Top Menu

M3. Describir la aportación semántica contextual

Esencia de la tarea

Describe en unas pocas frases cómo contribuye el significado contextual de cada palabra al sentido de la oración en la que aparece.

En este tutorial…

  • Qué redactar antes de pasar a los comentarios.
  • Cómo ver todos los usos contextuales de una palabra con el aro de traducción.
  • Cómo contrastar la manera en que las traducciones han entendido el sentido contextual.

Recursos adicionales relacionados

Describir la aportación semántica contextual (texto)

Esta tarea, como tal, contempla una actividad relativamente sencilla.

Después de determinar el significado contextual probable de una palabra, toca pensar en la aportación que este significado hace al pasaje. ¿Qué se quiere transmitir en el pasaje al usar esta palabra con este significado? Como mínimo, entonces, esta “tarea” animaría a que (en tus notas para cada palabra importante) agregues una frase o dos sobre la idea que el sentido contextual transmite en el pasaje.

  • Por ejemplo, si me viera adecuadamente satisfecho con mi entendimiento de la palabra “conocer” podría dejar constancia de ello de forma breve. En mi Nota para esta palabra puedo agregar algo tan sencillo cómo: “3. Aportación al contexto  = Los lectores de Juan conocen a Cristo y conocen al Padre. En el uso de Juan, esta es una afirmación de que tienen una relación con Dios. Son salvos.”
  • De la misma manera, para la palabra “mundo” podría redactar algo parecido: “3. Aportación al contexto = lo que el creyente no debe amar, es aquello que representa los valores mundanos que están opuesto a Dios. Además, aquí mismo Juan dará ejemplos de esa clase de valores.”

En algunos casos, anotar algo así no llega a tomar un minuto. De hecho, fue más o menos lo que le dedique a cada una de las descripciones que acabo de leer, después de haber hecho las actividades anteriores para cada palabra. Seguro que esto es mejorable y hasta me produce cierto nerviosismo incluir en un vídeo de este tipo descripciones que no gocen de mayor reflexión. Pero la intención de esta tarea es simplemente impulsarte a concretar tu entendimiento del uso contextual de la palabra. Redactar algo, por sencillo que sea, te obliga a gestionar los conceptos en tu propia mente, recoger el fruto de tu investigación y almacenarlo para uso posterior. Tampoco es la última reflexión que harás sobre estas palabras. Pasarás, en la tarea siguiente,  a los comentarios y luego a una expresión didáctica. Después, en las tareas del “Miércoles” harás más trabajo sobre las relaciones gramaticales y estructurales del pasaje.

Con todo, si ves que con algunas de las palabras todavía quieres perfeccionar tu entendimiento, antes de contrastarlo con el de los comentaristas, hay varias herramientas adicionales que te pueden ser particularmente útiles. En lo que queda de este tutorial tomaremos contacto con dos y mencionaré una tercera, de paso.

1. Cómo ver todos los usos contextuales de una palabra con el aro de traducción.

Como apuntaba en el artículo sobre esta tarea, tradicionalmente una de las herramientas imprescindibles para la exégesis seria han sido las concordancias. Sin embargo, bajo la óptica de un software de estudio bíblico, como Logos, las concordancias tradicionales pasan a ser pre-historia. Al mismo tiempo, las concordancias cobran una vitalidad y flexibilidad como nunca antes. De hecho, lo que vamos a ver a continuación resulta ser una concordancia, aunque quizás no lo parezca a primera vista. Es la concordancia como nunca lo habías visto antes.

En la guía, Estudio de palabra bíblica:

  1. Primero veo un gráfico que me muestra cada instancia de γινώσκω en el NT según el número de veces que ocurre en un libro y según la frecuencia relativa a la extensión del libro. Así que vemos, por ejemplo, que γινώσκω aparece 28 veces en Lucas y 25 veces en 1 Juan. Sin embargo, la columna es más alta en 1 Juan porque comparado con la extensión del libro, la frecuencia con la que aparece γινώσκω en esta carta de Juan es muy elevada.Y si hago clic sobre el gráfico puedo ver esta información de otras maneras.
  2. En esta visualización hasta puedo ver el texto de la LBLA para cada versículo en el que aparece γινώσκω. ¿Ves?, esto es una concordancia pero ¡completamente redefinida! Y, además del Mapa de resultados, también hay un Gráfico de barras, un Gráfico de columnas, y una Gráfica circular. En algunos casos se trata mayormente de información curiosa y bonita. En otros casos, nos muestra ópticas de cierta relevancia sobre la importancia que tiene una palabra para un libro o un autor.
  3. La imagen principal en la guía, sin embargo, es el aro de traducción. Lo que es impresionante de este aro es que en una imagen, resume todas las maneras en que LBLA traduce las 222 veces que γινώσκω aparece en el NT. Encima, nos da una idea instantánea de la relativa frecuencia de ciertas traducciones. Y por si esto fuera poco, también podemos hacer clic sobre cualquier segmento del aro y ver todas los versículos en los que aparecen esas traducciones de γινώσκω en la LBLA. Esto sigue siendo una concordancia, pero dinámica y reconfigurable.
  4. Ahora bien. Antes de emocionarnos demasiado, hay que saber apreciar en su justa medida lo que estamos viendo. Estas variantes de en la LBLA no representan el mismo grado de precisión que las definiciones en un léxico bueno, como el de Louw y Nida. Sin embargo, sí dan nociones de uso – matices que los traductores han percibido en contextos específicos. Y dado que podemos ver así de fácilmente esos usos en contexto, podemos examinar esos matices nosotros mismos, sí queremos.
  5. El último apartado de la guía es el de “Búsquedas textuales.” Este nos presenta unos resultados que son, de todo lo que hemos visto, lo que más se parece a una concordancia tradicional. Sin embargo, incluso esta visualización se sale de lo normal al ser interactiva. De hecho, hay tantas posibilidades aquí que podríamos estar un buen rato examinando las opciones. Solo mencionar un par de asuntos a modo ilustrativo. Por ejemplo:
  6. Me interesa saber como el Apóstol Juan emplea el verbo γινώσκω. Cambio el filtro a “Literatura juanina” y, ahora, en vez de los 222, me aparecen 86 resultados. Pero hay más.
  7. En la vista “Análsis” cualquier columna llega a ser un filtro. Veo la columna Louw-Nida. Me gustaría filtrar todos los usos de γινώσκω en Juan según su acepción en Louw y Nida. Arrastro la columna arriba. Los puedo colapsar para conseguir una vista global, pero en cualquier momento, si, por ejemplo, quiero ver todos los usos con el sentido de LN 31.27, puedo hacerlo.
  8. Claro, si no te manejas con el griego, podrías pensar, esto es imposible de descifrar. ¡Pues no! Voy a las opciones superiores y cambio a la LBLA. Ahora veo todos los usos de Juan del verbo griego γινώσκω organizados según las acepciones de Louw y Nida, en castellano. Así que si quiero ir en busca de matices y perfeccionar mi entendimiento de esos usos en contexto lo puedo hacer, ¡toda la tarde, si quiero!

2. Cómo contrastar la manera en que las traducciones transmiten el sentido contextual.

Una segunda herramienta en Logos que nos puede ser de ayuda a la hora de perfeccionar nuestro entendimiento del sentido contextual y de la función de ese sentido en el pasaje es la herramienta de Comparación de versiones. Dado que ya hemos visto esta herramienta en cierto detalle en el tutorial L4, no haremos más con ella ahora que ver un ejemplo sencillo.

Abrí la herramienta a los vv. 15-17 en varias versiones para echar un vistazo muy rápido al uso de “mundo”. No vi mucho que ampliara mi entendimiento del uso de esta palabra, pero sí vi en la Traducción en lenguaje actual (TLA) una expresión que apuntaré porque me puede ser de ayuda a la hora de explicar este uso negativo de “mundo” que venimos comentando. En el v. 17 la TLA dice, “lo malo de este mundo”. Es una noción sencilla, pero puede ser una manera interesante de aclararle a la gente el sentido de este uso del mundo y de sus valores opuestos a Dios. Cuando Juan habla de esta manera del “mundo”, no está hablando ni de la tierra, ni de la gente, ni de las cosas buenas del mundo, está hablando de “lo malo de este mundo,” aquellas cosas que están opuestas a Dios. Añadiré una frase al respecto en mi Nota.

3. Consultar diccionarios expositivos o teológicos

Finalmente, añadir que puedes consultar algún léxico expositivo o teológico también. Esto podría ser de utilidad en este momento si (A) no has conseguido la claridad necesaria ya, (B) dispones del tiempo necesario o (C) prefieres ver un “estudio de palabra,” como tal, antes de contrastar tus conclusiones con las que vienen sobre tu palabra en los mejores comentarios de los que dispones.

Estudiar las palabras puede ser interesante y revelador, y Logos nos ofrece una variedad de acercamientos potentes. Con todo, nunca debemos olvidar que el fruto estos acercamientos debe mantenerse en un equilibrio sano con el resto del estudio que hemos hecho hasta aquí y que todavía haremos. Algo que nos puede ayudar a mantener ese equilibrio es contrastar nuestras conclusiones con las de comentaristas reconocidos. A eso nos dedicaremos en la tarea siguiente.

Leer Tarea 4

No comments yet.

Deja un comentario