Top Menu

Evangelio como género literario

Evangelio: Descripción esencial

Lo más destacado de los evangelios es que nos informan sobre la persona y obra de Cristo, con la mayoría sus contenidos dedicados a los tres años de su ministerio público. El título “evangelio” significa “buenas noticias” y se tomó de la palabra griega usada para designar el mensaje de salvación en Cristo.

La forma principal es narrativa, o historia. Es verdad que la enseñanza y los discursos de Jesús reciben tanto espacio como los eventos narrativos, pero la historia general es el marco dentro del cual la enseñanza de Jesús da lugar.

La trama de la narrativa en los evangelios es episódica más que una sola línea de acción continua, y la naturaleza fragmentada del material es resaltada aún más debido a la brevedad de las unidades. Toda una serie de géneros narrativos específicos (tipos) aparecen en los evangelios. Varios patrones dan unidad a los evangelios, incluidos los siguientes:

  • En el centro de todo está la persona y obra de Jesús.
  • En círculos concéntricos alrededor de Jesús encontramos, en orden de prominencia ascendiente, (1) el grupo de seguidores conocido como los discípulos, (2) el establecimiento religioso (con frecuencia llamado los fariseos o los escribas y los fariseos), y (3) la gente ordinaria, algunas veces una multitud de observadores, algunas veces individuos específicos.
  • Aunque el ordenamiento del material es parcialmente temático (por ejemplo, las parábolas de Jesús juntadas en una unidad extendida), la organización es más o menos cronológica, y todos los evangelios dedican la mayor parte de su contenido al juicio, la crucifixión, y la resurrección de Jesús.

Los evangelios combinan tres ingredientes principales:

  • La enseñanza y predicación de Jesús: lo que Jesús dijo y enseño.
  • Las acciones de Jesús: lo que Jesús hizo.
  • La respuesta de la gente a Jesús: lo que otros hicieron.

Además, las conversaciones y diálogos de Jesús, junto con los altercados con sus oponentes constituyen un híbrido de los tres ingredientes arriba: Son una especie de enseñanza, son “actos de comunicación” que tienen el efecto de una acción, e involucran las reacciones de las personas a Jesús.

La combinación caleidoscópica de materiales refleja la variada naturaleza de la vida de Jesús durante sus años como un maestro y obrador de milagros itinerante. Ligeras diferencias entre el material sumamente similar de los evangelios es parcialmente el resultado de la selección de los autores individuales, pero es más probable que como un itinerante, Jesús hiciera acciones similares y dijera cosas similares muchas veces, de manera similar a lo que encontramos con un político en campaña electoral.

El objetivo principal de los autores de los evangelios es la persuasión. Su meta en constatar e interpretar los acontecimientos de la vida de Jesús y su enseñanza no es meramente biográfica e histórica. Los evangelistas son creyentes en Jesús que quieren ver a sus lectores creer en el Salvador también.

Traducido por exegetica.net de “The Gospel as a New Testament Form”, Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 436. (Hemos agregado las negritas al texto para resaltar los conceptos más importantes.)

Evangelio: Perspectivas útiles

Los escritos de los cuatro evangelistas han sido comparados con la manera en que cuatro especialistas ven un árbol desde sus distintos puntos de vista. …Así cada evangelista ve a Jesús desde una perspectiva especial. Mateo lo ve como Rey-Mesías; Marcos, como Siervo; Lucas, como el Hijo del Hombre; y Juan, como el Hijo de Dios. Y en el escrito de cada uno abundan los pasajes que confirman tal apreciación.

Asdrúbal Ríos, Comentario Bíblico del Continente Nuevo: San Mateo (Editorial Unilit, 1994), 13.

Por lo tanto, se puede decir algo en favor del punto de vista que sostiene que, aunque en cada Evangelio se presenta a Jesús como el Mesías largamente esperado, enviado por el Padre y ungido por el Espíritu Santo para ser nuestro Gran Profeta, compasivo Sumo Sacerdote y Rey eterno, es el oficio profético el que aparece prominentemente en Mateo, el oficio real en Marcos y el sumo sacerdotal en Lucas.

William Hendriksen, Comentario Al Nuevo Testamento: El Evangelio Según San Mateo (Libros Desafío, 2007), 92–93.

Mateo, Marcos y Lucas, al igual que Juan, no compilaron la tradición de forma mecánica, sino que transmitieron un mensaje y escribieron según su propia comprensión de Jesús y de la situación de las diferentes iglesias a las que dirigieron los Evangelios. Cuando nos acercamos a estos libros para ver lo que Jesús hizo y dijo, la información nos llega a través de la interpretación que ellos hicieron de la tradición que habían recibido.

Donald A. Hagner, “Prefacio a La Edición Revisada,” en Teología del Nuevo Testamento, G.E. Ladd (CLIE, 2002), 273.

 Una de las características principales de los Evangelios es que constituyen cuatro narraciones canónicas de la “vida de Jesús”. Hay alguna otra figura de la antigüedad sobre cuya vida también se escribió más de una vez (por ejemplo, la vida de Sócrates, escrita por Platón y Jenofonte, narraciones que no tienen mucho en común), pero lo cierto es que los cuatro Evangelios son un fenómeno histórico y literario único. Desde que se empezó a escribir el primero hasta que se acabó de escribir el último pasaron tan sólo unas décadas y presentan a la vez una interdependencia e individualidad que han despertado el interés de los investigadores durante siglos.

Donald A. Hagner, “Prefacio a La Edición Revisada,” en Teología del Nuevo Testamento, G.E. Ladd (CLIE, 2002), 274.

“Cuando a un viudo le preguntaron por qué tenía un portarretratos con cuatro distintas fotografías de su amada esposa, explicó que éstas le proporcionaban justamente las expresiones que recordaba con más cariño. Una sola fotografía no bastaba sino que necesitaba de todas. No parece lógico, pues, pretender convertir los cuatro Evangelios en uno solo mediante armonías entre uno y otros. En el caso del viudo, ¿se hubiera prestado él a que se cortaran los cuatro retratos para tratar de formar uno solo con el parecido básico?

Los Evangelios son complementarios; se necesita de todos ellos para proporcionarnos toda la verdad. Como Soberano (en Mateo) Jesús viene para reinar, como Siervo (en Marcos) se presenta para servir y salvar, como Hijo del Hombre (en Lucas) llega para compartir y compadecerse de los hombres, y como Hijo de Dios (en Juan) viene para revelar y redimir. …Marcos…Nos presenta a Jesús en acción.”

Carlos A. Morris, Comentario Bíblico Del Continente Nuevo: San Marcos (Editorial Unilit, 1992), 21–22.

 

Los Evangelios: Preguntas prácticas

A propósito de la lectura y el estudio normal de la Biblia, las siguientes preguntas formuladas por David Helm, autor de One-to-one Bible Reading, pueden ser de gran utilidad práctica.

Preguntas sobre el contexto:

  • ¿Qué ha sucedido hasta aquí en la narrativa? ¿Destacan ciertos eventos, personajes, o temas importantes?
  • ¿Qué ha ocurrido justo antes de la sección que estamos estudiando?

Preguntas de observación:

  • ¿Qué aprendemos en esta sección sobre los personajes principales? ¿Cómo los describe el autor? ¿Cómo se describen a si mismos?
  • ¿Figura de manera importante el tiempo o el lugar en lo que sucede en este pasaje?
  • ¿Existe algún conflicto o clímax en el pasaje?
  • ¿Existe un tema o idea principal en esta porción de la narrativa?
  • ¿Hay alguna sorpresa?

Preguntas sobre el significado:

  • ¿Existe algún comentario “editorial” por parte del autor sobre los acontecimientos en la narrativa? ¿Qué luz arrojan estos comentarios sobre los acontecimientos?
  • ¿Hay alguien que aprende algo o crece de alguna manera en la narrativa? ¿De qué manera? ¿Qué es lo que esta persona aprende?
  • ¿Qué nos revela este pasaje sobre quién es Jesús y lo que él vino al mundo para hacer?
  • ¿Cómo resumiríamos el significado de este pasaje en nuestras propias palabras?

Preguntas de aplicación:

  • ¿Cómo cambia o confirma este pasaje tu entendimiento?
  • ¿Hay alguna actitud que deberías cambiar?
  • ¿Qué te enseña este pasaje sobre ser un seguidor de Jesús?

 

Evangelios: Recursos adicionales

  • “Los Evangelios,” capítulo XX en José M. Martínez, Hermenéutica bíblica, (CLIE), pp. 381-405.
  • “Los evangelios: una historia con muchas dimensiones,” capítulo 7 en Gordon Fee y Douglas Stuart, La lectura eficaz de la Biblia (Editorial Vida) pp. 99-118.
  • “La literatura del Nuevo Testamento,” por Ricardo Foulkes en Daniel Carro et al., Comentario bíblico mundo hispano Tomo 21. ed. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993–).
  • “La lectura de los evangelios,” en Carson, D.A. et al. Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno. (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.