Top Menu

07A1. Recuadro de comando: Orientación completa

Lo más destacado

  • [Alt+D] para activar el Recuadro de comando.
  • Algunos comandos particularmente útiles son:

    • “Cerrar todos”
    • “Copiar”
    • “Mostrar”
    • “Crear”
    • “Abrir”

Tareas prácticas

  • Prueba los comandos sugeridos en el tutorial.
  • Experimenta, tecleando diferentes palabras que se relacionan con tareas que quieres realizar. A ver qué te devuelve Logos.
  • Consulta la Ayuda de Logos 4 para ideas de comandos adicionales. Hay un buen artículo con 16 ejemplos prácticos.

Recuadro de comando: Orientación completa (texto)

Según mi parecer, hay tres prestaciones en la Barra de herramientas que tienen que ver con acelerar nuestro uso de Logos 4. Estas tres son Recuadro de comando, Accesos directos y Entornos. Cada una de tres estas prestaciones aporta una manera especial de hacer que tu uso diario del software vaya más rápido. En este tutorial centraremos nuestra atención sobre el Recuadro de comando.

Una característica del Recuadro de comando es que nos ofrece una segunda manera de hacer casi cualquier cosa en Logos 4. En algunos casos esto puede ser de gran utilidad si, además, resulta también ser la manera más rápida de realizar una tarea. Sin embargo, debemos tener presente que en muchos casos hay maneras más intuitivas y fáciles de realizar una tarea que escribir un comando. (Por cierto, para habilitar el recuadro podemos pinchar en el recuadro mismo o presionar [Alt+D])

Básicamente, el Recuadro de comando es un espacio donde, por medio de un texto que introduces, le puedes decir a Logos que lleve a cabo casi cualquier tarea que el software es capaz de hacer. Eso significa que es una herramienta sumamente potente y útil.

  • Por ejemplo, si tengo abierto un montón de paneles y ventanas en Logos 4, a día de hoy, no sé cómo cerrarlos todos de una vez a no ser que sea usando el comando “Cerrar todos”. En un caso así es muy útil – porque es la manera más rápida que conozco – de hecho, la única manera que conozco para realizar esa acción.
  • En contraste, aunque puedo teclear el comando “Mostrar biblioteca” y abrir la Biblioteca, la verdad es que no sé qué me motivaría a hacerlo dado que es mucho más fácil y rápido pinchar sobre el botón “Biblioteca” que está al lado. El recuadro de comandos me permite hacerlo con un comando, pero en este caso no veo que me proporcione ninguna ventaja.

Por consiguiente, en uso normal, es interesante aprender para qué funciones vale la pena usar un comando y para cuales no. Dicho de otra manera, desde mi punto de vista, merece la pena usar un comando si es, o bien la única manera de hacer algo o la más rápida. Con eso en mente, veamos algunos ejemplos en los que podría merecer la pena usar el Recuadro de comando.

  • Primero, cuando es la única manera de hacer algo. Si es la única manera de realizar una tarea, entonces por defecto es la más rápida.
    • Ya hemos visto un ejemplo de esto con el comando “cerrar todos.”
    • Otros parecidos, a mi entender, serían algunos comandos bastante particulares y potentes como “Reconstruir índice” o “Establecer canal de actualización a Beta o Predeterminado”, según el caso. (Hay que tener en cuenta que en algunos de estos casos, para que el comando surta efecto, hay que reiniciar el programa.)
  • En segundo lugar, puede merecer la pena usar el Recuadro de comando, cuando lo que hay que teclear es muy corto.
    • Este podría ser el caso de abrir muchos de nuestros libros. Si sabemos que en el título hay una palabra poco frecuente, en vez de abrir primero la Biblioteca y luego teclear esa palabra en el buscador de la Biblioteca, nos ahorramos un paso si simplemente introducimos la palabra inusual en el Recuadro de comando. Por ejemplo, quiero abrir mi diccionario bilingüe Merriam-Webster. Si tecleo “Webster” en el recuadro, ahí me sale. En realidad, quizá este no haya sido un ejemplo demasiado bueno, dado que con atajos de teclado posiblemente se tarde lo mismo por una vía que por otra. Al fin y al cabo, no hay mucha diferencia entre presionar [Alt+D] y teclear “Webster”,  o presionar [Alt+L] y teclear “Webster”. Quizá en este caso sea más bien cuestión de gustos.
    • Pero en otros casos, esta manera de obrar podría darte opciones interesantes. De hecho, he podido comprobar que el Recuadro de comando acaba siendo una especie de herramienta de Biblioteca para cualquier cosa en el sistema. Eso sí, los resultados que devuelve pueden ser algo abreviados, como consecuencia. Imagina, por ejemplo que quieres crear una Guía de pasaje personalizada – una plantilla, dicho de otra manera. Obviamente puedes hacer eso desde el menú Guías. Sin embargo, si tecleas “Guía” en el Recuadro de comando, salen varios posibles resultados – en este caso en cuatro categorías diferentes: Guías, Herramientas, Recursos y Buscar. El primero era el que buscábamos, pero es interesante ver que nos ofrece otras posibilidades para la palabra Guía. Puede ser bueno tener en cuenta esto si, por ejemplo, sabemos que queremos alguna prestación pero no nos acordamos dónde se encuentra en el menú.
    • También es interesante ver cómo actúa el Recuadro de comando a medida que modificamos lo buscado. Si a “Guía” le agrego una “s”, me cambia los resultados de forma notable. Luego hay veces que no sabes por qué te devuelve algunos resultados, exactamente. Si tecleo “Guía de pasaje” me ofrece dos opciones en la parte superior, pero no tengo claro por qué motivo sale la segunda guía – dado que no es una “Guía de pasaje.” Como se puede ver, es importante experimentar.
  • En tercer lugar, puede merecer la pena usar el Recuadro de comando, cuando se puede hacer algo en menos pasos que de otra manera.
    • ¿Quieres abrir la Biblia Reina Valera 1995 a Romanos 12? Normalmente, esto sería cuestión de varios pasos. Pero si tecleo “RVR a Rom 12″ ya está.
    • O imagina que quieres copiar una cita bíblica rápidamente de tu versión preferida. Con teclear “Copiar Juan 4.10″ y darle a la tecla “Intro” ya lo puedes pegar en Word o cualquier otro sitio. Es muy rápido. Si quieres copiar de alguna versión en particular, tienes que teclear un poco más, como por ejemplo, “Copiar Juan 4.10 de LBLA”. Obviamente, las desventajas de usar un comando para esto son tener que recordar lo que necesitas teclear exactamente y no tener disponibles todas las prestaciones de la herramienta Copiar versículos bíblicos.
    • Otro ejemplo, para personas bilingües, es el de cambiar el idioma de la interfaz del programa. En vez de tener que ir a “Herramientas” > “Preferencias del programa” > y cambiar “Idioma” de español a inglés, con sólo teclear “uilang en”, ya me muestra todo en inglés la próxima vez que reinicio el programa.

Finalmente sería bueno no olvidarnos de mencionar una de las opciones que sale casi cada vez que introducimos algo en el Recuadro de comando. Resulta que también funciona como un buscador normal. Por defecto, nos ofrece tres clases de búsquedas. Si tecleo “expiación” en el recuadro, los vemos.

  1. La primera opción acaba siendo una búsqueda general, pero ojo, usando la última configuración que usaste, así que los resultados se limitarán a esos parámetros.
  2. La segunda, una búsqueda en nuestras Biblias preferidas. Si quieres, también puedes darle al [Intro] con la tecla [Ctrl] presionada.
  3. La tercera, una búsqueda en Toda la biblioteca. En este caso, también vale darle al [Intro] teniendo presionada las teclas [Ctrl+Mayús] .

Seguro que investigando uno puede descubrir más posibilidades de ahorrar pasos y tiempo con el Recuadro de comando. Dado que como se puede teclear casi cualquier cosa en el Recuadro de comando, según el entrenador oficial de Logos en inglés, merece la pena probar y errar, y la experiencia será la mejor maestra para aprender lo que puede funcionar.

Con todo, recomiendo el artículo de Ayuda en Logos 4, titulado “Recuadro de comando.” Además de ofrecernos una lista de 23 clases de comandos disponibles, nos ofrecen 16 ejemplos de uso práctico. Si eres de las personas a las que no les gusta leer los manuales, éste es uno de los casos en los que esa manera de proceder no es buena idea. Puede que muchas de las posibilidades mencionadas no te aceleren el trabajo, pero probablemente hay algunas que sí lo harán.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Usamos WordPress. Diseño: Woo Themes