantado al persa cuando las Crónicas fueron redactadas. El término Birah, palacio o castillo, para designar al templo, indica una época no posterior a la de Nehemías….

– Samuel Vila Ventura, Nuevo diccionario bíblico ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 195.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: El pueblo exiliado de Israel
  • 2-Localidad: Regresando un remanente a restablecerse en Israel bajo la autoridad Persa

Reseñas

Muchos piensan que las Crónicas fueron escritas por los judíos del siglo IV, que vivían bajo el imperio persa (véase capítulo 6). Las historias de la nación antes del exilio eran tan remotas para ellos como lo son para nosotros. Los autores, sin embargo, utilizaron las historias de los reyes y sacerdotes de Judá para ilustrar sus temas: la gracia de Dios y su juicio.

– Mary Batchelor, Abramos la Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

El cronista tiene una sensibilidad considerable a la manera en que los eventos del pasado iluminan el presente e intenta aprender él mismo y enseñar a sus pares las lecciones sustanciosas de gracia y de juicio en la historia de Israel.

Aquellas lecciones fueron cruciales para la supervivencia y la estabilidad del pueblo del cronista. Habían sido golpeados por la dureza del exilio y desgastados por las circunstancias del nuevo asentamiento. La preocupación del cronista era relatar la historia de tal manera de asegurar al pueblo que Yahvéh estaba reinando, y para exhortar a que le entregaran toda su lealtad.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 619.

En el marco histórico en que se desarrolla la narración de Crónicas, no solamente debe considerarse la reconstrucción del Templo y las murallas de Jerusalén. También se pretende restaurar el espíritu de la comunidad judía postexílica. El Cronista rememora para sus lectores el principio inamovible de que la vida del pueblo de Israel dependía de su fidelidad al Señor: una fidelidad de orden individual y colectivo, testificada por la obediencia a la Ley y por una vida de piedad sincera.

– Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 1 Cr.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: Bajo el edicto de Ciro, un remanente de Israel había regresado a Jerusalén para reconstruir el templo y las murallas de la ciudad.
  • 3-Propósito: “Inspirar al remanente con su extraordinaria herencia espiritual.” (Nuevo comentario ilustrado de la Biblia, 478)

Reseñas

Los libros de Reyes y Crónicas tratan del mismo período de la historia israelita. Pero tuvieron su origen en períodos enteramente distintos, y su punto de vista es diferente. Los libros de Reyes se originaron, como hemos visto, en el cautiverio, mientras que el de Crónicas tuvo su origen en el período persa. En efecto, este último libro probablemente formó, al principio, una sola obra junto con Esdras y Nehemías, de la cual ha sido separada en nuestras versiones.

El punto de vista desde el cual escribe el autor de los libros de los Reyes es histórico, aunque todos los datos los interpreta a la luz de los principios religiosos. El interés del compilador de Crónicas, aunque no se puede decir que es más religioso, se califica más bien con la palabra litúrgico. Este autor se interesa en la organización del culto del templo (el ministerio de música con su coro, orquesta, etc.), las fiestas, y las órdenes de sacerdotes y levitas y otros ministros del templo. Todo esto es natural en vista de que su autor vivía cuando los judíos ya habían regresado a su tierra, y vivían, no bajo un régimen monárquico, sino sacerdotal.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 2 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 194.

…Nuestra Crónica fue escrita en el tiempo postexílico. Con la finalización del exilio en Babilonia y el regreso a la tierra de sus padres Israel no recuperó su autonomía política; el grupo que regresó siguió bajo el reinado persa y fue gobernado por gobernadores persas. Los descendientes del linaje real de David siguieron siendo súbditos de los reyes de Persia. Sólo se les permitió la restauración del templo y la organización del culto conforme a las ordenanzas de la ley mosaica y fue apoyada por Ciro y sus sucesores, con pocas excepciones. En esta situación la atención y el trabajo de los que regresaron se tuvo que concentrar en la formación y el orden fijo del culto para cuidar la relación con el Señor, su Dios y confirmar así la fidelidad hacia el Dios de sus padres de manera que el Señor cumpla en ellos sus promesas del pacto y lleve a cabo la restauración de Jerusalén y Judá.

– Carl Friedrich Keil y Franz Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento (Editorial CLIE, 2008), 1103.

El libro 2 de Crónicas cubre el período que va desde el comienzo del reino de Salomón en el 971 a.C. hasta el fin del exilio, alrededor del año 538 a.C. Sin embargo, el trasfondo específico de 1 y 2 Crónicas es el período posterior al exilio. En este tiempo, el mundo antiguo estaba sometido a la dominación del poderoso Imperio Persa. Todo lo que quedó del glorioso reino de David y Salomón fue la pequeña provincia de Judá. Los persas habían reemplazado allí la monarquía con un gobernador provincial. Aunque al pueblo de Dios se le había permitido regresar a Jerusalén y reconstruir el templo, su situación era muy diferente a la que gozaba en los dorados días de David y Salomón.

Biblia plenitud: Biblia de estudio. (Editorial Caribe, 2000), 1 Cr 29.21.

Segundo Crónicas registra la historia de casi el mismo período de 1 y 2 Reyes. (1 Cr. incluye las genealogías que llegan hasta David [caps. 1–9], la muerte de Saúl [cap. 10] y el reinado y muerte de David [caps. 11–29].) Los propósitos y énfasis de estas dos historias difieren en gran manera. Los reyes de Judá son el tema de mayor interés del autor de Crónicas mientras que los monarcas de Israel y Judá fueron el objeto de atención del autor de 1 y 2 Reyes. Los libros de 1 y 2 Crónicas se centran especialmente en los elementos sacerdotales de la historia de la nación, tales como el templo y la adoración, mientras que 1 y 2 Reyes prestan mayor importancia a los elementos monárquicos y proféticos. En 2 Crónicas, los reyes de Judá que sucedieron a David se evalúan en relación a David y a la adoración de Jehová; en 1 y 2 Reyes, los monarcas de ambos reinados se evalúan con respecto a la ley mosaica.

– John F. Walvoord y Roy B. Zuck, El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 3: 1 Reyes-Ester (Ediciones Las Américas, A.C., 1996), 14.

4. Características

  • 4-Género: Narrativa histórica altamente interpretativa
  • 4-Estilo: Biografías cortas, historias de héroe, tragedia
  • 4-Guía literaria: Véase también Narrativa como género literario.

Reseñas

El cronista hebreo no es un historiador en el sentido occidental estricto. Para él, la historia de Israel contenía lecciones morales y espirituales en forma embrionaria, las que él hacía nacer por medio de una especie de partera histórica, llegado el momento. No le preocupan tanto los hechos desnudos de la historia de Israel como su significado. Si todo escrito histórico válido es interpretativo, el del cronista es altamente interpretativo.

Crónicas ha sido llamado un ejemplo de historiografía dogmática, historia escrita desde un punto de vista teológico. La teología del cronista tiene muchas facetas. Por ejemplo, acentúa la actividad directa de Dios…, creía que la justicia exaltaba a una nación, convicción igualada por su insistencia en la retribución individual…., [su] uso…de citas e historias de libros anteriores subraya su insistencia teológica en la autoridad de las Escrituras…. Quizás, la preocupación teológica dominante de Crónicas es el templo, la adoración que en él se efectúa y sus oficiales, los levitas.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 617, 621-622.

Segunda Crónicas es expansiva en su cobertura, trazando la historia de una nación encarnada en sus reyes a lo largo de un periodo de 400 años. Dado que su enfoque se centra tan completamente sobre reyes individuales, el libro transmite la sensación de una antología de breves biografías e historias de héroe. Los relatos de muchos de los reyes y sus caídas desalentadoras guardan afinidad con las tragedias literarias, y las pinceladas de la vida nacional bajo los reyes buenos ofrecen una breve visión utópica de una sociedad buena. El formato de 2 Crónicas tiene más en común con la trama de una narrativa que un libro de historia, propiamente dicha. Los relatos se basan sobre un principio de ir-y-venir rítmico, y 2 Crónicas obedece esta regla de construcción narrativa. A medida que progresa la narrativa, el péndulo oscila entre los gobernantes buenos y malos, y entre la bendición y el castigo de Dios. El lector también se desplaza entre eventos religiosos y eventos mas “seculares” de corte político y militar (con parte del material dando un aspecto más similar a lo que uno encontraría en cualquier libro de historia antigua).

– Traducido por Exegetica.net de Crossway Bibles, The ESV Study Bible (Crossway Bibles, 2008), 700.

El género literario de 1 y 2 Crónicas corresponde al midrash (escrito que se aplica a escudriñar y a explorar textos antiguos, con miras a una explicación del presente).

– Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano 1 Reyes, 2 Reyes, y 2 Crónicas (Editorial Mundo Hispano, 1993–), 334.

El término midrás se deriva de la raíz heb. dāraš, ‘buscar, investigar’, o sea, descubrir un pensamiento que no se ve en la superficie. Hace referencia, por lo tanto, a una exposición didáctica u homilética. Dos veces aparece en el AT, en 2 Cr. 13:22, donde se menciona la “historia” o “comentario” del profeta Iddo, y en 2 Cr. 24:27, pasaje en el que se menciona la “historia” o comentario del libro de los reyes. “Probablemente fueron formulaciones didácticas de las narraciones históricas que poseemos, en las que se valieron de dichas narraciones para destacar alguna verdad religiosa…” (HDB, 1, pp. 459).

– J.D. Douglas, Nuevo diccionario Bíblico (Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

5. Contenido

  • 5-Temas: Salomón, la edificación y consagración del templo, el culto, los reyes de Judá, prosperidad y ruina, el colapso de la nación, avivamiento y rebelión
  • 5-Doctrinas: El pacto – las promesas de Dios y su fidelidad, la soberanía de Dios, la bendición de Dios, el juicio de Dios

Reseñas

Los detalles de la historia de Israel y Judá en el segundo libro de Crónicas comunican el gran mensaje de la redención, especialmente de la bendición de Dios a David y sus sucesores. El primer libro de Crónicas se centra en el pacto davídico durante el tiempo de David; el segundo libro de Crónicas sigue con ese tema en el período posterior a la muerte de David. Aún cuando el segundo libro de Crónicas relata las experiencias de Salomón y sus sucesores, aún recalca la promesa de Dios de una dinastía eterna para David.

La posición central del pacto davídico también explica por qué el segundo libro de Crónicas presta mayor atención a Judá que a Israel. Desde la división en los reinos del norte y del sur (10.16-19; 1 R 11.9-13), Judá se transformó en heredera de las promesas de Dios. Si bien los sucesores de David gobernaron sólo el pequeño reino de Judá, Dios permaneció leal a su pacto incondicional con David. Judá era el núcleo a través del cual Dios llevaría a cabo su obra de redención.

Nuevo comentario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 2003), 516–517.

Al seleccionar y presentar datos históricos, 2 Crónicas demuestra una perspectiva sacerdotal que enfatiza el templo y la adoración. Esto es diferente a 1 y 2 Reyes, que son escritos desde una perspectiva profética representada por los ministerios de Elías y Eliseo.

…2 Crónicas es un libro de avivamientos intermitentes (bajo Asa: 14:2–16:14; Josafat: 17:1–21:3; Joás: 23:16–24:14; Uzías: 26:1–23; Ezequías: 29:1–32:32; y Josías: 34:1–35:27) y de rebeliones (por Roboam: 11:1–12:16; Abías: 13:1–14:1; Joram: 21:4–20; Ocozías: 22:1–9; Atalía: 22:10–23:15: Manasés: 33:1–20; Amón: 33:21–25; y Joacim: 36:5–8). El lector es confrontado ante el hecho de que las bendiciones de Dios y los juicios sobre su pueblo están en relación directa a sus respuestas a El y a su Palabra.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), 2 Cr.

El segundo libro de Crónicas fue compuesto con el doble propósito de alentar y amonestar a aquellos que regresaban a Jerusalén. El remanente que había quedado necesitaba un estímulo para mantener viva su fe en medio de la dificultad; una esperanza para enfrentar el porvenir. El énfasis de 2 Crónicas en la herencia espiritual de David, Salomón, el templo y el sacerdocio, les recordaba que Dios permanecía fiel y que no olvidaría sus promesas a David y a su pueblo. También Crónicas constituía una enérgica exhortación para que el pueblo de Dios se adhiriera al pacto y al ritual de Moisés, de manera que la pasada tragedia no se repitiera.

Biblia plenitud: Biblia de estudio. (Editorial Caribe, 2000), 1 Cr 29.21.

La preocupación global del cronista es el carácter teocrático de la comunidad. La actividad directa de Dios, el patrón de retribución, la autoridad escritural y la centralidad del templo son todos componentes del reinado de Dios sobre su pueblo. El cronista ansía y busca contribuir a la restauración de los días gloriosos de David y Salomón, no por el restablecimiento de la monarquía sino por un retorno a la adoración obediente. A un pueblo privado de sus reyes y obligado a obedecer la ley persa, proclama la palabra de esperanza: la fe en el Señor y el mensaje de sus profetas restaurarían a Judá a una época de gloria semejante a la de la edad dorada de la nación (2 Cr. 20:20).

– LaSor, Hubbard, y Bush, Panorama del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 622–623.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: Comenzando con el reinado de Salomón, el libro de 2 Crónicas enfatiza sus logros y éxitos, particularmente la edificación del templo y el establecimiento del culto en el templo. A continuación se centra en los reyes de Judá hasta el exilio, concluyendo con el decreto de Ciro de enviar un remanente a Jerusalén.
  • 6-Estructura: El reinado de Salomón – La división del reino – Los reyes de Judá – El exilio – El regreso a Judá
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejo analítico de 2 Crónicas.

Reseñas

La Crónica empieza con registros genealógicos del tiempo primitivo y de las tribus de Israel (1 Crón. 1–9). A esto se añade la historia de los reinados de David (1 Crón. 10–29) y de Salomón (2 Crón. 1–9), el relato de la separación de las diez tribus del reino de la casa de David (2 Crón. 10) y la historia del reino de Judá desde Roboam hasta la caída del reino con la deportación de los habitantes al exilio en Babilonia (2 Crón. 11–36:21). Al final se menciona el edicto de Ciro que permitía a los judíos regresar a su patria (2 Crón. 36:22, 23), de manera que cada libro puede ser dividido en dos partes y el libro completo en cuatro partes.

– Carl Friedrich Keil y Franz Delitzsch, Comentario al Texto Hebreo del Antiguo Testamento (Editorial CLIE, 2008), 1098.

El Segundo libro de Crónicas comienza con una descripción del reinado de Salomón, y luego presenta la rebelión de las tribus del norte y la constitución de un reino independiente de la dinastía davídica. A partir de ese momento, la narración se concentra en los reyes de Judá, hasta la caída y destrucción de Jerusalén (587 a.C.). Finalmente, tras una breve descripción del exilio en Babilonia, se menciona el decreto de Ciro, que autorizó el regreso de los judíos a Jerusalén.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 2 Cr.

El segundo libro (2 Crónicas) consta de dos partes, más un apéndice a modo de conclusión. La primera de ellas (cap. 1–9), dedicada íntegramente al reinado de Salomón, concluye con su muerte. En la segunda parte (10.1–36.21), el Cronista relata la historia del reino de Judá, desde Roboam hasta la destrucción de Jerusalén y la deportación a Babilonia. La conclusión (36.22–23) es una referencia a Ciro, el persa, y a su decreto autorizando el regreso de los judíos exiliados. Estos versículos finales de 2 Crónicas reaparecen al comienzo del libro de Esdras (cf Esd 1.1–3).

– Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 1 Cr.

BOSQUEJO DE 2 CRÓNICAS

  1. El reinado de Salomón, 2 Cr. 1:1-9:31
    1. Su ascenso y establecimiento en el reino, 2 Cr. 1:1-17
    2. La construcción del templo, 2 Cr. 2:1-5:1
    3. El traslado del arca al templo, la dedicación del templo, la oración de Salomón y el pacto, 2 Cr. 5:2-7:22
    4. El reinado de Salomón, 2 Cr. 8:1-9:31
  2. El reinado en Judá, 2 Cr. 10:1-36:23
    1. La división del reino, 2 Cr. 10:1-11:23
    2. Los reyes de Judá, 2 Cr. 12:1-36:16
  3. Epílogo: El regreso del exilio, 2 Cr. 36:22, 23

– Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano 1 Reyes, 2 Reyes, y 2 Crónicas. (Editorial Mundo Hispano, 1993–), 335. [Este bosquejo ha sido reducido a dos niveles de modo de ejemplo. Para ver el bosquejo entero, consulta el Comentario bíblico mundo hispano 1 Reyes, 2 Reyes y 2 Crónicas.]

Consejos para la lectura y la enseñanza de 2 Crónicas

Debes aceptar, desde el principio, el hecho de que este libro es un documento político. Trata de gobernantes y estructuras de poder. Parte del significado del libro tiene que ver con gobiernos y normas de manera más general.

Mientras que la historia política de 2 Crónicas sucede en una sociedad antigua, debes operar bajo la premisa de que el libro nos dice no solo lo que ocurrió hace mucho tiempo, sino también lo que ocurre hoy en día. En otras palabras, busca los principios universales que están encarnadas en las particularidades del texto.

Cuando se trabaja con un libro de historia en la Biblia, incluyendo 2 Crónicas, siempre es importante extraer ideas sobre cómo es Dios y cómo son los seres humanos.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p.184-185.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.