Top Menu

Orientación previa a Romanos

Versículos clave

Romanos 1:16-17 No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación de todo aquel que cree, del judío primeramente y también del griego, pues en el evangelio, la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: «Mas el justo por la fe vivirá».

Romanos 3:22-25 … son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con miras a manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Romanos 5:8 Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romanos 6:23 …porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Romanos 8:1, 38-39 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu,… Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Romanos 10:9-10 Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Romanos 12:1-2 Por lo tanto, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto. No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Pablo
  • 1-Fecha: 56 d.C.
  • 1-Lugar: Corinto

Reseñas

El autor se presenta en los primeros versículos de Romanos por nombre (Pablo), por identidad (siervo), por vocación (apóstol) y por propósito (apartado para el evangelio de Dios).

Nuevo Comentario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 2003), 1385.

El autor se identifica a sí mismo como Pablo (Rom 1:1); se reconoce como apóstol a los gentiles (Rom 11:13); el ministerio descrito en Rom 15:15–20 se ajusta mejor al de Pablo; el estilo y contenido es indiscutiblemente paulino; las circunstancias descritas en Rom 15:15–28 concuerdan con lo ocurrido en 1 Co. 16:1–4; 2 Co. 8:9.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1 (Ediciones del Centro, 2006), 172.

Pablo nació en Tarso, de puro linaje judío. Su maestro fue Gamaliel, el gran maestro de los fariseos. Como todo muchacho hebreo, Saulo aprendió un oficio—el de hacer tiendas. En Jerusalén estuvo presente cuando apedrearon a Esteban, el primer mártir cristiano. No cabe duda de que dicha escena dejó una tremenda impresión en el joven Saulo. Camino a Damasco, en cumplimiento de una misión destinada a perseguir a los cristianos, el joven fariseo tuvo un encuentro frontal con Jesucristo. Después de esa conversión milagrosa, Saulo fue bautizado, y recibió la comisión de predicar el evangelio. Se retiró a Arabia, y allí dedicó tres años a estudiar y prepararse.

Después de trabajar en Tarso durante tres años y en Antioquía durante un año, guiado por el Espíritu Santo, Pablo se convirtió en el gran misionero a los gentiles. En sus tres viajes misioneros fundó muchas iglesias, y escribió sus epístolas. La combinación de ciudadanía romana, educación griega y religión hebrea lo capacitaron maravillosamente para su gran obra, pero veremos que él puso su confianza únicamente en la gracia y el apostolado que recibió directamente de Jesucristo (Rom 1:5).

Tras una vida llena de sacrificios y sufrimientos, Pablo selló su testimonio con la sangre de su propia vida. Dice la tradición que fue decapitado en Roma, y que su cuerpo fue sepultado en las catacumbas.

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Editorial Vida, 1979), 417.

Resulta virtualmente seguro que Romanos fue escrita durante los tres meses (mencionados en Hch. 20:2–3) que Pablo pasó en la provincia de Acaya. No hay otro lapso, dentro de los límites impuestos por las indicaciones de los capítulos 1 y 15, que sea tan adecuado como éste para escribir algo tan enjundioso y tan cuidadosamente meditado y compuesto como lo es Romanos. Lo más probable es que haya que identificar este período ya sea con los últimos días del año 55 d.C. y las primeras semanas del 56 d.C. o con los últimos días del 56 d.C. y las primeras semanas del 57 d.C. Al tener en cuenta la íntima relación de Pablo con la iglesia de Corinto, es altamente probable que tanto él como Tercio se encontraban en dicha ciudad o cerca de ella, conclusión a la que una cantidad de detalles de la epístola parecería ofrecer apoyo.

– C. E. B. Cranfield, La Epistola a Los Romanos (Nueva Creación; William B. Eerdmans Publishing Company, 1993), xiii.

Una clave para fijar la fecha aparece en la observación que Pablo hace respecto a la colecta para las necesidades de los santos pobres (Rom 15). Si bien es evidente a partir de 1 Corintios 16:1–3 y de 2 Corintios 8–9 que el fondo estaba en aquel momento en proceso de ser recogido, para cuando Romanos fue redactada ya había sido completado. Pablo está a punto de comenzar su viaje a Jerusalén con los representantes de las iglesias contribuyentes. Es así que Romanos fue escrita después de 2 Corintios. De Hechos 20:3 sabemos que Pablo pasó solamente tres meses en Corinto antes de que un complot de los judíos lo arrojara de la ciudad, requiriendo un cambio de planes, a saber, de un viaje por mar a un viaje por tierra vía Macedonia. Consecuentemente, Romanos debe haber sido escrita sólo unos meses después de 2 Corintios, posiblemente en el año 57 (o a fines del 56), y presumiblemente desde Corinto, …

– Everett F. Harrison, Introducción al Nuevo Testamento (Libros Desafío, 1980), 302.

La carta tuvo que haberse escrito desde Corinto, en donde Pablo estaba y se hospedaba en casa de Gayo (Rom 16:23), que residía en Corinto, miembro de la Iglesia y que había sido bautizado por Pablo (1 Cor. 1:14).

– S. Pérez Millos, “ROMANOS, Epístola a Los,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 2159.

La información de Romanos indica que [Pablo] escribió la carta durante los tres meses que pasó en Grecia. Varios datos en la carta sugieren que el lugar preciso era Corinto. Por ejemplo, Pablo recomendó a los Romanos a Febe, diaconisa de la iglesia en Cencrea, el puerto al este de Corinto (Rom 16:1). Esta hermana había cruzado el istmo hasta Corinto desde donde ha de viajar hacia Roma (Rom 16:2). El apóstol mandó a los romanos los saludos de Gayo, su hospedador (Rom 16:23), quien puede ser el hombre de Corinto bautizado por Pablo (1 Cor. 1:14). Mandaron saludos Timoteo y Sosípater (Rom 16:21), compañeros de viaje de Pablo cuando salió de Grecia hacia Jerusalén (Hech. 20:4). Erasto, el tesorero de la ciudad donde Pablo estaba, también mandó saludos (Rom 16:23). …De modo que se puede ubicar la composición de Romanos después de la terminación de la campaña en Éfeso y antes del viaje a Jerusalén con la ofrenda.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 19: Romanos. (Editorial Mundo Hispano, 2006), 31–32.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: La iglesia en Roma; creyentes y no-creyentes de todos los tiempos
  • 2-Localidad: Roma

Reseñas

Los destinatarios de la carta están específicamente identificados mediante las dos referencias a los “que estáis en Roma” (1:7, 15). …

Cuando Pablo escribió la carta a los Romanos, parece que la congregación era una mezcla de gentiles y judíos con predominio de aquellos (ver 1:5, 12–14; 6:19; 11:13, 28–31; 15:16). Posiblemente el decreto de Claudio que obligaba a los judíos a salir de Roma ya había perdido vigencia permitiendo su regreso a la ciudad. La presencia de judíos otra vez en la comunidad de creyentes de la capital puede explicar la manera en que Pablo trata el tema del futuro de Israel en los capítulos 9 al 11 y la consideración del tema de las relaciones entre los débiles y los fuertes en 14:1–15:13.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 19: Romanos. (Editorial Mundo Hispano, 2006), 29, 31.

A la luz de la lista de treinta y siete nombres que aparece en Ro. 16 vemos una comunidad formada por griegos, judíos y latinos; esclavos y libertos; una tercera parte son mujeres y el resto son hombres. De modo que estamos hablando de una comunidad heterogénea. Aunque su carácter no puede determinarse con seguridad, podemos darnos cuenta que no estaba compuesta socialmente sólo de las clases más bajas de la comunidad. En Fil. 4:22 aparece que el evangelio había encontrado aceptación en la familia del César. De hecho algunos de los padres afirman que Nerón, en el comienzo de su reinado, fue impresionado favorablemente por el cristianismo y quizá lo haya sido por medio de los miembros cristianos de su familia43.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1 (Ediciones del Centro, 2006), 171.

En Rom 1:7, 15 se presenta como la iglesia en Roma. …A diferencia de otras comunidades, los eruditos piensan que debido al tamaño singular de la iglesia en Roma, más que una comunidad habría varias. Esto se debe a la cita que aparece al final “y la iglesia que se reúne en su casa” (Rom 16:5). Si bien Pablo le escribía a una comunidad romana, la epístola no iba dirigida a la iglesia que se reunía en la casa de Priscila y Aquila, que también estaban en Roma.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1 (Ediciones del Centro, 2006), 175.

Puesto que nos da un bosquejo sistemático de la esencia de la fe cristiana, es tan útil para el creyente maduro como lo es para alguien que necesita una breve introducción a la fe cristiana.

Nuevo Comentario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 2003), 1385.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: Pablo, anticipando su regreso a Jerusalén con la ofrenda recaudada en Corinto, escribe a los Romanos para expresar su intención y deseo de ir a verles en Roma en camino a España.
  • 3-Propósito: “En vista de sus planes, Pablo escribió una carta para presentarse él mismo a una iglesia que nunca había visitado. Al mismo tiempo, redactó una exposición completa y ordenada de los grandes principios del evangelio que predicaba.” (Biblia Plenitud, Ro).

Reseñas

Pablo, que había recorrido buena parte de las provincias orientales del Imperio Romano predicando el evangelio, tenía intenciones de llegar también hasta las regiones occidentales del mismo (cf. Ro 15.22–24,28). Este proyectado viaje incluía su paso por Roma, la capital del Imperio, para continuar después a España.

En la perspectiva de este viaje y para presentarse a una comunidad que él no había fundado, les escribe una carta, en la que expone algunos de los temas centrales de la fe y la vida cristiana. A diferencia de otras cartas, como las enviadas a los cristianos de Corinto, esta carta no trata tanto de los problemas que más preocupaban a la comunidad, cuanto de los temas que más interesaban al mismo apóstol.

La Bibla de Estudio: Dios Habla Hoy (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ro.

Nadie puede dejar de notar que hay una gran diferencia entre Romanos y otras cartas de Pablo, y esta diferencia se observa en el método y la atmósfera que rodea a esta misiva. Esto se debe fundamentalmente a dos razones: En primer lugar, Pablo estaba escribiendo a una iglesia que él no había fundado; y, en segundo lugar, era una iglesia con la cual no había tenido ningún contacto previo. Así vemos a Romanos como una carta bastante impersonal, carente en gran parte, considerando su magnitud, de todos los problemas prácticos que pueden verse en el resto de sus cartas. O dicho de otro modo, podemos ver a Romanos como aquella expresión paulina que más se acerca a un tratado teológico.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1 (Ediciones del Centro, 2006), 186.

Todas las demás cartas de Pablo surgen de una ocasión particular y tienen un propósito definido. Romanos es diferente; por el contenido parece tener un propósito didáctico mucho más general. Dicho esto, es posible ver por lo menos tres propósitos de Pablo al escribir el libro.

  • Su primer propósito era preparar a los romanos para el viaje que planeaba hacer a Roma y luego a España. …
  • Un segundo propósito de Pablo incluía su entendimiento de que los creyentes necesitaban ser «confirmados» (Rom 1.11). Pablo quería darles una fe bien instruida. … Romanos es una presentación maestra del plan de salvación de Dios para judíos y gentiles.
  • El tercer propósito de la carta era pastoral. Quería exhortar a judíos y gentiles para que vivieran en armonía.

Nuevo Comentario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 2003), 1384.

Según la tradición, Roma fue fundada en el 753 a.C. sobre siete montes. Más que un asentamiento de un pueblo preexistente, desde sus comienzos Roma se convirtió en un lugar de confluencia y crisol de varios pueblos. …

Durante el tiempo en que se desarrolla el NT, Roma se encontraba en pleno crecimiento. La población estimada en los días de Pablo rondaría en el millón de personas. Los edificios públicos del centro de la ciudad construidos por los césares, hacían de Roma una ciudad única en su género. …

La Roma de Nerón es la que conoció Pablo. En aquellos tiempos, la dignidad humana carecía de interés, excepto por los estoicos. Pero dicha dignidad se reducía a la abstención, a conservar la tranquilidad, a no odiar ni compadecerse, y a considerar la obtención de la salvación como el infligirse la propia muerte. Así podemos ver al gran filósofo Séneca participando de los delitos de Nerón, quien fue su discípulo, y enriqueciéndose con usuras, y cuando éste lo condenó él se abrió las venas; y a su sobrino, quien para salvarse condenó a su propia madre.

En la Roma de Nerón eran comunes los suicidios, la superstición, la idolatría y la bajeza moral en cuanto a todo tipo de vicio. Los divorcios y adopciones eran abundantes, como el lujo y el desenfreno8.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1 (Ediciones del Centro, 2006), 163.

La ocasión en que fue escrita la epístola no ofrece dudas. Pablo había completado en oriente la obra misionera pionera que entendía corresponderle, y ahora se proponía primero llevar el producto de las colectas realizadas por las iglesias de Macedonia y Acaya a Jerusalén, y luego partir con destino a España para allí continuar sus labores misioneras. Esperaba poder visitar Roma de paso hacia occidente, pasar algún tiempo con los cristianos allí, y luego, renovado por la comunión con ellos, seguir viaje a su nuevo campo misionero con su bendición, su interés, y su apoyo. Todo esto resulta claro por Rom 1:8–16a y 15:14–33. Que Pablo decidiese escribir en ese momento a los creyentes de Roma es justamente lo que se esperaría

– C. E. B. Cranfield, La Epistola a Los Romanos (Nueva Creación; William B. Eerdmans Publishing Company, 1993), xiv.

4. Características

  • 4-Género: Epístola
  • 4-Estilo: Tratado teológico, debate, himnos, predicación, exhortación, diatriba, quiasmo, metáfora, metonimia, analogía, asonancia, clímax, paronomasia, paralelismo
  • 4-Guía literaria: Véase también Epístola como género literario.

Reseñas

Romanos es una carta o epístola. Se conocen hoy unas 14.000 cartas escritas en la antigüedad que han sobrevivido. En términos generales las cartas o epístolas eran de dos clases: (1) cartas privadas, es decir para un individuo o un círculo íntimo y (2) cartas públicas, es decir para un grupo grande o para lectores en general. Romanos es de la segunda clase. Cartas privadas escritas en papiro tienden a ser más bien cortas, pero las públicas son más largas y de uso bastante común. León Morris señala que el promedio de las 796 cartas de Cicerón es de 295 palabras y la más larga de 2.530 palabras. Las 124 cartas de Séneca tienen un promedio de 995 palabras y la más larga tiene 4.134 palabras. El promedio de las 13 epístolas de Pablo es de 1.300 palabras, pero Romanos, la más larga, tiene 7.100 palabras. Es claro que por su extensión y contenido Romanos es una carta excepcional.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 19: Romanos. (Editorial Mundo Hispano, 2006), 29.

Romanos marca diferencias con los demás escritos del Apóstol, como se evidencia ya en el mismo encabezamiento, en que la presentación del remitente se hace unida a una brevísima presentación del Evangelio (Rom 1:2–6). De igual manera, la acción de gracias y la petición del Apóstol ocupan un corto espacio y es muy general (Rom 1:8–10). Las noticias personales se limitan a informar del deseo de visitarlos (Rom 1:11–13). Da una síntesis del contenido que desarrollará, en el mismo praescriptum (Rom 1:14–17).

– S. Pérez Millos, “ROMANOS, Epístola a Los,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 2162.

A pesar de la introducción y de la conclusión, que califican a Romanos para poder llamarla epístola, el cuerpo de la obra no tiene casi nada del carácter ocasional común a las epístolas de Pablo. Es más un tratado que una carta. …La discusión doctrinal procede a modo de debate, como si el apóstol tuviera ante sí a alguien que objete algunas de sus suposiciones y que ocasionalmente formule preguntas.

– Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 1980), 304.

Romanos posee diversas formas literarias:

  • Género hímnico: Ro. 8:31–39; 11:33–36; 16:25–27.
  • Lista de testimonios: Ro. 3:10–18; 9:25–29; 15:9–12.
  • Género homilético: Ro. 6.
  • Razonamientos escriturarios: Ro. 3:4–20; 4:3–23; 9:6–11:10; 12:16–20.
  • Cartas de recomendación: Ro. 16:1, 2 (16:1–16).
  • Exhortaciones morales y explicaciones parenéticas: Ro. 12-15.
  • Diatriba: “¿Qué pues diremos?” (Ro. 3:5; 4:1; 6:1; 7:7; 8:31; 9:14, 30); “Entonces pregunto” (10:18, 19); “¡De ninguna manera!” (3:6; 6:2; 7:7; 9:14); “Tú, amigo” (2:3); “Ahora me dirás tú” (9:19; 11:19); “¿No sabéis?” (6:16; 11:2); “¿Acaso ignoráis?” (6:3; 7:1)
  • Quiasmos, metáforas, metonimias, analogías, asonancias, clímax, paronomasia, paralelismo.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1 (Ediciones del Centro, 2006), 187–188.

A veces se ha preguntado si Romanos es verdaderamente una carta o si es más bien un tratado teológico. Por lo dicho anteriormente, es posible afirmar que es una carta, tal vez sin un motivo tan específico y urgente como otras cartas de Pablo, pero no por eso deja de ser una carta. La particular situación del Apóstol hizo posible darle un carácter más organizado y más desarrollado, pero su naturaleza epistolar no puede negarse. Se puede resumir la manera en que Frank Stagg describía la carta a los romanos, de la siguiente manera: Romanos no es un tratado sobre teología cuidadosamente elaborado, una mera declaración formal de las creencias de Pablo. Tampoco es una carta escrita en un invierno de ocio cuando Pablo no tenía otra cosa para hacer. Es más bien una epístola personal, vívida, candente, escrita por un hombre en la frontera del campo misionero a una iglesia que él espera visitar y que desea que ore con él acerca de una carga y le ayude en una aventura misionera.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 19: Romanos. (Editorial Mundo Hispano, 2006), 33–34.

5. Contenido

  • 5-Temas: “[El] tema fundamental de toda la Epístola: que somos justificados por la fe. …No hay más justicia que la misericordia de Dios en Cristo, ofrecida por el Evangelio y aceptada por la fe.” (Juan Calvino, Comentario a La Epístola a Los Romanos, 13).
  • 5-Doctrinas: “La justicia de Dios, el juicio de Dios y la justificación del creyente, la bondad y el amor de Dios, la soberanía de Dios, la gracia de Dios, el pecado de la humanidad, la ley como intento fallido de la salvación y la ley del Espíritu, la fe, Tipología Adán-Cristo” (Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1, 192).

Reseñas

Después de mencionar el tema del libro…en Rom 1:16, 17, Pablo luego pasa a revelar la necesidad que tiene el hombre de dicha justicia. Por cuanto todos pecaron, y, todo el mundo quede bajo el juicio de Dios. Desde este encumbrado púlpito, Pablo mira y contempla a judíos celosos, griegos orgullosos, romanos prepotentes, y a una multitud de pecadores comunes y corrientes como nosotros mismos. ¡Qué cuadro terrible es el que nos ofrece en Rom 1:18–32!

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Editorial Vida, 1979), 419.

El vocabulario de Romanos, como es de esperar, es rico en términos teológicos—abundan las palabras para pecado, ira, muerte, ley, justicia, justificar, considerar o contar, fe y creer, vida, esperanza, circuncisión e incircuncisión, Israel y judío, y gentiles.

– Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento (Libros Desafío, 1980), 304.

Si por “tema” nos referimos a un asunto central que, habiendo sido anunciado, es subsecuentemente retomado una y otra vez, ya sea como totalidad o en parte, la respuesta sería afirmativa; en tal caso sería la justificación por la fe, y estaría presentado ya en Ro. 1:17.

…Por otro lado, Brokke observa que el tema se encuentra en Ro. 1:4, al afirmar el apóstol que Jesucristo ha sido “declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos” (itálicas mías). Él observa que la resurrección de Cristo de entre los muertos es el tema unificador de toda la carta. Y de esta manera ve en la carta cinco movimientos:

Resucitado para juzgar al mundo (2:16).
Resucitado para justificar a los pecadores (4:25).
Resucitado para santificar a los creyentes (6:4).
Resucitado para finalizar sus propósitos (9:28).
Resucitado para transformar a sus santos (12:1, 2).

En una línea similar, Piccardo apunta a ver que el tema de Romanos gira alrededor Rom 5:12–21, en la tipología Adán-Cristo, y el conflicto muerte-vida. De modo que aquél sería la resolución cosmológica de la muerte por parte de Dios en la persona de Cristo y sus implicancias en el hombre.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 1 (Ediciones del Centro, 2006), 189-190.

El justificado, libre del pecado, de la muerte y de la ley, disfruta su liberación como una nueva creación regida por la vida en el Espíritu, como hijo de Dios, dirigido hacia la salvación futura.

– S. Pérez Millos, “ROMANOS, Epístola a Los,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 2163.

Romanos es un poderoso nivelador, porque declara que «todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios» (3.23). Puesto que todos son pecadores, llega como una deliciosa descarga el hecho de que: «Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros» (Rom 5.8). Estas son las buenas nuevas que Pablo tan elocuente y sistemáticamente defiende en este tratado teológico dirigido a los romanos.

Nuevo Comentario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 2003), 1384.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: Romanos es una clara presentación del evangelio, comenzando con la revelación de la justicia de Dios y concluyendo con las responsabilidades de los que han recibido las buenas nuevas.
  • 6-Estructura: Prólogo (1.1–15); 1. Parte doctrinal: Salvación por la fe (1.16–11.36); 2. Parte exhortatoria: Conducta cristiana (12.1–15.13); Epílogo (15.14–16.27). (Reina Valera Revisada (1995), Rom).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Romanos.

Reseñas

Comenzando con el tema de la salvación como la revelación de la justicia de Dios (Rom 1:16–17), el apóstol demuestra que todos los hombres, tanto judíos como gentiles, carecen de esta justicia (Rom 1:18–3:20). Pero Dios la ha provisto misericordiosamente mediante la muerte redentora de su Hijo, de modo tal que uno puede ser libremente justificado sobre la base de su fe en Cristo (Rom 3:21–5:21). Luego Pablo desarrolla el papel transformador de la justicia de Dios como una fuerza vital en la experiencia cristiana, a pesar de la resistencia del pecado que obra a través de la carne (Rom 6:1–8:39). De allí pasa a un aspecto especial de la justicia de Dios, a saber, cómo se muestra la misma en su trato con la nación de Israel (Rom 9:1–11:36). El concluye indicando que el hombre justificado tiene la responsabilidad de dar testimonio a Dios en las diferentes esferas de la vida: política, social, y fraternal (Rom 12:1–15:13).

– Everett F. Harrison, Introducción Al Nuevo Testamento (Libros Desafío, 1980), 304–305.

Los tres primeros capítulos describen el “Infierno del pecado”. Los últimos cinco capítulos describen el “Cielo de la santidad”. Los restantes capítulos describen a “Cristo, el Camino”.

En Romanos, Pablo nos muestra el método que tiene Dios para transformar al pecador en un hombre bueno. Nos revela las necesidades del pecador y luego presenta lo que puede ser suyo por la fe: “La justicia de Dios”—Cristo, nuestra justicia. La justicia de Dios es una Persona. La justicia que Dios exige está en una Persona, Cristo Jesús. Nadie jamás podrá entrar en el cielo con menos justicia que la justicia de Cristo. Cuando miramos a Jesús, vemos la justicia que exige Dios.

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Editorial Vida, 1979), 420.

A. QUÉ CREER (1.1–11.36)

1. Pecaminosidad del hombre
2. Perdón del pecado a través de Cristo
3. Libertad de las garras del pecado
4. Pasado, presente y futuro de Israel

B. CÓMO COMPORTARSE (12.1–16.27)

1. Responsabilidad personal
2. Notas personales

Biblia Del Diario Vivir (Editorial Caribe, 2000).

Romanos incluye la presentación más sistemática de la teología de todas las Escrituras. Explica el significado de la cruz para la vida del creyente. Mientras expone por qué Jesús murió por toda la humanidad, Pablo aclara los conceptos medulares de la fe cristiana: el pecado y la justicia, la fe y las obras, la justificación y la elección. La epístola contiene: (1) Una detallada descripción de la pecaminosidad del hombre (Rom 1.18-3.20); (2) una completa exposición de la justificación por la fe (Rom 3.21-5.11), que incluye una clara interpretación de la muerte de Cristo (Rom 3.24-26); (3) una elaborada explicación de la santificación (Rom 5.12-8.39); (4) una enérgica sección sobre la doctrina de la elección (Rom 9.1-29); (5) una desarrollada exposición de lo que ocurrió a la nación de Israel y del destino del pueblo de Dios (Rom 9.1-11.36); (6) una extensa sección dedicada a los dones espirituales (Rom 12.1-8); y (7) instrucciones sobre la relación del creyente con el estado (Rom 13.1-14). Indudablemente, Romanos es el libro más doctrinal de la Biblia.

Nuevo Comentario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 2003), 1385.

Consejos para la lectura y la enseñanza de Romanos

Existen dos maneras de estudiar Romanos: la manera rápida y la manera lenta. En última instancia, dominar la teología del libro requiere un estudio cuidadoso y disciplinado. Sin embargo, también es espiritualmente beneficioso leer todo el libro de forma más rápida, no tomando conciencia de algunos de los detalles pero todavía consiguiendo entender el argumento principal.

Dado que Romanos sintetiza tanta enseñanza bíblica, nos proporciona una óptica clara por la que ver el resto de las Escrituras. En una lectura cuidadosa, asegúrate de usar una Biblia con referencias cruzadas para poder buscar todos los pasajes del Antiguo Testamento que Romanos menciona. Ten presente que cuando Pablo y los otros escritores del Nuevo Testamento citan de o aluden a algo en el Antiguo Testamento, normalmente tienen todo el pasaje en mente – no meramente un solo versículo, sino el versículo en su contexto.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 492.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.