Top Menu

Orientación previa a Nehemías

Versículos clave

Nehemías 1:8-9 Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés, tu siervo, diciendo: “Si vosotros pecáis, yo os dispersaré por los pueblos; pero si os volvéis a mí y guardáis mis mandamientos y los ponéis por obra, … os recogeré y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre”.

Nehemías 4:6 Edificamos, pues, el muro, … porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar.

Nehemías 6:3 Entonces envié mensajeros para decirles: «Estoy ocupado en una gran obra y no puedo ir; porque cesaría la obra si yo la abandonara para ir a vosotros».

Nehemías 9:17b No quisieron oir, ni se acordaron de las maravillas que con ellos hiciste; antes endurecieron su cerviz y, en su rebelión, pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios perdonador, clemente y piadoso, tardo para la ira y grande en misericordia, pues no los abandonaste.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Esdras
  • 1-Fecha: Probablemente se terminó entre 456 y 444 a.C.
  • 1-Lugar: Jerusalén

Reseñas

Esdras fue un sacerdote, un escriba y un gran líder. Su nombre significa «ayuda», y dedicó toda su vida a servir a Dios y al pueblo de Dios. La tradición dice que Esdras escribió la mayor parte de 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nehemías y el Salmo 119, y que encabezó el concilio de ciento veinte hombres que formaron el canon del Antiguo Testamento.

Biblia Del Diario Vivir, electronic ed. (Editorial Caribe, 2000).

Aunque gran parte de este libro fue claramente extraído de los diarios personales de Nehemías y escrito desde la perspectiva de Nehemías en primera persona (Neh. 1:1–7:5; 12:27–43; 13:4–31), tanto las tradiciones judías como cristianas reconocen a Esdras como el autor. Esto está basado en evidencia externa de que Esdras y Nehemías eran originalmente un libro como se refleja en la LXX y la Vulgata; también está basada en evidencia interna tal como el tema continuo de “la mano de Jehová” el cual domina tanto a Esdras como a Nehemías y el papel del autor como un sacerdote-escriba. … Nehemías fue escrito por Esdras en algún momento durante o después del segundo término de Nehemías, pero no después del 400 a.C.

– John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur (Thomas Nelson, 1997), Ne.

Las historias que ofrecen respectivamente los libros de Esdras y Nehemías proponen la imagen de dos personalidades muy fuertes, de dos hombres muy diferentes, protagonistas de la complicada etapa que siguió al exilio babilónico. El uno sacerdote y el otro laico, ambos se muestran animados de un mismo sentido del deber y de un ferviente anhelo de llevar a sus compatriotas a una profunda restauración espiritual y material. Cada cual asume así su propia y específica responsabilidad: Esdras, celoso custodio de la Ley, es el gran reformador religioso del pueblo judío; Nehemías, uniendo la actividad a la fe, se ocupa de temas administrativos y de llevar a buen término la reedificación de las murallas de Jerusalén.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ezr.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: El pueblo judío
  • 2-Localidad: En Jerusalén

Reseñas

El material contenido en Esdras y Nehemías es inestimable porque nos proporciona la única información histórica sagrada que poseemos del período que sigue al regreso del destierro. Aunque los libros fueron completados entre los años 350–300 a. de J. C. contienen material auténtico de los diarios privados tanto de Esdras como de Nehemías, de manera especial del segundo.

– Clyde T. Francisco y Juan Juan Lacue, Introduccion Al Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), 102.

Esdras-Nehemías muestra que Judá seguía siendo el pueblo de Jehovah, aunque habían sido sacados de su tierra, vivían todavía sujetos al Imperio persa y no tenían rey propio. Para triunfar tenían que cumplir con el culto a Jehovah en el templo (Neh. 10:32–39; 12:44–47; 13:10–14, 30, 31), obedecer la Ley de Moisés (Neh. 1:5, 9, 11; 8:1–10:29) y mantenerse separados de las influencias paganas de los pueblos que los rodeaban (Neh. 2:20; 9:2; 10:30; 13:4–9, 23–30)….

La muralla construida bajo la dirección de Nehemías no sólo protegía a Jerusalén de invasiones, sino también le quitaba al pueblo judío la vergüenza (Neh. 1:3; 2:17) y simbolizaba la separación del mundo pagano (Neh. 13:19–22; 12:27–43). Honrando el templo como casa de Jehovah y obedeciendo la Ley, el pueblo se edificaría también como casa de Jehovah, y disfrutaría la bendición divina en la ciudad santa, una tercera dimensión de la casa de Jehovah (ver la exposición de Neh. 1:9; 3:1; 7:1; 11:1, 2; 12:27–43; 13:22). No se podría contar para siempre con un líder singular de la calidad de Nehemías. Era imprescindible que cada miembro del pueblo y de su liderazgo pusiera de su parte para mantener a la comunidad fiel a su Dios. Sólo así se cumpliría la meta resaltada en Esdras-Nehemías: edificar la casa de Jehovah, Dios de Israel, en Jerusalén (Esd. 1:3).

Para los cristianos hay enseñanzas paralelas. Aunque Dios nos disciplina por nuestro pecado, a veces severamente, seguimos siendo sus hijos (Heb. 12:3–12). Para triunfar debemos adorarlo individualmente y reunidos en su iglesia (Mat. 6:6; Hech. 2:42–47; Heb. 13:15), obedecer su palabra (Stg. 1:22–25) y mantenernos puros alejándonos de los pecados y valores del mundo que nos rodea (Stg. 1:27; 1 Ped. 2:11, 12, 4:1–4; 1 Jn. 2:15, 16). Confiando en Cristo, seremos templo del Espíritu Santo individualmente (1 Cor. 6:19), como iglesia local (1 Cor. 3:9–17) y como iglesia universal (Ef. 2:20–22; 1 Ped. 2:4). Para edificar la casa de Jehovah en estas tres dimensiones es necesario que cada cristiano y cada líder cumplan su papel con fidelidad (Ef. 4:11–16).

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 7 (Editorial Mundo Hispano, 2005), 88–89.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “El Libro de Nehemías fue ocasionado por la necesidad de mostrar cómo los muros de Jerusalén fueron restaurados, después del cautiverio…
  • 3-Propósito: …El autor escribe con el propósito de dar un relato de la restauración de los muros por Nehemías, así como para informar de cómo el gran estadista realizó ciertas reformas que los males sociales existentes hacían necesarias.” (Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 5, 176).

Reseñas

Esdras y Nehemías presentan los eventos de dos períodos distintos en la restauración de la tierra luego del exilio: el retorno de los exiliados y la reconstrucción del templo, 538–516 a.C. (Esd. 1–6); y el trabajo de los líderes al establecer la comunidad en los aspectos religiosos (Esdras) y físicos (Nehemías), 458–ca. 420 (Esd. 7–Neh. 13).

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 624–625.

La reconstrucción de la vida nacional judía llevó cien años. Hay dos períodos de tiempo que son muy importantes.

1. Los veinte años (537–517 A.C.) transcurridos desde el primer año de Ciro hasta el sexto año de Darío, cuando el pueblo bajo Zorobabel, el gobernador, y Josué, el sacerdote, reedificaron el templo. Para este período léase Esdras 1–6; Zacarías y Hageo; los primeros capítulos de 1 Crónicas; los dos últimos versículos de 2 Crónicas; los Salmos 126 y 137; y la referencia a Ciro en Isaías 44:23 a 45:8.

2. Los veinticinco años (458–433 A.C.) en que Nehemías, el gobernador, y Esdras, el sacerdote, reconstruyeron el muro de Jerusalén y restauraron la ciudad. Malaquías era el profeta de esa época.

Esdras ofrece un registro de ambos períodos.
Nehemías relata el segundo período, la edificación de los muros.

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Editorial Vida, 1979), 144.

El autor inspirado escribió los dos libros para demostrar:

a. Cómo Dios cumplió la promesa hecha a los profetas, de que haría regresar a Palestina a su pueblo cuando lo llevaran al destierro los monarcas paganos. … Esta fue una manifestación de la providencia de Dios, quien no solamente disciplinó a su pueblo y terminó con el mal de la idolatría mediante el cautiverio, sino que también lo hizo volver a Palestina.

b. Cómo Dios levantó grandes hombres para llevar a cabo su obra. … [La] restauración [en Esdras y Nehemías] no es definitiva ni completa, sino señala algo mejor. … La restauración final se producirá de acuerdo al nuevo pacto (Jeremías 31:31–33). La primera gira alrededor de la Ley de Moisés, pero la final tendrá su centro en Cristo crucificado y resucitado (Zacarías 12:10).

Pablo Hoff, Los Libros Históricos (Editorial Vida, 1980), 239–240.

4. Características

  • 4-Género: Narrativa histórica
  • 4-Estilo: Historia, catálogo de listas, oraciones, cartas
  • 4-Guía literaria: Véase también Narrativa como género literario.

Reseñas

Aun el breve resumen de Esdras y Nehemías presentado en las páginas anteriores revela la gran variedad de fuentes y tipos de unidades literarias empleados en su construcción. Pueden distinguirse tres principales bloques de materiales: la narración de Sesbasar y Zorobabel (Esd. 1–6); la narración de Esdras, casi toda en primera persona (el grueso de Esd. 7:1–10:44 y Neh. 7:73b-10:39); y la narración sobre Nehemías, que en gran parte también está en primera persona (la mayor parte de Neh. 1:1–7:73a y 11:1–13:31). Dentro de estas tres secciones principales pueden distinguirse varias fuentes:

  1. Las memorias de Esdras y Nehemías, ambas tomadas sin duda de los relatos autobiográficos. …
  2. Documentos y cartas. …
  3. Listas de diversos tipos. …

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 630-631.

El autor dispuso el texto de Esdras basándose en diversos documentos, entre los que figuraban las “memorias” de Nehemías, copero del rey de Persia (Neh 2.1) …. La documentación utilizada como fuente de información era en gran parte contemporánea de los hechos a los que se refería. Había en ella textos oficiales: decretos (Esd 6.1–12), correspondencia diplomática (Esd 5.6–17; 7.11–26), listas de repatriados (Esd 8.1–14) y un detallado informe de Esdras relativo a su misión (Esd 7.11–10.44 y Neh 8.1–9.38). La diversidad de fuentes documentales es seguramente la razón de que una parte de Esdras se escribiera en arameo (Esd 4.8–6.18 y 7.12–26), y el resto del libro en hebreo.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Esd.

El autor emplea y cita textualmente documentos contemporáneos a los hechos: listas de los israelitas que volvieron a Judá con Zorobabel, inventarios, actos de los reyes de Persia, correspondencia oficial con las autoridades persas y, sobre todo, las memorias de Esdras y Nehemías (Esdras 7:27–9:15; Nehemías 1:1–2:20; 4:1–7:5; 10:28–11:2; 12:27–13:31).

– Pablo Hoff, Los Libros Históricos (Editorial Vida, 1980), 240.

El Libro de Nehemías, como el de Esdras, se relacionan íntimamente con los de Crónicas, en que los cuatro libros son historia, y que muestran un gusto particular hacia la inclusión de las genealogías, tan importantes para los judíos, dado el sistema de herencia que requería que las propiedades quedasen dentro de la misma familia, y el sistema sacerdotal que exigía de todo sacerdote que comprobase su descendencia desde Aarón. El lenguaje del libro muestra cierta decadencia en comparación con el período de oro de la literatura hebrea, porque se habían mezclado con el idioma muchas palabras y modismos arameos, debido a que el pueblo, en la época en que el libro fue escrito, ya no hablaba hebreo sino caldeo (arameo), el idioma de los conquistadores.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 5 (Casa Bautista de Publicaciones, 1991), 177.

5. Contenido

  • 5-Temas: La restauración, reorganización y reforma de Israel (Pablo Hoff, Los Libros Históricos, 240).
  • 5-Doctrinas: El pacto, el templo, la santidad del pueblo de Dios, la fidelidad de Dios

Reseñas

El personaje principal del “libro de Nehemías” es Nehemías mismo. Se le representa como un elemento bueno, así como Esdras. Los enemigos —Sanbalat, Tobías, Gesem— siempre se presentan como malos. El pueblo es el segundo “personaje” principal, juntamente con su liderazgo múltiple. Se le retrata como un personaje más complejo y realista, a veces bueno y a veces malo.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 7 (Editorial Mundo Hispano, 2005), 87–88.

Nehemías era muy humano y, a pesar de todos sus defectos, poseía mucha nobleza de carácter. Generoso, fiel, con un espléndido patriotismo, despierta inmediatamente nuestro interés. Nehemías era un hombre de negocios con amor a Dios en el corazón. Su corazón le mantuvo fiel y su inteligencia le prosperó. Su modestia no era fingida; conocía su valor y sin temor se lo hizo presente a Dios. Concluyó su tarea con las palabras “Acuérdate de mí, Dios mío, para bien” (Nehemías 13:31).

– Clyde T. Francisco y Juan Juan Lacue, Introduccion Al Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), 103–104.

El libro de Nehemías narra los últimos eventos del Antiguo Testamento. … La narración abarca un poco más de 12 años (Neh. 5:14; 13:6, 7), si bien algunos versículos en los capítulos 11 y 12 aluden a tiempos posteriores. Es posible que Nehemías y Malaquías hayan sido contemporáneos, pues ambos vivieron cuando Judá era regido por gobernadores persas (Neh. 5:1, 4–5 ; Mal. 1:8), y ambos lucharon con problemas de ofrendas y diezmos (Neh. 10:28–39; Mal. 1:6–14; 3:6–12), de corrupción en el sacerdocio (Neh. 13:4–9, 28, 29; Mal. 1:6–2:9) y de los llamados matrimonios mixtos (Neh. 13:23–29).

Ya que habían regresado del cautiverio y habían reconstruido el templo, los judíos piadosos esperaban el cumplimiento de las demás promesas de los profetas, tales como el rey davídico, la exaltación de Israel y Jerusalén y la transformación del pueblo por el Espíritu de Dios. En efecto, la construcción de la muralla (1–6), el arrepentimiento del pueblo y su pacto para obedecer la Ley (8–10), la repoblación de Jerusalén como ciudad santa (7, 11–12), la dedicación de la muralla (12:27–43), la entrega de ofrendas (12:44–47) y la separación de los extranjeros (13:1–3) parecían ser avances en el cumplimiento de esas promesas. Sin embargo, el libro concluye de manera totalmente inesperada, con una andanada de incumplimientos del pacto del capítulo 10 de parte de la comunidad (13:4–31). Sólo Nehemías resiste esta infidelidad. De modo que el libro cierra dejando una crisis de fe: ¿cómo entender las promesas divinas a la luz de los fracasos del pueblo?

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 7 (Editorial Mundo Hispano, 2005), 84–85.

Nehemías insistió en la pureza espiritual del pueblo. El no sólo era un hombre de acción, sino también un hombre de oración. En Nehemías se nota el lugar que la oración ocupa en la renovación espiritual (1:6, 11; 2:4; 4:9; 9:5–37; 11:17; 13:22, 29, 31). El es un modelo de una vida vivida en total dependencia en Dios.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de Estudio: LBLA (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), Ne.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: “Una vez más encontramos que Esdras y Nehemías constituían un solo libro en la Biblia hebrea…. Estos libros relatan la historia del retorno del pueblo elegido de Dios, después del exilio. Ofrecen un registro de uno de los acontecimientos más importantes en la historia judía—el regreso del exilio en Babilonia.” (Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia, 143).
  • 6-Estructura: “Llegamos ahora a la quinta y última división de la historia del Período Persa: La Obra de Nehemías. En realidad consta de dos partes esta obra: de construcción, porque hizo reconstruir los muros caídos de la ciudad de Jerusalén; y de reforma: porque hizo reformar ciertos males existentes en la ciudad de Jerusalén.” (Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 5, 174).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Nehemías.

Reseñas

Tamara Eskenazi ha unido todos estos capítulos bajo el concepto de la construcción de la casa de Dios en Jerusalén. Este tema, anunciado en Esdras 1:1–4, luego se desarrolla en las tres secciones ya enumeradas. En Esdras 1–6 se construye el templo, casa de Dios. Luego en Esdras 7–10 se edifica el pueblo judío como casa de Dios, y en Nehemías 1–6 se levanta la muralla para encerrar toda Jerusalén como casa de Dios.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 7 (Editorial Mundo Hispano, 2005), 86–87.

Hay dos partes principales en el libro de Nehemías: la primera es la reconstrucción del muro, la gran necesidad que comprendió Nehemías cuando todavía estaba en Susa (v. 9; 6:19); y la segunda, la reconstrucción espiritual del pueblo, la gran necesidad que él, junto con Esdras, vio después de llegar a Jerusalén (caps. 8–10). El ministerio de Nehemías se centra en estas dos grandes obras.

– Jack B. Scott, El Plan de Dios En El Antiguo Testamento (Editorial Unilit, 2002), 479.

El lapso de tiempo que cubren los dos libros [Esdras y Nehemías] es de unos cien años.

Ambos libros comienzan en Babilonia y terminan en Jerusalén.
Ambos se centran en el hombre de Dios que los escribió.
Ambos relatos comienzan con un decreto del rey persa.
Ambos se refieren a planes de edificación como tema principal.
Ambos libros contienen una larga oración de humillación y confesión en el capítulo nueve.
Ambos finalizan con la purificación del pueblo.

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Miami, FL: Editorial Vida, 1979), 143.

La primera sección de las dos en que se divide el libro de Esdras (cap. 1–6) ofrece una detallada información sobre el tiempo que siguió al retorno a Jerusalén de los judíos exiliados. … La segunda parte del libro (cap. 7–10) se refiere a la actividad desarrollada por el propio Esdras….

Esquema del contenido:

  1. Repatriación de los exiliados y reconstrucción del templo de Jerusalén (1.1–6.22)
  2. Esdras informa de su misión (7.1–10.44)

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ezr.

El libro de Esdras comienza con el decreto de Ciro para el retorno de los judíos, luego describe el regreso bajo Zorobabel y el primer intento de reedificar el templo. La subsecuente terminación del templo en el año 516 a. de J. C. es presentada y seguida de una descripción del retorno de Esdras con un pequeño grupo de judíos. Sus conatos de reforma aparentemente fracasaron porque al principio del libro de Nehemías las condiciones en Judea son verdaderamente desesperantes. Nehemías, copero de Artajerjes, obtiene permiso para marchar a Judea, ser allí gobernador y reedificar Jerusalem y sus murallas. A pesar de encontrar mucha oposición, realiza esta empresa en un lapso sorprendentemente corto. Después de terminadas las murallas se le pide a Esdras que lea la Ley al pueblo y se efectúa una reforma general. Sin embargo, cuando Nehemías vuelve a Persia a dar cuenta de sus actividades, el pueblo se aparta del camino tomado. Cuando vuelve a Jerusalem se le obliga a renovar sus esfuerzos de reforma, especialmente para disolver los matrimonios mixtos.

– Clyde T. Francisco y Juan Juan Lacue, Introduccion Al Antiguo Testamento (Casa Bautista de Publicaciones, 1999), 102–103.

El análisis literario también ha dado apoyo a la unidad de Esdras-Nehemías. Fácilmente se detecta una estructura tripartita que abarca todo Esdras y la mitad de Nehemías:

Esdras 1–6: Retorno con Sesbasar y Zorobabel para reconstruir el templo.
Esdras 7–10: Retorno de Esdras para enseñar la ley.
Nehemías 1–6: Retorno de Nehemías para reconstruir la muralla.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 7 (Editorial Mundo Hispano, 2005), 86.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Nehemías

Atraviesa por la acción como si fueras uno del remanente retornante que experimentó los acontecimientos narrados en el libro.

Busca las maneras en que las doctrinas y temas del libro se evidencian en diferentes partes del libro.

Recuerda que el camino a tu pueblo pasa por Jerusalén. Revivir los detalles literales de la historia debe preceder la extracción de los principios universales y la aplicación de ellos a tu propio tiempo y lugar.

 

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 202.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.