Top Menu

Orientación previa a 2 Pedro

Versículos clave

 2 Pedro 1:2-4 Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús. Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia; por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de las pasiones.

2 Pedro 1:19-21 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día amanezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones. Pero ante todo entended que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

2 Pedro 3:10, 13-14 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Entonces los cielos pasarán con gran estruendo, los elementos ardiendo serán deshechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas… Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. Por eso, amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprochables, en paz.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Pedro
  • 1-Fecha: 67 o 68 d.C., poco antes del martirio de Pedro
  • 1-Lugar: Posiblemente desde Roma

Reseñas

El remitente, que se identifica como «Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo» (2 P. 1.1), se declara testigo presencial de la transfiguración del Señor (2 P. 1.16–18) y autor de una carta anterior a la presente (2 P. 3.1), presumiblemente 1 Pedro.

…Tradicionalmente se ha pensado que su redacción tuvo lugar entre los años 65 y 68, posiblemente en Roma.

Reina Valera Revisada (1995), (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 2 Pe.

El autor de esta segunda epístola se nombra a sí mismo como «Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo» (2 P. 1:1); afirma haber sido testigo de la Transfiguración (2 P. 1:16), y haber recibido de Cristo la predicción de su martirio (2 P. 1:14; cfr. Jn. 21:19). …

El lugar de redacción no puede ser determinado con exactitud. Si la alusión de 2 Pedro 1:14 implica que Pedro estaba a punto de ser llevado a la muerte, se podría situar el lugar de redacción en Roma, y asignar la fecha de la epístola al 68 o 67 d.C. Argumentos en favor de estas fechas: la naturaleza de las falsas doctrinas denunciadas en la Segunda Epístola; el empleo que hace esta epístola de la de Judas (o el que hace Judas de la epístola de Pedro); la mención de la Primera Epístola de Pedro.

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 903-4.

El autor de 2 Pedro se presenta en 1:1 como Pedro, apóstol de Jesucristo: «Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo». En diferentes puntos en la epístola refuerza esta identificación por medio de alusiones a su vida. En 2 Pedro 1:17, 18 recuerda su experiencia de estar con el Señor Jesús en el monte de la transfiguración (Mt 17:1–5). Luego declara a sus lectores que morirá dentro de poco conforme a la profecía que recibió del Señor (2 P. 1:14; cf. Jn 21:18, 19).
La identificación con Pedro se subraya en 2 P. 3:1, donde el autor declara que esta es su «segunda carta».

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 1998).

La Segunda Carta de Pedro afirma proceder de la pluma del apóstol, Simón Pedro (2 P. 1:1), que fue testigo de la majestad de Cristo en su transfiguración (2 P 1:16–18), poco antes de su muerte (2 P. 1:14). Si esta afirmación es cierta, la Segunda Carta debe haber sido escrita poco después de 1 Pedro. Hay algunas dificultades reconocidas para aceptar la autoridad apostólica del libro, pero los estudiosos conservadores no creen que estas dificultades sean insuperables y, por eso siguen defendiendo su autenticidad petrina.

– Donald A. Hagner, “Prefacio a La Edición Revisada,” en Teología Del Nuevo Testamento, Colección Teológica Contemporánea (Editorial Clie, 2002), 788.

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: “A los expatriados, de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, elegidos según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre.” (1 Pedro 1:1-2 LBLA)
  • 2-Localidad: “Estas regiones corresponden a las zonas occidental, central y norte de Asia Menor.” (Piccardo, Introducción al cuerpo epistolar del Nuevo Testamento: Tomo 3, 65).

Reseñas

El autor se dirige, de manera general, «a los que habéis alcanzado … una fe igualmente preciosa que la nuestra»; pero 2 Pedro 3:1 demuestra que los destinatarios eran los mismos que los de la Primera, o un grupo de entre ellos.

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 904.

Esta carta-testamento está dirigida a los que han «alcanzado una fe… preciosa» (2 P. 1:1), quienes deben cuidarse de ser «desviados por el engaño de los malvados» (2 P. 3:17).

– Juan Carlos Cevallos, “PEDRO, 2 Carta de,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1931.

No se define quiénes son los receptores en forma explícita, aunque las frases “una fe igualmente preciosa que la nuestra” (2 P. 1:1) y “haber huido de la corrupción que hay en el mundo” (2 P. 1:4) sugieren un auditorio predominantemente gentil. El autor parece conocerlos íntimamente desde hace mucho tiempo (2 P. 1:12–13; 3:1) y afirma que ésta es la segunda carta que les escribe. Esto hace suponer que 1 Pedro fue la primera y, en consecuencia, el auditorio estaría constituido por los mismos hermanos de aquélla. Observando las similitudes temáticas entre 1 Pedro y 2 Pedro, todo lo que se exhorta a un judío podría ser dirigido también al gentil. No hay ninguna frase que podría aplicarse sólo a un sector étnico determinado. Lo que sí puede decirse es que el carácter exhortatorio de 2 Pedro da a entender que los destinatarios eran creyentes establecidos en la verdad (2 P. 1:12, 15).

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 3 (Ediciones del centro, 2006), 98.

De acuerdo con 2 Pedro 3:1, podemos llegar a la conclusión de que fue escrita al mismo grupo de cristianos que 1 Pedro. Por otro lado, 2 Pedro 1:1 sugiere que fue escrita para un público lector más amplio, que habría incluido a los destinatarios de la primera carta y a quienes se refería 2 Pedro 3:1.
Los destinatarios eran obviamente iglesias cristianas que comenzaban a ser minadas por la herejía gnóstica, y sabemos que ésta se desparramó en el Asia Menor (ver Colosenses). Estas iglesias habrían incluido tanto creyentes judíos como gentiles.

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “Pedro escribió esta epístola con cierta urgencia. … En parte, su urgencia se debe a la entrada de conceptos heréticos en las congregaciones. … Pero la urgencia nace también del conocimiento de su muerte inminente (2 P.1:13–15).” (Nelson y Rojas Mayo, Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia).
  • 3-Propósito: “La Segunda epístola de San Pedro (=2 P) fue escrita para fortalecer la fe y la esperanza de los creyentes, y para ponerlos sobre aviso contra la infiltración en la iglesia de doctrinas erróneas y actitudes destructivas.” (Reina Valera Revisada (1995), 2 Pe).

Reseñas

Propósito de la carta, según 3:1, 17, 18: Hacer recordar a los destinatarios las enseñanzas que habían recibido, a fin de prevenirlos contra las falsas doctrinas entonces en boga, y facilitar su crecimiento en la gracia y conocimiento de Jesucristo, el Señor y Salvador. Esta epístola fue escrita para refutar el gnosticismo que ya se estaba infiltrando en las iglesias, y para fortalecer a los cristianos en la sana doctrina y en la pureza moral.

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 904.

La segunda carta parece estar dirigida a combatir las enseñanzas de un gnosticismo primitivo que se había infiltrado en las iglesias, al igual que lo hacía Pablo con otras epístolas, especialmente Colosenses.

– Alfonso Lockward, Nuevo Diccionario de la Biblia (Editorial Unilit, 1999), 810.

El autor … escribe para advertirles acerca de las falsas enseñanzas, antinómicas en práctica y radicales en sus creencias. La inmoralidad (2 P. 2:12ss), la insubordinación ante los líderes de la iglesia (2 P. 2:10), el escepticismo (2 P. 3:3), el falseamiento de la Escritura (indudablemente explotaban en particular la doctrina paulina de la justificación, 2 P. 3:16), y la avaricia de estos falsos maestros (2 P. 2:3, 15) merecen su más severa reprobación. Escribe para advertir a los miembros de la iglesia acerca del peligro moral e intelectual que los acecha, para afirmarlos en cuanto a la base de su creencia, para explicar el problema principal que los inquietaba—la parusía—, y para estimularlos a vivir una vida santa y a crecer en la gracia.

– J.D. Douglas, Nuevo Diccionario Bíblico: Primera Edición (Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

El problema que los lectores de 2 Pedro enfrentaban era distinto a la persecución que llevó al apóstol a escribir su primera carta. En esta epístola Pedro corrige un error doctrinal que ciertos «falsos maestros» introducían en las congregaciones y que amenazaba la estabilidad espiritual de los neófitos y la fe hasta de los más maduros. Pedro escribió la carta con un sentido de urgencia (1:5, 10, 15), sabiendo que los «falsos maestros» pretendían atraer a los cristianos a la apostasía. …

Pedro escribió esta epístola con cierta urgencia. … En parte, su urgencia se debe a la entrada de conceptos heréticos en las congregaciones. … Pero la urgencia nace también del conocimiento de su muerte inminente (2 P.1:13–15). Este es su último testamento a las congregaciones y Pedro desea fuertemente que los cristianos continúen en la verdad después de su partida. Su mensaje tiene el propósito de evitar que sus lectores cayeran en el error (2 P. 1:8, 10, 12; 3:17).

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia (Editorial Caribe, 1998).

4. Características

  • 4-Género: Epístola
  • 4-Estilo: Forma quiástica, metáforas retóricas fuertes, testamento
  • 4-Guía literaria: Véase también Epístola como género literario.

Reseñas

La introducción, la conclusión y asuntos relacionados con el autor, le dan a este escrito forma epístolar; sin embargo, la ausencia de detalles sobre los destinatarios hacen de él una carta muy impersonal. Nos hace pensar que estamos frente a una homilía presentada como una carta; algunos sugieren que se trata de un testamento para ser leído por todos los creyentes, sin importar su ubicación ni su situación personal. …

Tanto Judas como 2 Pedro dedican un buen espacio al mismo tema y lo hacen en un lenguaje muy similar. No se trata de un paralelismo largo, pero visto en conjunto, las similitudes son muchas. Carson y Moo ofrecen un cuadro comparativo de Judas 4a y 2 Pedro 2:3; Judas 4b y 2 Pedro 2:1; Judas 6 y 2 Pedro 2:4; Judas 7 y 2 Pedro 2:6; Judas 8 y 2 Pedro 2:10; Judas 9 y 2 Pedro 2:11; Judas 12a y 2 Pedro 2:13; Judas 12b y 2 Pedro 2:17; Judas 18 y 2 Pedro 3:3. Es muy complicado determinar si Judas utilizó 2 Pedro, si fue al revés, o si los dos emplearon una misma fuente. Cualquier posición que se tome será solo una teoría.

– Juan Carlos Cevallos, “PEDRO, 2 Carta de,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1932.

El estilo presenta una cierta falta de simplicidad y de desenvoltura, lo que contrasta con el estilo fluido y natural de la primera….

Se hallan en ella rasgos característicos de Pedro y analogías con sus discursos (cfr. Hechos). Al igual que la Primera, la Segunda Epístola presenta una buena cantidad de palabras singulares y la costumbre de presentar el lado negativo y el positivo de un pensamiento (p. ej.: 1 P 1:12, 14, 15, 18 y 2 P 1:16, 21; 2:4, 5; 3:9, 17).

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 903-4.

…Quizá el aspecto más peculiar es el de las ilustraciones vívidas y la de las metáforas retóricas particularmente fuertes, en lugar de las clásicas de la vida diaria de la agricultura. Parecen compararse al estilo de arte europeo barroco. Este estilo se llamó “asianismo” que compitió con el “aticismo”. Se llamó así porque los mejores proponentes se encuentran en Asia Menor y estaban caracterizados por una forma de expresarse muy cargada, con muchas palabras y palabras fuertes y sin preocuparse por violar las ideas clásicas de la simplicidad. …

Reicke sostiene que tiene una forma de “testamento”. Entre los judíos ésta era una forma común de literatura, como lo hace Moisés en Deuteronomio. Entre los textos apócrifos encontramos el Testamento de los Doce Patriarcas. Los elementos típicos son la despedida que hace un hombre de Dios a sus colaboradores más íntimos. Él habla de su inminente partida y brinda exhortaciones y palabras de edificación, alertando que los que queden van a pasar por pruebas. El NT tiene porciones de esta naturaleza, en Jesús (Jn. 13–17), Pablo en Efeso (Hch. 20:17–38), Pablo a Timoteo (2 Ti.) y aquí.

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 3 (Ediciones del centro, 2006), 104-5, 106.

Esta carta-testamento está dirigida a los que han «alcanzado una fe… preciosa» (2 P. 1:1), quienes deben cuidarse de ser «desviados por el engaño de los malvados» (2 P. 3:17). De allí que la mayoría concuerde en que el capítulo dos (donde se describen malvados que se burlan de la inminencia de la venida de Cristo) es gravitante. Si bien a primera vista podría darse a entender que se trata de un documento aparte y paralelo a la carta de Judas, en realidad es el capítulo central de una estructura quiástica. Estos versículos (2:1–22) son el eje sobre el que gravita el resto de la epístola, dándole una unidad completa y compacta … Tanto la introducción (1:1–15) como la conclusión (3:14–18) tienen dos conceptos fundamentales, que servirán para «amarrar» la epístola: la gracia (kharis, 1:2; 3:18) y el conocimiento (epígnosis, 1:2; 3:18), presentados como elementos en los que hay que crecer con empeño (spudé, 1:5; 3:14). En las secciones 1:16–21 y 3:1–13, el autor exhorta a los creyentes a aferrarse a la certeza y convicción de que Jesucristo regresará para imponer su juicio.
El vocabulario de la carta es bastante culto, y muchas veces hasta rebuscado. …

– Juan Carlos Cevallos, “PEDRO, 2 Carta de,” ed. Alfonso Ropero Berzosa, Gran Diccionario Enciclopédico de La Biblia (Editorial CLIE, 2013), 1931.

5. Contenido

  • 5-Temas: Las promesas de Dios, la Palabra de Dios, conocimiento de la verdad, la santidad, falsas enseñanzas, la segunda venida del Señor
  • 5-Doctrinas: Dualismo, la inspiración de la Escritura, ángeles, el retraso de la segunda venida, el día de Dios, 

Reseñas

Segunda Pedro fue escrita para alentar a los cristianos acosados por dos peligros: seductores (2 P. 2:1) que estaban esparciendo falsas enseñanzas que llevarían a una conducta inmoral (2 P. 2:2, 13–15; cf. Apoc. 2:14, 15, 20–24; Col. 2:8–3:17) y burladores que usaban el hecho de que Cristo no hubiera vuelto como excusa para la inmoralidad (2 P. 3:3).

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Contenido: Saludos, apostólicos (1:1, 2). Exhortaciones solemnes a crecer espiritual e intelectualmente (vv. 3–11). Bases sobre las que reposa el conocimiento, y que es la base de la piedad (vv. 12–21). Condena de los falsos doctores (2:1–22). Recuerdo de las enseñanzas de Jesucristo, de los profetas y de los apóstoles en cuanto a la venida del Señor y del fin del mundo (3:1–13). Exhortaciones a crecer en la santidad, prestos para recibir al Señor a Su vuelta. Alusión al valor de las Epístolas de Pablo como Escritura. Doxología final (vv. 14–18).

– Samuel Vila Ventura, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Editorial CLIE, 1985), 904.

2 Pedro tiene un especial interés debido a su enseñanza sobre las Escrituras. Subraya la importancia y la primacía de la norma apostólica de verdad. Lo hace así porque muchos de la Iglesia se habían apartado de ella y propagado enseñanzas herejes, blasfemando el camino de la verdad (2 P. 2:1–2). En realidad, la verdad es el mandamiento entregado a la Iglesia por medio de los apóstoles (2 P. 3:2). Sin embargo, esto no contradice el compromiso personal y la relación con Cristo. De ninguna forma es una simple ortodoxia formal. …

El concepto que tiene Pedro de la palabra profética es importante. Es totalmente fiable, pero se parece a una lámpara que brilla en un lugar oscuro. Las lámparas antiguas eran muy diferentes a la luz eléctrica; su luz era bastante limitada. Sin embargo, era suficiente para que quien la llevara pudiera caminar por las calles oscuras. Dicho de otra forma, la palabra profética es la verdad de Dios, pero es sólo una verdad limitada. La verdad plena se revelará cuando “el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2 P. 1:19) – en la parusía.

– Donald A. Hagner, “Prefacio a La Edición Revisada,” en Teología del Nuevo Testamento, Colección Teológica Contemporánea (Editorial Clie, 2002), 790-1.

Los elementos que poseemos en 2 Pedro son pobres como para establecer con claridad el tipo de herejía en cuestión. Franco y otros observan los siguientes elementos que se pueden extraer, sobre todo del capítulo 2:

  • Le critican la parousia (2 P. 1:16; 3:4).
  • El rechazo de la autoridad de la profecía del AT (2 P. 1:19–21).
  • Rechazan a Jesucristo y a su evangelio (2 P. 2:1).
  • Eran miembros de la iglesia, pero se apartaron de ella (2 P. 2:1, 20, 21).
  • Repudian la conducta cristiana (2 P. 2:2).
  • Libertinaje moral, defendido con una falsa doctrina de la libertad (2 P., 2:10, 12–14, 19).
  • Desprecian la autoridad (2 P. 2:10a). Tenían una doctrina apocalíptica sobre los ángeles (2 P. 2:10s), de los que se sienten superiores.
  • El respaldo de revelaciones privadas o exégesis extrañas (2 P. 1:16; 2:3), con las que buscan ganar adeptos (2 P. 2:18, 19).
  • Prometen libertad de la corrupción (2 P. 2:19), pero son esclavos de ellas.
  • Niegan reconocer el juicio venidero (2 P. 3:5–7).
  • Distorsionan las enseñanzas de Pablo (2 P. 3:16).

– Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 3 (Ediciones del centro, 2006), 100–101.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: “Segunda Pedro fue escrita para alentar a los cristianos acosados por dos peligros: seductores (2 P. 2:1) que estaban esparciendo falsas enseñanzas que llevarían a una conducta inmoral (2 P. 2:2, 13–15; cf. Apoc. 2:14, 15, 20–24; Col. 2:8–3:17) y burladores que usaban el hecho de que Cristo no hubiera vuelto como excusa para la inmoralidad (2 P. 3:3).” (Carson, et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno, 2 Ped).
  • 6-Estructura: “I. Introducción…II. Enseñanza verdadera contra enseñanza falsa 1.3-2.3…III. Denuncia y condena de los falsos maestros 2.4-22 …IV. Advertencia contra los engañadores de los tiempos postreros 3.1-18” (Biblia Plenitud, 2 Pedro).
  • 6-Análisis: Véase también los Bosquejos analíticos de 2 Pedro.

Reseñas

Esta epístola comienza con un saludo (1:1–2), después del cual se exhorta a los cristianos a desarrollar un carácter noble como escogidos de Dios (1:3–14). Pedro sabe que la hora de su muerte se aproxima, y como fue testigo de la transfiguración de Cristo y las palabras que allí se pronunciaron, puede afirmar categóricamente que Cristo volverá (1:15–21). El capítulo 2 es una condensación de parte de la Epístola de Judas, y condena a los falsos maestros y profetas. El capítulo final habla de la futura venida del Señor y de por qué no ha regresado todavía (3:1–18).

– Wilton M. Nelson y Juan Rojas Mayo, Nelson Nuevo Diccionario Ilustrado de La Biblia (Editorial Caribe, 1998).

  1. Dirección para el cristiano que crece (1.1-21)
  2. Peligro para el cristiano que crece (2.1-22)
  3. Esperanza para el cristiano que crece (3.1-18)

Mientras que Pedro escribió su primera carta para enseñarles a enfrentar la persecución (pruebas desde afuera), escribió esta carta para enseñarles a enfrentarse a la herejía (pruebas desde adentro). Con frecuencia los falsos maestros son engañadores sutiles. Aun hoy los creyentes deben permanecer vigilantes para no caer en la falsa doctrina, la herejía y la actividad de sus sectas. Esta carta nos da pautas para ayudarnos a detectar las falsas enseñanzas.

Biblia Del Diario Vivir (Nashville: Editorial Caribe, 2000), 2 Pedro.

Consejos para la lectura y la enseñanza de 2 Pedro

Esta epístola contiene un buen número de versículos reconocidos y emocionantes que merecen ser contemplados y celebrados. Asegúrate de que sus verdades penetren.

Pedro mismo afirma que su propósito no es impartir nueva información sino llamar a sus lectores a recordar lo que ya ha sido revelado. Deberías, por lo tanto, recopilar una lista de verdades conocidas de la Biblia, posiblemente dejando que tu mente traiga pasajes paralelas a la memoria.

Las descripciones de Pedro de los falsos maestros son particularmente vívidas. Es importante aplicar lo que sabes sobre la poesía, “desempaquetando” las connotaciones y los significados emocionales de imágenes específicas.

El último capítulo es un pequeño clásico sobre la escatología, incluyendo información sobre lo que solemos llamar la segunda venida de Cristo. Tómate el tiempo necesario para sistematizar todo lo que el capítulo dice sobre la escatología.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 606-607.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.