Top Menu

Orientación previa a Jonás

Versículos clave

Jonás 1:3a Pero Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová…

Jonás 2:9b ¡La salvación viene de Jehová!

Jonás 3:10 Vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino, y se arrepintió del mal que había anunciado hacerles, y no lo hizo.

Jonás 4:2 Así que [Jonás] oró a Jehová y le dijo: —¡Ah, Jehová!, ¿no es esto lo que yo decía cuando aún estaba en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis, porque yo sabía que tú eres un Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte y de gran misericordia, que te arrepientes del mal.

Jonás 4:11 ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Jonás
  • 1-Fecha: Siglo IX a.C., durante el reinado de Jeroboam II
  • 1-Lugar: Israel

Reseñas

El libro no tiene ninguna afirmación directa acerca de la persona que lo escribió. A lo largo del libro, repetidamente se hace referencia a Jonás en tercera persona, causando que algunos busquen otro autor. No obstante, no era una práctica extraña en el AT escribir en tercera persona (p. ej. Éx. 11:3; 1 S. 12:11). Además, la información autobiográfica revelada en sus páginas claramente apunta a Jonás como el autor. Los relatos en primera persona de acontecimientos y experiencias tan poco comunes serían mejor producto del mismo Jonás. Ni tampoco el versículo de introducción debe sugerir algo diferente, debido a que otros profetas tales como Oseas, Joel, Miqueas, Sofonías, Hageo y Zacarías tienen aperturas similares.

– John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur (Thomas Nelson, 1997), Jon.

Estamos situando a Jonás en el siglo noveno (aunque podría ser también cerca del principio del siglo octavo A.C.). Es uno de los pocos profetas que se mencionan específicamente en la sección histórica del Antiguo Testamento (2 R 14:25). De ese contexto deducimos que su ministerio comenzó o antes del reinado de Jeroboam II, o durante el mismo, y Jeroboam III gobernó en el siglo octavo. Tanto en el libro que escribió como en el libro de los Reyes, Jonás se identifica como el hijo de Amitai (Jon 1:1). En Reyes, se le identifica también como procedente de Gathefer, un pueblo cercano a Nazaret.

– Jack B. Scott, El plan de Dios en el Antiguo Testamento (Editorial Unilit, 2002), 239.

De los datos que encontramos en 2 Reyes 14:23–25 sabemos que Jonás realizó su ministerio durante el reinado de Jeroboam II, rey de Israel. Esto quiere decir que su libro se escribió entre 793 y 753 a.C. Esa época fue de prosperidad material y expansión geográfica de Israel. También es el período en que Oseas y Amós ejercieron su ministerio, condenando la opresión y profetizando la destrucción de Israel por los asirios. En esa misma época, Asiria pasaba por tiempos difíciles. Sus reyes eran débiles y prácticamente reinaba la anarquía. Cuando Jonás escribió, Asiria estaba en decadencia y no era amenaza para Israel.

– Roberto Lloyd, Estudios Bíblicos ELA: Bondad y severidad de Dios (Jonás – Abdías) (Ediciones Las Américas, A. C., 1991), 11.

El texto de 2 Reyes 14:25 ubica a Jonás en el reino del Norte, él más rico y poderoso de los dos, de un reino dividido, cuya capital era Samaria. Muestra a Jonás en tiempos de Jeroboam II, patriótico y con sentimientos nacionalistas que insta a su rey seguir una política de expansión para restablecer las fronteras de Israel.

– Carlos Scott, Devocionales sobre el libro de Jonás (Software Bíblico Logos, 2006), 5.

Como virtualmente todos los profetas antiguos, Jonás era un poeta, de modo que su composición o recitación de un poema, aun desde el interior de un gran pez o ballena (cap. 2) difícilmente sorprende. El aparece en el libro como un ardiente nacionalista, proisraelita y antiextranjero. Presumiblemente, cualquier cosa que adelantara a Israel y contribuyera a la declinación o caída de sus enemigos, él la hubiera favorecido. Su fuerte nacionalismo lo llevó a pecar al resentir la compasión de Dios hacia un pueblo enemigo y resistir el mandato divino. Su teología también era imperfecta en relación con la soberanía de Dios. Su intento de fuga indica que Jonás puede haber pensado, como muchos pueblos antiguos, que un dios (o diosa) tenía poderes mayores en las regiones donde era conocido y adorado, y que la distancia geográfica de la tierra de Jehovah significaba, hasta cierto grado al menos, libertad del control de Jehovah. Alternativamente, él puede haber creído que podía resistir mejor el llamado de Dios encaminándose en dirección opuesta a Nínive, que quedaba al oriente. Así, embarcándose, se alejó al occidente tanto como le fue posible (por el mar Mediterráneo), esperando que Dios escogiera entonces a algún otro profeta para predicarle a Nínive y que a él lo dejara en paz. Alejarse de Israel significaba alejarse de la asignación del Señor, según esta perspectiva. Jonás, por supuesto, pronto se dio cuenta de la verdad, pero el libro lo describe honestamente como uno al que Dios perdonó y usó a pesar de sus desatinos y fracasos, como es el caso con todos los seres humanos a los que Dios utiliza. Jonás, en otras palabras, es difícilmente un modelo a seguir para nosotros. Algo de su conducta y algunas de sus creencias eran absolutamente reprensibles, pero él era un profeta israelita genuino e inspirado.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: El libro de Jonás está escrito para el pueblo de Dios de todos los tiempos, aunque el mensaje de condena y arrepentimiento que Dios le dio a Jonás fue dirigido a los habitantes de Nínive.
  • 2-Localidad: Nínive

Reseñas

Jonás no fue enviado, como los otros profetas, a predicar a su propio pueblo. Su destino era Nínive, la orgullosa capital del imperio asirio, cuya maldad no conocía límites (Jon 1.2). Como tantos pecados no podían quedar impunes, lo que el profeta debía anunciar a la ciudad pecadora era que sus días estaban contados: ¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida! (Jon 3.3–4).

La Bibla de estudio: Dios habla hoy (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Jon.

Le parece extraño a Kimchi, siendo él mismo judío, que el libro de Jonás esté entre las Escrituras, como si la única profecía en ellas que concierne a Nínive, ciudad pagana, y que no hace mención de Israel, a la que hace referencia todo profeta. La razón de ello es dar una reprensión tácita para Israel: un pueblo pagano se dispuso a arrepentirse a la primera predicación de un profeta, para ellos extranjero; pero Israel, que se jactaba de ser el pueblo electo de Dios, no se arrepentía, aun cuando era amonestado por sus propios profetas en todas las épocas. Esto fue un rayo de luz anticipador del pleno amanecer de la “luz que alumbrará a los gentiles.”

– Jamieson, Fausset y Brown, Comentario exegético y explicativo de la Biblia – tomo 1: El Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2003), 901.

La Profecía de Jonás es con toda seguridad la más conocida por el pueblo cristiano entre todas las profecías de la Biblia: por la sencillez de su relato, y por el carácter extraordinario de lo que en ella se narra, ha sido estudiada y comentada. Este interés no se limita a nuestra generación, sino que en el primer siglo era conocida y usada, y de ella sacó Jesús una de sus más hermosas figuras de la resurrección. También tomó nuestro Señor al rebelde profeta, predicando a la impía ciudad de Nínive, como tipo de su propio ministerio en las ciudades de Galilea.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 3 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 169.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: Por medio de su profeta Jonás, Dios envía un mensaje de arrepentimiento al capital de los peores opresores de la nación de Israel – Nínive.
  • 3-Propósito: “El autor se propone mostrar que los hebreos tienen una misión a las naciones paganas, y que Dios desea la conversión de éstas.” (Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 3, 174).

Reseñas

La verdad de que Yahvéh es Dios de todas las naciones y desea que todos los pueblos lo conozcan y sepan que su propósito redentor no llegó mediante la razón humana fue una revelación de Dios a sus profetas, que alcanzó a Jonás de una manera muy inusual.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 347.

Jonás predicó durante un tiempo de estabilidad política y éxito militar para Israel. Mientras tanto, Asiria trataba de consolidar su imperio, e Israel vio eso con desprecio y temor a la vez. Jonás, a quien se le había dado el privilegio de predicar éxito para su nación, fue llamado por Dios a prolongar la vida del peor enemigo de Israel que estaba en el proceso de exterminar al pueblo judío.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), Jon.

Para comprender el libro hay que situarlo en el fondo histórico de los siglos noveno y octavo. Era aquel un momento en el que Asiria estaba surgiendo como un gran poder en el mundo. Los asirios eran un pueblo que vivía en el área de Mesopotamia, y aunque no son mencionados por su nombre, es de suponer que fueran el pueblo procedente del norte que ya había sido una amenaza en los días de Joel (2:20). Asiria comenzó su gran carrera hacia el poder alrededor del 900 A.C., en los días de Salmanasar, como lo indica nuestro cuadro cronológico.

La capital de este vasto imperio era Nínive. Puesto que esta ciudad constituía una amenaza potencial para el pueblo de Dios, resulta comprensible que Jonás estuviera renuente a ir para avisarle a aquel pueblo de la cólera de Dios.

– Jack B. Scott, El plan de Dios en el Antiguo Testamento (Editorial Unilit, 2002), 240.

Nínive, la capital de Asiria y con mala fama por su crueldad, era un némesis histórico de Israel y Judá. … El desagrado político por parte de Israel para con Asiria, junto con un sentido de superioridad espiritual como el destinatario de la bendición de pacto de Dios, produjo una actitud recalcitrante en Jonás hacia la petición de Dios para el servicio misionero. Jonás fue enviado a Nínive en parte para avergonzar a Israel por el hecho de que una ciudad pagana se arrepintió ante la predicación de un extraño, mientras que Israel no se arrepentía aunque le predicaron muchos profetas. Pronto iba a aprender que el amor y la misericordia de Dios se extienden a todas sus criaturas (4:2, 10, 11), no solo a su pueblo de pacto (cp. Gn. 9:27; 12:3; Lv. 19:33, 34; 1 S. 2:10; Is. 2:2; Jl. 2:28–32).

– John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur (Thomas Nelson, 1997), Jon.

Un principio firme en el estudio bíblico es que, aun en un pasaje claramente histórico, el mensaje religioso es más importante que los detalles históricos. La Biblia no es simplemente un libro para satisfacer la curiosidad respecto a pueblos y eventos del antiguo Cercano Oriente. Es inspirada por el Espíritu de Dios con intención doctrinal, espiritual y moral. Como parte del canon bíblico, hay que estudiar el libro de Jonás prestando atención primeramente al mensaje religioso. … Yahvéh está preocupado por los pueblos paganos y ordena a sus siervos que proclamen su mensaje a las naciones.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 346

Al fin y al cabo, este libro tiene como propósito enseñarnos las características del Señor: ¿Quién y cómo es él? El Padre Celestial se revela a sí mismo a través de su trato con el profeta Jonás.

El personaje principal de esta profecía no es Jonás sino Jehová. Haciendo un recuento del libro, uno descubre que en estos cuatro capítulos Jehová o Dios se menciona directamente treinta y nueve veces y Jonás solo dieciocho veces. En todo el escrito, el Señor está en control de la situación. El toma la iniciativa de enviar al profeta a Nínive. El hace milagros para realizar sus propósitos. El libro comienza con Jehová llamando al profeta y termina dándole enseñanzas. En el transcurso de estos estudios señalaremos constantemente lo que podemos aprender acerca de nuestro Creador.

– Roberto Lloyd, Estudios Bíblicos ELA: Bondad y severidad de Dios (Jonás – Abdías) (México: Ediciones Las Américas, A. C., 1991), 14–16.

4. Características

Reseñas

El libro de Jonás … es en su totalidad una narración. En él hay un solo anuncio profético, que en el texto hebreo original consta apenas de cinco palabras. Todo el resto del relato está dedicado a contar las aventuras de un profeta del Dios de Israel, que, muy a pesar suyo, llevó a cabo exitosamente la misión que el Señor le había confiado.

La Bibla de estudio: Dios habla hoy (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Jon.

La forma del libro es narración biográfica, una sub-categoría de la narrativa histórica hebrea similar a la que se encuentra en porciones biográficas de los libros proféticos (más notablemente en Jeremías), y en las historias de Elías y Eliseo en 1 y 2 Reyes. Las construcciones de las oraciones, las transiciones, la descripción de las escenas y el uso prominente del diálogo son todas características normales de la narrativa histórica hebrea del AT. También lo es la presencia de un poema (cap. 2) en medio de lo que es, fuera de esa sección, prosa. La inclusión ocasional de la poesía en el curso de la narración histórica es la norma, no la excepción, en los libros históricos del AT. A través del Pentateuco y de los profetas anteriores uno encuentra docenas de ejemplos. El hecho de que el libro sea una narrativa pedagógica tampoco es excepcional; todas las narraciones del AT lo son, hasta algún grado.

Los que se inclinan a considerar el libro como ficticio usualmente lo clasifican como una alegoría, una parábola o una fábula. Sin embargo, no tiene la forma de ninguna de éstas. … Jonás es demasiado largo, complejo, y detallado en asuntos históricos y muy directamente biográfico y narrativo para ser cualquiera de esas.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

La profecía de Jonás es única por ser una narración de lo sucedido a un profeta y no un informe de su mensaje. Ya que se incluyó su libro en el canon entre los profetas, puede concluirse que el relato de lo que le sucedió a Jonás es el mensaje. Y la narración encierra mucho más que el relato de alguien que es tragado por un pez.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 340

El reto primordial es si el libro debe interpretarse como una narración histórica o como una alegoría / parábola. La gran escala de milagros, tales como ser mantenido vivo durante tres días y tres noches en un gran pez, ha llevado a algunos escépticos y críticos a negar su validez histórica y sustituir lecciones espirituales, sea para las partes constitutivas (alegoría) o para el libro como un todo (parábola). Pero independientemente de lo grandioso y milagroso que los acontecimientos hayan sido, la narración se debe ver como histórica. Centrado en un profeta del AT históricamente identificable que vivió en el siglo octavo a.C., el relato de quien ha sido registrado en forma narrativa, no hay más alternativa que entender a Jonás como histórico. Además, Jesús no enseñó la historia de Jonás como una parábola, sino como un relato real firmemente arraigado en la historia (Mt. 12:38–41; 16:4; Lc. 11:29–32).

– John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur (Thomas Nelson, 1997), Jon.

Que la narración es historia, y no parábola, como lo representan los recionalistas, surge de la referencia a la misma por nuestro Señor, en la cual la existencia personal, el suceso milagroso, y el oficio profético de Jonás, se declaran implícitamente: “Señal no les será dada, sino la señal de Jonás profeta: porque, como estuvo Jonás en el vientre de la ballena tres días y tres noches, así estará el Hijo del hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra.” El Señor reconoce la estada de Jonás en el vientre del pez como una “señal,” eso es, un milagro real, típico de un evento similar en su propia historia; y da por sentada la ejecución de la comisión del profeta a Nínive; “Los hombres de Ninive … se arrepintieron a la predicación de Jonás; y he aquí, uno más grande que Jonás está aquí” (Mateo 12:39–41).

– Jamieson, Fausset y Brown, Comentario exegético y explicativo de la Biblia – tomo 1: El Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2003), 900-901.

5. Contenido

  • 5-Temas: Salvación, arrepentimiento, perdón, no hay excepción de personas, gracia común
  • 5-Doctrinas: La soberanía de Dios, el mensaje de Dios al mundo entero, arrepentimiento, la compasión y misericordia de Dios

Reseñas

El libro de Jonás debe entenderse como una historia verídica. Jesús la usó para enseñar acerca de su propia muerte y ministerio (Mt 12:38–41). El libro menciona a Dios 38 veces. Enfatiza el amor de El por la ciudad de Nínive, capital de la nación, que tenía una población de 120,000 personas (Jon 4:11). El Señor no desea que nadie perezca (2 P 3:9); El desea que todos se salven (1 Ti 2:4). También se nota la gracia de Dios revelada sobre Jonás; él aprendió que las personas son más importantes que las cosas (Jon 4:10–11) y el ministerio efectivo más crucial que el bienestar personal (Jon 3:5–10; 4:6).

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (Editorial Funacion, Casa Editorial para La Fundación Biblica Lockman, 2003), Jon.

Algunos piensan que [Jonás] fue escrito en una época … en que se hacía gran hincapié en la pureza racial y se despreciaba a los gentiles. La historia intenta neutralizar ese prejuicio, y lo hace con sutil ingenio.

Algunos consideran que el libro es una ilustración del arrepentimiento. Jonás se arrepiente después de su primer acto de desobediencia y también así lo hace el pueblo de Nínive. …

El libro ciertamente retrata la soberanía de Dios. Es él quien ejerce el control, tanto de la totalidad del pueblo asirio como de su desobediente siervo Jonás. Dios dispone una tormenta, un pez, una planta, un gusano y un viento para cumplir con sus propósitos y enseñar a Jonás la lección que necesita aprender.

La historia de Jonás ilustra también la misericordia de Dios; él no es legalista ni despótico. Muestra clemencia por los ninivitas. Le da a Jonás una segunda oportunidad. No solo muestra piedad hacia Jonás sino que intenta enseñarle a modificar su propia actitud hacia los demás. Dios es justo y debe castigar el mal y la desobediencia de su propio pueblo y la de otras naciones. Pero también es un Dios que tiene compasión de la debilidad e ignorancia de hombres, mujeres, y aun del ganado.

– Mary Batchelor, Abramos la Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

El mensaje de Jonás es cuádruple (uno por cada capítulo): 1) De Dios no se puede huir. 2) Dios refina en la tribulación. 3) Al arrepentimiento sigue el perdón. 4) En cuanto a la salvación eterna, Dios no tiene favoritismos.

– Matthew Henry y Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry (Editorial CLIE, 1999), 1006–1007.

El Señor obligó a Jonás a cumplir su misión profética, y en el proceso le enseñó, a Jonás y a los lectores del libro, que él es Dios que tiene cuidado de pueblos y naciones más allá de su propio pueblo escogido.

El libro no sugiere universalismo, es decir, que todos los pueblos y naciones son escogidos, pero sí enseña que los pueblos incrédulos todavía pueden beneficiarse de alguna manera de la compasión de Dios. A este respecto el libro enseña la doctrina bíblica de la gracia común (eso es, que algunas de las bendiciones de Dios en esta vida son dadas a toda la gente en general, no solamente a los creyentes). El libro también representa una de varias anticipaciones del AT acerca de la ampliación del nuevo pacto del reino de Dios, para incluir a los creyentes de los gentiles tanto como a los israelitas. Y más especialmente, es una versión temprana de las enseñanzas radicales de Jesús de que sus seguidores deben amar a sus enemigos.

– D.A. Carson et al., Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

La última declaración de la oración que Jonás eleva desde el vientre del gran pez es una confesión de fe: “La salvación es de Jehová”. Varios comentaristas toman esta frase como la verdad central de esta profecía. Todo el libro gira alrededor del hecho de que Jehová salva.

… En términos generales, la salvación es la liberación de cualquier peligro. La Biblia habla de la salvación como liberación de la opresión de ejércitos extranjeros (Jueces 3:9, 15, 31), de las dificultades tales como la persecución (Salmos 3:7, 59:2), las enfermedades (Marcos 5:23, 28, 34), o el pecado (Hechos 4:12; Romanos 1:16). …

La confesión de Jonás, “la salvación es de Jehová”, significa que toda salvación viene de él, sea física o espiritual. En este libro encontramos ilustrados ambos aspectos. Físicamente, Jehová salvó a los marineros de la tempestad (Jon 1:4–15), y a Jonás del mar (Jon 1:17) y del vientre del pez (Jon 2:10). Espiritualmente, salvó a los marineros (Jon 1:10), y a los ninivitas (Jon 3:10). … Donde se encuentra liberación de cualquier tipo, allí también se encuentra el Señor porque “la salvación es de Jehová”.

La iniciativa es siempre divina. El salva a quien él quiere salvar. La salvación es siempre por la pura gracia de Dios (Juan 3:16, Efesios 2:8, 9). A veces los objetos de su gracia son lo que menos esperamos. Esta profecía nos proporciona dos ilustraciones de este principio. ¿Los marineros politeístas (1:5) merecían ser rescatados física y espiritualmente? De ninguna manera, pero “la salvación es de Jehová”. ¿Qué de los odiados ninivitas? En esa época Asiria era la potencia mundial más temida por todos. Tenía la reputación de ser sumamente cruel en el trato de los conquistados. Israel, el pueblo de Dios sabía que era inevitable su conquista por los asirios. Es natural que Jonás no haya querido ver la salvación de este pueblo, pero “la salvación es de Jehová” y la da a quien él quiere.

– Roberto Lloyd, Estudios Bíblicos ELA: Bondad y severidad de Dios (Jonás – Abdías) (Ediciones Las Américas, A. C., 1991), 16–18.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: “El libro relata el registro de su llamado a predicar arrepentimiento a Nínive y el hecho de que se rehusó a ir.” (Biblia de Estudio MacArthur, Jon.)
  • 6-Estructura: La narrativa se puede dividir en dos partes principales, una relacionada con la primera comisión de Jonás, su desobediencia y salvación, la otra, con la segunda comisión de Jonás, su obediencia, la salvación de los ninivitas y la ira de Jonás.
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Jonás.

Reseñas

Jonas.BosquejoBosquejos de la Biblia Caribe: Para el estudio y la enseñanza (Editorial Caribe, 2000).

Dios le envía [a Jonás] a predicarles a los Asirios conocidos por su maldad y crueldad. Para, Israel, Ninive es símbolo de lo malo y perverso. Ahora Dios lo manda para allá. Debe levantarse: Ir y predicar contra ella. Este hecho, el ir hacia ellos es señal que Dios también es Dios de Ninive. No esta excluida de su amor y compasión.

– Carlos Scott, Devocionales sobre el libro de Jonás (Software Bíblico Logos, 2006), 5.

Jonás, el mensajero:

1. Rebelde – Jon. 1:1–3
2. Reprendido – Jon. 1:4–16
3. Rescatado – Jon. 1:17–2:10
4. Recomisionado – Jon. 3:1–10
5. Renegado – Jon. 4:1–11

– Roberto Lloyd, Estudios Bíblicos ELA: Bondad y severidad de Dios (Jonás – Abdías) (Ediciones Las Américas, A. C., 1991), 12.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Jonás

Los dos protagonistas principales son Jonás y Dios. Si prestas atención suficiente a ambos habrás llegado a entender el libro de Jonás.

La clave a la caracterización de Jonás es que se le expone a una reprimenda satírica a lo largo de la historia, salvo en el capítulo 2. Puedes trazar, paso a paso, como el comportamiento de Jonás demuestra cómo no ser profeta.

Busca las maneras en las que la misericordia universal de Dios es la norma por la que se pone al descubierto el comportamiento malo de Jonás.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 373.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.