Top Menu

Orientación previa a 1 Juan

Versículos clave

1 Juan 1:8–9 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.

1 Juan 3:1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él.

1 Juan 3:18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

1 Juan 5:13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.

1 John 5:20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna.

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Juan
  • 1-Fecha: Entre 90 y 95 d.C.
  • 1-Lugar: Éfeso

Reseñas

 

Podemos obtener suficiente información de las tres epístolas como para determinar que el escritor es un testigo ocular y un oyente de Jesús (1 Jn 1:2), un predicador de la Palabra (1 Jn 1:5) que puede hablar con autoridad acerca de “el principio” (1 Jn 1:1; 2:7, 13, 14, 24; 3:11; 2 Jn. 5, 6) y funcionar como el anciano en el ámbito de las iglesias (2 Jn. 1; 3 Jn. 1). Cuando el escritor se identifica como “el anciano”, no parece tener otra cosa en mente que un sinónimo de la palabra apóstol. Este escritor eminente, dada su amplia influencia y fama, no necesita identificarse al escribir. Se lo conoce como Juan, hijo de Zebedeo. …

Las epístolas mismas no dan información que nos ayude a determinar una fecha para su redacción. Los eruditos por lo general proponen como fecha de redacción de las epístolas de Juan el período comprendido entre los años 90 a 95 d.C. El argumento se fundamenta en que estas epístolas fueron escritas para contrarrestar las enseñanzas del gnosticismo, que comenzaba a hacer sentir su influencia a fines del siglo uno. …

– Simon J Kistemaker, Comentario Al Nuevo Testamento: Santiago y 1-3 Juan (Libros Desafío, 2007), 238, 250.

El peso de la evidencia apunta a que Juan escribió las tres epístolas que llevan su nombre alrededor del año 90 d.C., poco después de que fue escrita 1 Juan.

Biblia Plenitud (Editorial Caribe, 2000), 2 Jn.

Asumiendo que las epístolas de Juan fueron escritas después del cuarto Evangelio (posiblemente escrito en el año 85 d. de J.C.), entonces estas tienen que ser ubicadas dentro de la última década del siglo primero.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 81.

Juan, juntamente con su hermano Jacobo y sus compañeros de trabajo, Pedro y Andrés, formaron parte del grupo de los primeros discípulos del Señor. Juan era un pescador de Capernaúm. El nombre de su padre era Zebedeo y Salomé el de su madre. Juan, tanto como su hermano, poseía un carácter vehemente que les mereció el apodo de Boanerges, hijos del trueno. Juan … pertenecía al “círculo íntimo” junto con Jacobo y Pedro, participando estrechamente con Jesús, compartiendo momentos especiales tales como la resurrección de la hija de Jairo, la transfiguración y lo más profundo del retiro en Getsemaní. En la cruz, Jesús le confió a Juan el cuidado de su madre. Juan fue activo en la vida de la iglesia primitiva de Jerusalén, participando con Pedro en la realización de milagros. Pablo lo reconoció como “pilar” en la iglesia de Jerusalén. Apocalipsis nos dice que Juan fue desterrado a Patmos, donde recibió su visión. Según la tradición, Juan realizó su ministerio en Éfeso y regresó allí después de su destierro en Patmos. Éfeso fue el lugar de su muerte y sepultura, y desde allí escribió 1 Juan.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 26–27.

Juan era ya anciano y posiblemente el único apóstol sobreviviente en aquella época. Todavía no había sido deportado a la isla de Patmos, donde viviría exiliado. Como un testigo de Cristo, escribió con autoridad para dar seguridad y confianza en Dios y en su fe a esta nueva generación de creyentes.

Biblia Del Diario Vivir (Editorial Caribe, 2000).

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: Desconocido, pero “su mensaje es aplicables a todas las iglesias del Nuevo Testamento y a todas las iglesias de la actualidad” (Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis, 27).
  • 2-Localidad: Asia menor

Reseñas

Primera Juan no tiene destinatario ni menciona ninguna área geográfica, aunque su mensaje es aplicable a todas las iglesias del Nuevo Testamento y a todas las iglesias de la actualidad.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 27.

Todo indica que fue escrita con referencia a una situación específica de alguna iglesia o grupo de iglesias conocidas por el autor. … Se ocupa del mismo problema que había surgido en la iglesia a la que va dirigida 2 Juan, pero de manera más amplia y detallada.

– I. Howard Marshall, Las Cartas de Juan (Nueva Creación; William B. Eerdmans Publishing Company, 1991), 14.

Los lectores de la primera epístola no eran en su mayoría nuevos conversos sino cristianos durante algún tiempo. El escritor se dirige a “padres” y a “jóvenes” (1 Jn 2:13, 14), muchos de los cuales han oído el evangelio “desde el principio” (1 Jn 2:7, 24; 3:11). Ellos conocen las enseñanzas de Cristo (1 Jn 3:23), obedecen sus mandamientos (1 Jn 2:7) y confiesan su nombre (1 Jn 2:23; 5:10). Ellos están además bien conscientes de los perniciosos ataques del demonio (1 Jn 2:13, 14, 16; 3:10; 4:3; 5:19), que se les aparece en la forma del anticristo (1 Jn 2:18, 22; 4:3), de falsos profetas (1 Jn 4:1) y de mentirosos (1 Jn 2:4, 22; 4:20). …

La tradición sostiene que Juan escribió sus epístolas durante su ministerio en Efeso, y que su primera epístola iba dirigida a una iglesia o grupo de iglesias que el escritor conocía bien. Sucesor de Pablo y de Timoteo, Juan fue pastor en Efeso hasta su muerte cerca del año 98. El escribió sus epístolas desde Efeso, y se supone que iban dirigidas a auditorios gentiles más que a lectores que eran judíos cristianos.

– Simon J Kistemaker, Comentario Al Nuevo Testamento: Santiago y 1-3 Juan (Libros Desafío, 2007), 239.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “Es evidente que los falsos maestros mencionados en 1 Juan nacieron dentro de la iglesia pero se separaron de ella (1 Jn 2:19). Eran hombres de influencia porque pretendían ser profetas (1 Jn 4:1). Aun cuando salieron de la iglesia, todavía procuraban diseminar sus enseñanzas dentro de ella y apartar a sus miembros de la verdadera fe (1 Jn 2:26, 27). Negaban la encarnación y el carácter mesiánico de Jesús” (Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis, 28).
  • 3-Propósito: “Juan escribió su carta para mostrar que Jesús vino en la carne, para refutar a los maestros falsos, para dar seguridad de la salvación y gozo a los creyentes, y para que hubiera comunión entre los creyentes y con Dios. (Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis, 28).

Reseñas

Se había planteado una crisis en la iglesia debido al surgimiento de algunos maestros que tenían una visión del cristianismo diferente de la de Juan y sus colegas. Se había llegado al punto en que esos maestros habían abandonado la iglesia, al parecer para establecer su propia institución rival (1 Juan 2:19); pero aunque se habían ido de la iglesia, seguían manteniendo contacto con sus miembros y estaban causando bastante incertidumbre entre ellos sobre el verdadero carácter de las creencias cristianas y en cuanto a si en verdad los miembros de la iglesia podían considerarse cristianos.

…Estos falsos maestros eran precursores de los herejes responsables de las sectas gnósticas que llegarían a su desarrollo pleno en el siglo II.

– I. Howard Marshall, Las Cartas de Juan (Nueva Creación; William B. Eerdmans Publishing Company, 1991), 14.

De la correspondencia juanina (el cuarto Evangelio y las tres epístolas) se puede deducir que las iglesias que estaban bajo la influencia doctrinal del apóstol Juan estaban compuestas por dos grupos de creyentes. Por un lado, estaban los cristianos de origen judío quienes había profesado su compromiso con Jesús pero seguían sintiendo un grado de lealtad hacia el judaísmo. …
La otra composición de las iglesias era de cristianos helenistas (incluidos judíos que vivieron en el mundo helenista) que venían con el trasfondo religioso del mundo pagano y que mantenían la influencia de aquellas creencias consideradas sagradas en el sistema helenístico acerca de la salvación.

…para el momento en que escribe Juan sus epístolas, la situación parece estarse desarrollando con una fuerza casi insospechada. La fricción ha aumentado, y la polarización de los puntos de vista cristológicos estaba en todo su proceso; … la separación era una realidad y las implicancias éticas en ambos casos comenzaba a emerger, con un fuerte énfasis en la ley, en el sector judío (comp. 1 Jn. 2:7, 8; Gál. 3:5), y una indiferencia hacia una conducta correcta, incluido el amor, como característica de los adherentes al helenismo (1 Jn. 3:10, 11; 2 Ped. 2:19).

Es fácil de entender que al chocar todas estas interpretaciones con la ortodoxia de Juan, se provocaran divisiones que obligaron a estos creyentes a abandonar la comunidad cristiana ya que sus postulados no tenían lugar en su seno.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 80-81.

Lo mismo que el cuarto evangelio, también 1 Juan manifiesta el propósito que persigue su autor. La epístola entera es un testimonio «tocante al Verbo de vida» (1 Jn 1.1; cf. Jn 1.1), una confesión de fe escrita «para que vuestro gozo sea completo» (1 Jn 1.4), «para que sepáis que tenéis vida eterna y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios» (1 Jn 5.13. Cf. Jn 20.31).

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 1 Jn.

El gnosticismo, que no se desarrolló completamente hasta el siglo II, es de especial importancia para el estudio de 1 Juan. La creencia básica de todo pensamiento gnóstico es que solo el espíritu es bueno y que la materia es esencialmente mala. El gnosticismo despreciaba al mundo y todo lo que en él hay, en particular el cuerpo. El gnosticismo primitivo estableció una dicotomía entre la oscuridad y la luz, el bien y el mal, la carne y el espíritu. Dios era bueno, él era luz, él era espíritu; por tanto, no podía representarse en la carne que de por sí era mala. Por ese motivo, Jesucristo no podría realmente ser humano. El Cristo era Dios pero no era hombre: solamente parecía ser hombre. Tal opinión llegó a denominarse “gnosticismo docético”, la doctrina que Juan refuta en su carta. Es evidente que los falsos maestros mencionados en 1 Juan nacieron dentro de la iglesia pero se separaron de ella (1 Jn 2:19). Eran hombres de influencia porque pretendían ser profetas (1 Jn 4:1). Aun cuando salieron de la iglesia, todavía procuraban diseminar sus enseñanzas dentro de ella y apartar a sus miembros de la verdadera fe (1 Jn 2:26, 27). Negaban la encarnación y el carácter mesiánico de Jesús.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 27–28.

4. Características

  • 4-Género: Epístola
  • 4-Estilo: Carta pastoral, afirmaciones breves, palabras sencillas, contrastes agudos, repetición, argumento circular
  • 4-Guía literaria: Véase también Epístola como género literario.

Reseñas

Juan es el apóstol del amor, y se menciona el amor a lo largo de esta carta. Hay gran similitud entre esta carta y el Evangelio según San Juan: en vocabulario, estilo e ideas principales. Juan emplea afirmaciones breves y palabras sencillas, y presenta contrastes agudos: luz y tinieblas, verdad y error, Dios y Satanás, vida y muerte, amor y odio.

Biblia Del Diario Vivir (Editorial Caribe, 2000).

Desde un punto de vista estrictamente literario, la Primera epístola de San Juan podría clasificarse como un sermón o un discurso teológico. La razón es la ausencia en ella de toda mención de autor, destinatario, encabezamiento, saludos y despedida. Sin embargo, desde los primeros tiempos del cristianismo se ha reconocido que este documento es, si no una misiva personal propiamente dicha, sí una especie de carta pastoral dirigida al conjunto de los miembros de algunas iglesias residentes en lugares próximos unos de otros: pequeñas congregaciones de Asia Menor, necesitadas de instrucción y consejos que las ayudaran a vivir en plenitud el testimonio de su fe en Jesucristo «venido en carne» (1 Jn 4.2–3).

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 1 Jn.

El estilo literario de 1 Juan es repetitivo. Los diversos temas, luego de una exposición inicial (1.5–2.29), reaparecen por segunda (3.1–4.6) y aun por tercera vez (4.7–5.12), ya sea separadamente o entrelazados. Esta insistencia en los elementos temáticos viene a arrojar luz sobre algo que pertenece a los propios motivos básicos del escrito, que no son otros que la inquietud del autor ante la presencia de ciertos elementos extraños que en diferentes lugares estaban perturbando la fe y la comunión de los creyentes.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 1 Jn.

Walter Conner, en su libro The Epistles of John (Las epístolas de Juan) nos sugiere siete características de los escritos de Juan que nos ayudan a entender su mensaje: 1) Juan expresa pensamientos profundos en palabras simples. (Utiliza palabras como: luz, vida, verdad, amor, tinieblas y mentira, para expresar las realidades morales y espirituales). 2) En su pensamiento es intuitivo en vez de lógico (Juan ve la verdad y testifica de ella). 3) Emplea el método del contraste para subrayar la verdad que desea presentar (por ejemplo: contrasta luz y tinieblas, verdad y error, Dios y Satanás, pecado y justicia, amor y odio, vida y muerte). 4) Presenta sus argumentos en términos enfáticos. 5) Hace uso de la repetición, representando pocas ideas pero repitiéndolas vez tras vez …. 6) Le gusta el paralelismo. A veces Juan usa el contraste y otras veces usa la repetición (en 1:5 dice: Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas). 7) Enfatiza lo moral y lo espiritual, no lo externo y lo formal.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 28.

5. Contenido

  • 5-Temas: Pecado, amor, verdad y error, comunión con Dios
  • 5-Doctrinas: El pecado, la salvación, la naturaleza divina de Cristo, la identidad cristiana, la justicia de Dios, la obra propiciatoria de Jesucristo

Reseñas

Como figura respetada de la iglesia, escribió su carta a sus «hijitos». En ella presenta a Dios como luz, como amor y como vida; y explica en términos sencillos y prácticos lo que significa tener comunión con Dios.

Al mismo tiempo, falsos maestros habían entrado en la iglesia. Ellos negaban la encarnación de Cristo. Juan escribió para corregir sus serios errores.

Biblia Del Diario Vivir (Editorial Caribe, 2000).

Expresiones como estas dan carácter a la carta, que afirma la divinidad de Jesucristo (1 Jn 1.2, 3–7; 2.22–23; 4.2, 8, 14; etc.), enuncia la filiación divina del creyente (1 Jn 3.1–2, 9–10; etc.), reprueba la conducta de los «anticristos» (1 Jn 2.18–19, 22; 4.3) y revela que la justicia de Dios se resuelve en el hecho esencial de su amor, demostrado al entregar a su Hijo en «propiciación por nuestros pecados» (1 Jn 2.1–2; 3.5; 4.8–10, 16–17).

…El vocabulario y las locuciones de esta epístola evocan en el lector el lenguaje del cuarto evangelio: ser llamados hijos de Dios (1 Jn 3.1–2, 10), ser nacidos de Dios (1 Jn 3.9), permanecer en Dios (1 Jn 2.24, 27–29; 3.24; 4.7, 16; etc.), tener al Padre (o tener al Hijo) es poseer la vida eterna (1 Jn 2.23; 5.12–13).

También se aproximan la carta y el evangelio en el uso de determinados conceptos e imágenes, presentados a menudo en forma de antítesis: luz-tinieblas (1 Jn 1.5–7; 2.8–11; cf. Jn 1.5; 8.12; etc.), verdad-mentira (1 Jn 1.6, 8; 2.21; cf. Jn 8.44), vida-muerte (1 Jn 3.14; 5.12; cf. Jn 5.24–25), hijos de Dios-hijos del diablo (1 Jn 3.10; cf. Jn 8.44). Igualmente es característico de la epístola y del evangelio el uso de la palabra «verbo» para referirse al Hijo de Dios hecho hombre (1 Jn 1.1; cf. Jn 1.1–5,14).

Con estas y otras figuras literarias explica el autor en qué consiste el conocimiento que el cristiano tiene de Dios: Dios es amor, y amar es conocer a Dios (1 Jn 4.7–12, 16, 21) con un conocimiento que ha sido revelado en «Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna» (1 Jn 5.20).

Reina Valera Revisada (1995) (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 1 Jn.

No se trata de un sermón con tres puntos, ni de una carta bien organizada, sino de un paseo por la vida cristiana, que se detiene en puntos de interés para subrayar su importancia e instruir a sus lectores. El autor comienza presentando a Jesús, el Verbo de vida, como la revelación de Dios en la carne. Su meta es mostrar que es posible la comunión entre Dios y los hombres por medio de Cristo. Dios es luz y en él no hay tinieblas ni pecado. Dios no tolera el pecado. No hay ser humano que esté libre del pecado; por eso la comunión con Dios es por medio de la limpieza del pecado por la sangre de Jesús. El resultado de esta limpieza se muestra en el amor hacia Dios y hacia los creyentes con una debida obediencia y una ética pura.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 25–26.

Busquemos Juan 20:31 en los Evangelios y leámoslo juntamente con 1 Juan 5:13. El Evangelio fue escrito para que los hombres supiesen cómo podían obtener la vida eterna. La Epístola de 1 Juan fue escrita para asegurarles a los que han creído que TIENEN vida eterna, si creen “que Jesús es el Cristo”. Parece ser que la epístola de 1 Juan tenía como fin hacer de complemento del Evangelio de Juan. Por ello encontramos la palabra “creer” en todo el Evangelio de Juan, y la palabra “saber” en toda la epístola del mismo autor.

– Henrietta C. Mears, Lo Que Nos Dice La Biblia (Editorial Vida, 1979), 585.

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: “La epístola está compuesta por una serie de párrafos interconectados cuya relación está gobernada por la asociación de ideas y no por un plan lógico” (I. Howard Marshall, Las Cartas de Juan, 25).
  • 6-Estructura: 1. Dios es luz (1.1–2.27); 2. Dios es amor (2.28–4.21); 3. Dios es vida (5.1-21) (Biblia del Diario Vivir, 1 Jn).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de 1 Juan.

Reseñas

Juan escribió acerca de los aspectos fundamentales de la fe para que los cristianos pudieran distinguir entre la verdad y el error. Hizo énfasis en lo fundamental de la fe, de modo que podamos tener confianza en nuestra fe. En nuestro mundo en tinieblas, Dios es luz. En nuestro mundo frío, Dios comunica el calor de su amor. En nuestro mundo agonizante, Dios da vida. Cuando sentimos pérdida de confianza, estas verdades nos dan certeza.

– Biblia Del Diario Vivir (Editorial Caribe, 2000), 1 Jn.

  1. INTRODUCCIÓN, 1:1–4
  2. DIOS ES LUZ, 1:5–2:28
    1. Lo que significa andar en la luz, 1:5–2:6
    2. Lo que excluye el andar en la luz, 2:7–28
  3. DIOS ES JUSTO, 2:29–5:20
    1. Una justicia hecha posible por medio de una regeneración divina, 2:29–3:10
    2. La justicia que se expresa en amor, 3:11–24; 4:7–5:3
    3. La justicia capaz de discernir herejías, 4:1–6
    4. La justicia que triunfa sobre el mundo, 5:4–12
  4. CONCLUSIÓN

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (Editorial Mundo Hispano, 2009), 30.

… Sería preferible considerar que la epístola está compuesta por una serie de párrafos interconectados cuya relación está gobernada por la asociación de ideas y no por un plan lógico. Esto no significa que Juan sea ilógico, sino más bien que su epístola no tiene el propósito de dividirse en grandes secciones sobre una base lógica. Nosotros, por tanto, proponemos el siguiente bosquejo:

  1. Prólogo: la Palabra de Vida. 1:1–4.
  2. Andar en la luz. 1:5–2:2.
  3. Guardar sus mandamientos. 2:3–11.
  4. La nueva situación de los creyentes y su relación con el mundo. 2:12–17.
  5. Una advertencia contra los anticristos. 2:18–27.
  6. La esperanza de los hijos de Dios. 2:28–3:3.
  7. La ausencia de pecado en los hijos de Dios. 3:4–10.
  8. El amor fraternal como marca del cristiano. 3:11–18.
  9. Seguridad y obediencia. 3:19–24.
  10. Los espíritus de verdad y falsedad. 4:1–6.
  11. El amor de Dios y nuestro amor. 4:7–12.
  12. La seguridad y el amor cristiano. 4:13–5:4.
  13. La verdadera fe confirmada. 5:5–12.
  14. Certezas cristianas. 5:13–21.

– I. Howard Marshall, Las Cartas de Juan (Nueva Creación; William B. Eerdmans Publishing Company, 1991), 25–26.

Consejos para la lectura y la enseñanza de 1 Juan

Tu premisa inicial debe ser que esta es una epístola estructurada de manera suelta, con el resultado de que debes “pensar en párrafo” a medida que lees o enseñas el libro.

Segundo, debes de estar continuamente alerto a los temas unificadores y a las doctrinas importantes; te ayudarán a organizar tu experiencia del libro, aun si Juan no trabaja temas individuales todos en un mismo lugar, sino de manera dispersa a lo largo de la carta.

Tercero, al leer los mandatos de Juan y las pruebas de la fe verdadera, puedes inferir con seguridad que Juan intenta combatir falsa enseñanza que ha surgido en cuanto a los asuntos sobre los que escribe.

Finalmente, debes ser receptivo al énfasis práctico del autor. Él no simplemente expone doctrina cristiana, sino que lo expresa en términos de cómo uno puede saber o no si es un cristiano genuino. Y en cuanto a la ética, la carta está repleta de ánimos a comportarnos de ciertas maneras si queremos ser verdaderos seguidores de la luz.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 612.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.