Top Menu

Orientación previa a Habacuc

Versículos clave

Habacuc 1:2-3 ¿Hasta cuándo, Jehová, gritaré sin que tú escuches, y clamaré a causa de la violencia sin que tú salves? ¿Por qué me haces ver iniquidad y haces que vea tanta maldad? Ante mí solo hay destrucción y violencia; pleito y contienda se levantan.

Habacuc 2:4 Aquel cuya alma no es recta se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.

Habacuc 2:20 Mas Jehová está en su santo Templo: ¡calle delante de él toda la tierra!

Habacuc 3:17-19 Aunque la higuera no florezca ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo y los labrados no den mantenimiento, aunque las ovejas sean quitadas de la majada y no haya vacas en los corrales, con todo, yo me alegraré en Jehová, me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová, el Señor, es mi fortaleza; él me da pies como de ciervas y me hace caminar por las alturas.

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Habacuc
  • 1-Fecha: Probablemente durante el reinado de Joacim (609–597 a.C.)
  • 1-Lugar: Judá

Reseñas

Aunque la identidad de Habacuc está en duda, su carácter es claro. Era un seguidor sincero y devoto de Jehovah; no solamente se sometía a la voluntad del Señor, sino también se enfrentaba a él cuando pensaba que Dios estaba ignorando sus propias promesas. Como Job, Habacuc no vacila en cuestionar a Dios, en una forma de literatura llamada “teodicea”. Sin embargo, cuestiona a Dios por diferentes razones. Mientras que Job sostiene su inocencia preguntando por qué, a la luz de ella es castigado, Habacuc tiene la pregunta opuesta: puesto que los malvados claramente no son inocentes, ¿por qué no son castigados, a pesar de que están tratando injustamente a los justos? Sin pedir alivio para el sufrimiento (cf. Sal. 10; 12, etc.) él pregunta por qué el juicio no se aplica.
El hecho de cuestionar no disminuye la fe de Habacuc en Dios, con el que disfruta de una relación personal (Hb. 1:12). El es consciente del asombroso poder del Rey y Creador del universo (Hb. 3:16), pero también conoce su cuidado para con él (Hb. 3:17, 18). Habacuc el profeta nos enseña que cuestionar a Dios es aceptable; rehusar confiar en Dios es lo que causa la caída.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Habacuc era un hombre que quería respuesta. Perturbado por lo que observaba, formulaba preguntas difíciles. Estas preguntas no eran simples ejercicios intelectuales ni quejas amargas. Habacuc veía un mundo que moría y le partía el corazón. ¿Por qué existe el mal en el mundo? ¿Por qué los malos parecen estar ganando? Sin miedos ni vacilaciones presentó sus quejas directamente a Dios. Y Él le respondió con una avalancha de pruebas y predicciones.

Biblia del diario vivir (Editorial Caribe, 2000).

¿Dónde se debe ubicar el ministerio de Habacuc? Hay cuatro opciones principales. … No obstante, por varias razones la mejor alternativa es la de fechar su ministerio en el reinado de Joacim (en el 609–597 a. de J.C.). Primero, por las descripciones ofrecidas en su libro (Hb. 1:7–11; 2:5–19), es obvio que Habacuc conoce algo del poderío y carácter del imperio babilónico, un dato que requiere una fecha posterior al año 612 (la caída de Nínive) o al año 609 (la victoria en Harán). Segundo, la gravedad del pecado del pueblo (Hb. 1:2–4) encaja mejor con el reinado de Joacim. Mientras que Manasés lanza una reforma al final de su vida (2 Crón. 33:15 ss.), Joacim se conoce solo por su maldad (2 Rey. 23:36, 37, Jer. 22:13–19). Tercero, Habacuc señala que los que escuchaban su mensaje verían la obra divina de la invasión extranjera (Hb. 1:6), un juicio que se lleva a cabo varias décadas después de la muerte de Manasés. Finalmente, como Nabucodonosor viene contra Jerusalén por primera vez en el año 605, el profeta tendría que haber predicado su mensaje antes de esa fecha. Por lo tanto, el ministerio de Habacuc probablemente se debe fechar entre los años 609 y 605 a. de J.C.

– Rodrick Connerly et al., Comentario bíblico mundo hispano: Oseas–Malaquías (Editorial Mundo Hispano, 2003), 244–245.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: Judá (reino del sur) y el pueblo de Dios en todas partes (Biblia del diario vivir, Habacuc)
  • 2-Localidad: Judá

Reseñas

Dios, y no el pueblo, es el receptor primario de la censura de Habacuc. El pecado de Judá se había convertido en algo tan alevoso y horrendo, que estaba en juego la reputación de Dios por su renuencia para juzgar. La queja de Habacuc en contra de la justicia de Dios da forma al estilo del libro, un resumen de sus conversaciones con Dios. Su petición de juicio incluye dos aspectos: venganza sobre los malvados y vindicación de los justos. …

Habacuc no tuvo que esperar mucho la respuesta de Dios. Las formas verbales que corresponden a la segunda persona plural («mirad», «ved», «asombraos») indican que las palabras de Dios se dirigen a un público más amplio y no sólo al profeta. La respuesta divina causa sorpresa. Generalmente, una queja se contesta con una promesa de liberación, un discurso de salvación, pero aquí la «liberación» llega vestida del ejército babilónico («caldeos», v. 6).

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 440-441.

El libro de Habacuc es un diálogo que se oye por casualidad entre el profeta y Dios. Mientras que las personas inmediatas que lo escuchaban a escondidas fueron el pueblo de Judá, el profeta realmente trata temas atemporales para todos los que creen en Dios.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook (Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005), 387.

El apóstol Pablo toma la declaración de Habacuc 2.4 y la convierte en el corazón del evangelio. La justicia de Dios sólo se alcanza por medio de la fe, de forma que la manera justa de vivir es por la fe. Habacuc llama a los creyentes de todos los tiempos a confiar en Dios, a serle fieles y así a vivir como Dios quiere que se viva. …

Para algunos escritores del Nuevo Testamento, como Pablo y el autor de Hebreos, esta declaración de confianza y fe, se convierte en evidencia del poder del evangelio para darnos la certeza de la salvación eterna. Para Martín Lutero, este tema de Habacuc se convirtió en el lema de la Reforma.

Biblia plenitud: Biblia de estudio (Editorial Caribe, 2000), Hab.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: Pecado desenfrenado reinaba en Judá. Ante tal situación, Habacuc pregunta a Dios cuándo va a castigar a su pueblo.
  • 3-Propósito: “Mostrar que Dios aún tiene las riendas del mundo a pesar del aparente triunfo del mal.” (Biblia del diario vivir, Hb.)

Reseñas

Palabras y frases como éstas describen la escena: «iniquidad… dificultades… saqueos… violencia… pleitos… contiendas… la ley es ineficaz… la justicia nunca prevalece… los malvados tienden cerco a los rectos… el juicio de los perversos prospera».

Biblia plenitud: Biblia de estudio (Editorial Caribe, 2000), Hab.

El tiempo parece haber sido cerca del año 610 a. de J. C. Los caldeos atacaron a Jerusalén en el noveno mes del año quinto de Joacim, 605 a. de J. C. (2 Reyes 24:1; 2 Crónicas 36:6; Jeremías 46:2; 36:9). Y Habacuc (Hb. 1:5, 6, etc.) indica que los caldeos estaban a punto de invadir a Judá, sin haberlo emprendido en efecto. …el v. 16 muestra que el invasor solamente está acercándose, y que no ha llegado aún; así que en suma se refiere a la invasión del tiempo de Joacim, no a la del tiempo de Joaquín y Sedecías.

– Jamieson, Fausset y Brown, Comentario exegético y explicativo de la Biblia – tomo 1: El Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2003), 925.

La tiranía, las rivalidades y la ilegalidad, reinaban en Judá. Los hombres se levantaban unos contra otros en contenciones (Hb. 1:1), prevalecían la opresión y la violencia (Hb. 1:2, 13), vivían abiertamente en el pecado (Hb. 2:4, 5, 15, 16), eran adoradores de ídolos (Hb. 2:18, 19), oprimían a los pobres e indefensos (Hb. 1:4, 14, 15). Sin lugar a duda, eran días muy tenebrosos de pecado, prevaricación y desastre, que hacían inevitable el castigo con una invasión inminente. Muy grandes desastres fueron vistos sobre el pueblo escogido de Dios en Jerusalem.

– Kyle M. Yates y Simón Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 214.

En alguna manera el papel de Habacuc y su mensaje es lo opuesto a lo que normalmente se encuentra entre los profetas. En vez de reprobar a Israel en nombre de Dios, él mismo enfrenta a Dios, demandando cuenta de sus acciones, o falta de ellas. El pacto en el Sinaí fue entre dos partes, Dios e Israel, y ninguno puede ignorar sus obligaciones. Habacuc le recuerda a Dios de las maldiciones prometidas si Israel renegara de sus deberes (Deut. 28:15–68), maldiciones que parecen tardarse mucho. El confía en que Dios escuchará sus oraciones y actuará poderosamente hacia Israel y Babilonia. El también es consciente de la justicia de Dios que, aun sin respuesta, aunque Dios no bendiga a su pueblo en general, o a Habacuc en particular, él todavía es digno de alabanza.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

«¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré y no oirás?» (Hb. 1.2). Habacuc fue el único de los profetas que hizo preguntas a Dios. La mayoría de los profetas eran portadores de mensajes: «Oíd la palabra del Señor». …

Pero Habacuc fue diferente. Hacer preguntas era, por nuestro propio bien, parte de este mensaje. Hizo preguntas como: «¿Por qué la maldad en Judá queda impune?», «¿Cómo puede un Dios justo usar a una nación impía, como Babilonia, para castigar a su pueblo escogido?». Habacuc quería saber, al igual que nosotros, qué es lo que Dios hacía y por qué. Parecía haber demasiada maldad entre los «justos» y demasiada liberalidad entre los impíos.

Dios no contraataca a Habacuc por preguntar. Él le responde. El Señor mismo establecerá su Reino. Él demandará responsabilidad de todo pueblo y nación. El presente puede estar lleno de iniquidad y caos, pero el futuro pertenece al justo, al verdadero justo. Dios establecerá su Reino, dará descanso y salvación a sus hijos, y juzgará a los adversarios de su pueblo.

Nuevo comentario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 2003), 1059.

…Tiene el fin de llevar a sus siervos a que confíen en su soberanía y poder, y a que sus vidas se caractericen por la fidelidad a sus mandamientos (Hb. 2:4). Él no espera que tengan un conocimiento pleno de sus propósitos, sino que muestren confianza en su persona. Él es misericordioso (Hb. 3:2) y poderoso para cumplir su voluntad. Al final del libro, Habacuc declara su fe en Dios: no importa que las circunstancias sean difíciles e incomprensibles, él confiará sin reservas en Jehovah (Hb. 3:16–19).

– Rodrick Connerly et al., Comentario bíblico mundo hispano: Oseas–Malaquías (Editorial Mundo Hispano, 2003), 246.

4. Características

  • 4-Género: Profecía
  • 4-Estilo: Un diario personal, diálogo, sátira, teofanía, ironía, personificación, hipérbole, símil
  • 4-Guía literaria: Véase también La profecía como género literario.

Reseñas

La diferencia más notable entre Habacuc y la mayor parte de los profetas está—según…Feinberg—en que su profecía es un relato de su propia experiencia espiritual con Dios. Los demás profetas hablaron a los hombres de parte de Dios, mientras que Habacuc habla con Dios acerca de la forma en que se comporta Dios con los hombres.

– Matthew Henry y Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry (Editorial CLIE, 1999), 1028–1029.

El libro de Habacuc ofrece un relato de una jornada espiritual, testimonio del peregrinaje espiritual de un hombre que transita de las dudas a la fe.

Biblia plenitud: Biblia de estudio (Editorial Caribe, 2000), Hab.

El libro está concebido y arreglado en una forma dramática, al través de un diálogo entre el profeta y Dios. A aquél, sigue una descripción de las crueldades de los caldeos y un hermoso y consolador poema, expresando su confianza en el Dios de su salvación.

– Kyle M. Yates y Simón Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 216.

La respuesta de Dios [cap. 2] continúa en forma de coplas y sátiras con las que el pueblo oprimido se burlará de sus opresores (Hb. 2:6–19). Cinco «ayes» (Hb. 2:6, 9, 12, 15, 19) acentúan este fatal mensaje: la ruina de Babilonia está sellada. Se da un énfasis particular a la ley divina de retribución: los babilónicos pagarán prenda por prenda (Hb. 2:6–8, 15–17). A Dios no se lo burla y los babilónicos no están exentos de la ley de la siega y la cosecha (Gá. 6:7). La ironía poética es notable, especialmente en el «ay» contra la idolatría del enemigo. …

[Cap. 3] Usando un arsenal de técnicas literarias, que incluye la hipérbole (Hb. 3:6), la ironía (Hb. 3:8), la personificación (Hb. 3:10) y el símil (Hb. 3:14), este himno combina los diversos eventos hasta llegar a una descripción, altamente estilizada y cargada de emoción, de la actividad redentora de Dios, que sugiere un montaje cinematográfico.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 441-443.

5. Contenido

  • 5-Temas: El problema del mal, el sufrimiento humano, la fe, la soberanía de Dios
  • 5-Doctrinas: Dios es justo y misericordioso, Dios es soberano, Dios juzgará a todas las naciones, el problema del mal, el justo vivirá por la fe

Reseñas

Lo más notable es que «primaria y esencialmente es el profeta de la fe» (Feinberg). La clave de todo el libro está en 2:4b («mas el justo por su fe vivirá»—comp. con Ro. 1:17b; Gá. 3:11; He. 10:38—). Su tema dominante (como el del Sal. 73) es la aflicción de los buenos y la prosperidad de los malos, para terminar justificando el proceder de Dios.

– Matthew Henry y Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry (Editorial CLIE, 1999), 1028–1029.

El libro de Habacuc presenta un diálogo entre el profeta y su Dios. Es a través de esta conversación que surge su profunda y rica teología.

El profeta recalca que Jehová está en absoluto control sobre los destinos de su pueblo y de las naciones. Es soberano, santo y, por lo tanto, es el juez que juzga la violación de sus normas (Hb. 1:2–11) y la tiranía de los imperios (Hb. 2:5–19). El juicio divino corresponde al pecado (la ley del talión de “ojo por ojo”), lo que se hace en contra de otro es lo que se sufrirá de la mano divina. El juicio sobre Judá se efectúa por medio de una invasión inminente. Esta tiene como propósito la purificación de su pueblo. Más tarde, él mismo se presentará como el guerrero divino para rescatar a los suyos. Así como Jehová luchó en el pasado, peleará por ellos en el futuro (Hb. 3:3–15).

– Rodrick Connerly et al., Comentario bíblico mundo hispano: Oseas–Malaquías (Editorial Mundo Hispano, 2003), 246.

Las preguntas del profeta representan unas de las más fundamentales en toda la vida, con las respuestas que proveen piedras cruciales de fundamento sobre las cuales edificar un entendimiento apropiado de la persona de Dios y sus caminos soberanos en la historia. La esencia de su mensaje yace en el llamado a confiar en Dios (Hb. 2:4): “el justo por su fe vivirá”. Las referencias del NT dan importancia poco común teológicamente a Habacuc. El escritor de Hebreos cita Habacuc 2:4 para aclarar la necesidad del creyente de permanecer fuerte y fiel en medio de la aflicción y las pruebas (He. 10:38). El apóstol Pablo, por otro lado, emplea el versículo dos veces (Ro. 1:17; Gá. 3:11) para acentuar la doctrina de justificación por la fe. No hay conflicto de interpretación alguno, ya que el énfasis tanto en Habacuc como en las referencias del NT va más allá del acto de la fe para incluir la continuidad de la fe. La fe no es un acto único, sino una manera de vivir. El verdadero creyente, declarado justo por Dios, habitualmente perseverará en la fe a lo largo de toda su vida (cp. Col. 1:22, 23; He. 3:12–14). Él confiará en el Dios soberano que solo hace lo que es justo.

– John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur (Thomas Nelson, 1997), Hab.

Con Habacuc aparece una nueva nota en la profecía. Sus palabras son en muchos aspectos diferentes a las de sus predecesores. Los demás profetas se habían dirigido a Israel en nombre de Dios, pero Habacuc se dirige a Dios en nombre de Israel. El problema de los primeros era el pecado del pueblo; el problema de Habacuc era la inacción de Dios. … Los hechos de la vida no están de acuerdo con la tradicional enseñanza acerca de Dios, y el profeta empieza a preguntar. Sin embargo, sus preguntas son dirigidas a Dios, no contra Dios. Espera pacientemente la respuesta de Dios y ésta llega. El mal, por naturaleza propia, se destruye a sí mismo pero el justo vive en su fidelidad. Aunque el mal parece prosperar por un tiempo, sólo los justos poseen vida permanente.

– Clyde T. Francisco y Juan Juan Lacue, Introduccion al Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), 188.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: Afligido por la maldad que hay en el pueblo de Judá, Habacuc comienza un diálogo con Dios acerca de su justicia. Satisfecho que Dios es justo y soberano, Habacuc concluye con un salmo de confianza en Dios.
  • 6-Estructura: El libro está organizado en dos partes: el diálogo entre Habacuc y Dios  (cap. 1-2) seguido por un salmo de confianza y alabanza a Dios (cap. 3).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejo analítico de Habacuc.

Reseñas

En los primeros cuatro versículos Habacuc demuestra estar abrumado por las circunstancias que le rodean. No puede pensar en otra cosa que no sea la iniquidad y la violencia que ve en medio de su pueblo. …

¡Qué diferente es la situación en los últimos tres versículos del libro (Hb. 3.17–19)! Todo ha cambiado. El profeta ya no está bajo el control de las circunstancias o ansioso por su causa, porque ha alzado la vista. Los acontecimientos del momento no nublan ya su mente, porque se ha elevado por encima de ellos. En lugar de dejarse dominar por las contingencias del mundo, Habacuc ha puesto su esperanza en Dios.

Biblia plenitud: Biblia de estudio (Editorial Caribe, 2000), Hab.

En el diálogo inicial, el profeta se lamenta de la injusticia y la violencia reinantes en su propia nación (Hb. 1.2–4), y el Señor le responde que la maldad no quedará impune, ya que él va a poner en pie de guerra a los caldeos para destruir a los malvados (Hb. 1.5–11). Pero esta respuesta divina, lejos de aclarar las dudas del profeta, no hace más que agravarlas, porque entonces se plantea un nuevo interrogante: ¿Cómo puede el Dios santo y justo valerse de gente tan mala para hacer justicia? ¿No son acaso los ejecutores del castigo más crueles y prepotentes que sus propias víctimas? (Hb. 1.12–17).

El Señor no responde de manera directa a estas preguntas, sino con una invitación a la paciencia y a depositar la confianza en él. A su debido tiempo, y cuando considere que ha llegado la hora, él va a asegurar el triunfo final de la justicia: los malvados recibirán una justa retribución, mientras que los justos vivirán por su fidelidad a Dios.

La Bibla de estudio: Dios habla hoy (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Hab.

El libro de Habacuc contiene dos lamentos proféticos (Hb. 1.2-4, 12-17) en los que cuestiona la justicia de Dios. El Señor responde explicando sus planes de juicio (Hb. 1.5-11; 2.1-4). Esto es seguido por cinco calamidades que vejarán a los malvados con su correspondiente condenación (Hb. 2.6-20). Esto pareciera decir: «No te preocupes, Habacuc, Dios es justo; Él juzgará». El libro termina con una oración de alabanza y el reconocimiento del profeta a la soberanía de Dios sobre todos los acontecimientos.

Nuevo comentario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 2003), 1059.

En este libro aparecen las preguntas del profeta y las respuestas de Dios. … En verdad, la mayor parte del primer capítulo se dedica a sus preguntas. Al comenzar el capítulo dos, Habacuc declara que esperará para escuchar las respuestas de Dios a sus interrogantes. Entonces Dios comienza a hablar, diciéndole al profeta que escriba su respuesta con grandes letras para que todos vean y comprendan. Dios le dice que podría parecer que los malvados triunfan, pero al final serán juzgados y los rectos prevalecerán. … Las respuestas de Dios llenan el capítulo dos. Habacuc concluye su libro con una oración de triunfo. Teniendo respuesta a sus interrogantes y una nueva comprensión del poder y amor de Dios, Habacuc se regocija en Dios y en lo que Él hará.

Biblia del diario vivir (Editorial Caribe, 2000).

La profecía se divide en dos secciones: un diálogo con Dios (caps. 1 y 2) y un himno de alabanza (cap. 3). El diálogo está formado por dos preguntas de Habacuc a Dios, cada una con su respuesta…. En el cap. 3, Habacuc lo alaba [a Dios] por su provisión, sabiendo que puede poner su confianza en él (Hb. 3:17, 18).

  • 1:1 Título
  • 1:2—2:20 Diálogo con Dios
    • 1:2–4 Problema: ¿Por qué queda sin castigo la maldad?
    • 1:5–11 Respuesta: El juicio venidero sobre los malvados
    • 1:12–17 Problema: ¿No es el remedio peor que la enfermedad?
    • 2:1 En espera de una respuesta
    • 2:2–20 Respuesta: El juicio viene sobre los malvados
  • 3:1–19 Salmo de petición y alabanza
    • 3:1, 2 Petición por la presencia activa y continuada de Dios
    • 3:3–15 La mano de Dios en la historia
    • 3:16–19 Temblando pero confiando

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Consejos para la lectura y la enseñanza de Habacuc

Como es el caso con todos los libros de la Biblia, los detalles en la superficie del texto están firmemente arraigados en un lugar y tiempo específico de la historia (ver, por ejemplo, las referencias a los Caldeos). Como siempre, debes mirar a través de estas particularidades a las experiencias universales que están encarnadas en un momento específico de la historia. El asunto subyacente en el libro de Habacuc es particularmente universal dado que trata con un problema que todo creyente confronta más tarde o temprano; a saber, ¿qué le pasa a la fe de uno cuando su vida se desmorona? Debes leer y enseñar Habacuc con un ojo puesto sobre el problema universal que trata.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, pp. 388, 389.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.