Top Menu

Epístola como género literario

Epístola: Descripción esencial

Las epístolas, o cartas, son el género predominante en el Nuevo Testamento en términos del espacio que ocupan. Son una combinación de correspondencia privada y discurso público. Generalmente hablando, las Epístolas no son tratados sistemáticos sobre un sólo tema. Unas cuantas epístolas neo-testamentarias son una exposición relativamente sistemática de la doctrina, pero la mayoría vienen estructuradas bastante como las cartas que nosotros mismos escribimos y recibimos. Cuando el impulso lírico (emocional) se impone, la estructura se convierte casi en un chorro de conciencia, con los pensamientos brotando de la mente del escritor de una manera emocional y no meramente lógica.

Las epístolas son cartas “ocasionales”: iban dirigidas a audiencias específicas y situaciones específicas. Los autores contestan preguntas que se han lanzado o se dirigen a situaciones de los que los autores tienen conocimiento. Puedes provechosamente relacionar los párrafos de una epístola con el contexto (ocasión) declarado o implícito que dio lugar a la carta.

En forma, muchas Epístolas neo-testamentarias consisten en cinco partes principales.

  • Apertura o salutación: nombres del autor y los destinatarios o un saludo
  • Acción de gracias: incluidos elementos como un recordatorio de los receptores y una oración por su bienestar espiritual
  • Cuerpo: comenzando con fórmulas introductorias y terminando o bien con material escatológico o de viaje
  • Parénesis, o exhortación moral: una palabra griega que significa instrucción moral y exhortación
  • Cierre: saludo final y bendición

La mayoría de las Epístolas del Nuevo Testamento comienzan con una sección doctrinal y luego pasan a la aplicación práctica.

Al leer una epístola, es importante seguir el flujo de pensamiento. La única regla segura es “pensar en párrafos.” Debes estar preparado para cambios de pensamiento frecuentes. La estructura con frecuencia es una asociación suelta de ideas en lugar de una línea de pensamiento lógica, paso-a-paso.

Las Epístolas contienen elementos poéticos frecuentes. Debes estar preparado para interpretar las metáforas (“edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas” [Efesios 2:2]), las preguntas retóricas (“Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” [Romanos 8:31]), la paradoja (“porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” [2 Corintios 12:10]), y discursos dirigidos a interlocutores imaginarios (“¿Dónde está, oh muerte, tu victoria?” [1 Corintios 15:55]). Además, una de las razones por la que las Epístolas resultan tan familiares a los lectores de la Biblia es que tienen la cualidad memorable de los proverbios: “Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros” (Santiago 4:8).

Traducido por exegetica.net de “Epistle as a Form of Writing”, Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 495. (Hemos agregado las negritas al texto para resaltar los conceptos más importantes.)

Epístola: Perspectivas útiles

En cuanto al estilo, las Epístolas son totalmente literarias. Es común el uso del lenguaje figurado como las imágenes, las metáforas y la paradoja. A menudo, las frases y las cláusulas se arreglan artísticamente y la influencia del paralelismo es tan prominente que muchos pasajes se podrían arreglar como poemas. Los apóstrofes dramáticos, las preguntas retóricas, las prosopopeyas, las construcciones de preguntas y respuestas y la antítesis, aunque menos frecuente, no obstante son comunes. La pura exuberancia de estas cartas produce su propio notable estilo y, en efecto, a menudo es lírico. Y, por supuesto, hay una presencia continua de proverbios y aforismos—declaraciones notables que se quedan en la memoria.

– Leland Ryken, “La Biblia como Literatura”, Comfort y Serrano, El Origen de La Biblia (Tyndale House Publishers, Inc., 2008), 151.

Al igual que las cartas griegas y romanas, las Epístolas contienen una apertura (el que la envía, el que la recibe, un saludo), un cuerpo y un cierre (saludos y deseos finales). Pero dos agregados importantes aparecen en las Epístolas del Nuevo Testamento—el agradecimiento (una oración pidiendo el bien espiritual, y un recuerdo o elogio de las riquezas espirituales de la persona a quien se envía) y la paraenesis (una lista de exhortaciones, virtudes, vicios, mandamientos o p 151 proverbios).

– Leland Ryken, “La Biblia como Literatura”, Comfort y Serrano, El Origen de La Biblia (Tyndale House Publishers, Inc., 2008), 151.

Al lector moderno que por primera vez se relaciona con el NT, podrá parecerle extraño que 21 de sus 27 libros sean cartas, o algo muy similar a una carta, y que el volumen de éstas totalice el 35% del texto. ¿Cuál es la razón para este estilo particular?
Hay al menos cuatro factores a tener en cuenta. Primero, …La carta era el medio de comunicación tanto para los asuntos públicos como privados….

Segundo, el rápido crecimiento de la iglesia cristiana en sus primeras décadas de vida exigía un medio flexible, económico y a la vez rápido, de mantenerse en contacto con los creyentes diseminados en toda la extensión del imperio. Resulta difícil imaginar una mejor alternativa disponible en aquel tiempo.

Tercero, a medida que la iglesia cristiana crecía, se confrontaba con más dilemas que los que pudiera fácilmente resolver. … Su rápido crecimiento y las grandes distancias geográficas se combinaron así con una variedad infinita de actividades y relaciones. … A menudo la mejor manera de tratar estas presiones era a través de cartas, por lo que no es de sorprenderse que tales cartas hayan llegado a ser, bajo la dirección de Dios, los primeros documentos normativos de la iglesia.

Por último, las cartas eran un medio establecido de sentar “presencia”. …. Hay evidencia, por cierto, que en numero sas ocasiones los escritores del NT quisieron, por varias razones, establecer su “presencia” (p. ej. en 1 Cor. 5:3–5; Gál. 4:19, 20; 1 Tes. 5:27), aun cuando nada podía cerrar enteramente la brecha en la comunicación creada por la distancia (1 Tes. 2:17–3:8; 2 Juan 12).

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno, (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Habría que distinguir entre carta y epístola, ya que la primera es esencialmente un documento espontáneo, privado, de interés exclusivo entre el remitente y el destinatario; es menos formal que la epístola, la cual tiene un alcance general y se dirige a todo aquel a quien le pueda interesar; si la primera es como una conversación privada, la segunda es como un discurso público.

– A. Ropero, “EPÍSTOLA,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 768.

Las Epístolas: Preguntas prácticas

A propósito de la lectura y el estudio normal de la Biblia, las siguientes preguntas formuladas por David Helm, autor de One-to-one Bible Reading, pueden ser de gran utilidad práctica.

Preguntas sobre el contexto:

  • ¿Qué puedes aprender sobre el destinatario o la situación al que se dirige la carta?
  • ¿Qué pistas hay sobre el autor y sus circunstancias?
  • ¿Cuál era la idea principal del pasaje inmediatamente anterior al presente? ¿Existen conexiones lógicas o temáticas con el pasaje que estás leyendo?

Preguntas de observación:

  • ¿Existen algunas sub-secciones importantes o interrupciones en el texto? ¿Hay palabras clave conjuntivas (por, pues, pero, por lo tanto) que indican el desarrollo lógico del pasaje?
  • ¿Cuál es la idea principal de esta porción? ¿Qué ideas subordinadas incluye el autor en apoyo a esa idea principal?
  • ¿Hay alguna sorpresa en el desarrollo del argumento?

Preguntas sobre el significado:

  • ¿Cómo se relaciona esta porción con otras partes de la epístola?
  • ¿De qué manera se relaciona este pasaje con Jesús?
  • ¿Qué te enseña este pasaje sobre Dios?
  • ¿Cómo resumiríamos el significado de este pasaje en nuestras propias palabras?

Preguntas de aplicación:

  • ¿Cómo cambia o confirma este pasaje tu entendimiento?
  • ¿Hay alguna actitud que deberías cambiar?
  • ¿De qué manera este pasaje te insta a cambiar algo en tu manera de vivir?

 

Epístolas: Recursos adicionales

  • Philip Wesley Comfort and Rafael Alberto Serrano, El Origen de La Biblia (Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, Inc., 2008), 151.
  • Gustavo Sánchez Gutiérrez, “La vida y las enseñanzas del apóstol Pablo”, Cevallos. Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 19: Romanos. El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2006, 9.
  • Ricardo Faulkes, “La Literatura del Nuevo Testamento”, Carro, Poe, Zorzoli, Comentario Bíblico Mundo Hispano Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, y Filemón. 1. ed. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993–), 20.
  • Piccardo, Horacio R. Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1. Buenos Aires, Argentina: Ediciones del Centro, 2006
  • Piccardo, Horacio R. Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 2. Buenos Aires, Argentina: Ediciones del centro, 2006.
  • Piccardo, Horacio R. Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 3. Buenos Aires, Argentina: Ediciones del centro, 2006.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.