Top Menu

Orientación previa a Hechos

Versículos clave

Hechos 1:8 Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.

Hechos 2:4 Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablaran.

Hechos 6:7 La palabra del Señor crecía y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.

Hechos 9:31 Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.

Hechos 19:20 Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor.

Hechos 28:31 Predicaba el reino de Dios y enseñaba acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Lucas
  • 1-Fecha: 61-63 d.C.
  • 1-Lugar:  Roma

Reseñas

Tanto el estilo como el lenguaje del Evangelio de Lucas y los Hechos de los Apóstoles ofrecen suficiente evidencia de que la misma persona escribió las dos obras. El «primer tratado» de Hechos 1.1 parece ser una referencia al tercer Evangelio, como si fuera el primero de una serie de dos volúmenes, y la dedicatoria a Teófilo también constituye un fuerte argumento en favor de una autoría común. Como la tradición de la Iglesia atribuye unánimemente estas dos obras al médico Lucas, un compañero cercano de Pablo (Col 4.14; Flm 24; 2 Ti 4.11), y como la evidencia interna apoya este punto de vista, no hay razones para disputar la autoría de Lucas.

– Biblia Plenitud: La Biblia de Estudio (Editorial Caribe, 2000), Mk 16:19.

Aunque su nombre no aparece en el libro, desde el principio de la Historia de la Iglesia siempre se ha mantenido que su autor era Lucas. Acerca de él sabemos realmente muy poco; solamente se le menciona tres veces en el Nuevo Testamento: Colosenses 4:14; Filemón 24, y 2 Timoteo 4:11. De estas referencias podemos deducir dos cosas seguras: la primera es que era médico; y la segunda, que era uno de los más apreciados colaboradores y leales amigos de Pablo, porque fue su compañero en su último encarcelamiento. Podemos deducir también que era gentil. … Según esta deducción nos encontramos con el hecho interesante de que Lucas fue el único autor gentil del Nuevo Testamento.

– William Barclay, Comentario Al Nuevo Testamento (Editorial CLIE, 2006), 499.

Puesto que los Hechos nos llevan hasta la primera prisión de Pablo en Roma, en los años 60 y 61 d.C., esta es la fecha más temprana en que el libro pudo ser escrito. En el año 64 d.C., tuvo lugar el incendio de Roma y Nerón comenzó a perseguir a los cristianos. Esto obró un cambio completo en las relaciones entre los cristianos y el Imperio. Por este motivo, la fecha más tardía en que pueden haber sido escritos los Hechos, es alrededor del 63 d.C. Tenemos en este libro un relato sobre la primera generación de creyentes, los primeros treinta años de crecimiento de la Iglesia que comenzó en Pentecostés.

– Stanley M. Horton, El Libro de Los Hechos (Editorial Vida, 1990), 10.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: Teófilo, en particular, y los creyentes griegos
  • 2-Localidad: El imperio romano

Reseñas

Lucas escribió su Evangelio y Los Hechos para un hombre llamado Teófilo (Luc. 1:3; Hech. 1:1). Solo podemos adivinar quién era Teófilo. Existen, por lo menos, dos posibilidades:

  1. Es muy probable que era una persona real. En el griego la palabra krátistos (óptimo, excelentísimo) con la que es designado en Lucas 1:3 (oh excelentísimo), era un título que solía darse a un gobernador o procónsul. Esto parece indicar que Teófilo era una persona constituida en autoridad.
  2. El término teófilo en griego significa uno que ama a Dios. Se usaba frecuentemente este nombre en el mundo grecorromano del primer siglo. Si Lucas tenía en mente a un individuo, o a un típico amigo de Dios, es cosa que no se puede determinar.

Está claro, sin embargo, dado el carácter de la obra, que Lucas, aunque se dirige a Teófilo, no intenta redactar un escrito privado, sino que piensa en muchos otros parecidos a Teófilo. Esta práctica de dedicar una obra a algún personaje ilustre era entonces frecuente.

– Daniel Carro et al., Comentario Bíblico Mundo Hispano Hechos, 1. ed. (Editorial Mundo Hispano, 1993–), 29.

Teófilo, cuyo nombre quiere decir “amante de Dios”, es desconocido para la historia fuera de su mención en Lucas y Hechos. Haya sido un creyente a quien Lucas estaba instruyendo, o un pagano a quien Lucas buscó convertir no se sabe. La manera en la que Lucas se refiere a él como “oh excelentísimo Teófilo” (Lc. 1:3) sugiere que era un oficial romano de cierta importancia (cp. Hch 24:3; 26:25).

– John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur (Thomas Nelson, 1997), Ac.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: ” Cuando Lucas escribió sus dos tomos (60–85 d. de J.C. en Roma), el cristianismo ya se hallaba establecido en un mundo más extenso, y se estaba convirtiendo en una gran comunidad gentil (llevando a cabo la Gran Comisión, Luc. 24:36–49)” (Daniel Carro et al., Comentario Bíblico Mundo Hispano Hechos, 30).
  • 3-Propósito: “La primera intención de Lucas se encuentra en las palabras del Cristo Resucitado en 1:8: «Seréis mis testigos en Jerusalén, y en toda Judea, y en Samaria, y por todo el mundo». Lucas quería presentar la expansión del Cristianismo, y mostrar cómo llegó hasta Roma en no mucho más de treinta años la Religión que había empezado en un rincón de Palestina.” (William Barclay, Comentario Al Nuevo Testamento, 500).

Reseñas

Cuando Lucas escribió, la comunidad cristiana en su apariencia exterior era muy distinta de lo que podían haber esperado los que vieron su comienzo. Ella comenzó en Palestina; ahora estaba esparcida por todo el mundo del Mediterráneo. Jesús y todos sus primeros seguidores eran judíos. Ahora la iglesia era predominantemente no judía. Jesús y sus primeros seguidores asistían a las sinagogas y al templo. En el tiempo en que Lucas escribió, muchos cristianos se estaban reuniendo en hogares y en edificios públicos.

La ocasión histórica en que Lucas escribió su obra en dos tomos. Cuando Lucas escribió sus dos tomos (60–85 d. de J.C. en Roma), el cristianismo ya se hallaba establecido en un mundo más extenso, y se estaba convirtiendo en una gran comunidad gentil (llevando a cabo la Gran Comisión, Luc. 24:36–49). … En sus dos escritos él trazó la historia del cristianismo: un movimiento dentro del judaísmo que llegó a ser una familia mundial. El cruzar las fronteras geográficas había sido fácil. En pocos años el cristianismo se había extendido a lo largo y a lo ancho; por lo menos al norte, al sur y al oeste.

– Daniel Carro et al., Comentario Bíblico Mundo Hispano Hechos, 1. ed. (Editorial Mundo Hispano, 1993–), 30.

El propósito de Hechos no puede considerarse aisladamente del propósito del Evangelio de Lucas. Las dos partes, a pesar de todas sus diferencias estilísticas, conforman un todo integral, con un propósito coherente. El autor no deja que sus lectores especulen acerca de cuál puede ser su propósito; lo especifica explícitamente en el prólogo de su Evangelio, que debería leerse como prólogo para las dos partes de esta obra. He aquí sus palabras (Lc 1:1–4):

Puesto que ya muchos se han propuesto compilar una narración de las cosas que han acontecido entre nosotros, tal como nos lo entregaron los que desde el principio fueron testigos oculares y ministros de la palabra, me ha parecido bien a mí también, tras haber seguido de cerca todas estas cosas de un tiempo a esta parte, escribírtelas en orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas de las cuales has sido informado.

– F. F. Bruce, Hechos de Los Apóstoles: Introducción, Comentarios y Notas (Libros Desafio, 2007), 26–27.

El propósito especial de Lucas se puede ver mejor cuando sus dos tomos, el Evangelio y Los Hechos, se consideran juntos. Los dos volúmenes trazan el movimiento cristiano desde sus comienzos con el nacimiento de Jesús hasta su desarrollo en una comunión de alcance mundial que trasciende los límites de la nacionalidad judía, y da lugar imparcialmente a judíos, samaritanos y gentiles.

– Daniel Carro et al., Comentario Bíblico Mundo Hispano Hechos, 1. ed. (Editorial Mundo Hispano, 1993–), 32.

Lucas, en su Evangelio, muestra lo que Cristo ‘comenzó a hacer’ en la tierra; Hechos muestra lo que siguió haciendo, por medio del Espíritu Santo.
La ascensión de nuestro Señor constituye la escena final de Lucas. En Hechos, constituye la circunstancia inicial. (Véase Lucas 24:49–51 y Hechos 1:10, 11.)

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Editorial Vida, 1979), 399.

4. Características

Reseñas

Hay dos maneras de escribir la Historia. Una consiste en procurar trazar el curso de los acontecimientos de semana en semana o de día en día; y otra que, como si dijéramos, nos abre una serie de ventanas y nos permite vislumbrar algunos momentos decisivos y personalidades relevantes de cada período. El Libro de los Hechos sigue la segunda fórmula.

– William Barclay, Comentario Al Nuevo Testamento (Editorial CLIE, 2006), 499.

El relato es necesariamente fragmentario, ya que la historia completa no podría ser contada en el espacio que Lucas se permitió a sí mismo. …

Dos centros capitales, Jerusalén y Antioquía, dominan el relato, y paralelos a ellos están los dos apóstoles más importantes, Pedro y Pablo. …

Los discursos son prominentes en Hechos. Algunos de ellos podrían ser llamados sermones. F. F. Bruce los divide en cuatro categorías, a saber: evangelisticos, deliberativos (por ejemplo, los dicursos del capítulo 15); apologéticos (el discurso de Esteban y las varias defensas de Pablo); y exhortatorios (las palabras de Pablo a los ancianos de Efeso).

– Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento (Libros Desafío, 1980), 237.

Como la primera obra de historia de la iglesia que jamás se escribió, Hechos registra la respuesta inicial a la Gran Comisión (Mt. 28:19, 20). Provee información de las primeras tres décadas de la existencia de la iglesia, material que no se encuentra en ningún otro lugar en el NT. Aunque no es primordialmente una obra doctrinal, Hechos enfatiza que Jesús de Nazaret era el Mesías esperado por mucho tiempo por Israel, muestra que el evangelio es ofrecido a todos los hombres (no solamente al pueblo judío), y enfatiza la obra del Espíritu Santo (mencionado más de cincuenta veces). Hechos también hace uso frecuente del AT: p. ej. Hch 2:17–21 (Jl. 2:28–32); Hch 2:25–28 (Sal. 16:8–11); Hch 2:35 (Sal. 110:1); Hch 4:11 (Sal. 118:22); Hch 4:25, 26 (Sal. 2:1, 2); Hch 7:49, 50 (Is. 66:1, 2); Hch 8:32, 33 (Is. 53:7, 8); Hch 28:26, 27 (Is. 6:9, 10).

Hechos abunda en transiciones: del ministerio de Jesús al de los apóstoles; del antiguo pacto al nuevo pacto; de Israel como la nación testigo de Dios a la iglesia (compuesta tanto por judíos como gentiles) como el pueblo testigo de Dios. El libro de Hebreos establece la teología de la transición del antiguo pacto al nuevo; Hechos muestra la manifestación práctica del nuevo pacto en la vida de la iglesia.

– John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur (Thomas Nelson, 1997), Hch.

5. Contenido

  • 5-Temas: La iglesia primitiva, la extensión del evangelio, la gran comisión, el Espíritu Santo, Jesús
  • 5-Doctrinas: Eclesiología, la resurrección, el Espíritu Santo

Reseñas

En cierto sentido, Hechos es el libro más importante del Nuevo Testamento. La verdad pura y simple es que, si no contáramos con Hechos, no tendríamos ninguna información acerca de la Iglesia Primitiva, fuera de la que pudiéramos deducir de las cartas de Pablo.

– William Barclay, Comentario Al Nuevo Testamento (Editorial CLIE, 2006), 499.

Los términos “hablar”, “predicar” y “dar testimonio”, son comunes. “La palabra” (o la palabra de Dios o del Señor) tiene un uso bastante frecuente, y lo mismo es cierto de “gentil”. La palabra “iglesia” es prominente, como también “apóstol”, “creer”, y “bautizar”. Estos son algunos de los términos que ayudan a transmitir la atmósfera del libro. …

El Espíritu Santo es la clave del éxito de la misión cristiana. El es la fuente de un hablar efectivo (Hch 4:8), del poder milagroso (Hch 13:9–11), de la sabiduría en los concilios de la iglesia (Hch 15:28), de la autoridad administrativa (Hch 5:3; 13:2), y de la dirección (Hch 10:19; 16:6–10).

– Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento (Libros Desafío, 1980), 237–238.

El rasgo más común de los mensajes evangelísticos es su concentración en la resurrección de Cristo, sin la cual no hubiese habido ni mensaje ni iglesia que lo proclamase.

– Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento (Libros Desafío, 1980), 237.

Con toda claridad vemos que el libro de los Hechos es un libro de la Iglesia, que nos da importantes enseñanzas sobre su naturaleza, crecimiento, vida y razón de ser.

– Stanley M. Horton, El Libro de Los Hechos (Editorial Vida, 1990), 10.

Jesús es la figura central del libro de los Hechos, como lo es también en los evangelios y las epístolas. Los libros se complementan mutuamente y lo exaltan a El. Hechos muestra que toda la vida de la Iglesia continuaba girando en torno al Cristo viviente, el que había resucitado, ascendido y se había sentado a la derecha del Padre para interceder.

– Stanley M. Horton, El Libro de Los Hechos (Editorial Vida, 1990), 11.

PASAJES Y HECHOS CLAVE

La ascensión de Jesús Hch 1
La venida del Espíritu Santo Hch 2
La historia de Esteban, el primer mártir cristiano Hch 6–7
Conversión de Saulo (Pablo) en el camino a Damasco Hch 9
Pedro aprende que el evangelio es para los gentiles al igual que para los judíos Hch 10
Pablo y sus compañeros llevan las buenas nuevas a través de Asia Menor (Turquía) hasta Grecia Hch 13–20
Arresto de Pablo, juicios, naufragio y llegada a Roma Hch 21–28

– Mary Batchelor, Abramos La Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: “Contemplamos el impulso extraordinario de aquel puñado de hombres, una docena de pescadores y aldeanos que, dejándose arrastrar por el soplo del Espíritu, con un mensaje revolucionario que llevar al mundo —un mensaje de amor, de verdad, de liberación— lograron al cabo de tres siglos la conquista del Imperio Romano.” (Daniel Carro et al., Comentario Bíblico Mundo Hispano Hechos, 27).
  • 6-Estructura: “Hechos es definitivamente un documento misionero, con la gran comisión de 1:8 como clave para su estructura (cf. Lc. 24:47). El evangelio es predicado y la iglesia establecida, primero en Jerusalén, luego en Judea, después en Samaría, y finalmente en el mundo gentil.”(Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento, 236).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Hechos.

Reseñas

I. El ministerio del Cristo resucitado entre los discípulos, culminando con la Ascensión (1:1–11).
II. El testimonio de los discípulos en Jerusalén (1:12–7:60).
III. El testimonio en Judea y Samaria (8:1–40).
IV. El testimonio entre judíos y gentiles en el territorio de Palestina en las regiones más distantes (9:1–28:31).

– Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento (Libros Desafío, 1980), 231–232.

…Lucas sigue un tema sugerido por las palabras de Jesús: “Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hch 1:8). Los siete primeros capítulos se centran en los sucesos de Jerusalén, y describen el crecimiento y las pruebas iniciales de la Iglesia. Entre el capítulo 8 y 12 se revela cómo el Espíritu rompió barreras en Judea y Samaria. Finalmente, del 13 al 28 presentan la forma en que el Evangelio comenzó a moverse hasta lo último de la tierra. En ellos se destaca la existencia de nuevos centros para el esparcimiento del Evangelio en Antioquía, Efeso y Roma.

– Stanley M. Horton, El Libro de Los Hechos (Editorial Vida, 1990), 8.

Hay dos divisiones naturales en Hechos. En 1–12 Pedro les dice a los judíos: ‘Arrepentíos’. ¿Por qué? Porque necesitaban un cambio mental concreto acerca del Mesías. En 13–28 Pablo dice: ‘Cree’. ¿Por qué? Porque los gentiles no necesitaban cambiar de actitud en cuanto al Mesías; debían simplemente creer en él. … Este libro relata la transmisión del evangelio a los gentiles. En todo el Antiguo Testamento vemos a Dios tratando con los judíos. En el Nuevo Testamento lo vemos obrando entre todas las naciones.

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Editorial Vida, 1979), 400–401.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Hechos

Hechos proporciona su mensaje principalmente por medios narrativos. Necesitarás prestar mucha atención a lo que transcurre, dónde transcurre, quiénes son los protagonistas, y cuáles son los resultados de sus acciones. El autor principalmente narra lo ocurrido y no se detiene para explicar las cosas. Debes inferir los principios de la acción.

Presta atención al sitio de la acción. El entorno juega un papel crucial en Hechos. Debes ser sensible a las diferencias radicales entre las tres ciudades que figuran en el libro – Jerusalén, el centro del judaísmo contiene el Templo; Antioquía, una ciudad griega con presencia judía; y Roma, la capital del imperio romano.

Lee los discursos con cuidado. Asegúrate de estar atento a la audiencia a la que se dirige, incluidos sus compromisos religiosos previos.

Busca por los personajes “menores”. Este libro viene organizado alrededor de dos personalidades enormes (Pablo y Pedro), pero hay lecciones a aprender de las historias de las personas “pequeñas” como Dorcas, a quién se la describe como “rica en obras buenas y de caridad que hacía continuamente” (9:36).

Estudia con la premisa de que los hechos que Lucas registra son representativos del tipo de hechos que ocurrían repetidamente. Por ejemplo, Lucas nos ofrece un ejemplo de la predicación en el Templo (capítulo 3), y de las obras de milagros (capítulo 3), de martirio (capítulo 7), de un culto de sábado en una sinagoga (13:13-52), de un discurso a intelectuales griegos (17:16-34), de un culto cristiano (20:7-12), y así.

El tema del testimonio es un hilo unificador. Fíjate en elementos como quienes testifican, en qué circunstancias, y usando qué medios. También debes observar el contenido de su testimonio junto con sus resultados.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 476-477.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.