Top Menu

Orientación previa a Apocalipsis

Versículos clave

Apocalipsis 1:3 «Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ellas escritas; porque el tiempo está cerca».

Apocalipsis 3:20 Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo.

Apocalipsis 4:1 Después de esto miré, y vi que había una puerta abierta en el cielo. La primera voz que oí era como de una trompeta que, hablando conmigo, dijo: «¡Sube acá y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas!».

Apocalipsis 12:7–8 Entonces hubo una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles, pero no prevalecieron ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

Apocalipsis 19:1 Después de esto oí una gran voz, como de una gran multitud en el cielo, que decía: «¡Aleluya! Salvación, honra, gloria y poder son del Señor Dios nuestro,

 – Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998)

1. Autoría

  • 1-Autor: Juan
  • 1-Fecha: Entre 93 y 95 d.C.
  • 1-Lugar: La isla de Patmos

Reseñas

Probablemente hacia finales del gobierno de Domiciano (81–96 d.C.), [Juan] fue desterrado a «la isla llamada Patmos» (Ap 1.9), donde escribió su libro entre los años 93 y 95.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ap.

Según la tradición, el autor de Apocalipsis es Juan el apóstol, quien también habría escrito el Evangelio que lleva su nombre y tres epístolas. …

Ireneo (que vivió alrededor de 130–202) dice que Juan escribió su revelación «no mucho tiempo atrás sino casi en nuestra generación, hacia el fin del reinado de Domiciano». Esta fecha encaja con las circunstancias del libro. El emperador romano Domiciano (81–96) exigía que todos los ciudadanos le rindieran culto a él y esto llevó a la persecución de los cristianos que se negaban a hacerlo.

– Mary Batchelor, Abramos La Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Es interesante que los indicios de los Evangelios sinópticos sobre Juan, el hijo de Zebedeo, son notablemente coherentes con el tipo de persona que pudo haber escrito el Apocalipsis: él y su hermano fueron llamados “hijos del trueno” por Jesús (Mar. 3:17); prohibió que alguien que no era del grupo apostólico hiciera milagros (Luc. 9:49, 50); quiso pedir fuego del cielo sobre los samaritanos hostiles (Luc. 9:52–54); fue testigo de la transfiguración y la resurrección de Jesús. … Si no logramos certeza en este asunto, sigue siendo verdad el hecho de que no hay otro libro de la Biblia en el cual tenga tan poca importancia la identidad del autor. El libro no es “la revelación de Juan” sino “la revelación de Jesucristo, que Dios le dio [a Juan]” (Ap 1:1) y su contenido se describe más aun como “la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo” (Ap 1:2). La autenticidad de esa afirmación no se establece por el nombre de la persona que lo escribió sino por la naturaleza de su obra, que en la providencia de Dios llegó a ser la coronación de las Escrituras.

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

2. Destinatarios

  • 2-Lectores: Las siete iglesias que están en Asia – Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea (Ap 1:11)
  • 2-Localidad: Asia menor

Reseñas

El Apocalipsis es un mensaje dirigido, en primer lugar, a iglesias concretas, a comunidades cristianas contemporáneas del escritor. A ellas les anuncia que Cristo ha cumplido, en todos sus términos, el plan redentor dispuesto por Dios. Pero el valor de este mensaje va más allá de la época del profeta; tiene un alcance general: Cristo, vencedor del mal y de la muerte, asocia a su victoria a todos los creyentes, ya aquí y ahora, mientras están aún sujetos a las realidades del mundo actual.

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ap.

Este libro se escribió como respuesta a la orden directa del Señor (Ap 1:10–11, 19), quizás después de que unos mensajeros de varias iglesias en Asia Menor habían visitado al apóstol. Lo que Juan escribió debía ser enviado a las siete iglesias, comenzando con Efeso y continuando en círculo hasta llegar a Laodicea (Ap 1:4, 10–11; 2:1, 8, 12, 18; 3:1, 7, 14). El documento incluye una promesa de bendición para todo el que lea y oiga sus palabras (Ap 1:3), lo cual sugiere que la carta eventualmente iría a una audiencia más amplia.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de Estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), Ap.

“Apocalipsis se dirige a iglesias del primer siglo en siete ciudades de la provincia romana de Asia (lo que hoy día es Turquía) (Ap 1:4,11) como representativas de todas las iglesias de Cristo (“todas las iglesias,” Ap 2:23; y “a las iglesias,” Ap 2:7, etc.)”

– Traducido por exegetica.net de Crossway Bibles, The ESV Study Bible (Crossway Bibles, 2008), 2454.

3. Ocasión

  • 3-Circunstancias: “Era un tiempo de intensa persecución contra los cristianos. Antipas ya había sido martirizado por su fe (Ap 2:13) y se esperaba que el sufrimiento creciera en severidad (Ap 2:10; 3:10)” (Lockman Foundation, Biblia de Estudio: LBLA, Ap).
  • 3-Propósito: “El libro fue escrito para fortalecer la fe y el valor de los creyentes en Cristo, contemporáneos de Juan, para darles fuerza para la batalla contra las fuerzas anticristianas en el mundo y para ayudarles a dar testimonio del único verdadero Señor y Salvador del mundo”(D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno, Ap).

Reseñas

El apóstol Juan vivía en Efeso cuando fue hecho prisionero por las autoridades romanas y lo desterraron a Patmos, donde él escribió este libro (Ap 1:9). Era un tiempo de intensa persecución contra los cristianos. Antipas ya había sido martirizado por su fe (Ap 2:13) y se esperaba que el sufrimiento creciera en severidad (Ap 2:10; 3:10). Diocleciano (81–96 d.C.) fue el primer emperador romano que demandó la adoración de sus súbditos mientras vivía. Como en el tiempo de Daniel, los que adoraban a Dios rehusaron ceder a sus demandas (Dn 3:4–7, 12).

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de Estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), Ap.

Es probable que la tradición común en la iglesia de que el libro se escribió hacia el fin del primer siglo sea la correcta. Entonces el emperador Domiciano estaba comenzando su persecución a la iglesia. Es improbable que haya estado en acción por un largo tiempo, porque el número de martirios aún habría sido poco (Ap 2:13). Pero el hecho de que Juan hubiera sido exiliado a una isla penal refleja el comienzo de una oposición activa a la iglesia cristiana por parte de las autoridades. Domiciano era más insistente que sus predecesores en la presión de sus exigencias a su carácter divino; su título favorito era Dominus et Deus noster (“Nuestro Señor y Dios”). En ninguna parte del Imperio había un apoyo más entusiasta de tal adulación del emperador que entre los sacerdotes de los santuarios dedicados a su adoración en el Asia romana.

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Los miembros de las iglesias en Asia eran una minúscula minoría de la población. ¿Qué podían esperar hacer contra el fuerte poder de Roma? Los cristianos aceptaban que Jesús había muerto y resucitado y que un día volvería a establecer su reinado, haciendo suyos los reinos del mundo. En ese día los poderes del mal serían destruidos, y se restablecerían la justicia y la paz.
Entretanto, Roma continuaba con su opresión y la idolatría florecía. Los cristianos que no reconocían divinidad al emperador sufrían prisión y a veces muerte. …

Apocalipsis fue escrito en ese contexto, para satisfacer las necesidades de cristianos perplejos y sufrientes. Ciertamente no pretendía ser un rompecabezas intelectual para que la iglesia tomara asiento y se dedicara a descifrarlo, como algunos lo ven. El libro tenía el propósito de llevar fe, esperanza y certidumbre a una iglesia pequeña y atribulada, y estimular su confianza en el Dios vivo de la historia.

– Mary Batchelor, Abramos La Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

4. Características

Reseñas

La misma introducción al libro indica que pertenece a tres tipos de obras literarias, o sea lo apocalíptico, lo profético y lo epistolar….

La primera palabra del libro es “revelación” (en gr. apocalupsis). El título del libro en español es una transliteración del griego. … Su principal preocupación era la revelación del propósito de Dios en la historia, especialmente en traer juicio sobre los malvados de la tierra y su reino sobre los justos. Hay poca duda de que el modelo para estas obras fue el libro de Daniel…. Estos libros usaban libremente símbolos para presentar su mensaje, aunque ninguno de ellos lo hizo con la amplitud del Apocalipsis de Juan. …

La segunda expresión del Apocalipsis expone una bendición para aquel que lee y para los que escuchan y cumplen “las palabras de esta profecía”. Por lo tanto, Juan se incluye con los profetas del AT y también del nuevo pacto (cf. Ef. 2:20). …
La profecía en el NT se puede describir como las palabras de predicadores guiados por el Espíritu en favor del mundo, y la iglesia por medio de la cual Dios reveló su propósito para el mundo y su voluntad para la humanidad. Eso sería una descripción adecuada del Apocalipsis. Comunica la seguridad de que la oposición de los humanos y de todos los poderes del mal no pueden frustrar el propósito de Dios para el mundo que él ha hecho y, a la luz de esto, sale el llamado a la perseverancia en la fe y la obediencia al Señor de parte de su pueblo.

El párrafo introductorio de Juan es seguido por un típico saludo como el que se encuentra en las cartas del NT: “Juan a las siete iglesias que están en Asia: Gracia a vosotros y paz … ” … Las implicaciones de esto son claras: el libro realmente estaba dirigido a la situación y necesidades de las iglesias mencionadas en el saludo …. Todos los cristianos concuerdan en que las cartas … llevan la palabra de Dios al pueblo cristiano en todas las edades siguientes, pero que el mensaje de esas cartas nos llega más eficazmente cuando captamos que estaban escritas teniendo en mente a las iglesias a las que estaban dirigidas originalmente. Eso tiene aplicación al Apoc. de Juan del mismo modo que para el resto de las cartas del NT. Sólo cuando relacionamos su descubrimiento pictórico de la palabra de Dios a la situación de las siete iglesias del Asia Menor es que podemos entender la revelación para las iglesias de todas las generaciones, incluyendo la que será última en la historia.

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

La literatura apocalíptica judía surge en circunstancias especialmente angustiosas, como cuando el pueblo se halla sometido al poder político y militar de alguna nación extranjera. Esta era la situación en el s. I d.C., cuando Palestina estaba dominada por el imperio romano. En aquellos momentos, las lecturas apocalípticas venían a alentar a la gente y a renovar sus esperanzas …

Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ap.

El Apocalipsis testifica de la resurrección de Jesucristo, acontecimiento vertebral de la fe y del anuncio del evangelio (cf. 1 Co 15.14–17) y signo de la presencia del reino de Dios. Es un testimonio expresado en un lenguaje característico, rico en símbolos, imágenes y visiones, elementos con los que el autor compone una suerte de drama cuyo ámbito es el universo entero.
Este lenguaje corresponde al género literario llamado «apocalíptico».

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ap.

5. Contenido

  • 5-Temas: La esperanza en Cristo resucitado y su inminente regreso, la eternidad, el futuro, la naturaleza del falso Cristo, el conflicto entre la iglesia y los poderes de opresión satánicos
  • 5-Doctrinas: La soberanía de Dios, escatología, los juicios de Dios

Reseñas

Apocalipsis desvela la guerra espiritual oculta en la cual la iglesia está involucrada: el conflicto cósmico entre Dios y su Cristo por un lado, y Satanás y sus aliadas malvadas (tanto demoníacas como humanas) por el otro. En este conflicto, Jesús el Cordero ya ha conseguido la victoria decisiva por medio de su muerte sacrificadora, pero su iglesia sigue siendo atacada por el dragón … por medio de la persecución, la enseñanza falsa, y la atracción de la afluencia material y la aprobación cultural.

– Traducido por exegetica.net de Crossway Bibles, The ESV Study Bible (Crossway Bibles, 2008), 2454.

Juan se identifica a sí mismo como profeta (Ap 10.11; 22.9) y denomina «profecía» a su mensaje (1.3; 22.7, 10,18–19); pero, a diferencia de los profetas del AT, lo que él proclama es la esperanza en Cristo resucitado, «el que es y que era y que ha de venir» (Ap 1.8). Cristo, el Mesías, es «Rey de reyes y Señor de señores» (Ap 19.16), es «el Verbo de Dios», que vive para siempre (Ap 19.13; 5.14). Su regreso, ya inminente (Ap 22.6–7), señalará el principio de «un cielo nuevo y una tierra nueva» (Ap 21.1), de una nueva creación, hacia la cual se orientan las expectativas del pueblo creyente porque en ella tendrá Dios su trono (Ap 20.11; 22.1, 3), y «no habrá muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor» (Ap 21.4).

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ap.

Apocalipsis es para los lectores modernos un libro difícil de leer, lleno de extrañas imágenes y de interpretaciones aún más extrañas. Pero tiene un mensaje para un mundo en que es habitual que el individuo se sienta desvalido ante enormes organizaciones y grandes potencias. Apocalipsis recuerda a los lectores que Dios mantiene el control, y que el futuro está a su cargo.

– Mary Batchelor, Abramos La Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

  1. La soberanía de Dios en Cristo, en aquel tiempo y en todos los tiempos. …
  2. La naturaleza satánica de la adulación contemporánea al emperador. …
  3. Los inescapables juicios del Señor sobre aquellos que se someten al falso Cristo antes que al Cristo de Dios. … El Apoc. nos invita a considerar “la bondad y la severidad de Dios” (Rom. 11:22).
  4. El elemento seguro del conflicto entre la iglesia y los poderes de opresión en el mundo en la manifestación de Cristo y la gloria de su reino. …

Los cuatro elementos [anteriores] han caracterizado la historia desde el primer siglo de nuestra era hasta el presente, y sin duda seguirán haciéndolo hasta que el Señor vuelva.

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

6. Desarrollo

  • 6-Argumento: El movimiento general del libro es de “las cosas que son” – la situación actual de las iglesias del primer siglo (cap. 2-3) – a “las cosas que sucederán después” …(Ap 1:19; 4:1). Dentro de este movimiento general temporal, sin embargo, las visiones “vuelven atrás” para presentar distintas y complementarias perspectivas sobre el mismo evento o fase del conflicto cósmico entre Cristo y Satanás.” (Traducido por exegetica.net de The ESV Study Bible, Crossway Bibles, 2461).
  • 6-Estructura: “Apocalipsis tiene un prólogo (1:1-8), un cuerpo (1.9-22:5) y un epílogo (22:6-21). El prólogo y el epílogo están conectados por temas repetidas …. El cuerpo contiene cuatro series enumeradas de siete mensajes o visiones …” (Traducido por exegetica.net de The ESV Study Bible, Crossway Bibles, 2461).
  • 6-Análisis: Véase también Bosquejos analíticos de Apocalipsis.

Reseñas

El movimiento general del libro es de “las cosas que son” – la situación actual de las iglesias del primer siglo (capítulos 2-3) – a “las cosas que han de suceder después de esto,” culminando con la destrucción de los enemigos de Dios y de su Iglesia y la presentación de la Iglesia como la novia del Cordero en el nuevo cielo y tierra (1:19; 4:1). Dentro del marco de este movimiento temporal, sin embargo, las visiones “vuelven sobre si” para presentar perspectivas distintas, complementarias sobre el mismo evento o fase del conflicto cósmico entre Cristo y Satanás.

– Crossway Bibles, The ESV Study Bible (Wheaton, IL: Crossway Bibles, 2008), 2461.

La división del Apocalipsis en dos secciones principales es probablemente la más sencilla. La primera sección (1.9–3.22), que se caracteriza por las cartas dirigidas a siete iglesias de la provincia romana de Asia (Ap 1.4, 11), contempla la realidad de la iglesia en la perspectiva de su vida y su actividad en el mundo presente. La segunda sección (Ap 4.1–22.5) está formada por una complicada serie de visiones, cuyo argumento se desarrolla en el cielo. Sobre este fondo se van revelando las cosas que han de acontecer al final de los tiempos, cuando Dios haga manifiesto el triunfo de su reino eterno. Un prólogo (Ap 1.1–8) y un epílogo (Ap 22.6–21) completan el texto.

Otro análisis posible parte de la observación de que, entre los símbolos del Apocalipsis, hay algunos que ocupan un lugar preeminente por la frecuencia de su aparición. Por ejemplo, el número siete, que representa la perfección de los seres y las cosas. El siete es constante en los conjuntos de espíritus, candeleros, iglesias, estrellas, sellos, trompetas y plagas. Incluso el plan general del libro parece organizado sobre la base de los siete actos principales que se ven en el esquema del contenido.

Esquema del contenido:

Prólogo (1.1–8)

  1. Los mensajes a las siete iglesias (1.9–3.22)
  2. Los siete sellos (4.1–8.1)
  3. Las siete trompetas (8.2–11.19)
  4. Las señales simbólicas (12.1–14.20)
  5. Las siete copas (15.1–16.21)
  6. Las visiones del juicio (17.1–20.15)
  7. La nueva Jerusalén (21.1–22.5)

Epílogo (22.6–21)

– Reina Valera Revisada (1995) (Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), Ap.

Apocalipsis, el último libro del Nuevo Testamento, contiene su propio resumen general (Ap 1:19). Las cosas que has visto señalan al capítulo uno. Las cosas que son se refiere a las siete cartas de los capítulos dos y tres. Las cosas que sucederán después de estas cosas cubre el resto del libro.

– Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de Estudio: LBLA. (Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 2003), Ap.

El libro se abre con un prólogo (1:1–8) que declara su título y destinatarios, seguido por una visión del Hijo del Hombre, en la cual Juan es comisionado para escribir lo que verá a continuación y mandar el libro a las siete iglesias de la provincia romana de Asia (1:9–20). Siguen luego las cartas a las siete iglesias (caps. 2, 3). Una visión de Dios y del Cordero, que ocupa los caps. 4 y 5, provee la clave para comprender el Apoc., y forma el punto de apoyo de su estructura en cuanto indica el proceso de los eventos que llevan al reino final de Dios (caps. 6–19). Prominente entre éstos están tres series de juicios, presentados bajo las figuras de la apertura de los siete sellos del libro divino del destino (6:1–8:5), siete trompetas (8:6–11:19) y siete copas de ira (caps. 15, 16). Parece que estas tres series no se deben considerar como ocurriendo sucesivamente, sino básicamente como tres presentaciones de un período de juicio, dado que el último término de cada serie lleva al fin de la historia. El resultado de los juicios mesiánicos es la caída del imperio impío (“Babilonia”) y el advenimiento de Cristo (caps. 17–19). El libro llega a su clímax en la visión del reino triunfante de Dios (20:1–22:5) y un epílogo final (22:6–21).

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Consejos para la lectura y la enseñanza de Apocalipsis

Para cada unidad individual en la secuencia de visiones, aplica el patrón narrativo de ¿quién? (los protagonistas), ¿dónde? (el escenario), ¿qué? (la acción), y el desenlace. Puedes conseguir una idea inicial de cada pasaje en Apocalipsis usando este patrón cuádruple.

Un símbolo requiere dos niveles de interacción. El primero es el literal, o nivel que está en la superficie, que te obliga a obtener una imagen mental acertada de los detalles de la acción o de lo descrito. Segundo, debes identificar el referente – aquella cosa a la que el símbolo realmente apunta. Da prioridad a los referentes familiares: aquello que sabes sobre Dios, sobre los acontecimientos de la historia de la salvación, sobre las doctrinas del juicio y de la redención, y sobre las circunstancias que lees o ves en las noticias diarias.

No importa dónde te encuentras en el libro, estás en alguna de las siete unidades de acontecimientos principales. Para que esto resulte aún más manejable, ten presente que los ciclos repiten material similar, pasando del declive en la tierra hacia el juicio final sobre el mal y la glorificación de los creyentes en el cielo. Puedes fiarte de este patrón en cualquier punto del libro.

Constantemente relaciona los detalles visionarios a las afirmaciones de Jesús sobre los tiempos del fin que se encuentran en los Evangelios, sobre todo en el discurso del Monte de los Olivos.

– Traducido por exegetica.net de Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 635-636

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.