Top Menu

La profecía como género literario

Profecía: Descripción esencial

Los profetas bíblicos principalmente declaran el mensaje de Dios. Utilizan la fórmula “Así dice el Señor” cientos de veces, demostrando que su mensaje originó de Dios. Aunque mucho de lo que los profetas bíblicos declaran es de naturaleza predictiva, la mayoría no lo es. No es incorrecto relacionar la profecía con la predicción del futuro, pero es incorrecto igualar la profecía con la predicción del futuro. Los siguientes rasgos caracterizan las declaraciones de los profetas cuando comunican el mensaje de Dios a los pueblos y a las naciones:

  • Los profetas normalmente comienzan con la situación en su propia nación y mundo. Están mucho más enfocados sobre el presente y el futuro inmediato que con el futuro distante. Si accedemos a la literatura profética esperando leer principalmente predicciones sobre el futuro lejano, estaremos malamente equipados para tratar el enfoque contemporáneo que tenían los profetas.
  • Al contemplar su mundo, los profetas generalmente describen varias formas de maldad. El género profético nos ofrece una imagen detallada, una anatomía, de lo que está mal con los individuos y las sociedades. Gran parte de la literatura profética se puede correctamente llamar comentario social o crítica social. Un ejemplo es Amos 2:6, “Venden al justo por monedas, y al necesitado, por un par de sandalias.”
  • Además de describir los males de su mundo, los profetas bíblicos denuncian estos males, alertan sobre ellos, y predicen castigo para quienes los perpetran. Es más, las predicciones están inclinadas hacia el futuro relativamente inmediato, no hacia el fin de la historia (las predicciones sobre los “últimos días” son llamadas literatura apocalíptica). Isaías 10:12 representa una profecía contra un mal contemporáneo: “Cuando el Señor termine lo que va a hacer contra el monte Sion y contra Jerusalén, él dirá: ‘Castigaré el fruto del orgulloso corazón del rey de Asiria y la arrogancia de sus ojos.’”
  • Los profetas bíblicos también describen y predicen una restauración venidera de pueblos y naciones. Algunas veces estas profecías de una “era dorada” tienen que ver con el retorno de Israel del exilio, pero algunas de ellas se extienden más hacia el futuro y se convierten en profecías mesiánicas (predicciones sobre la vida y obra redentora de Jesús) o incluso predicciones sobre el fin de la historia.
  • La mayoría de los libros proféticos son colecciones de fragmentos individuales. Piensa en ellos como antologías de porciones separadas de escritura.

Para resumir, la literatura profética esta principalmente compuesta de tres temas: pecado, juicio, y restauración / redención. Dos formas correspondientes predominan: oráculos de juicio y oráculos de salvación. La literatura profética puede ser directa y realista, pero más a menudo depende de las técnicas de la escritura visionaria.

Traducido por exegetica.net de “Prophecy as a Form of Writing”, Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 291. (Hemos agregado las negritas al texto para resaltar los conceptos más importantes.)

Profecía: Perspectivas útiles

El Dios que proclaman los profetas es un Dios exigente que pone al descubierto y enjuicia con extrema severidad el pecado de su pueblo elegido; un Dios justo y santo que, por ello mismo, no tolera la mentira ni la idolatría ni la injusticia, en ninguna de sus manifestaciones. Pero, al propio tiempo, es un Dios lleno de compasión, cuya gloria consiste en revelarse como liberador y salvador; un Dios que quiere hacer beneficiarios de su favor y sus dones a todos los seres humanos, no únicamente a Israel.

Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998).

Es importante notar que los profetas utilizaron y adaptaron un gran número de géneros para predicar su mensaje. Los profetas bíblicos no tenían un púlpito en un templo o una congregación que les escuchaba cada semana. Tenían que proclamar en las calles, en los mercados o en la entrada de la ciudad. Para que se escuchara su mensaje tenían que utilizar las formas de un litigio o una canción para captar la atención de la multitud. La variedad de géneros proféticos es testigo a la gran variedad de situaciones en que predicaron los profetas.

– Daniel Carro et al., Comentario Bı́blico Mundo Hispano Proverbios-Cantares, 1. ed. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993–).

Por otro lado, la abundancia de elementos simbólicos en la profecía del Antiguo Testamento debe precavernos contra los excesos de un literalismo a ultranza. En algunos casos, las sanas exigencias de la interpretación gramático-histórica nos llevará a aceptar el significado literal de un texto; pero al mismo tiempo será prudente no excluir la posibilidad de un sentido tipológico, cuya realización tiene lugar en el seno de la Iglesia cristiana. Sirva de ilustración el nuevo pacto que Dios promete a las casas de Israel y Judá (Jer. 31:31 y ss.) y que en el Nuevo Testamento se extiende al pueblo cristiano (Heb. 8:8 y ss.).

– José M. Martínez, Hermenéutica bíblica, (Editorial CLIE, 1984), p. 315 [sin edición digital Logos].

Debemos evitar interpretaciones fantasiosas de la profecía. Gran perjuicio ha sido hecho por los que declaran que ciertos personajes y eventos corrientes son cumplimientos de profecía, siendo obvio más tarde que no lo eran.

– William MacDonald, Comentario Bíblico de William MacDonald (Viladecavalls (Barcelona), España: Editorial CLIE, 2004), p. 399.

Para entender cualquier libro de la Biblia es necesario indagar su contexto histórico y religioso. Los profetas menores se deben leer siguiendo esa regla de interpretación a pesar del deseo de algunos de espiritualizarlos (¡equivocadamente!) o, de la misma manera, sacar de ellos los principios que han de gobernar la iglesia. La Biblia es un libro multidimensional, y el factor interpretativo clave de los profetas menores … es la historia de Israel.

– Alberto T. Platt, Estudios Bíblicos ELA: Respuesta de Dios a Las Crisis (Hageo y Malaquias) (Ediciones Las Américas, A. C., 1998), p. 7.

Literatura profética: Preguntas prácticas

A propósito de la lectura y el estudio normal de la Biblia, las siguientes preguntas formuladas por David Helm, autor de One-to-one Bible Reading, pueden ser de gran utilidad práctica.

Preguntas sobre el contexto:

  • ¿Existen algunas pistas sobre las circunstancias en las que se pronunció o escribió una profecía?
  • ¿Se mencionan personas o lugares con los que no estás familiarizado? (Encuéntralas en pasajes anteriores del libro, o búscalas en un diccionario o comentario bíblico.)
  • ¿Se hace mención o alusión a otras porciones del Antiguo Testamento en el pasaje? ¿Qué papel juegan estas “memorias” en el texto?

Preguntas de observación:

  • ¿Existen repeticiones o múltiples instancias de ideas similares? ¿Estas repeticiones hacen algún punto particular o resaltan la estructura del pasaje?
  • Prestando atención a cuándo habla el profeta y cuándo habla Dios, ¿Qué nos dice el pasaje sobre los planes de Dios? ¿Qué nos dice sobre el carácter de Dios?
  • ¿Qué clase de comportamiento humano, si alguno en particular, se condena o recompensa? ¿Qué respuesta se demanda (si alguna)?
  • ¿Cuál es la idea principal o las ideas principales?

Preguntas sobre el significado:

  • ¿Hay instrucciones/mandamientos específicos dados al lector? ¿Este pasaje menciona alguna consecuencia por no seguir los mandatos de Dios?
  • ¿Tiene este texto alguna sensación de expectativa con referencia a algo que ocurrirá en el futuro? ¿Qué es lo que se espera y para cuándo? ¿Cómo debería esto motivar la acción en el presente?
  • ¿Este pasaje anticipa a Jesús? ¿Es el evangelio anticipado o prefigurado de alguna manera?

Preguntas de aplicación:

  • ¿En qué maneras es tu propia situación similar o diferente al de las personas a las que se dirige el texto?
  • ¿Cómo desafía (o confirma) este pasaje tu entendimiento?
  • ¿De qué maneras te conduce este pasaje a confiar en Dios y sus promesas en Jesús?
  • ¿De qué maneras te reta este pasaje a cambiar tu manera de vivir?

 

Profecía: Recursos adicionales

  • “Géneros literarios del Antiguo Testamento – Literatura profética”, Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano Proverbios-Cantares, 1. ed. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993–).
  • “Los textos bíblicos de acuerdo con su género – Textos proféticos”, Luciano Jaramillo Cárdenas, ¡Ahora Entiendo! Hermenéutica Bíblica: Diferentes sentidos de las Escrituras (Miami, FL: Editorial Vida, 2005), 72–75.
  • “Libros proféticos,” Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998).
  • “Los libros proféticos,” La Bibla de estudio: Dios habla hoy, electronic ed. (Miami, FL: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998).
  • “Los profetas y la profecía” y “La profesía mesiánica”, William Sanford LaSor, David Allan Hubbard, y Frederic William Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Grand Rapids MI: Libros Desafío, 2004), 293.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.