Top Menu

Orientación previa a Oseas

Versículos clave

Oseas 2:5, 8 Pues su madre se prostituyó, la que los dio a luz se deshonró, porque dijo: «Iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida».Ella no reconoció que yo era quien le daba el trigo, el vino y el aceite, quien multiplicaba la plata y el oro que ofrecían a Baal.

Oseas 6:6 Porque misericordia quiero y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos.

Oseas 11:1-3, 8 «Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. Cuanto más yo los llamaba, tanto más se alejaban de mí. A los baales sacrificaban, y a los ídolos quemaban incienso. Con todo, yo enseñaba a andar a Efraín, tomándolo por los brazos; más ellos no comprendieron que yo los cuidaba.» ¿Cómo podré abandonarte, Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré hacerte como a Adma, o dejarte igual que a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión.

Oseas 14:1-2 ¡Vuelve, Israel, a Jehová, tu Dios, pues por tu pecado has caído! Llevad con vosotros palabras de súplica, volved a Jehová y decidle: «Quita toda iniquidad, acepta lo bueno, te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios…»

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Oseas
  • 1-Fecha: “El ministerio de Oseas se extendió por varias décadas, comenzando cerca del final de los reinados de Uzías de Judá (ca. 790–739 a.C.) y Jeroboam II de Israel (ca. 793–753 a.C.) y concluyendo en los primeros años del reinado de Ezequías (715 a.C.)” (Walvoord y Zuck, El conocimiento bíblico, Tomo 6: Daniel-Malaquías, 73)
  • 1-Lugar: En Israel

Reseñas

El libro de Oseas está primero entre los profetas menores. …Los profetas Joel, Jonás, y Amós lo anteceden en tiempo. Oseas vivió poco después del ministerio de Eliseo en Israel, y con Jonás, puede considerarse como el sucesor de éste. El breve ministerio de Amós en Israel fue sólo un breve lapso; puesto que Amós nació en el sur, y solamente en una ocasión fue al norte, no puede ser considerado como profeta de Israel en el mismo sentido en que se considera a Jonás y Oseas. …Era el profeta de la declinación en Israel, como Jeremías lo fue en Judá un siglo después.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 3 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 211.

El autor de este libro es el profeta Oseas, quien se identifica como hijo de Beeri (Os. 1:1). También dice que vivió y profetizó durante el gobierno del rey Jeroboam II de Israel y cuatro consecutivos reyes de Judá: Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías. Esto quiere decir que su ministerio profético abarcó un período de unos cuarenta años, como del 755 a.C. al 715 a.C.

– Nelson y Mayo, Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 1998).

A Oseas se le ordenó que se casara con Gomer, quien era virgen cuando se casó, pero después se hizo ramera, así como Israel primero fue fiel, luego infiel (Os. 1:2). Bajo las órdenes de Dios, Oseas se casó con Gomer y tuvieron dos hijos y una hija; sus nombres representan la ruptura de su matrimonio (Os. 1:3–9). Posteriormente sus nombres fueron cambiados e investidos con nuevas promesas y esperanzas (Os. 2:1). Gomer abandonó definitivamente a Oseas y a sus hijos para juntarse con amantes, de quienes ella creía que le sostenían sus lujos (Os. 2:5) cuando en realidad era Oseas quien pagaba sus extravagantes gastos (Os. 2:8). Oseas y sus hijos suplican a la madre que vuelva a casa (Os. 2:2). Rechazando sus súplicas, Gomer se vende en esclavitud, y Oseas, quien todavía la ama, paga el precio de rescate (Os. 3:2). El la ayuda durante un período de rehabilitación, luego el matrimonio se reanuda (Os. 3:1). Por medio de su mucho amor por su infiel esposa, él se da cuenta de cuánto ama Dios a Israel, su pueblo infiel. Desde la perspectiva del amor de Dios, Oseas le predica al Israel infiel sermones de restauración y de amenaza de juicio, alternadamente.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), Os.

Oseas sufrió severamente la incomprensión humana, pero por cada angustia que pasó llegó a conocer el amor infinito de Dios de una manera más clara. Gomer, su esposa, quebrantó su corazón; por este incidente, sin saberlo ella, preparó al profeta para producir en palabras, un cuadro maravilloso del amor divino. Debe ser por tanto, cuidadosamente valorizado y analizado el carácter, la vida y las enseñanzas de este hombre de raro proceder individual.

– Kyle M. Yates y Simón Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 80.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: Las diez tribus de Israel
  • 2-Localidad: Israel, el reino del norte

Reseñas

Este profeta fue nativo de Israel, y dirigió sus profecías al pueblo del reino del norte. Como otros profetas de este período (como Isaías, por ejemplo) Oseas parece haber exhortado a su pueblo en vano.

– Packer, Tenney y White Jr., Thomas Nelson Publishers, Enciclopedia ilustrada de realidades de la Biblia (Editorial Caribe, 2002), 597.

Oseas fue enviado a las diez tribus del norte, o sea, a ‘Israel’. Profetizó en el reinado de Jeroboam II de Israel. Este profeta vivió en el reino del norte cuando los esplendores del brillante reinado de Jeroboam, que duró cuarenta y un años, comenzaban a menguar y a convertirse en la oscura medianoche del cautiverio de Israel. Profetizó durante el siglo ocho a. C. Eran tiempos agitados en la historia mundial.

– Henrietta C. Mears, Lo que nos dice la Biblia (Editorial Vida, 1979), 261.

Debido a que Israel fue el destinatario original de Oseas, parece extraño que en Os. 1:1 se mencionen cuatro reyes de Judá y sólo uno de Israel. Se desconoce la razón por la que se omiten los seis reyes de Israel que sucedieron a Jeroboam II. Quizá esto sugiere la legitimidad de la dinastía davídica (cf. Os. 3:5) en contraste con la inestabilidad y desintegración del linaje real en el norte (cf. Os. 7:3–7).

– Walvoord y Zuck, El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 6: Daniel-Malaquías (Ediciones Las Américas, A.C., 2001), 73.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “Oseas comenzó su ministerio durante el final del próspero pero moralmente decadente reino de Jeroboam II de Israel (las clases altas estaban bien, pero oprimían a los pobres). Profetizó hasta muy poco tiempo después de la caída de Samaria en 722 a.C.” (Biblia del diario vivir, Editorial Caribe, 2000).
  • 3-Propósito: “La función de Oseas como profeta era denunciar a la nación que había quebrantado el pacto y anunciar la intención divina de aplicar las maldiciones pactales. Al mismo tiempo, Oseas afirmó la promesa de Deuteronomio acerca de la restauración final de Israel (cf. Dt. 30:1–10).  (Walvoord y Zuck, El conocimiento bíblico, Tomo 6: Daniel-Malaquías, 74)

Reseñas

Nadie antes había proclamado con tan patética intensidad que es mayor la profundidad del amor divino que los abismos del pecado; que sobre el enojo causado por la ofensa, prevalecen en Dios la compasión y el perdón.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Os.

El mensaje básico de Oseas es que Dios ama a Israel. Sin embargo, ellos han pecado tan gravemente que él está obligado a castigarlos. No obstante, no los ha abandonado para siempre y los restaurará para sí de nuevo. Oseas hace uso de un número de imágenes poderosas para capacitar a sus oyentes a comprender lo que está diciendo.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Los eventos de los reinados de los monarcas mencionados en Os. 1:1 se registran en 2 Crónicas 26–32. Oseas comenzó su ministerio cerca del final de un período de éxito militar y prosperidad tanto de Israel como de Judá (cf. 2 R. 14:25–28; 2 Cr. 26:2, 6–15).

– Walvoord y Zuck, El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 6: Daniel-Malaquías (Ediciones Las Américas, A.C., 2001), 73.

Los sacerdotes han fracasado rotundamente en sus más altos y sagrados deberes, entre los que figura el de conducir al pueblo al conocimiento íntimo de la palabra de Dios y las demandas divinas respecto de la nación. El sacerdocio en lo general, había conducido al pueblo por el camino del mal, haciendo atractivo el pecado, de modo que la gente anduviera en él. Las normas morales y las demandas éticas, fueron puestas fuera de uso y eliminadas definitivamente de la vida. Las ceremonias del culto, impuestas a los adoradores, eran formales, sin significado y frías. Cuando ni el sacerdote ni el ritual establecen demandas elevadas, llega a ser casi imposible mantener el corazón humano exento de pecado.

– Yates y Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 85–86.

Oseas profetizó durante el tiempo de los últimos reyes de Judá, por tanto fue un contemporáneo de Amós en Israel y de Isaías y Miqueas en Judá (Os. 1:1). El vio el deterioro político y la decadencia moral en cada área de la vida de Israel. La degradación estaba a la orden del día; el pecado dominaba la vida social y espiritual del pueblo. Aunque estaban siendo atacados por Asiria, la corrupción interna de la sociedad de Israel era de mayor peligro que cualquier enemigo externo.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), Os.

Oseas fue uno de los cuatro “profetas escritores” (profetas cuyas profecías fueron escritas y preservadas para nosotros en la Biblia) que vivieron en el siglo VIII a. de J.C. Esos cuatro fueron (en orden aprox. cronológico): Amós y Oseas, que profetizaron en Israel, el reino del norte, e Isaías y Miqueas, que profetizaron en Judá, el reino del sur.

Vivieron en tiempos de afluencia comparativa en Israel y en Judá. Esta afluencia, sin embargo, no era compartida. Los ricos y poderosos se hacían más ricos y más poderosos a costa de los pobres y vulnerables. Todos los profetas hablaron de esta situación, pero tenían diferentes énfasis. Mientras que Amós se concentró en las injusticias sociales del pueblo, Oseas hizo hincapié en su infidelidad a Dios y en su idolatría.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Fue un período de decadencia moral y espiritual. Israel estaba por ser del todo rechazado de Dios (Os. 1:6). La religión de Baal, sostenida por Jezabel y combatida con éxito por Elias, aún ejercía su fascinación para el pueblo. En cambio, aunque el culto de Jehová existía en una forma ilícita en Dan y en Betel, éste estaba corrompido y era rechazado por los profetas. La prosperidad que había caracterizado el reinado de Jeroboam II ya se veía como efímera y pasajera, porque los rápidos cambios de dinastía, con sus condiciones domésticas violentas, eran poco favorables para una economía constante y buena. El poderío de Asiria hacía sombra en el horizonte, y hacía ver a todo hombre discerniente el fin de la nación.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 3 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 213.

4. Características

  • 4-Género: Profecía, Narrativa y Oráculo
  • 4-Estilo: Apasionadas expresiones cortas, prosa, poesía, metáfora y símil
  • 4-Guía literaria: Véase también La profecía como género literario.

Reseñas

La literatura de Oseas es apasionada, llena de vehemencia. En ella, más que en la de ningún otro profeta, se revelan intensos y mezclados sentimientos de amor y de ira, de esperanza y desilusión. La indiferencia de Israel y su rebeldía frente a las manifestaciones de la paciencia y la misericordia de Dios se resuelven en un lenguaje sumario, conciso, construido con frases tan cortas y rápidas que a veces resulta oscuro y de traducción difícil e insegura. …El comienzo del mensaje de Oseas es de un extraordinario vigor dramático.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Os.

El libro de Oseas tiene dos partes bien diferenciadas en su forma y extensión. Los capítulos 1–3, escritos en parte en prosa, se centran en la experiencia personal del profeta, con aplicaciones a la realidad moral y religiosa de Israel. De estos tres, los capítulos 1 y 3 contienen la narración y el capítulo 2 constituye un sermón que se basa en los hechos, y los aplica a la relación de Jehová con Israel.

Los capítulos 4–14, en la forma de oráculos y profecías, contienen principalmente reproches y anuncios de juicios por la entrega de Israel a otros dioses y cultos no judíos, y por la traición de los príncipes y sacerdotes. El capítulo final es un llamado al arrepentimiento y un anuncio de esperanza para el pueblo en crisis.

– Nelson y Mayo, Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 1998).

El profeta usa muchas metáforas y símiles para comunicar su mensaje. Dios es descrito como un esposo (con Israel como la esposa; 2:2–20); como un padre (con Israel como un hijo; 11:1–11); como un sanador (sanando al enfermo Israel; 5:13; 6:1, 2; 7:1; 14:4); y como un cazador de aves (con Israel como las aves atrapadas en su red; 7:12; 9:11). El se compara a un león (5:14), a un leopardo y a una osa (13:7, 8); al rocío (14:5), al invierno y a la lluvia tardía (6:3), al ciprés verde (14:8), ¡y hasta a la polilla y la carcoma (5:12)! Otras figuras usadas de Israel son la de una vaca (4:16; 10:11), vid y el vino (10:1; 14:7), uvas e higos (9:10), un lirio, el olivo y el cedro de Líbano (14:5, 6), un hijo torpe recién nacido (13:13), una torta no volteada (7:8), un arco fallido (7:16) y niebla de la mañana, tamo y humo (13:3).

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

La Profecía de Oseas contiene escritos fragmentarios, compuestos a intervalos durante un tiempo largo. Su estilo es muy conciso, abrupto, lacónico, interrumpido más que otra profecía del Antiguo Testamento. De un tema a otro el autor hace transisiones rápidas; sus oraciones son breves. Por estas razones, la Profecía es muy obscura, siendo el hilo de pensamiento difícil de seguir y analizar. Probablemente la extrema emoción de su experiencia fue lo que hizo desconectado el estilo de su profecía. …Con todo, el profeta escribía en tonada animada y enérgica, siempre apasionada.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 3 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 218.

5. Contenido

  • 5-Temas: Amor de Dios, la infidelidad de su pueblo, pacto, apostasía, retribución, el matrimonio y el adulterio
  • 5-Doctrinas: Amor de Dios, pecado, juicio, salvación

Reseñas

El libro consiste en amenazas y denuncias contra la perversidad de los israelitas, entremezcladas con predicciones de la restauración final del pueblo de Dios. …Oseas es impresionante por la intensidad de su pasión, tanto en la cólera como en la ternura.

– Packer, Tenney y White Jr., Thomas Nelson Publishers, Enciclopedia ilustrada de realidades de la Biblia (Editorial Caribe, 2002), 597.

Y ese es…el núcleo de la predicación profética: Israel ha sido infiel a Dios, pero Dios no ha dejado de amar a Israel.

Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Os.

La historia del pacto de Dios y la infidelidad del pueblo, desde la salida de Egipto, se presenta en Oseas con la figura del matrimonio (Os. 2:2ss; 11:1). Dios no puede pasar por alto la infidelidad, cuyo fruto es desorden y caos (Os. 4:4–6; 8:7; 10:13). La caída de Israel será el resultado final de ese proceso, pero en medio de esta situación, Oseas afirma lo que es el centro mismo de su mensaje: la gracia de Dios disciplina pero no abandona a su pueblo (Os. 11:3, 4, 8). En esa fidelidad inquebrantable descansa la esperanza de la restauración (Os. 11:9–11).

Lo fundamental del mensaje de Oseas es la relación de Dios con Israel. Oseas ve los mismos males morales y religiosos que su contemporáneo Amós, pero halla la raíz de los mismos en la infidelidad de Israel al pacto. La nación ha abandonado a su esposo y se ha entregado a los dioses cananeos (baales), confiando en ellos, o en su propio poder militar y en alianzas extranjeras (Os. 5:13; 7:11; 12:1).

– Nelson y Mayo, Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 1998).

Al exponer el pecado de Israel, Oseas remarcó su idolatría (e.g. Os. 4:17; 8:4, 6; 10:5; 11:2; 13:2). Comparó la relación pactal entre Israel y el Señor con el matrimonio, y acusó al pueblo (la “esposa” de Dios) de adulterio espiritual. …Además, se mencionan muchos otros pecados en el libro, entre los que se incluyen la injusticia social (Os. 12:7), crímenes violentos (Os. 4:2; 6:9; 12:1), hipocresía religiosa (Os. 6:6), rebelión política (Os. 7:3–7), alianzas extranjeras (Os. 7:11; 8:9), arrogancia (Os. 13:6) e ingratitud espiritual (Os. 7:15).

– Walvoord y Zuck, El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Daniel-Malaquías (Ediciones Las Américas, A.C., 2001), 74.

Como explica Feinberg, Oseas y Amós se complementan mutuamente: «Amós predica arrepentimiento; Oseas, amor. Amós, la inaccesible justicia de Dios; Oseas, el indeficiente amor de Dios. Él es el primer profeta de la Gracia y el primer Evangelista de Israel. Así como Lucas nos presenta el Hijo Pródigo, Oseas nos presenta la Esposa Pródiga».

– Henry y Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry (Editorial CLIE, 1999), 974.

El tema de la Profecía de Oseas es el amor de Dios para con su pueblo. El es el profeta que más desenvuelve esta idea, presentándola con términos comprensibles para todos: el amor del esposo para la esposa. Tan grande era este amor, que Dios casi no pudo desechar a la que era su esposa: al pueblo de Israel.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 3 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 218.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: El libro de Oseas es único en el sentido de que Dios le llama a Oseas a un matrimonio que servirá de ejemplo de la relación entre Dios y su pueblo. Dios, como un marido comprometido, extiende y pone en práctica su amor, su provisión y su protección por medio de un pacto. Dios ha hecho lo mismo a través de la historia con Israel. Sin embargo, como una esposa adúltera, el pueblo de Dios no ha cumplido su parte del pacto. Dios expresa su intenso amor con palabras muy tiernas y apasionadas, avisando al pueblo del castigo eminente, pero a la vez recordándoles de la promesa de reconciliación.
  • 6-Estructura: El libro de Oseas se divide en dos partes principalmente – Cap. 1-3 se dedican a la historia de Oseas y Gomer y profecías comparando la infidelidad de Israel con la infidelidad de una esposa; Cap. 4-14 se dedican a una serie de oráculos y profecías. También se encuentran en el libro cinco ciclos de juicio y salvación, enfatizando el juicio de Dios y su promesa de reconciliación.
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Oseas.

Reseñas

La profecía de Oseas es, en resumen, un ataque frontal contra los pecados cometidos por el pueblo, que ha pecado siendo infiel a Jehová y ha adorado los ídolos de dioses ajenos. Israel se ha hecho así merecedor de castigo; sin embargo, el Señor no le ha cerrado su corazón, porque sigue amándolo y cuidando de él (2.19–20). Otra vez el Señor lo llevará al desierto (2.14) y le dará por morada tiendas de campaña (12.9), y allí le dirá: «Tú eres mi pueblo», e Israel le responderá: «Dios mío» (2.23).

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Os.

El libro de Oseas es más una antología de sus profecías que un libro con un tema continuo corriendo a través de él. Sin embargo, las profecías han sido agrupadas en dos partes principales. En los caps. 1-3 encontramos detalles biográficos (y autobiográficos) concernientes al matrimonio de Oseas, junto con profecías relacionadas con su significado por la esposa de Jehovah, Israel.

En los caps. 4-14 hay un diseño alternante de juicio y esperanza. Se nos da el cuadro muy fuerte de la lucha de Dios por recuperar a su pueblo infiel. El libro termina con una invitación de gracia y promesa para Israel, y una nota para que el lector aprenda de lo que se ha dicho (cf. las palabras de Jesús en Mar. 4:9, 23; 7:15, 16).

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

El libro de Oseas tiene dos partes bien diferenciadas en su forma y extensión. Los capítulos 1–3, escritos en parte en prosa, se centran en la experiencia personal del profeta, con aplicaciones a la realidad moral y religiosa de Israel. De estos tres, los capítulos 1 y 3 contienen la narración y el capítulo 2 constituye un sermón que se basa en los hechos, y los aplica a la relación de Jehová con Israel.

Los capítulos 4–14, en la forma de oráculos y profecías, contienen principalmente reproches y anuncios de juicios por la entrega de Israel a otros dioses y cultos no judíos, y por la traición de los príncipes y sacerdotes. El capítulo final es un llamado al arrepentimiento y un anuncio de esperanza para el pueblo en crisis.

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 1998).

La Profecía de Oseas puede dividirse en dos partes:

  • Historia de la familia de Oseas, con su aplicación alegórica a la nación de Israel. 1:1-3:5
  • Apostasía de Israel. 4:1–14:9.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 3 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 219.

…El Señor no abandonaría a Israel del todo. A pesar de su severidad, cada juicio era disciplinario y tenía el propósito de que el pueblo se volviera a Dios. La reconciliación de Oseas con su esposa descarriada ilustró la restauración final de Israel. La estructura del libro refleja ese énfasis positivo. Se pueden descubrir cinco ciclos de castigo y salvación a través de la profecía:

  1. Os. 1.2-9 y Os. 1:10-2:1
  2. Os. 2:2–13 y Os. 2:14-3:5
  3. Os. 4:1–5:14 y Os. 5:15–6:3
  4. Os. 6:4–11:7 y Os. 11:8–11
  5. Os. 11:12-13:16 y Os. cap. 14

– Walvoord y Zuck, El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Daniel-Malaquías (Ediciones Las Américas, A.C., 2001), 74.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Oseas

Con toda confianza, puedes ver el matrimonio de Oseas y Gomer (capítulos 1 y 3), que sigue el paradigma de unión – separación – restauración, como una manifestación humana del mensaje espiritual del libro. Dios se relaciona con Israel de la misma manera que Oseas se relaciona con Gomer. A medida que el libro desarrolla este último tema, puedes recopilar una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué acciones y actitudes humanas decepcionan a Dios?
  • Según este libro, ¿qué pueden esperar de Dios aquellas personas que le rechazan?
  • ¿Qué evidencias del amor y la gracia de Dios puedes encontrar en el libro?

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 345.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.