Top Menu

La literatura apocalíptica

La literatura apocalíptica: Descripción esencial

La palabra griega, apocalipsis significa “desvelar” o “revelar.” Lo que principalmente se desvela en la escritura apocalíptica es el fin de la historia y la eternidad que lo seguirá. En otras palabras, la escritura apocalíptica es escatológica (tratando los tiempos del fin).

Al mismo tiempo, la escritura apocalíptica como el que figura en los libros de Daniel y Apocalipsis también retratan principios que son válidos a lo largo de la historia: el conflicto espiritual entre el bien y el mal y el control soberano de Dios sobre la historia y la naturaleza. La literatura apocalíptica tiende a ser ampliamente visionaria en su naturaleza (ver el artículo sobre la escritura visionaria). Las características más destacadas de la literatura apocalíptica son las siguientes:

  • El dualismo: El universo se ve claramente dividido entre el bien y el mal.
  • El espiritismo: Los ángeles y los demonios son personajes importantes.
  • Un enfoque mesiánico: El protagonista es Cristo, el Mesías.
  • La simbología de los animales: Los animales como el león, el cordero, y el dragón se encuentran entre el reparto de personajes, y simbolizan seres como Cristo y Satanás.
  • La simbología de los colores: Los colores (p. ej., rojo, blanco y negro) tiene significados simbólicos evidentes.
  • La simbología de los números: Ejemplos son el siete, el diez, y el doce simbolizando lo completo, la perfección y la inmensidad; y el seis y la mitad la calidad siniestra de quedarse corto de esas cualidades buenas.
  • Las imágenes cataclísmicas: En consonancia con el énfasis dual en la escritura apocalíptica referente al juicio de Dios sobre el pecado y la escatología, la literatura apocalíptica está repleta de imágenes del fin que retratan la destrucción cataclísmica de toda existencia terrenal (las estrellas caen del cielo, ocurren terremotos, y finalmente el globo terráqueo entero es quemado).
  • Un escenario cósmico de la acción: La acción engloba toda la tierra y el universo. El cielo arriba y el infierno abajo completan el campo de actuación.
  • La renovación del lugar de adoración corporativa, generalmente trazada como un templo restaurado.
  • Un equilibrio entre advertencias a los no arrepentidos y consuelo para los seguidores de Dios.

Dado que el método de descripción es simbólico y visionario, muchos de los detalles en la escritura apocalíptica no están cerradas, es decir que siempre se están cumpliendo y que serán cumplidas de manera definitiva al final de la historia. La Babilonia del libro de Apocalipsis, por ejemplo, era el Imperio Romano para la audiencia original de Juan, sin embargo ha tomado muchas formas desde entonces. Debido a que los detalles vienen descritos en términos indefinidos, los cristianos de cada era tienen razones para creer que el final de la historia podría darse en su propio tiempo.

Traducido por exegetica.net de “Apocalyptic Writing”, Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 633. (Hemos agregado las negritas al texto para resaltar los conceptos más importantes.)

 

La escritura visionaria: Descripción esencial

La escritura visionaria relata cosas que sabemos no ocurren literalmente en la vida real, pero que expresan verdades sobre este mundo o el mundo transcendental (el cielo y el infierno). En este caso, la palabra visión implica que las cosas relatadas son algo imaginado en lugar de algo que se puede ver o tocar. La escritura visionaria no reproduce el mundo en el que vivimos (el término literario para eso es el realismo) sino que crea una realidad alternativa. El término literario habitual para tal clase de escritura es la fantasía.

¿Dónde ocurre esta clase de escritura en la Biblia? En muchos lugares, pero los géneros literarios más habituales son la literatura profética, como en el libro de Ezequiel, y la literatura apocalíptica, como el libro de Apocalipsis. A pesar de las diferencias entre esas dos formas de escritura, comparten la técnica de escritura visionaria, que incluye características específicas:

  • La transformación o el reverso de la vida real. La forma más habitual muestra los acontecimientos futuros como ya sucedidos, al contrario de todo lo que está sucediendo en el momento en que se escribe. Por ejemplo, las naciones que en el momento de escribir son poderosas se describen como derrotadas, o un grupo o una nación que es perseguida se describe como restaurada y próspera.
  • Fuerzas cósmicas o naturales figuran como personajes en la historia. En la escritura visionaria, los animales, las estrellas y los ríos de repente reemplazan a las personas como agentes en la acción que se contempla.
  • Agentes no terrenales como personajes. En la escritura visionaria, nos encontramos con criaturas extra-mundanas como las dos mujeres con alas como un cigüeña (Zacarías 5:9) y un dragón con siete cabezas que echa una tercera parte de las estrellas del cielo (Apocalipsis 12:3-4).
  • Lugares y objetos no terrenales. La visión de Ezequiel de un carruaje divino (Ezequiel 1) y el relato de Juan de lo que vio cuándo la puerta al cielo se abrió a su vista (Apocalipsis 4), nos trasladan a un mundo extraño muy diferente a cualquier cosa que experimentamos en este mundo.
  • Acontecimientos irreales. En la vida real, los caballos no son rojos (Apocalipsis 6:4), un rama no puede construir un templo (Zacarías 6:12), y el cuerno de una cabra no puede llegar hasta el cielo para echar a tierra a las estrellas (Daniel 8:8-10), sin embargo, en la literatura visionaria, tales acontecimientos suceden con frecuencia.

El elemento de lo inesperado se extiende del contenido de la escritura visionaria a su estructura. La literatura visionaria normalmente viene en forma de visiones – breves unidades que se suceden rápidamente una tras otra, de manera muy similar al método usado en las películas modernas. La organización resultante es con frecuencia dislocada y constantemente cambiante. El material que compone estas unidades es igualmente diversa, consistiendo de descripciones visuales, discursos que el autor visionario oye y anota, predicciones, breves trozos de narrativa, diálogo directo con los personajes o con el lector, cartas, oraciones, himnos y parábolas. El sueño, no la narrativa, es el formato que controla.

Traducido por exegetica.net de “Visionary Writing”, Ryken’s Bible Handbook, Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, 2005, p. 325. (Hemos agregado las negritas al texto para resaltar los conceptos más importantes.)

 

La literatura apocalíptica: Perspectivas útiles

La literatura apocalíptica es una forma de literatura parecida a la profecía, pero concentrándose en la revelación de secretos. Presenta grandes secretos, revelados por Dios a algún santo o profeta favorito, acerca de sus propósitos para el futuro, o cómo está constituida la naturaleza, o del mundo invisible. La forma en que se hace la revelación es, a veces, sumamente simbólica, pero algunas veces literal y con lujo de detalles.

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

Lo que hace que la literatura apocalíptica sea tan poco familiar para nosotros es su profusa utilización de imágenes. Por lo que a este aspecto se refiere, el libro de Apocalipsis va más allá que cualquier otro apocalipsis.41 Como señalan Fee y Stuart, aunque estemos relativamente familiarizados con las imágenes verbales que se utilizan en otros lugares de la Escritura, las figuras de la literatura apocalíptica son muchas veces formas fantásticas en lugar de reales (p. ej., langostas con colas de escorpión y cabezas humanas (Ap 9:10), una mujer vestida con el Sol (Ap 12:1), y una bestia con siete cabezas y diez cuernos (Ap 13:1). Cuando Jesús compara a sus seguidores con la sal y la luz (Mt. 5:13–14), entendemos bien lo que quiere decir. Pero ¿quién ha visto una bestia con siete cabezas y diez cuernos?

– J. Scott Duvall y J. Daniel Hays, Hermenéutica: Entendiendo La Palabra de Dios, Colección Teológica Contemporánea (Viladecavalls, Barcelona: Editorial Clie, 2008), 400.

De todos los tipos de profecía la apocalíptica es la más difícil de tratar. La literatura apocalíptica se caracteriza por un alto grado de imágenes simbólicas que en ocasiones nos son interpretadas y otras veces quedan sin interpretar. Los tres libros más prominentes que encajan dentro de esta categoría son los de Daniel, Ezequiel y Apocalipsis. Es muy fácil confundirse con los símbolos de Daniel y el drama del Apocalipsis del Nuevo Testamento. Una clave importante para la interpretación de estas imágenes es la de buscar el significado general de tales conceptos en la Biblia misma. Por ejemplo, la mayoría de las imágenes en el libro del Apocalipsis se encuentran en otras partes de la Biblia, particularmente en el Antiguo Testamento.

– R. C. Sproul, Cómo estudiar e interpretar la Biblia (Miami, FL: Editorial Unilit, 1996), 103.

Estos libros usaban libremente símbolos para presentar su mensaje, aunque ninguno de ellos lo hizo con la amplitud del Apoc. de Juan. …Un nuevo hecho característico de los apocalipsis es su frecuente uso de profecías anteriores, tanto del AT como de obras posteriores. Esto no se debía a la falta de originalidad, sino a la convicción de que la Palabra de Dios aún no estaba completamente cumplida, por lo cual los autores apocalípticos combinaron oráculos de profecías previas, las adaptaron y las aplicaron a situaciones de sus propios tiempos.

– D.A. Carson et al., Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).

El contexto histórico y social de cuándo y dónde se producen estos escritos juegan un papel importante en su interpretación…. En general, el ambiente que provoca la producción de esta literatura es el de épocas de revueltas, problemas o incertidumbres. En el trasfondo de su mensaje se perciben la fe y la esperanza de que los acontecimientos están manejados por un poder superior; y en el caso de los creyentes, está siempre latente el mensaje de la soberanía divina que asegura el control de la historia y el cumplimiento de sus propósitos por encima de cualquier eventualidad, prueba u oposición.

– Luciano Jaramillo Cárdenas, ¡Ahora Entiendo! Hermenéutica Bíblica (Miami, FL: Editorial Vida, 2005), 144–145.

…La orientación puramente futurista de la literatura apocalíptica judía se modifica en el NT por la convicción de que ya ha comenzado el cumplimiento escatológico en el hecho histórico de Jesucristo. Los cristianos viven entre el “ya” y el “todavía no”. De esta manera se sustituye la tendencia apocalíptica a valorar negativamente la historia anual por la convicción de que ya está obrando el propósito redentor de Dios dentro de la historia de la era presente.

Más aun la apocalíptica neotestamentaria es cristocéntrica. Ya se ha producido el acto decisivo de salvación escatológica divina en la historia de Jesús quien, por lo tanto, constituye también el centro de la esperanza futura de los cristianos. Para los escritores del NT, la apocalíptica se convierte en el medio para declarar la significación de Jesucristo para el destino del mundo.

– J.D. Douglas, Nuevo Diccionario Bíblico (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1991).

La literatura apocalíptica se compone de libros que contienen cinco distintivos: (1) revelaciones de (2) algunos ministerios futuros (3) enviados desde el trono de Dios (4) por medio de visiones o ángeles (5) al mensajero (escritor) digno de recibirlas.

– Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2009), 9.

La literatura apocalíptica: Preguntas prácticas

A propósito de la lectura y el estudio normal de la Biblia, las siguientes preguntas formuladas por David Helm, autor de One-to-one Bible Reading, pueden ser de gran utilidad práctica.

Preguntas sobre el contexto:

  • ¿Existen pistas sobre las circunstancias históricas a las que se dirige esta literatura?
  • ¿Se menciona o se alude a otras porciones de la Biblia en el pasaje? ¿Qué papel juegan estas “memorias” en el texto?

Preguntas de observación:

  • ¿Qué imágenes se usan en el pasaje? ¿Qué efectos producen?
  • ¿Qué emociones evoca el pasaje (p. ej. miedo, expectación, sobrecogimiento)?
  • ¿De qué maneras procura el pasaje revelar el carácter de Dios? ¿Dónde en este pasaje encontramos esperanza para los seres humanos?
  • ¿Se presenta alguna crisis en el pasaje? ¿Sobre que es la tensión/conflicto y qué tiene que ver con los lectores?

Preguntas sobre el significado:

  • ¿Se ofrecen instrucciones o mandamientos específicos al lector? ¿El pasaje menciona alguna consecuencia por no obedecer los mandamientos de Dios?
  • ¿El texto contiene algún sentido de expectación de cara a algo que ocurrirá en el futuro? ¿Qué se espera y para cuándo? ¿Cómo debería esto motivar la acción en el presente?
  • ¿El pasaje apunta hacia Jesús? ¿Se anticipa o reflexiona sobre el evangelio de alguna manera?

Preguntas de aplicación:

  • ¿De qué maneras es tu situación diferente o similar a las personas a las que se dirigía originalmente el pasaje?
  • ¿De qué maneras reta (o confirma) este pasaje a tu entendimiento?
  • ¿De qué manera te conduce este pasaje a confiar en Dios y en sus promesas en Jesús?
  • ¿De qué maneras te llama este pasaje a cambiar alguna manera de vivir?

 

La literatura apocalíptica: Recursos adicionales

  • “Literatura y sentido apocalípticos”, Luciano Jaramillo Cárdenas, ¡Ahora Entiendo! Hermenéutica Bíblica: Diferentes Sentidos de Las Escrituras (Miami, FL: Editorial Vida, 2005), 139.
  • “Libros apócrifos y apocalípticos”, Roger Beckwith, Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000).
  • “La literatura apocalíptica”, Horacio R. Piccardo, Introducción Al Cuerpo Epistolar Del Nuevo Testamento: Tomo 3 (Buenos Aires, Argentina: Ediciones del centro, 2006), 256.
  • “El Nuevo Testamento: el libro de Apocalipsis”, J. Scott Duvall y J. Daniel Hays, Hermenéutica: Entendiendo La Palabra de Dios: Un Acercamiento Práctico a La Lectura, Interpretación Y Aplicación de La Biblia, Colección Teológica Contemporánea (Viladecavalls, Barcelona: Editorial Clie, 2008), 392.
  • “La literatura apocalíptica”, Carlos Allen, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan, Apocalipsis. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2009), 9.
  • “Escritos visionarios”, Leland Ryken, El Origen de La Biblia (Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, Inc., 2008), 152.

*Salvo cuando se trate de material traducido por exegetica.net y en aquellos casos expresamente mencionados, todos los recursos citados están disponibles en formato digital Logos y normalmente se pueden conseguir en colecciones a precios reducidos en logos.com/es.