Top Menu

Orientación previa a Sofonías

Versículos clave

Sofonías 1:2 Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová.

Sofonías 1:7a Calla en la presencia de Jehová, el Señor, porque el día de Jehová está cercano….

Sofonías 1:14-15 ¡Cercano está el día grande de Jehová! ¡Cercano, muy próximo! Amargo será el clamor del día de Jehová; hasta el valiente allí gritará. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento…

Sofonías 2:3 Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizá seréis guardados en el día del enojo de Jehová.

Sofonías 3:12-13 Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el nombre de Jehová. El resto de Israel no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa, porque ellos serán apacentados y reposarán, y no habrá quien los atemorice.

Sofonías 3:17 Jehová está en medio de ti; ¡él es poderoso y te salvará! Se gozará por ti con alegría, callará de amor, se regocijará por ti con cánticos.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Sofonías
  • 1-Fecha: Durante el reinado de Josías
  • 1-Lugar: Jerusalén

Reseñas

Los eruditos están de acuerdo en que el profeta Sofonías escribió este libro. Todo lo que se sabe de este Sofonías se halla en su profecía. Era bisnieto de un Ezequías (Sof 1:1), tal vez del que fue rey de Judá (2 R 18–20; 2 Cr 29–32). Profetizó en Judá durante el tiempo del rey Josías (2 R 22–23; 2 Cr 34–35) ca. 630 a.C., cuando ya había caído el reino del norte (2 R 18:11, 12). Era contemporáneo de Jeremías, quien también profetizó durante el reinado de Josías (Jer 1:2; 3:6, etc.). La mayoría de los eruditos creen que el libro se escribió ca. 627 a.C.

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 1998).

Este hombre no era ningún predicador ordinario. Era el tataranieto del rey Ezequías, uno de los más famosos gobernantes de Judá. Tenía sangre real en sus venas, pero más importante aún, tenía el mensaje de Dios en sus labios.

– Warren W. Wiersbe, Bosquejos expositivos de la Biblia: Antiguo y Nuevo Testamento (Editorial Caribe, 1995).

Junto con Nahúm y Habacuc, representa a los profetas del período que va desde la caída de Samaria (722 a.C.) hasta la de Jerusalén (587 a.C.).

– P. R. Andiñach, «SOFONÍAS, Libro de», Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia (Editorial CLIE, 2013), 2388.

El profeta ejerció su ministerio durante la primera parte del reinado de Josías (640–608 a.C.), indudablemente antes de la gran reforma del 621 a.C. (2 Cr. 34:8; 35:19). Esto queda confirmado por las alusiones a la presencia de culto idolátrico (Sof. 1:4) y a Asiria (Sof. 2:13). El enemigo del que habla Sofonías pudieran ser los escitas, que, según Herodoto, invadieron en esta época parte de Asia y de la costa del Mediterráneo, a no ser que el profeta tuviera ante sí la futura conquista devastadora de Nabucodonosor. Su libro puede situarse entre el 626 y 621 a.C.

– Samuel Vila Ventura, Nuevo diccionario Bíblico ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 1101–1102.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: Los habitantes de Judá
  • 2-Localidad: Jerusalén

Reseñas

Jerusalén es el corazón de la preocupación de Sofonías, quien condena la degradación religiosa y la apatía social de esta ciudad (Sof. 1:4–13; 3:1–7) y predice su bienestar final (Sof. 3:14–20). Con la familiaridad del que conoce de primera mano, Sofonías describe la capital (Sof. 1:10s.): la puerta del Pescado, probablemente en el muro septentrional cerca del valle Tiropoeon; la segunda puerta (Misné), aparentemente la sección norte inmediatamente al oeste del área del templo; el Mactes, una cuenca natural (quizá parte del valle Tiropoeon), apenas al sur del Misné, que se usaba como mercado. Sofonías se dedica al sector septentrional, porque los otros tres lados tenían terraplenes empinados que hacían difícil un ataque. La combinación de descripciones detalladas y la preocupación por el bienestar de la ciudad sugieren que Sofonías vivía en la capital.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 423.

Al mejor estilo de la tradición profética (ver Is. 13–23; Jer. 46–51; Ez. 25–32; Am. 1–2), Sofonías también incluye oráculos en contra de los vecinos de Judá (Sof. 2:4–15). …Recordemos que estos oráculos se dirigían no a oyentes extranjeros sino a Judá, que precisaba que frecuentemente se le recordase que, aunque pertenecía exclusivamente a Dios, él no era exclusivamente de ella. El era Señor de toda la tierra y, en última instancia, tanto Judá como sus amigos y enemigos tendrían que enfrentarse con él.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 427.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: Durante el reino “violento y corrupto” de Manasés hubo un silencio profético. Sofonías rompe ese silencio con un mensaje de juicio próximo, castigo del pecado de Judá.
  • 3-Propósito: Sofonías, advierte al pueblo de Judá que «El día de Jehová está cercano» y “suplica al pueblo que recapacite y se arrepienta.” (Mary Batchelor, Abramos la Biblia, Sofonías).

Reseñas

Si ordenásemos los libros proféticos cronológicamente, probablemente Sofonías ocuparía un lugar entre Isaías y Jeremías. Sofonías rompió con el silencio profético que reinó por medio siglo en Judá, durante el violento y corrupto gobierno de Manasés. Volvió a formular y aplicó los temas principales de los profetas del siglo VII al turbulento escenario internacional y nacional a fines del siglo VII. Sin duda, su prédica prestó apoyo a Jeremías, de modo que juntos contribuyeron a impulsar las reformas de Josías.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 422.

Judá nunca se recuperó del medio siglo infame durante el que reinó Manasés. El hijo de Ezequías, a pesar de realizar intentos simbólicos de reforma (2 Cr. 33:12–19), dejó manchas imborrables sobre el carácter de la nación. Cuando Amón se revirtió a los peores rasgos de su padre, el destino de Judá quedó sellado. Sofonías hizo trizas el silencio profético, no con esperanza sino con juicio inminente (Sof. 1:14s).

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 423–424.

La ocasión de la Profecía de Sofonías es la invasión de los escitas, que tanto terror diseminaron en los corazones de los judíos, y que dejaron una impresión duradera en la literatura de esta época. Se refiere a ellos en las Profecías de Nahum, Jeremías, Sofonías, y Ezequiel. El horror despertado en los corazones de los judíos por la invasión de estas hordas bárbaras era tierra fértil para la presentación del mensaje del profeta sobre el día de Jehová que había de caer sobre la nación (Sof. 1:14; 2:3). Este día de Jehová había de sobrevenir no sólo sobre los judíos, sino también sobre los filisteos (Sof. 2:4–7), los moabitas y los ammonitas (Sof. 2:8–11), los etíopes (Sof. 2:12), y los asirios (Sof. 2:13–15). Pero es el castigo de Jerusalén lo que más concierne al profeta, y al tema de su pecado y castigo dedica la mayor parte del espacio de su Profecía, especialmente en los capítulos 1 y 3.

Pero este profeta no escribe con el propósito de entregar sólo un mensaje de juicio, sino también un mensaje de consolación. Jerusalén ha pecado, y ha de ser castigada, pero después de su disciplina, ha de ser devuelta a su tierra purificada y renovada (3:14, 15).

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 4 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 191–192.

4. Características

  • 4-Género: Profecía
  • 4-Estilo: Imagenes vívidos y gráficos; intensidad de emoción, tanto de ira, acusación y amenaza como de amor
  • 4-Guía literaria: Véase también La profecía como género literario.

Reseñas

Al comenzar a leer este libro, su contenido nos sorprende. No hay otra cosa que acusaciones, tremendas amenazas e ira. Cowper dice que el castigo y la disciplina ‘es el rostro más grave del amor’, porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo (Hebreos 12:6). Vemos en todo esto una prueba del amor de Dios. El libro comienza con pesar, pero termina con canto. La primera parte del libro está llena de tristeza y pesar, pero la última contiene uno de los cantos de amor más dulces del Antiguo Testamento.

– Henrietta C. Mears, Lo que nos dice la Biblia (Editorial Vida, 1979), 302.

Sofonías no fue un poeta. Fue un hombre profundamente impresionado por el hecho de que Dios se hubiera dignado escogerlo como su profeta y de que el Señor lo comisionara para advertir a su pueblo de las próximas calamidades a fin de que las evitaran arrepintiéndose. Su sensibilidad moral era de tal naturaleza, que podía percibir los susurros más delicados procedentes del Señor. Su imaginación creadora de bellas imágenes y sus ardientes emociones, tenían papel preponderante en su predicación. Fue un evangelista ardiente, que hablaba con la furia de los vientos y con la efectividad del martillo que maja en el yunque el hierro, con mensajes de reprensión dirigidos a un pueblo que estaba perdiendo rápidamente poder para reaccionar correctamente frente a tantos cambios sociales y desafíos del presente.

– Kyle M. Yates y Simón Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 235.

El estilo, aunque no generalmente sublime, es gráfico y vívido en detalles (véase Sof. 1:4–12). El lenguaje es puro, y libre de arameísmos. Hay coincidencias ocasionales con profetas anteriores (véase Sof. 2:14, con Isaías 34:11; Sof. 2:15, con Isaías 47:8; 3:10, con Isaías 18:1; 2:8, con Isaías 16:6; también Sof. 1:5, con Jeremías 8:2; 1:12, con Jeremías 48:11). Tales coincidencias en parte surgen de la fraseología de la poesía profética hebrea, que era el lenguaje común de la inspirada hermandad. El Nuevo Testamento, en Romanos 15:6, parece referirse a Sofonías 3:9.

– Roberto Jamieson, A. R. Fausset, y David Brown, Comentario exegético y explicativo de la Biblia – tomo 1: El Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2003), 933.

5. Contenido

  • 5-Temas: El día del Señor
  • 5-Doctrinas: El juicio de Dios, la restauración de un remanente, el pacto

Reseñas

“El día del Señor” es una expresión que se utiliza con más frecuencia en este libro que en ningún otro del A.T. Así, el tema de este libro es el juicio inminente de Dios sobre Judá por su desobediencia. Un corolario del patrón del juicio que encontramos en Sofonías y en los otros profetas, es la preservación del remanente fiel gracias a que Dios es misericordioso y guarda su pacto. Aunque el juicio era inevitable, las promesas que Dios había hecho de proteger a su pueblo y de cumplir su pacto, permanecían firmes porque son eternas. El tema de este libro se resume en Sofonías 1:7a: “Calla en la presencia de Jehová el Señor, porque el día de Jehová está cercano”.

– John F. Walvoord y Roy B. Zuck, El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 6: Daniel-Malaquías (Ediciones Las Américas, A.C., 2001), 256.

Sus enseñanzas sobre el día del juicio son significativas:

  1. El día de Yahveh es inminente. Sof. 1:14
  2. Será un día de terror. Sof. 1:15
  3. Viene como un castigo por el pecado. Sof. 1:17
  4. Irá acompañado de convulsiones en la naturaleza. Sof. 1:15
  5. Caerá sobre toda la creación, hombre y animales, hebreos y extranjeros. Sof. 1:2, 3; 2:4–15
  6. Solamente un remanente escapará de este juicio. Estos gozarán de las glorias de la era mesiánica. Sof. 2:3; 3:9 sig.

– Clyde T. Francisco y Juan Juan Lacue, Introduccion al Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), 184–185.

El castigo divino que describe Sofonías surge de la santidad de Dios. Como Dios demanda santidad y justicia de su pueblo, castiga a los que permanecen en el pecado y la rebeldía (Sof. 1:17). Pero el Señor también es misericordioso y fiel a su promesa. Para el remanente fiel habría protección y consuelo cuando llegaran los días negros que se aproximaban (Sof. 2:1–3). Y a los justos ratifica las promesas del pacto que hizo con Abraham cientos de años atrás. Gente de todas las naciones se reunirán para adorar al Señor (Sof. 2:11; 3:9). Su propio pueblo se renovará en su fidelidad (Sof. 3:11–13), y el Rey de reyes reinará en medio de ellos.

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 1998).

Como intérprete del pacto, Sofonías vio que el juicio de Dios sobre Judá era drástico, pero no final. Mediante la restauración del remanente, triunfaría el amor del pacto. Esta restauración es el lado positivo y creador del juicio, sin el cual el remanente purificado no podría surgir. Si el juicio de Dios significa la destrucción de los malvados, por otro lado implica la vindicación de los justos, quienes refinados por el sufrimiento pueden brindar un servicio más puro. …

Al igual que Isaías, Sofonías había visto la grandeza de Dios y había sido transformado por esa experiencia. Vio que Dios no toleraba la altivez y que la única esperanza del pueblo estaba en reconocer su propia debilidad. El orgullo es un problema arraigado en la naturaleza humana y ni Judá (Sof. 2:3), ni Amón, ni Moab (Sof. 2:10), ni Nínive están exentas del problema. Nínive es la insolencia personificada que se jacta: «¡Yo y nadie más!» (Sof. 2:15; BJ). Este tipo de rebelión, la declaración de la independencia espiritual de Dios, es el más horrible de los pecados. Aquellos que escapan de la furia divina son los que humildemente «buscan refugio en el nombre del Señor» (Sof. 3:12).

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 428–429.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: La profecía de Sofonías comienza con los oráculos contra Judá, continua con los oráculos contra los pueblos vecinos seguidos por la condenación de Jerusalén. Concluye con un tono de esperanza, proclamando un día de restauración.
  • 6-Estructura: Se divide en tres partes: (1) juicio sobre Judá,  (2) juicio sobre las naciones y (3) restauración y purificación del pueblo de Dios.
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Sofonías.

Reseñas

La Profecía de Sofonías puede ser dividida en tres partes principales, de acuerdo con el siguiente bosquejo:

  • Sobrescrito. 1:1.
  • Juicio sobre Judá. 1:2–2:3.
  • Juicio sobre las naciones paganas. 2:4–15.
  • Limpiamiento del pecado del pueblo de Dios y su restauración. 3:1–20.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 4 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 192.

La profecía empieza con el pecado de la nación y la terrible retribución del castigo que venía por manos de los caldeos. Estos no son mencionados por nombre, como en Jeremías; porque las profecías de éste, estando cerca de su cumplimiento, se vuelven más explícitas que aquéllas, de una fecha más antigua. El segundo capítulo condena a los estados perseguidores de las cercanías tanto como a Judea misma. El tercer capítulo denuncia a Jerusalén, pero concluye con la promesa de su gozoso restablecimiento en la teocracia.

– Jamieson, Fausset y Brown, Comentario exegético y explicativo de la Biblia – tomo 1: El Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2003), 933.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Sofonías

Primero, las predicciones referente al juicio de Dios en contra del mal son atemporales y perpetuamente relevantes a la historia humana. Las naciones mencionadas en el libro de Sofonías ya no son entidades nacionales en nuestro mundo, pero con facilidad podrías sustituir nombres contemporáneos, incluido el de tu propia nación. Es el principio operante que debes enfatizar.

Segundo, el oráculo de salvación al final es un cuadro simbólico de lo que significa aceptar el reinado de Dios. Puedes tratar los detalles en el texto como una imagen metafórica de la salvación final obrada por Cristo y la bendición de la vida del reino.

 

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, pp. 392, 393.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.