Top Menu

Orientación previa a Lamentaciones

Versículos clave

Lamentaciones 1:1, 16 ¡Qué sola ha quedado la ciudad populosa! La grande entre las naciones se ha vuelto como una viuda; la señora de provincias ha sido hecha tributaria. … Por eso estoy llorando; por eso de mis ojos fluyen lágrimas, porque de mí se ha alejado el que consuela y da reposo a mi alma. Mis hijos han sido destruidos, porque el enemigo prevaleció.

Lamentaciones 2:11 Mis ojos se deshacen en lágrimas, mis entrañas se conmueven y mi hígado se derrama por tierra a causa del quebrantamiento de la hija de mi pueblo; y los niños, ¡aun los de pecho!, desfallecen entre tanto en las plazas de la ciudad.

Lamentaciones 3:22-23 Que por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias; nuevas son cada mañana. ¡Grande es tu fidelidad!

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Jeremías
  • 1-Fecha: Poco después del asedio de Jerusalén por los babilonios, 586 a.C.
  • 1-Lugar: Jerusalén

Reseñas

Visto que el libro en sí es anónimo, quizá sea bueno dejar el asunto tal como está. Aunque el punto de vista tradicional no goza de pruebas irrefutables, tiene la ventaja de indicar el tipo de persona a la que el Espíritu pudo haber inspirado para escribir el libro: (1) un testigo ocular de los eventos trágicos descritos hasta con el más mínimo detalle; (2) un teólogo profundo que comprendió tanto las causas más fundamentales del terrible juicio, como así también sus síntomas dolorosos; (3) un poeta de gran habilidad; (4) un verdadero patriota, que lloró la desaparición de su país aunque sabía que este tipo de muerte era la única esperanza de nueva vida.

Ninguna persona conocida reunía todas estas características mejor que Jeremías, a quien el cronista recuerda como el que escribió lamentos cuando murió Josías (2 Cr. 35:25).

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 605.

Las descripciones vívidas y las emociones profundas expresadas en el libro de Lamentaciones apoyan la idea de que ésta es una composición escrita poco tiempo después de que ocurrieron los eventos, posiblemente a finales de 586 a.C. o a principios de 585 a.C.

– John F. Walvoord y Roy B. Zuck, El Conocimiento Bíblico, Un Comentario Expositivo: Antiguo Testamento, Tomo 5: Isaías-Ezequiel (Ediciones Las Américas, A.C., 2000), 236.

Tradicionalmente se ha asociado el libro directamente con el profeta Jeremías, y esta atribución se basa eminentemente en referencias bíblicas y relaciones literarias. En efecto, según 2 Cro. 35:25, Jeremías escribió una elegía o cántico fúnebre en relación al rey Josías, y fundamentados en esa afirmación escritural, se le ha adjudicado las Lamentaciones al famoso profeta. De esta tradición se hace eco la Septuaginta, que introduce el libro interpolando una nota de pretendido carácter histórico: «Y sucedió, después de deportado Israel y Jerusalén devastada, que el profeta Jeremías se sentó a llorar; entonó esta lamentación sobre Jerusalén, y dijo». También Flavio Josefo, lo considera como parte de los escritos de Jeremías (Contra Apión 1, 40).

– S. Pagán, “LAMENTACIONES, Libro,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1481.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: “A los supervivientes del sitio y saqueo de Jerusalén, los cuales necesitaban ayuda lamentando sus pérdidas, arrepentiéndose de sus pecados y renovando su esperanza en el carácter de Dios.” (Ryken, Ryken y Wilhoit, Ryken’s Bible Handbook, 313).
  • 2-Localidad: Babilonia

Reseñas

En la Biblia hebrea, Lamentaciones es generalmente el tercero entre los cinco rollos (Meguillot) utilizados en los festivales o ayunos anuales. El noveno día de Ab (a mediados de julio), los judíos tradicionalmente lloran la destrucción del templo de Salomón a manos de Nabucodonosor, y del segundo templo, por el romano Tito (70 d.C.). La lectura de Lamentaciones como parte de este tipo de rememoración parece indicar una fecha en los primeros años del exilio, inmediatamente después de los eventos trágicos que recuerda el libro. Jeremías describe una compañía de ochenta hombres de Siquem, Silo y Samaria que hicieron un peregrinaje al sitio del templo en 585 (Jer. 41:4s.). Además, Zacarías (518) menciona una costumbre de setenta años de ayunar los quintos (Ab) y séptimos (Tisri) meses (7:1–7).

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 604.

La tradición declara que Jeremías es su autor y al principio circuló como parte de su profecía. Más tarde, se usó en los cultos para recordar al pueblo esa terrible experiencia y por eso se hizo un libro aparte.

– Rafael Porter, Estudios Bíblicos ELA: Más Vale Prevenir (Jeremías y Lamentaciones) (Ediciones las Americas, A.C., 1990), 126.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “El autor derrama su corazón con gran angustia y pena a causa del terrible destino de Jerusalén en manos de sus captores babilónicos en el 587 a.C.” (Mary Batchelor, Abramos la Biblia)
  • 3-Propósito: “La catástrofe destructiva que ha herido profundamente al pueblo jerosolimitano, es transitoria y educativa, pues tiene como finalidad última enseñarle al pueblo el resultado de la infidelidad, el producto de la desobediencia, las implicaciones de la rebeldía. Y aunque es el pecado la causa básica de la tragedia y el dolor, la misericordia divina se sobrepone a esas actitudes pecaminosas y mueven a Dios al perdón.” (S. Pagán, “LAMENTACIONES, Libro”, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia, 1482).

Reseñas

Este libro nos muestra las graves consecuencias del pecado del hombre y cómo aun podemos tener esperanza en medio de la tragedia debido a que Dios puede convertirla en bien. Vemos la importancia eterna de la oración y la confesión del pecado. Todos nos enfrentaremos a la tragedia en nuestras vidas. Pero en medio de nuestras aflicciones, hay esperanza en Dios.

Biblia Del Diario Vivir (Editorial Caribe, 2000).

Los libros 2 Reyes y 2 Crónicas describen la decadencia moral del reino de Judá (a pesar de las advertencias proféticas), que les conduciría a su derrota y cautiverio (véase Lam. 2.17). Cuando el rey Sedequías se rebeló contra los babilonios, a quienes Judá estaba sometida, Nabucodonosor atacó a Jerusalén (2 R 24.20). Mientras la sitiaba, la gente moría de hambre en su interior. Cuando se abrió paso a través de los muros que la protegían, Sedequías y sus soldados se las arreglaron para escapar (2 R 25.4). Pero pronto fueron capturados. Nabuzaradán, oficial de Nabucodonosor, destruyó la mayor parte de la ciudad, quemó el templo, y se llevó a la gente a la cautividad, menos a los más pobres (2 R 25.8–12). … Los poemas de este libro parecen haber sido compuestos durante y después de que estas cosas ocurrieran.

Biblia Plenitud: Biblia de Estudio (Editorial Caribe, 2000), Je 52:30.

De 588 a 586 a.C., el ejército de Babilonia logró socavar las defensas de Jerusalén . … Las tropas babilonias aplicaron el sitio de tal forma, que dentro de ella se empezó a corromper la sociedad hasta lo más profundo…

El largo sitio que pusieron a la ciudad terminó de manera repentina el 18 de julio de 586 a.C. Hicieron brecha en los muros y el ejército babilonio entró en la ciudad (2 R. 25:2–4a). El rey Sedequías y los militares que quedaron intentaron huir, pero fueron capturados (2 R. 25:4b–7). A Nabucodonosor le tomó varias semanas asegurar la ciudad y saquear toda su riqueza, pero para el 14 de agosto de 586 a.C. se terminó esta tarea y comenzó la destrucción de la ciudad (2 R. 25:8–10). … Las tropas de Babilonia quemaron el templo, el palacio del rey, todos los edificios importantes de la ciudad; y destruyeron los muros que le brindaban protección. Finalmente, cuando los caldeos terminaron su tarea destructiva y partieron con sus prisioneros, dejaron atrás la ciudad hecha un desastre, no era más que un montón de escombro humeante.

– Walvoord y Zuck, El Conocimiento Bíblico, Un Comentario Expositivo: Antiguo Testamento, Tomo 5: Isaías-Ezequiel (Ediciones Las Américas, A.C., 2000), 236.

Este libro se redactó para alentar la aceptación del juicio de Dios, a la vez que se confirmaba la esperanza más allá de ese juicio. Aunque la historia, en manos de Dios, los ha atrapado en una sorpresa trágica, se anima a Israel a no dudar de que su soberanía obrará, en última instancia, lo que es bueno para ellos y para toda la creación.

El trágico trastorno, desde la altura del favor divino a las profundidades de la desesperanza, domina a Lamentaciones como lo hace con Job. En ambos el propósito de Dios está velado en misterio. No obstante, la esperanza y la fe son posibles por la revelación del carácter del Dios que ha permitido este dolor.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 609.

4. Características

  • 4-Género: Poesía, sabiduría
  • 4-Estilo: Acrósticos, endechas, quejas, descripciones, personificación
  • 4-Guía literaria: Véase también Sabiduría como género literario.

Reseñas

Lamentaciones es una combinación precisa y delicada de forma y contenido. Los acrósticos, las endechas, las quejas y las descripciones concretas de sufrimiento, todos se combinan para expresar en los términos más memorables la condena y la esperanza de un pueblo para quien el juicio calamitoso era el preludio necesario de la gracia.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 607.

En lamentaciones convergen tres grandes hilos del pensamiento heb.: la profecía, el ritual, y la sabiduría. La influencia sacerdotal es evidente en las formas litúrgicas de los poemas. El énfasis sapiencial se hace resaltar en la disposición a contemplar los misterios de los caminos de Dios con respecto a los hombres, especialmente en lo concerniente al eterno problema del sufrimiento.

– J.D. Douglas, Nuevo Diccionario Bíblico: Primera Edición (Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

Lamentaciones es una colección de cinco lamentos o endechas y cada capítulo es uno de ellos. Una endecha era un poema preparado para un funeral o una canción escrita para ser recitada en el funeral de algún ser querido recién fallecido (cf. 2 S. 1:17–27). Generalmente, el canto enfatizaba las virtudes del difunto y la tragedia y pérdida que sufrían aquellos que se quedaban y guardaban luto por su muerte. Jeremías estaba de luto por la “muerte” trágica de la ciudad de Jerusalén y por las consecuencias que sus moradores sufrían a causa de su desaparición. Así que él utilizó el patrón que seguía el lamento de un funeral para expresar los sentimientos de tristeza y pérdida irreparable que experimentaban los sobrevivientes.

– Walvoord y Zuck, El Conocimiento Bíblico, Un Comentario Expositivo: Antiguo Testamento, Tomo 5: Isaías-Ezequiel (Ediciones Las Américas, A.C., 2000), 237.

¿Por qué el acróstico alfabético? En algunas situaciones se trata de una ayuda para la memoria. Si se recuerda el orden, puede resultar más fácil recordar el contenido de cada verso. Este propósito mnemotécnico probablemente no justifica la estructura alfabética de Lamentaciones 1–4; la serie de acrósticos quizás confunda a la memoria además de ayudarla. ¿Cómo se sabría cuál de los versículos que comienza con guímel o dálet pertenece a cuál de los capítulos? Como obra artesanal el acróstico era un acto de devoción del poeta.

En Lamentaciones, la forma acróstica parece servir por lo menos para dos propósitos adicionales: (1) indica una expresión completa de angustia y contrición al cubrir el tema desde alef a tau (es decir, desde la a hasta la zeta, o de principio a fin); (2) pone limitaciones artísticas sobre el lamento, y evita así que se convierta en un llanto, un aullido o un llorisqueo descontrolado.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 606.

La estructura de este poema es muy importante para que podamos comprenderlo. Es un acróstico, o sea, que las letras del alfabeto hebreo en su debido orden guían al escritor en el desarrollo del poema. La primera palabra del versículo comienza con la primera letra del alfabeto hebreo, alef. El segundo versículo comienza con la segunda letra en el orden del alfabeto hebreo, y así sucesivamente…

En un poema acróstico, la palabra principal de cada versículo es la palabra del alfabeto. Es la palabra alrededor de la cual se construye todo el pensamiento de ese versículo en particular. Nos indica con claridad el énfasis que pretendía lograr el escritor. …

– Jack B. Scott, El Plan de Dios En El Antiguo Testamento (Editorial Unilit, 2002), 384–385.

La forma literaria de Lamentaciones es muy particular. Los primeros cuatro poemas son acrósticos alfabéticos; es decir, cada sección comienza con una declaración que se inicia con una letra sucesiva de las 22 del alfabeto hebreo. En los capítulos uno y dos cada versículo se compone de tres líneas, y la primera palabra de cada versículo comienza con una letra sucesiva del alfabeto hebreo. En el tercer capítulo cada versículo es una sola línea y cada grupo de tres versículos comienza con la misma letra en hebreo. Los versículos uno al tres comienzan con la primera letra hebrea, alef; los versículos cuatro al seis comienzan con la segunda letra, bet, y así sucesivamente. El capítulo cinco no es un acróstico, aunque tiene 22 versículos, que es el total de letras del alfabeto hebreo.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de Estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), La.

 

5. Contenido

  • 5-Temas: La destrucción de Jerusalén,
  • 5-Doctrinas: Pecado, juicio, misericordia

Reseñas

Los dos libros de Jeremías se centran en un hecho: la destrucción de Jerusalén. El libro de Jeremías lo predice y Lamentaciones reflexiona sobre el mismo. Conocido como el libro de las lágrimas, Lamentaciones es una canción lúgubre y fúnebre escrita para la ciudad caída de Jerusalén.

Biblia Del Diario Vivir (Editorial Caribe, 2000).

Lamentaciones aborda seis temas fundamentales, todos vinculados con el concepto de sufrimiento:

1. El sufrimiento fue consecuencia de su pecado.
2. El sufrimiento se percibía como que venía de Dios y no de los hombres.
3. Su sufrimiento podría llevarlos a Dios.
4. Sufrimiento, lágrimas y oraciones son cosas que van juntas.
5. La oración siempre debe buscar algún rayo de esperanza.
6. Debían aceptar su sufrimiento pacientemente.

– Biblia Plenitud: Biblia de Estudio (Editorial Caribe, 2000), Je 52:30.

La teología de las Lamentaciones no es el fruto desesperado de alguna persona frustrada en la crisis. Ni es la respuesta irracional e impensada a las dificultades relacionadas con la angustia del exilio y la deportación. Por el contrario, es una teología que intenta descubrir razones, desea comprender motivos, anhela entender el origen de las dificultades que azotaron a la comunidad de Judá, particularmente a los ciudadanos de Jerusalén, con la invasión de los ejércitos babilónicos. …

En esa búsqueda honesta descubre en el pecado nacional la razón del juicio divino. …En la tradición de los antiguos profetas de Israel, las Lamentaciones presentan a un Dios justiciero y firme, que responde con dignidad y valor a los pecados del pueblo. En esa misma vena profética, los cánticos de las Lamentaciones reafirman la importancia del arrepentimiento y la contrición para disfrutar el perdón divino y gozar la misericordia de Dios (La. 5:21–22).

El Dios de las Lamentaciones está presente en el dolor, se manifiesta en el juicio, interviene en la angustia y prepara el camino de la restauración nacional. …

– S. Pagán, “LAMENTACIONES, Libro,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1482.

Tema de las cinco elegías: la toma y destrucción de Jerusalén, los sufrimientos de todo tipo que soportaron los defensores. El poeta canta la justicia de Jehová, y se lamenta de las iniquidades de la nación, por cuanto la catástrofe tiene por causa los pecados del pueblo, de los falsos profetas y de los sacerdotes. La personificación de la nación, gimiendo por su suerte trágica, figura en numerosos pasajes (La. 1:9, 11, 12–22; 2:18–22); el profeta, representante de la colectividad, habla en primera persona (La. 2:11; 3:1–51 y asimismo vv. 52–66). Llama a los suyos al arrepentimiento; en medio de la peor de las tragedias, quiere esperar en Jehová a pesar de todo (La. 3:21–33).

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 657.

Lamentaciones es una obra luctuosa escrita como un apéndice del libro de Jeremías. A través de cinco endechas o lamentos funerarios, el autor lloró por la destrucción de Jerusalén causada por su pecado. Sin embargo, este libro contiene más que solamente las miradas retrospectivas de un profeta reivindicado. “Es un recuerdo silencioso de que el pecado, aunque posee un encanto que seduce y produce placer momentáneo, lleva consigo una pesada carga de sufrimiento, llanto, miseria, dolor y una sensación de vacío. Es el otro lado de la moneda de ‘comamos y bebamos que mañana moriremos’ ” (Charles R. Swindoll, Lamentaciones de Jeremías, “Introducción”). En Lamentaciones se describe el dolor por la caída de la ciudad y además se emite un reproche, se da instrucción y esperanza para los sobrevivientes.

– Walvoord y Zuck, El Conocimiento Bíblico, Un Comentario Expositivo: Antiguo Testamento, Tomo 5: Isaías-Ezequiel (Ediciones Las Américas, A.C., 2000), 235.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: “Este libro consiste de cinco poemas llenos de angustia y horror. Expresa el papel que el pecado tuvo en la destrucción de Jerusalén, a lo que le acompaña una confesión sincera.” (Lockman Foundation, Biblia de Estudio: LBLA, La).
  • 6-Estructura: El libro de Lamentaciones tiene por lo menos tres características distintivas principales en su estructura o estilo. 1. El patrón de la endecha, 2. Arreglo acróstico, 3. Equilibrio estructural. (Walvoord y Zuck, El Conocimiento Bíblico, Tomo 5: Isaías-Ezequiel, 237-238).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejo analítico de Lamentaciones.

Reseñas

El libro de Lamentaciones tiene un equilibrio estructural definido. Los caps. 1–2 y 4–5 son paralelos y están acomodados conforme al patrón del quiasmo. Así que los caps. 1 y 5 se enfocan en la gente, mientras que 2 y 4 se centran en el Señor. El cap. 3 es el pivote del libro, y apunta cómo reaccionó Jeremías para explicar la aflicción. La estructura de quiasmo puede observarse en el diagrama [a continuación].

La estructura de quiasmo en Lamentaciones

LamentacionesChiasmoCBAT

– John F. Walvoord y Roy B. Zuck, El Conocimiento Bíblico, Un Comentario Expositivo: Antiguo Testamento, Tomo 5: Isaías-Ezequiel (Ediciones Las Américas, A.C., 2000), 238.

Lamentaciones lo componen cinco poemas muy bien articulados y estructurados. Los primeros cuatro, han sido escritos en el estilo literario conocido como acróstico alfabético. En este singular y elaborado tipo de forma literaria, el poema comienza cada estrofa con las letras sucesivas del alfabeto hebreo en su orden tradicional de veintidós caracteres. El tercer poema presenta una estructura más elaborada y compleja, pues a cada letra del alefato hebreo le corresponden tres versículos. El quinto poema contiene veintidós versos pero no manifiesta totalmente la progresión de las letras hebreas.

– S. Pagán, “LAMENTACIONES, Libro,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1481.

LamentacionesTable

 

– Rafael Porter, Estudios Bíblicos ELA: Más Vale Prevenir (Jeremías y Lamentaciones) (Ediciones las Americas, A.C., 1990), 128.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Lamentaciones

Para conseguir el contexto completo de Lamentaciones, lee los relatos bíblicos de la caída de Jerusalén en 2 Reyes 25 y Jeremías 39 y 52, como también las profecías de destrucción a lo largo del libro de Jeremías y en otros lugares. Lamentaciones es mucho más que un apéndice a Jeremías, y para sentir de lleno el impacto emocional, debes quedarte un tiempo antes sus imágenes poéticas de dolor y sufrimiento.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 316.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.