Top Menu

Orientación previa a Malaquías

Versículos clave

Malaquías 1:6 El hijo honra al padre y el siervo a su señor. Si, pues, yo soy padre, ¿dónde está mi honra?; y si soy señor, ¿dónde está mi temor?, dice Jehová de los ejércitos a vosotros, sacerdotes, que menospreciáis mi nombre y decís: “¿En qué hemos menospreciado tu nombre?”

Malaquías 3:1-4 Yo envío mi mensajero para que prepare el camino delante de mí. …¿Pero quién podrá soportar el tiempo de su venida? o ¿quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador y como jabón de lavadores. Él se sentará para afinar y limpiar la plata: limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia. Entonces será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos.

Malaquías 3:10-11 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi Casa: Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, a ver si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

Malaquías 4:1-2 Ciertamente viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa. Aquel día que vendrá, los abrasará, dice Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas para vosotros, los que teméis mi nombre, nacerá el sol de justicia y en sus alas traerá salvación. Saldréis y saltaréis como becerros de la manada.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Malaquías
  • 1-Fecha: 450 a.C.
  • 1-Lugar: Jerusalén

Reseñas

MALAQUÍAS = «mi mensajero». Profeta y autor del último libro del AT (Mal. 1:1); sólo se le conoce por este escrito. Como Malaquías significa «mi mensajero», ciertos comentaristas han pensado que no es un nombre propio, sino un título de un escriba, quizá del mismo Esdras. Sin embargo, por cuanto cada uno de los libros de los profetas mayores y de los once menores dan en el encabezamiento el nombre de su autor, lo plausible es que éste sea también el caso en este libro.

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 705.

La fecha de esta profecía recibe un amplio consenso académico. El templo ha sido reconstruido y operaba con algunos detalles cúlticos ya un tanto viejos y desgastados (Mal. 1:10, 13; 3:1, 10). La profecía contra los matrimonios mixtos (Mal. 2:10–16) se asemeja a la postura de Nehemías (ver Neh. 13:23–27), lo que podría sugerir que Malaquías era contemporáneo de Nehemías o que lo precedió por poco tiempo. Parece razonable una fecha aproximada de 450 a.C.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 489.

Este profeta ministró en la época en que Nehemías era gobernador. Es evidente que su ministerio tuvo lugar después de la cautividad: el templo estaba reconstruido; se estaba realizando el servicio sacerdotal y el pueblo estaba sumido en la decadencia espiritual. Malaquías profetizó cerca de un siglo después de Hageo y de Zacarías, y sostuvo las mismas relaciones con Nehemías que tuvieron ellos con Zorobabel y Josué. La época sería hacia el final del siglo cinco a.C.

– Charles L. Feinberg, Los Profetas Menores (Editorial Vida, 1989), 359.

Del autor de esta breve profecía no se sabe nada, ni hay referencia a él en otra parte del Antiguo Testamento, ni se puede derivar nada tocante a él del texto de este libro…. Sacamos en conclusión, pues, que un hombre llamado Malaquías es el autor del libro que lleva su nombre, pero que él nos es completamente desconocido.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, Tomos I-V, vol. 5 (Casa Bautista De Publicaciones, 1991), 215.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: “Malaquías dirige su primer mensaje a los sacerdotes y luego se vuelve al pueblo en general: «De tal pueblo, tal sacerdote».” (Wiersbe, Bosquejos Expositivos de La Biblia).
  • 2-Localidad: Jerusalén

Reseñas

Objetivo inmediato de la reprobación profética de Malaquías son los sacerdotes que con su negligencia permiten que el pecado se instale en el propio Templo (Mal. 2.11), y que son los responsables de que se cometan abusos en la celebración de los sacrificios (Mal. 1.6–2.9); pero también censura duramente a los malvados, los injustos, los impíos, los que repudian a su esposa para unirse a una extranjera (Mal. 2.10–16) y los que dejan de pagar sus diezmos defraudando así al Señor. El juicio condenatorio de Malaquías se extiende a todos los que no tienen temor de Dios (Mal. 3.5).

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Mal.

El tono fuertemente polémico del libro de Malaquías refleja claramente una disputa entre el profeta y sus antagonistas…. Ciertamente, el mensaje profético está dirigido exclusivamente a Israel. Se lo interpela directamente, apelando a la tradición y a los fundamentos de la religiosidad judía: Jacob en contraste con Esaú (Mal. 1:2–5); los sacrificios en el Templo (Mal. 1:6–9; cf. 3:3–4) y los diezmos (Mal. 3:6–10); la alianza con Leví (Mal. 2:4–9; cf. 3:3–4) y la alianza con los padres (Mal. 2:10). Dentro de este marco son absolutamente legítimos los intentos por individualizar con mayor precisión los diversos grupos o estados de ánimo a los que se enfrenta el profeta.

– C. Mendoza, “MALAQUÍAS, Libro De,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1573.

[El] estilo dialéctico (a veces denominado «preguntas de disputa»), una característica de Malaquías, indica la hostilidad del pueblo. Si éstas se refieren al profeta o a Yahvéh no se hace explícito, pero el mismo uso del método indica que el pueblo tomaba una actitud argumental, cuestionando las prácticas y las creencias aceptadas hasta ese momento. Cuestionaban el amor de Yahvéh, indicado por la elección de Israel. No pudieron darle el respeto debido a un padre o a un señor (Mal. 1:6). El clero rechazó el requerimiento (p.ej., Lv. 1:10) de dar solamente lo mejor del rebaño como ofrenda (Mal. 1:7s.). El pueblo profanó el pacto de los padres, al casarse con mujeres que servían a las divinidades paganas y engendrar hijos con creencias religiosas diluidas (Mal. 2:15). El pueblo había rechazado la noción de que todas las cosas vienen de Dios y que los diezmos eran un reconocimiento de esto: en efecto, habían «robado a Dios» (Mal. 3:8). Se habían vuelto arrogantes, pensando que los soberbios y los impíos que tientan a Dios prosperan y escapan al castigo (Mal. 3:13–15). Tanto los sacerdotes como el pueblo tenían en poca estima la adoración de Dios.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros Desafío, 2004), 490–491.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “La ocasión de la Profecía de Malaquías fue la pésima condición espiritual y moral del pueblo, que era marcada por la falta de atención al sostén de los servicios religiosos, los casamientos mixtos, la degeneración del sacerdocio…” (Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 5, 216).
  • 3-Propósito: “Malaquías escribe con el fin de llamar al pueblo al arrepentimiento y a la sinceridad en la expresión de la vida religiosa.” (Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 5, 216).

Reseñas

Las condiciones descritas sugieren que el retorno del exilio no había traído cosa alguna que se asemejase a la edad mesiánica. El pueblo se había desanimado. Algunos lloraban (Mal. 2:13), pero otros optaron por el escepticismo (Mal. 1:2; 2:17; 3:14s.). El adulterio, el perjurio, la opresión y la discriminación se convirtieron en cosas características (Mal. 3:5). La religión organizada era tenida en menos (Mal. 1:14; 3:7–12), hecho subrayado por lo difundido de los casamientos con incrédulos (Mal. 2:10). Cualquier cosa era suficientemente buena para el servicio de Yahvéh (Mal. 1:9s.). Serían necesarias las revelaciones proféticas que decían que se precisaría algo nuevo—un nuevo corazón, un nuevo espíritu, la ley escrita sobre el corazón, un pastor que reflejase perfectamente la imagen divina—, si el pueblo de Dios hubiere de caminar en sus caminos.

– LaSor, Hubbard y Bush, Panorama Del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo Del Antiguo Testamento (Libros  Desafío, 2004), 489.

El libro de Malaquías está dirigido a la nación de Judá casi cien años después de su regreso del cautiverio en Babilonia. Al principio la gente había tenido entusiasmo en cuanto a la reconstrucción de Jerusalén y el templo y la restauración del culto. Pero ese entusiasmo había comenzado a desvanecerse. Empezaron a dudar del amor de Dios hacia el pueblo escogido. Este ya no vacilaba en sacrificar animales con defectos ni en retener sus diezmos y ofrendas. Malaquías es un llamado a una adoración genuina y sincera.

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 1998).

4. Características

  • 4-Género: Profecía
  • 4-Estilo: Didáctico y prosaico, discurso académico, polémico, serie de preguntas y respuestas
  • 4-Guía literaria: Véase también La profecía como género literario.

Reseñas

El estilo del profeta es dramático y directo, dándonos la sensación de oírlas directamente de su boca.

– Mary Batchelor, Abramos La Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

El libro de Malaquías se desarrolla basado en una serie de preguntas levantadas por Dios y contestadas por el pueblo o viceversa. Las respuestas del pueblo en forma de preguntas denotan el grado de insensibilidad espiritual en el cual había caído.

– Alfonso Lockward, Nuevo Diccionario de La Biblia (Editorial Unilit, 1999), 668.

El estilo de Malaquías es didáctico, académico, no libre como el de los profetas anteriores. (1) Se hace una acusación; (2) el pueblo responde, (3) y el profeta aplica la verdad al estilo profético. La profecía está asumiendo el carácter de enseñanza, resultando al final en un escolasticismo rabínico.

– Clyde T. Francisco y Juan Juan Lacue, Introducción Al Antiguo Testamento (Casa Bautista De Publicaciones, 1999), 246.

El libro es un discurso continuo. El profeta emplea un estilo de prosa directo, enérgico y enfático. Es la introducción de una forma dialéctica de instrucción que llegó a ser muy popular en el judaísmo posterior. … La designación del libro como profecía (“carga”, en el original hebreo) de la palabra de Jehová indica que el mensaje es de reproche más bien que de consuelo o ánimo.

– Charles L. Feinberg, Los Profetas Menores (Editorial Vida, 1989), 360.

El estilo de Malaquías se diferencia del de los antiguos profetas en que era didáctico (enseñador) en vez de ser retórico (predicador), y en esto hallamos el efecto de la influencia de la característica saliente de su época, que fue el estudio y la interpretación de la ley mosaica. Era también prosaico y no poético, distinguiéndose en esto también del estilo de los grandes profetas.

– Carroll Gillis, El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia y Literatura, vol. 5 (Casa Bautista De Publicaciones, 1991), 216.

El texto de Malaquías se caracteriza por el tono polémico con que aborda los diferentes temas. La propia armazón literaria del mensaje es una especie de discusión retórica, de diálogo con sus destinatarios, a cuyas preguntas y objeciones responde el profeta. La fórmula discursiva es la siguiente:

  1. Jehová establece un principio general o condena una práctica reprobable habitual en el pueblo;
  2. los interpelados responden planteando sus dudas y haciendo preguntas, introducidas a veces de manera irónica por el profeta;
  3. Jehová interviene de nuevo, confirma y amplía lo que antes había dicho, añade más reproches y anuncia el castigo de los culpables.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Mal.

5. Contenido

  • 5-Temas: Amor y elección, la recriminación del culto sacerdotal, profanación de la Alianza, envío de un mensajero, diezmos y tributos, el día del Señor, matrimonio y divorcio
  • 5-Doctrinas: Santidad y justicia, amor de Dios, elección, la adoración aceptable, el Mesías y su precursor

Reseñas

Los pecados de Israel que indignaron a Nehemías eran los mismos que irritaron a Malaquías. Las faltas eran: 1) la corrupción del sacerdocio; 2) matrimonios con extranjeras después de divorciarse de sus esposas israelitas; y 3) negligencia en dar los diezmos y las ofrendas. El profeta indica también el lugar y las perspectivas del remanente piadoso en la nación.

– Charles L. Feinberg, Los Profetas Menores (Editorial Vida, 1989), 360.

Malaquías, cuyo libro es el último del Antiguo Testamento, fue otro profeta de este período. Se horrorizó al comprobar la forma complaciente y descuidada en que la gente pensaba en Dios; reducían la adoración a una mera rutina obligatoria, y cualquier ofrenda barata y de segunda categoría servía como sacrificio. Pensaban que importaba poco el que sirvieran a Dios o le desobedecieran. Parecían no percatarse del poderoso amor de Dios ni de su paternal cuidado hacia ellos.

– Mary Batchelor, Abramos La Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: Cada disputa comienza con un reproche, seguido por una queja o pregunta, y una explicación con palabras de juicio o de aliento.
  • 6-Estructura: Según la estructura literaria de diálogo se puede dividir el libro en seis partes, cada una siguiendo la forma de “disputa”.
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Malaquías.

Reseñas

El elemento más característico del libro de Malaquías es, sin duda alguna, su estructura dialógica: mediante el recurso a la forma literaria de «disputa», el cuerpo de la obra queda claramente subdividido en seis unidades principales. Cada unidad comienza con una afirmación-reproche de Dios o del profeta contra el pueblo, afirmación que, tras el pedido de explicaciones de los asombrados interlocutores, es desarrollada extensamente en un tono vibrante, con palabras de juicio y graves denuncias, pero también con expresiones de aliento y consuelo, y hasta de amor.

Un versículo introductorio y dos «apéndices» finales sirven de marco a la obra, que, por otro lado y, aunque ocasionalmente se ha sugerido la existencia de algunas glosas, presenta un aspecto fundamentalmente unitario.

– C. Mendoza, “MALAQUÍAS, Libro De,” Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1573.

Consta de dos partes principales, y podemos determinar mejor su propósito si estudiamos su contenido. La primera parte (caps. 1 y 2) trata del pecado de Israel, y la segunda (caps. 3 y 4) del juicio a que serán sometidos los culpables y la bendición que recaerá sobre los que se arrepienten.

– J.D. Douglas, Nuevo Diccionario Bíblico: Primera Edicion (Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

El libro se puede dividir en tres partes. La primera (1:1–5) es una reprensión a Israel por la falta de gratitud a Dios por haberlo escogido como pueblo (1:1–5; cf. Ro 9:13). … La segunda parte (1:6–3:15) habla de contaminación religiosa en Israel. … En la tercera parte el profeta presenta promesas a Israel (3:16–4:6).

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 1998).

Consejos para la lectura y la enseñanza de Malaquías

El desarrollo del libro es en realidad fluido, con un pensamiento que va y viene entre las acusaciones de Dios y, sin transición, las promesas de Dios de bendecir su pueblo. Sigue los contornos reales del texto, en lugar de los bosquejos nítidos. Ten presente que algunas de las acusaciones de Dios son específicas (p. ej. las que tienen que ver con el divorcio y el diezmo), pero que vienen entrelazadas con otras de naturaleza muy general. Con todo, dado que el formato general es de juicio y bendición, puedes recopilar con provecho (1) una lista de ofensas que están expuestas al juicio de Dios y (2) un retrato de Mesías venidero y la naturaleza de la bendición que él traerá.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 409-410.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.