Top Menu

Orientación previa a Nahúm

Versículos clave

Nahum 1:3 Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. Jehová marcha sobre la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies.

Nahum 1:7 Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en él confían.

Nahum 1:12-13 Así ha dicho Jehová: “Aunque tengan reposo y sean tantos, aun así serán talados, y él pasará. Bastante te he afligido; no te afligiré más, porque ahora quebraré el yugo que pesa sobre ti, y romperé tus cadenas”.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Nahúm
  • 1-Fecha: Después del saqueo de Tebas (663 a.C.) y antes de la caída de Nínive (612 a.C.)
  • 1-Lugar: Israel

Reseñas

Acerca de Nahum sabemos muy poco. Fuera de Nahum 1:1 este profeta no se menciona en las Escrituras. El único dato biográfico que conocemos es que venía del pueblo de Elcos que probablemente se encontraba al sur de Judá. Su nombre significa “consuelo” y es probable que simbolice el ministerio que ejercería en su pueblo que estaba oprimido por Nínive, la cual sería destruida.

– Roberto Lloyd, Estudios Bíblicos ELA: Bondad y severidad de Dios (Jonás – Abdías) (Ediciones Las Américas, A. C., 1991), 10.

No se sabe mucho del profeta, solamente que es de Elcós. En el AT solo se lo menciona en Nahúm 1:1, y posiblemente en el NT en Lucas 3:25. Nunca se lo llama “profeta”, pero el libro siempre ha aparecido entre los libros proféticos; lit. el libro habla de un “oráculo” y de una visión.

– Rodrick Connerly et al., Comentario bíblico mundo hispano Oseas–Malaquías (Editorial Mundo Hispano, 2003), 224.

Aunque el profeta Nahum no nos da la fecha de su escrito, el hecho de que su primera preocupación sea predecir la caída de Nínive, lo sitúa alrededor del 630, y siempre antes del 612, fecha en que cayó Nínive. Esto lo haría contemporáneo de Jeremías y Sofonías.

– Jack B. Scott, El Plan de Dios En El Antiguo Testamento (Editorial Unilit, 2002), 396.

Probablemente Nahum fuera nativo de Galilea, y vivió en la época del buen rey Ezequías y del gran profeta Isaías. Indudablemente, cuando los crueles asirios invadieron su tierra y se llevaron a las diez tribus de Israel, escapó al reino del sur, a Judá. Probablemente residió en Jerusalén, donde, siete años más tarde, fue testigo del sitio de dicha ciudad por Senaquerib, que terminó con la milagrosa destrucción del ejército asirio. Recordará el lector que 185,000 perecieron en una sola noche, como lo indica 2 Reyes 19:35. Es posible que Nahum 1:2 se refiera a este hecho. Poco después de ese acontecimiento escribió Nahum su libro.

– Henrietta C. Mears, Lo que nos dice la Biblia (Miami, FL: Editorial Vida, 1979), 293.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: Los habitantes de Nínive
  • 2-Localidad: Asiria

Reseñas

Nahum no insistió en el arrepentimiento de Judá, aunque reconoció la necesidad de tal arrepentimiento en ella. Estaba primariamente interesado con su mensaje único, tocante a la sentenciada Nínive y el triunfo de las justas retribuciones divinas. Parece que el profeta no se da cuenta de que los crueles opresores que darán el golpe mortal a la capital de Asiria, serán tan crueles e impíos en su trato con los pueblos vecinos, como los asirios lo habían sido con los demás. Definida y claramente denuncia a los asirios, manifestando meridianamente que Dios se opone a la clase de conducta observada por Nínive hacia los demás, y que tal conducta traerá siempre consigo, la retribución dolorosa inevitable. Todo pecado, trae automáticamente el consabido castigo.

– Kyle M. Yates y Simón Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 228.

Este profeta anuncia la segura e inminente destrucción del imperio asirio, en particular de Nínive, que es descrita muy minuciosamente. Junto con esto hay consuelo para sus compatriotas, exhortándolos a confiar en Dios.

– Matthew Henry, Comentario de La Biblia Matthew Henry En Un Tomo. (Editorial Unilit, 2003), 677.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “Nínive era la ciudad capital de Asiria, la nación más implacable y cruel del mundo antiguo. Los asirios aterrorizaban a sus futuras víctimas, no sólo porque destruían y quemaban las ciudades que conquistaban, sino porque también sometían a sus moradores a diversas clases de sufrimientos y humillación.” (D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno).
  • 3-Propósito: “La liberación para Judá y la destrucción de su enemiga, Asiria, era el gran tema de Dios para su pueblo.” (Henrietta C. Mears, Lo que nos dice la Biblia, 293).

Reseñas

El propósito de la Profecía de Nahum fue doble: (1) Mostrar que Dios puede y quiere proteger a su pueblo; (2) Enseñar que Dios destruiría a los enemigos de su pueblo: los asirios.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 4 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 179.

El tema de este libro es la destrucción de Nínive, la ciudad que recibió la advertencia de Jonás. Nínive es culpable y Dios manda a Nahum que declare su justo juicio sobre ella. En el juicio a Nínive vemos a Dios juzgando a un mundo pecador. Nahum fue escrito unos ciento cincuenta años después del avivamiento que se produjo en los días de Jonás, cuando la ciudad de Nínive se arrepintió en ‘cilicio y ceniza’. La misericordia despreciada acarrea finalmente el juicio.

No cabe duda de que los ninivitas fueron sinceros en su obrar, pero su actitud no duró mucho. Volvieron a ser culpables de los mismos pecados de que se habían arrepentido. Nínive, la gloria de los asirios, había llegado al punto en que desafiaba en forma deliberada y total al Dios vivo. No es que fueran rebeldes simplemente. Habían rechazado deliberadamente al Dios que habían aceptado (2 Reyes 18:25, 30, 35; 19:10–13).

– Henrietta C. Mears, Lo que nos dice la Biblia (Editorial Vida, 1979), 293–294.

El mensaje de Nahúm trata exclusivamente de Nínive y su destrucción. Jonás profetizó unos ciento cincuenta años antes de Nahúm. La profecía que tenemos ante nosotros es la secuela del libro de Jonás.

Nínive fue durante varios siglos el terror del Asia occidental. Era una ciudad inmensa a orillas del río Tigris. La ciudad estaba sólidamente fortificada y era un gran centro comercial enriquecido por numerosas campañas militares. Habiendo recibido la advertencia de Dios en los días de Jonás, y habiéndose arrepentido sólo temporalmente (en esa generación), Nínive ha de sufrir ahora una destrucción final y completa. En ciertas crónicas ajenas a la Biblia se relata que este castigo tuvo lugar el año 612 a.C., a manos de los medos y babilonios.

– Charles L. Feinberg, Los Profetas Menores (Editorial Vida, 1989), 210.

Nahúm vivió durante el siglo VII a. de J.C., una época caracterizada por la violencia. Profetizó entre la caída de Tebas (663 a. de J.C.) y la de Nínive (612 a. de J.C.). Se puede llegar a esta conclusión porque menciona la caída de Tebas como algo consumado, y esto sucedió en el 663 a. de J.C. Menciona también a Nínive antes de ser conquistada (pensamos que el mensaje es predictivo), lo que ocurrió en el año 612 a. de J.C. Se puede aventurar más diciendo que Nah. 1:15 nos recuerda las reformas de Josías, realizadas en el 621 a. de J.C. (2 Rey. 22; 23), que parece estaban frescas en la memoria del profeta. Quizá podemos ubicar el libro entre el 621 y 612 a. de J.C.

Nínive, capital del imperio asirio, era una ciudad pomposa y comercial. Asiria fue, sin duda, el imperio más cruel e implacable del mundo antiguo, y su caída provocó alegría y esperanza en Judá, puesto que esta nación, al igual que muchas otras, había sufrido los estragos de la crueldad asiria. No obstante su alegría y su esperanza duraron poco pues Josías cayó en Meguido ante el faraón Necao (609 a. de J.C.). Además cuando Nabucodonosor dominó al Occidente en Karkemis (605 a. de J.C.) atacó posteriormente a Jerusalén (587 a. de J.C.).

Se sabe que a finales del siglo VII a. de J.C. hubo varias alianzas que, con el apoyo de los egipcios y los babilonios, destruyeron el poder geopolítico alcanzado por los asirios.

Durante el reinado de Manasés, los emperadores asirios derrotaron a Egipto tomando la ciudad de Tebas, en el Alto Egipto. Este hecho fue recordado por Nahúm en su mensaje (Nah. 3:8), lo que puede indicar el carácter retributivo de la destrucción de Asiria, pues ahora era Nínive la que padecería lo que ya había sufrido Tebas.

– Rodrick Connerly et al., Comentario bíblico mundo hispano Oseas–Malaquías, (Editorial Mundo Hispano, 2003), 222–223.

4. Características

Reseñas

Nahúm es contemporáneo de Jeremías, Sofonías y Habacuc; por esa razón sería importante estudiar paralelamente sus escritos. Por su parte Nahúm es un poeta que utiliza un estilo de gran fuerza y de vocabulario muy vivaz. El libro es una poesía hebrea (esta estructura poética se intenta darla en traducciones como DHH, NVI o RVR-1995) que una un lenguaje con sonidos que hacen vivir el relato, en el idioma original. Una sección que ha sido fuertemente debatida es 1:2–8, en donde se ha encontrado un acróstico con la mitad del alfabeto hebreo. Esto se ha prestado a grandes discusiones en cuanto a la unidad del libro, pero la conclusión mayormente aceptada es que el libro tiene una unidad férrea. La unidad lingüística entre esta sección y el resto del libro es evidente. La estructura del libro también ha servido para pensar que posiblemente fue elaborado para ser usado dentro de la liturgia de una gran fiesta nacional.

– Rodrick Connerly et al., Comentario bíblico mundo hispano Oseas–Malaquías (Editorial Mundo Hispano, 2003), 224–225.

Se ha escrito con una pasión y odio únicos, pero el espíritu de su autor se entiende cuando se recuerda que durante dos siglos la cruel Nínive había sido opresora de los hebreos

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 4 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 176.

El estilo es puro, bello, poético, dramático, descriptivo y vívido. Por la lucidez de su imaginación y las características ya aludidas de su estilo, Nahum es insuperable entre los profetas. Describe la velocidad, la inflexibilidad y lo arrollador del enemigo, con la energía de lenguaje del que ha sido testigo ocular de los hechos.

– Kyle M. Yates y Simón Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 226.

El estilo del libro de Nahúm es poesía lírica de orden superior. Se ha dicho que su estilo es el más apasionado de todos los profetas. Todos habrán de reconocer que Nahúm tiene un estilo vívido y enérgico que le es muy propio.

Charles L. Feinberg, Los Profetas Menores (Editorial Vida, 1989), 209.

5. Contenido

  • 5-Temas: La destrucción de Asiria
  • 5-Doctrinas: La ira de Dios, la justicia de Dios

Reseñas

El tema es la destrucción de Nínive. Toda la profecía gira alrededor de aquella idea que tanto conmovió el corazón del varón de Dios; que la ciudad que mucho mal había hecho a otros pueblos había de ser tratada en igual forma.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 4 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 179.

El tema del libro es uno solo: destrucción de Nínive. Nos muestra la expresión de gozo por la caída de Asiria, una nación violadora de todo tipo de derechos humanos. El mensaje profético se convierte en un canto de esperanza en el que la justicia divina no dará por inocente al culpable (Nah. 1:3). Nahúm enseña que los reinos no pueden durar basados en el fraude y la violencia ya que Dios a su tiempo castiga la injusticia, la opresión y la idolatría.

El mensaje de Nahúm es claro sin lugar a dudas, Nínive será destruida; ya no hay oportunidad (comp. Jon.); se ha desbordado la ira de Jehovah (Nah. 1:2) y ese hecho resultará en alivio para Judá de su yugo opresor (Nah. 1:13).

La ira, el celo y la venganza de Dios son atributos divinos, que son a su vez expresiones de la santidad. No se los puede entender como reacciones descontroladas de Dios frente al pecado del hombre. El ser humano, que es idólatra, experimenta el celo de Dios, quien exige dedicación única. La ira y la venganza caerá sobre el que no sigue a Dios. Estos tres atributos pueden tener una expresión en la eternidad y/o “ahora”, como en el caso de Nínive.

– Rodrick Connerly et al., Comentario bíblico mundo hispano Oseas–Malaquías (Editorial Mundo Hispano, 2003), 225.

En cada página se hace vívida descripción de la inevitable caída de Nínive. El juicio del Señor acerca de ella, es seguro y final. La venganza pertenece a Dios. Jehová está en contra de toda nación que acumula riqueza y gloria, valiéndose de la opresión, del despojo y la guerra, para lograr sus ambiciones finales.

– Kyle M. Yates y Simón Corona, Los profetas del Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 2002), 225.

Aunque el juicio de Dios puede demorarse, nunca se olvida; él tiene mucho cuidado del bien y del mal. El libro de Nahúm deja esto bien claro.

– D.A. Carson, et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno.

La descripción que Nahúm hace del carácter de Dios es insuperado en grandeza y majestad. Cada vez que en las Escrituras se dice que Dios es celoso, no debemos concebir esta cualidad a la luz de sus limitaciones terrenales, humanas y mezquinas. Da la idea de celo ardiente. El concepto es de un sentimiento de justicia ofendida y un fuerte deseo de ver que se haga lo correcto. …

El poder y la potencia de Dios son inescrutables y están dedicados al cumplimiento de su santa y perfecta voluntad. El hombre que cree poder soportar siquiera un instante la indignación y el ardor de la ira del Señor, es muy necio. Es privilegio de la sabiduría hacer la paz con Dios por medio de la obra de su Hijo bien amado, nuestro Señor Jesucristo.

– Charles L. Feinberg, Los Profetas Menores (Editorial Vida, 1989), 211.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: “En el primer capítulo de Nahúm se presenta a Dios como la gran fuente de fortaleza y poder sustentador de su pueblo. El segundo y tercer capítulos se dedican a una descripción sumamente vívida de la desolación de Nínive. Debido a que el libro es sobre todo una profecía de amenaza de juicio, se lo denomina una ‘carga’.” (Charles L. Feinberg, Los Profetas Menores, 210).
  • 6-Estructura: “La profecía de Nahúm consta de dos partes: 1) El capítulo 1 presenta a Dios como la gran fuente de fuerza y como el poderoso sostén de Su pueblo. 2) Los capítulos 2 y 3 presentan una vívida descripción de la total destrucción de Nínive.” (Henry y Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, 1022–1023).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejo analítico de Nahúm.

Reseñas

El mensaje central de Nahum es la destrucción de Nínive y las causas por las cuales el Altísimo tiene que destruir esa ciudad. Sus divisiones principales son:

Nahum, la destrucción de Nínive debido a:

    1. El carácter de Dios 1:1–8
    2. La fidelidad de Dios a su pueblo 1:9–2:2
    3. La perversidad de Nínive 2:3–3:19

– Roberto Lloyd, Estudios Bíblicos ELA: Bondad y severidad de Dios (Jonás – Abdías) (Ediciones Las Américas, A. C., 1991), 12–13.

La primera parte del libro (1.2–10) es un himno al Dios de Israel, que domina las fuerzas de la naturaleza y tiene poder para proteger y liberar a su pueblo (cf. 1.7); o sea, este canto de alabanza contiene la fundamentación del anuncio que vendrá después: Dios va a intervenir para transformar la situación política, porque él es el Señor de la historia, el destino de todas las naciones está en sus manos y él no puede dejar sin castigo al culpable (1.3). Precedida por unas pocas frases intermedias (1.11–15), sigue la parte principal del anuncio profético (caps. 2–3), en la que se alternan las amenazas contra Nínive y los lamentos y sátiras sobre la ciudad vencida.

– La Bibla de Estudio : Dios Habla Hoy (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Na.

I. La venganza como atributo del Dios de la vida, 1:1-8
II. La venganza de Dios como señal de liberación, 1:9-14
III. La venganza de Dios como señal de su fidelidad, 1:15—2:12
IV. La venganza de Dios como señal de su señorío, 2:13—3:19

– Rodrick Connerly, Comentario bíblico mundo hispano Oseas–Malaquías (Editorial Mundo Hispano, 2003), 226.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Nahúm

Nahúm es uno de los libros bíblicos más fáciles de entender. Tu primera tarea es revivir el cuadro de Dios y de la destrucción militar lo más vívidamente posible, aplicando todo lo que sabes sobre la poesía y el lenguaje figurativo. Una vez que hayas contemplado el cuadro del mundo contemporáneo que Nahúm pinta, debes mirar a través de ello y formular los principios universales encarnados en la situación original descrita en el libro.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 384.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.