Top Menu

Propósito en la adversidad

El dueño de una tienda colocó un cartel en su vitrina para anunciar; “Se venden perritos”. Un niño pequeño llegó con $2.37 para comprar uno de los cachorritos. Al dueño de la tienda le hizo gracia el entusiasmo del niño y le permitió que viera los perritos. Cuando la mamá de los cachorritos seguida por éstos se aventuró fuera de la canasta donde estaban, uno de los cachorritos quedó rezagado, caminando dificultosamente tras la camada.

El dueño de la tienda explicó que este perrito había nacido con una malformación en la cadera y que siempre sería cojo. El niño muy emocionado anunció que quería comprar el perrito cojo. Le dio al dueño de la tienda los $2.37 y le dijo que el resto se lo daría en pagos mensuales hasta completar el precio total del perrito.

El dueño de la tienda trató de desanimar al niño, advirtiéndole que el perrito nunca podría correr, brincar o jugar como otros perritos. El niño de pronto levantó la pierna de su pantalón para mostrar su pierna izquierda sostenida por una prótesis de metal, y dijo; “Yo sé como se siente él. Va a necesitar a alguien que lo comprenda”.

Jack Canfield y Mark Victor Hensen, citado por Bill Bright en su libro La vida sobrenatural en Cristo, pág. 226-227.